Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Impactos catastróficos hicieron posible la vida en la Tierra

Impactos catastróficos hicieron posible la vida en la Tierra
Impacto de meteoritos en la Tierra primitiva.
Impactos catastróficos hicieron posible la vida en la Tierra.

¿Cómo se desarrolló originalmente la vida en la Tierra a partir de compuestos orgánicos hasta convertirse en células capaces de evolucionar?

Pudo haber dependido de impactos de enormes meteoritos y cometas; el mismo tipo de evento catastrófico que ayudó a poner fin al reinado de los dinosaurios hace 65 millones de años.

De hecho, los antiguos cráteres de impacto pudieron haber sido precisamente donde la vida fue capaz de desarrollarse en la hostil Tierra primitiva.

Esta es la hipótesis propuesta por Sankar Chaterjee, profesor de geociencia y conservador de paleontología en el Museo de la Universidad de Tecnología de Texas.

“Es más importante que hallar cualquier dinosaurio. Es lo que todos hemos buscado; el Santo Grial de la ciencia”, dijo Chatterjee.

Nuestro planeta no siempre fue la “canica azul” amigable para la vida que conocemos y amamos en la actualidad. En un punto temprano de su historia era cualquier cosa, pero no hospitalario para la vida como la conocemos.

“Cuando la Tierra se formó hace unos 4.500 millones de años, era un planeta estéril e inhóspito para los organismos vivientes”, explicó Chatterjee.

 “Era una caldera hirviente de volcanes en erupción, lluvias de meteoros y gases nocivos y calientes. Mil millones de años más tarde, era un planeta con agua y sereno rebosante de vida microbiana; los ancestros de todos los seres vivos”.

¿Cómo ocurrió exactamente esta transición? Esta es la gran pregunta en paleontología, y Chatterjee cree que pudo haber encontrado la respuesta dentro de algunos de los cráteres de impacto más grandes y antiguos del mundo.

Después de estudiar los ambientes de las rocas de fósiles más antiguas conocidas en Groenlandia, Australia y Sudáfrica, Chatterjee dijo que podrían ser restos de cráteres antiguos y pueden ser los primeros lugares donde comenzó la vida en ambientes profundos, oscuros y calientes, similares a los que se encuentran en respiraderos hidrotermales en los océanos actuales.

Los meteoritos más grandes que crearon cuencas de impacto de aproximadamente 560 kilómetros de diámetro inesperadamente se convirtieron en crisoles perfectos, según Chatterjee.

Estos meteoritos también perforaron la corteza de la Tierra, creando respiraderos hidrotermales impulsados volcánicamente. También trajeron los bloques básicos de la vida que podrían concentrarse y ser polimerizados en las cuencas de cráteres.

Además de los nuevos compuestos orgánicos –y, en el caso de los cometas, cantidades considerables de agua-, los cuerpos que impactaron la Tierra también pudieron haber traído los lípidos necesarios para ayudar a proteger el ARN y permitir que se siguiera desarrollando.

“Las moléculas de ARN son muy inestables. En entornos de respiraderos, se descompondrían rápidamente. Algunos catalizadores, tales como proteínas simples, fueron necesarios para que el ARN primitivo se replicara y metabolizara”, dijo Chatterjee. “Los meteoritos trajeron este material lipídico graso a la Tierra primitiva”.

Basado en una investigación realizada por el profesor David Deamer de la Universidad de California, los ingredientes de las importantes membranas de las células fueron traídas a la Tierra por meteoritos y existieron en cráteres llenos de agua.

“Este material lipídico graso flotó en la superficie del agua en las cuencas de cráteres, pero se desplazó hasta el fondo gracias a las corrientes de convección”, sugiere Chatterjee.

 “En algún punto de este proceso durante el paso de millones de años, esta membrana grasa podría haber encapsulado ARN simple y proteínas juntos como una burbuja de jabón.

Las moléculas de ARN y proteínas comienzan a interactuar y comunicarse. Eventualmente el ARN dio paso al ADN –un compuesto mucho más estable- y con el desarrollo del código genético, las primeras células se dividieron”.

Y el resto, como se dice, es historia.

Chatterjee reconoce que se necesitará más experimentos para ayudar a apoyar o refutar esta hipótesis.

Una colisión en Europa pudo haberle proporcionado los ingredientes de la vida

Una colisión en la luna ( satélite natural )Europa pudo haberle proporcionado los ingredientes de la vida

Ilustración artística de una colisión en Europa. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Un nuevo análisis de los datos de una sonda de la NASA ha revelado evidencia de un colosal impacto en la luna Europa de Júpiter, una colisión que podría haber otorgado minerales clave y quizá incluso los ingredientes principales para la vida, dice un grupo de científicos.

En la escena del impacto, que la NASA describió como una “espectacular colisión con un asteroide o cometa”, se ha detectado por primera vez minerales arcillosos en Europa.

El descubrimiento se basa en un nuevo análisis de las imágenes de la misión Galileo a Júpiter y es intrigante para los científicos debido a que los cometas y asteroides a menudo llevan compuestos orgánicos, los que pueden servir como ingredientes para la vida primitiva.

“Los materiales orgánicos, que son importantes bloques básicos para la vida, se encuentran a menudo en los cometas y asteroides primitivos”, dijo en un comunicado Jim Shirley, investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

“Hallar los residuos rocosos de este impacto de cometa en la superficie de Europa puede abrir un nuevo capítulo en la historia de la búsqueda de vida en Europa”.

