Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

La extinción del dodo

La extinción del dodo
El dodo o dronte (Raphus cucullatus)
La extinción del dodo.

Raphus cucullatus. Bajo este complicado nombre latino se esconde nuestro protagonista de hoy: el desafortunado dodo.

Esta curiosa ave pertenecía al orden de las Columbiformes, lo que la emparentaba con las palomas; y a la familia Raphidae, una familia de aves no voladoras que ya no tiene especies vivas.

¿Se acuerdan del dodo de Alicia en el País de las Maravillas?

En la historia, organizaba una carrera en círculo bastante absurda y al final decidía que todos habían ganado, por lo que era necesario repartir el premio. 

Y es que, desde siempre, este animal extinto ha tenido fama de tonto; algo que le ha llevado a encarnar personajes como el de la obra de Lewis Carroll.

Sin embargo, la ciencia ha querido romper una lanza a favor del dodo y desmentir esta creencia. ¡No, señores! ¡El dodo no era tonto!

Era un ave de notable tamaño: alcanzaba un metro de altura y se dice que fácilmente llegaban a los 10 kilos de peso, llegando a superar los 22 kilos en algunos casos .

Su hábitat se reducía exclusivamente al archipiélago de las Mauricio, en pleno océano Índico, a más de 1500 kilómetros de la costa africana (aunque a sólo 900 de Madagascar).
A pesar de que coexistió con los humanos durante casi un siglo en su isla natal antes de su extinción en algún momento cerca del final del siglo XVII, muchas funciones importantes del dodo se desconocen, lo cual no es sorprendente ya que ningún naturalista tuvo la oportunidad de estudiarlo durante ese período.

Incluso una característica básica como la masa corporal de un adulto de este animal es, todavía, un tema de discusión.

El haber vivido durante miles de años aislada había variado notablemente la morfología de estas aves con respecto a sus antepasados voladores.

Además del notable aumento de peso, sus alas y su musculatura pectoral se habían atrofiado, por lo que hacía mucho que habían perdido la capacidad de volar.

Además, no eran tampoco demasiado hábiles como corredoras, y se movían con relativa torpeza.

Y construían sus nidos en el suelo, apenas resguardados por la maleza.

Tampoco importaba demasiado: en las Mauricio no había predadores que las amenazaran, por eso habían evolucionado de esa manera.

La extinción del dodo

Aunque estaban emparentados con las palomas, los dodos se adaptaron al estilo de vida de la isla a través de la pérdida de la capacidad de volar, que derivó en una serie de cambios característicos en su musculatura y sus plumas, que se volvieron filamentosas y escasas en la zona de la cola.

Y así vivían, torpes y felices, hasta que sobrevino la catástrofe: llegó el hombre.

Árabes y malayos ya habían visitado Mauricio esporádicamente desde el siglo X, pero fué tras la llegada de los portugueses en 1505 cuando la isla empezó a recibir visitantes humanos con cierta asiduidad.

Su hábitat permaneció realmente ajeno a la humanidad hasta el siglo XVIII, cuando llegaron los primeros colonos, que comenzaron a difundir la idea de su escasa inteligencia, debido a sus movimientos torpes, que hacían que cazarlo fuese una tarea muy sencilla.

Y estos visitantes pronto descubrieron que el dodo, aunque no demasiado sabroso, era una fuente de carne abundante y fácil de capturar.

Con lo que docenas y docenas de dodos acabaron cocinados de las más variadas maneras para deleite de las tripulaciones de los barcos que allí llegaban.

Además, con el hombre llegaron nuevas especies portadoras de enfermedades; como cerdos, perros y gatos, y también comenzó la deforestación de los bosques, que permitían el sustento del dodo.

Todo esto, junto al saqueo de los nidos por parte de algunas de las nuevas especies, llevó a que que la extinción del ave tardara muy poco en producirse.

No parece que los hombres les tuvieran en gran estima: hasta "dodo" es un término peyorativo: según unos, procede de "doudo", que significa "muy poco inteligente" en portugués coloquial; según otros, deriva de la palabra holandesa "dodoor", que significa "vago".

Pero los humanos no habían llegado solos. Con ellos habían llegado toda una caterva de demoníacos seres que colaboraron muy eficazmente en el Apocalipsis del dodo: perros y gatos acosaron a estas indefensas aves por doquier; cabras y ovejas se comieron la maleza en la que, como único medio de defensa, se refugiaba; los cerdos destruían sus desprotegidos nidos, comiéndose huevos y polluelos; y las ratas venían detrás, comiéndose lo que los demás dejaban.

La situación se agravó cuando en 1638 las islas fueron colonizadas por los holandeses, quienes además talaron buena parte de sus bosques.

El último dodo fué visto en 1674, aunque es posible que sobrevivieran algunos años más.

No es de extrañar que en inglés exista la expresión "estar más muerto que el dodo".

Unas décadas más tarde, hacia 1760, también se extinguía el solitario de Rodríguez, que no era un hombre sin amigos apellidado Rodríguez, sino otra ave de las Raphidae (su nombre científico era Pezophaps solitaria), pariente cercano del dodo y endémico de la isla de Rodrígues (también en el archipiélago de Mauricio).

