La rata topo y el cáncer


La rata topo y el cáncer
Ejemplar de rata topo en la foto.
Conocer a la rata topo para conocer al cáncer.

Escrito por Angel León.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Haifa de Israel han secuenciado el genoma y el transcriptoma de la rata topo de las montañas de la Alta Galilea (Spalax galili).

Este avance podría ayudar a conocer mejor el cáncer en humanos.

En concreto de la especie Spalax ehrenbergi. 

El género de ratas Spalax representa a un grupo de animales solitarios que viven bajo tierra.

Son ciegos ya que sus ojos están completamente cubiertos por una capa de piel.
A diferencia de otros mamíferos subterráneos, no usan sus patas para cavar sino que se sirven de sus dientes delanteros. Además presentan una interesante resistencia al cáncer.

La secuenciación de sus genes y el ARN que expresan permitirá desentrañar su secreto.

Estudios en otras especies del mismo género demostraron que la apoptosis, típica en muchos organismos, en estos animales es sustituida por un tipo de necrosis.

Las condiciones de falta de oxígeno (anoxia) en las que viven hacen que las células entren en apoptosis.

Sin embargo en ellos una mutación en la proteína p53 (conocida por la supresión de tumores) evita que se dé este proceso.

Esto podría hacernos pensar que entre las ratas topos son comunes los cánceres, pero ocurre lo contrario. La razón se debe a que han evolucionado hacia un mecanismo en el que las células, tras un prolongado tiempo de anoxia, liberan interferón-beta.

Esta molécula lleva al proceso de necrosis que mata a las células cancerosas.

La rata topo y el cáncer

Ejemplar de rata topo desnuda. Estas pequeñas son otra historia.

La mutación en la proteína p53 es similar a las que en humanos generan los tumores. Por ello resulta interesante conocer los mecanismos que están implicados en esta resistencia.

Se trabajó con tejidos musculares y cerebrales de animales en condiciones de hipoxia y normoxia (niveles normales de oxígeno).

El nuevo estudio incluye el transcriptoma completo.

Por otra parte, el estudio también ayudará a conocer la evolución adaptativa de los mamíferos.

En 2013 el mismo grupo publicó un estudio en el que defendían que Spalax galili había aparecido tras un proceso de especiación simpátrica.

 La secuenciación de su genoma permitirá ver su parentesco con especies y géneros cercanos.

No se deben confundir estos animales con las ratas topos desnudas. Éstas pertenecen a una única especie: Heterocephalus glaber.

En este caso nos encontramos con animales sociales, que viven en el cuerno de África y sobre todo no tienen pelo.

 Son también son resistentes al cáncer aunque por otros mecanismos.

Publicado por : http://www.drosophila.es
Licencia Creative Commons
 http://vidacotidianitica.blogspot.com/