La hipótesis de la Tierra rara

La Hipótesis de la Tierra Rara
De la película E.T., el Extraterrestre.
La Hipótesis de la Tierra Rara.

Una pregunta para todos:

¿Está la verdad ahí fuera?

El descubrimiento de vida extraterrestre sería algo que cambiaría nuestras vidas para siempre.

De hecho, descubrir vida en otro planeta sería, sin lugar a duda, algo aterrorizador, chocante, excitante e intrigante como ninguna otra cosa.

Pero, de nuevo, ¿cuáles son las probabilidades de encontrarla?

Hay varios factores que hay que tener en cuenta para que aparezca la vida.

El desarrollo de esas formas de vida es un asunto completamente aparte (ya que el universo es un lugar en constante evolución).

La hipótesis de la Tierra Rara expone la noción de que la vida, tal y como la conocemos, puede ser muy rara (e incluso singular) a lo largo de todo el tiempo y el espacio.

¿Por qué “puede” ser rara la vida?

El planeta o la luna (tal vez algunas lunas que orbitan otros planetas tienen el potencial para desarrollar vida) tendría que estar a la distancia ideal de su estrella, esto se llama zona habitable.

Además, la estrella misma debe cumplir con una lista estricta de requisitos.

Tendría que ser de tamaño adecuado y tener una luminosidad adecuada para ayudar a sostener la vida a medida que evoluciona.

El planeta tendría que tener una atmósfera y una temperatura adecuadas para mantener el agua de su superficie en estado líquido.

En esta nota, también es necesaria una órbita estable.

Si el planeta tiene una órbita muy excéntrica y/o su eje de rotación es poco estable, las temperaturas variarían mucho, y esto no es muy recomendable para la vida.

 La Hipótesis de la Tierra Rara
Zona Galáctica habitable

El planeta habitable se beneficiaría de tener cerca un gigante gaseoso como Júpiter para desviar los meteoritos peligrosos fuera de su curso.

Además el planeta debería tener un tamaño y una masa adecuados.

Su velocidad de rotación alrededor de su eje también debería ser ideal para que las plantas puedan tener una buena exposición al Sol, para hacer la fotosíntesis.

Tendría que estar en la zona galáctica habitable. O sea, tendría que estar lo suficientemente lejos del centro de la galaxia – y también de cualquier región densamente poblada de estrellas – para así, evitar cualquier colisión, y también evitar que el planeta sea bombardeado por las fuertes emisiones de rayos gamma procedentes del centro galáctico y de las explosiones de las estrellas moribundas.

Teniendo todo esto en consideración, la esperanza de encontrar vida parece desvanecerse un poco, ya que la lista de requisitos para que un planeta pueda albergar vida como la nuestra, parece muy extensa y muy exigente.

Una vez dicho esto, esta lista sólo nos da las condiciones ideales para nosotros, tal y como estamos ahora. Esto parece dejar de lado una parte muy importante de la evolución:

Adaptabilidad:

Durante millones de años, las especies han evolucionado para adaptarse a su entorno.

En el planeta Tierra, hay formas de vida muy exóticas que pueden sobrevivir a presiones muy intensas, en lo más profundo del suelo submarino.

También tenemos algas que pueden sobrevivir en temperaturas de ebullición.

Luego, están los preciosos tardígrados (también conocidos como osos de agua), que pueden sobrevivir en el vacío del espacio.

Así que la vida puede prosperar en ambientes muy diferentes al que estamos acostumbrados.

Además de esto, cada día, se están descubriendo más y más exoplanetas similares a la Tierra, y esto tan sólo dentro de nuestra galaxia.

Esto no significa necesariamente que las formas de vida, como las de la Tierra, puedan sobrevivir en cualquiera de estos exoplanetas, ¡pero tampoco quiere decir que nunca habrá vida fuera la Tierra!

Otra de las hipótesis es el principio de la mediocridad que sugiere que no hay nada de especial en nosotros, ni en la Tierra, no hay nada raro sobre nuestra posición… y pensar que no hay vida en las profundidades del cosmos, eso sería una locura.

En una nota final:

Este artículo fue escrito con la intención de introducir un sentido intrínseco de curiosidad y de admiración.

La Tierra es sólo un planeta de tamaño moderado que orbita alrededor de una estrella muy normal, situada en el barrio periférico de una entre cien mil millones de galaxias.

— Stephen Hawking

Publicado por : http://www.cosmonoticias.org
Licencia Creative Commons