Los científicos han sostenido que Europa –una de las más de 60 lunas que orbitan Júpiter- puede ser uno de los mejores lugares para buscar vida extraterrestre en el Sistema Solar.

Se cree que bajo su corteza exterior de hielo, la luna esconde un océano de agua salada.

Los científicos sospechan que Europa también es hogar de materiales orgánicos, los materiales basados en carbono que componen los bloques básicos de la vida como las proteínas y el ADN.

La nueva investigación apoya la hipótesis de que los impactos de asteroides o cometas pudieron haber entregado material orgánico a Europa.

Shirley y sus colegas hicieron el descubrimiento mientras examinaban imágenes de infrarrojo cercano de 15 años de antigüedad obtenidas por la sonda Galileo de la NASA, que llegó a Júpiter en 1995 y orbitó el gigante de gas durante ocho años.

Para los estándares actuales, la resolución de las imágenes es bastante baja. Pero con nuevas técnicas de eliminación de ruido, Shirley y su equipo informaron que fueron capaces de ver un anillo de minerales llamados filosilicatos de aproximadamente 40 kilómetros de diámetro en el paisaje de Europa. (Los filosilicatos son minerales similares a la arcilla que se forman en la presencia de agua.)

Los investigadores dicen que es poco probable que estos filosilicatos en la superficie provengan del interior de Europa; la gruesa corteza exterior de la luna, de hasta 100 kilómetros de grosor en algunas áreas, representaría un obstáculo formidable.

En cambio, este anillo roto representar el material eyectado, salpicado y esparcido en Europa cuando una roca espacial impactó la superficie de la luna con un ángulo bajo, dicen los científicos.

La formación de filosilicatos fue localizada a unos 120 km del centro de un cráter de 30 km de diámetro, dicen los investigadores.

Basados en el tamaño de este cráter, los investigadores piensan que puede haber sido forjado por un asteroide de 1.100 metros de diámetro, o tal vez un cometa de 1.700 metros.

Otro científico de JPL, Bob Pappalardo, quien trabaja en una misión propuesta a Europa, dijo que los investigadores necesitarán misiones futuras a la luna para comprender los detalles de la química de Europa y lo que podría significar para la posible existencia de vida.

“Conocer la composición de Europa es clave para descifrar su historia y su potencial habitabilidad”, dijo Pappalardo en un comunicado.

Impactos catastróficos hicieron posible la vida en la Tierra

Región marciana Hephaestus Fossae fotografiada por Mars Express en diciembre de 2007. Crédito: ESA/DLR/FU Berlin (G. Neukum).

Cientos de miles de cráteres, grandes y pequeños, marcan la superficie de Marte. Fueron excavados por los asteroides y los cometas que impactaron con el Planeta Rojo a lo largo de su historia.

Esta imagen muestra una región del hemisferio norte del planeta conocida como Hephaestus Fossae –en honor al dios griego del fuego- y que fue fotografiada por la Cámara Estéreo de Alta Resolución de la sonda Mars Express de la ESA el 28 de diciembre de 2007. 
Los colores han sido alterados para representar la elevación del terreno: los tonos verdes y amarillos representan depresiones poco profundas, mientras que el azul y el violeta indican grandes fosas de hasta 4 kilómetros de profundidad.

En esta imagen se pueden distinguir una docena de cráteres de diversos tamaños. El más grande presenta un diámetro de unos 20 kilómetros.

Los largos e intrincados cañones que parecen cauces fluviales fueron provocados por los mismos impactos que formaron los cráteres de mayor profundidad.

Cuando un cometa o un asteroide choca a gran velocidad con otro cuerpo del Sistema Solar, la energía liberada provoca que el punto de impacto se caliente drásticamente.

En el caso del gran cráter que se puede ver en esta imagen, el calor producido por el impacto derritió el terreno –una mezcla de roca, polvo y hielo atrapado en el subsuelo- provocando un desbordamiento que inundó sus alrededores. 
Antes de secarse, los lodos excavaron una compleja red de canales mientras se abrían paso sobre la superficie del planeta.

La mezcla de hielo y rocas fundidas también es la responsable de la apariencia fluida de las capas de escombros que rodean al cráter de mayor tamaño.

Puesto que los cráteres más pequeños carecen de estructuras similares a su alrededor, los científicos piensan que sólo los impactos más potentes –los que originaron los cráteres más grandes- son capaces de profundizar lo suficiente como para liberar parte de las reservas de agua congelada que se ocultan bajo la superficie de Marte.

Como curar una gran variedad de enfermedades | VCN

 ... Nuevo enfoque podría llevar a la cura de una variedad de enfermedades. Un equipo de investigadores de la universidad Oregon Health and ...


El Circo Máximo de Roma | VCN

... Su forma alargada y estrecha lo hacía ideal para acoger una gran pista para la celebración de carreras de caballos y carros. En esta época ...


En el camino a Kukeman | VCN

 ... Cuenta una Antigua leyenda de los indios Pémones de la gran Sabana, que cerca del Kukenan residia la antigua población de los ...

Fuentes: SPACE
Publicado por :http://www.cosmonoticias.org
¿Te ha gustado? compártelo Creative Commons. ¡No olvides enlazarnos !