Se parecía bastante al dodo en tamaño, morfología y costumbres.

Y al igual que con el dodo, fué la llegada del hombre y sus animales la que acabó con el solitario. Sin embargo, hoy casi todos conocen al dodo y casi nadie se acuerda del pobre solitario.

Cosas de la fama...

Hoy en día del dodo sólo nos queda el recuerdo de su triste destino, además de un buen número de huesos (aunque pocos esqueletos más o menos completos), y algunos restos en museos, como un huevo en el museo de East London (Sudáfrica) o una cabeza y unas patas en el Museo de Historia Natural de la Universidad inglesa de Oxford.


¿Era realmente el dodo tan tonto como parecía?

Para responder a esta pregunta, un grupo de investigadores del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York y el Museo de Historia natural de Copenhague realizaron tomografías computerizadas del cráneo de un dodo y reconstruyeron digitalmente la estructura de su cerebro exterior.

Por otro lado, repitieron el mismo proceso con las otras ocho aves miembros de la familia de las palomas, para poder compararlas entre ellas. 

De este modo, llegaron ala conclusión de que no existían diferencias remarcables en la inteligencia de ninguna de ellas.

Además, pudieron comprobar que el dodo tenía grandes e inusuales bulbos olfatorios, que le permitían localizar muy fácilmente frutas frescas, moluscos y pequeños insectos de los que alimentarse.

Por lo tanto, el dodo no sólo no carecía de inteligencia, sino que también tenía algunas ventajas evolutivas que lo hacían superior a sus parientes las palomas. 

Lo que le perdió fue su torpeza, pero ser torpe no significa ser tonto. Y si no, que se lo digan a muchos de los grandes genios de la historia.


Entonces ... ¿Se extinguió por gordo?

¿Se extinguió por gordo?
Raphus cucullatus, más conocido como dodo o dronte, fue un ave no voladora, endémica de las Islas Mauricio.
Esta cuestión está íntimamente ligada a la “hinchada” apariencia del dodo en muchas ilustraciones contemporáneas, que han llevado a la suposición común de que se trataba de un pájaro muy gordo y pesado. 

De hecho, no existe un registro fiable de la masa real de un dodo. Historias contemporáneas de las tripulaciones de los barcos cuentan de que se saciaban con sólo unos pocos dodos. Esta idea ha contribuido de que los dodos podrían ser aves muy voluminosos. Herbert, en 1634, señaló que “algunos pesan menos de cincuenta libras” (50 libras equivalen a 22,6 Kg). 

Este peso considerable ha sido aceptado por muchos autores posteriores, en particular, por Strickland y Melville (1848), que pensaban que “el grueso de la Dodo debía haber sido enorme”. 

Por otra parte, los escritos de Herbert “tienen una tendencia a la exageración”. Cincuenta libras, o alrededor de 22 kg, es el peso medio de un ñandú común (Rhea americana).


El peso del Dodo

Actualmente, está ampliamente asumido que el dodo no era tan voluminoso como se muestra en el cuadros de Roelandt Savery, debido, en parte, a otras ilustraciones contemporáneas del dodo, en particular, a la miniatura del siglo XVII por el artista indio Mansur, mostrando un pájaro más delgado, más realista. Sin embargo, la masa corporal real de un dodo seguía siendo desconocida.

Para estimar la masa corporal de un dodo adulto se basó en la longitud del fémur, de la tibia y del metatarso. 

Para ello, se utilizó una recta de regresión especial (publicadas por Zeffer et al., 2003), utilizando las extremidades inferiores de los huesos y longitud de las patas frente a la masa corporal de 323 especies de aves de 74 familias. Se tuvieron en cuenta el fémur, la tibia y el metatarso porque están bien representadas en las colecciones de huesos de dodos.

La masa media obtenida es de 10,2 Kg, menor que las estimaciones previas basadas en otros métodos, que van desde 10,6 hasta 21,1 Kg, y mucho menor que el reportado 50 libras (22,6 Kg) por un testigo del siglo XVII. 

La nueva masa estimada, que es similar a la de un pavo silvestre, parece más realista que los anteriores y apoya la hipótesis de que las ilustraciones contemporáneas de los dodos eran extremadamente exageradas con respecto a su volumen, los muestra sobrealimentados o se basan en exhibiciones de especímenes machos mostrando un comportamiento sexual de visualización, en el que hinchan las plumas y se inflan, como lo hacen diversas aves, incluidos los Columbiformes (el grupo que incluye al Raphus cucullatus).

VCN: Proyecto Lázaro

El “Proyecto Lázaro” parece una esperanza fuerte para especies que han dejado de existir, como el pájaro dodo, el tigre de Tasmania, el macao rojo cubano o ...


Richard Henry, el kakapo que salvó a toda su especie | VCN

 ... 1890, el gobierno neozelandés se percató que el kapapo iba en camino de la extinción, tal como pasara con otra ave no voladora, el dodo.


La política animal de Winston Churchill | VCN

 ... primera mascota, un bulldog al que llamó, como el más famoso animal extinto, Dodo; tenía ovejas y cerdos en su ca

Publicado por : http://laescaleradeiakob.blogspot.com
Licencia Creative Commons
http://vidacotidianitica.blogspot.com/