El polvo interplanetario contiene agua y materiales precursores de la vida

El polvo interplanetario contiene agua y materiales precursores de la vida
El polvo interplanetario contiene agua y materiales precursores de la vida.

Investigadores de la Universidad de Hawai, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, y la Universidad de California Berkeley, han descubierto que las partículas de polvo interplanetario podrían llevar agua y compuestos orgánicos a la Tierra y otros planetas tipo terrestres.

Ilustración de partículas de polvo interplanetario que llevan agua generada con el hidrógeno del viento de solar. Crédito: John Bradley.

El polvo interplanetario, el polvo que proviene de cometas, asteroides y escombros sobrantes del nacimiento del sistema solar, cae continuamente hacia la Tierra y otros cuerpos del Sistema Solar.



Estas partículas son bombardeadas por el viento solar, predominantemente iones de hidrógeno.

Este bombardeo de iones desplaza a los átomos de su posición normal en el cristal mineral de silicato. El proceso deja oxígeno que reacciona con hidrógeno, por ejemplo, para crear moléculas de agua.

“Es una posibilidad emocionante que esta afluencia de polvo ha actuado como una lluvia continua de pequeños recipientes de reacción que contienen tanto agua como la materia orgánica necesaria para el eventual origen de la vida en la Tierra y posiblemente en Marte”, dice la investigadora Hope Ishii de la Universidad de Hawai, coautora del estudio.

Este mecanismo de entrega de agua y de compuestos orgánicos a la vez también funcionaría en exoplanetas, planetas que orbitan otras estrellas. Estos ingredientes de iones de hidrógeno y de polvo de la estrella madre permitirían que el proceso ocurra en casi cualquier sistema planetario.

Las implicaciones de este trabajo son potencialmente enormes, ya que los cuerpos sin aire en el espacio, tales como los asteroides y la Luna, con minerales de silicato omnipresentes, están constantemente expuestos a la irradiación de viento solar que puede generar agua.

De hecho, este mecanismo de formación de agua ayudaría a explicar los datos de teleobservación de la Luna, con los que se ha descubierto OH y agua preliminar, y posiblemente explica la fuente de hielo de agua en las regiones permanentemente en sombra de la Luna.

“Tal vez lo más emocionante”, añade Ishii, es “el polvo interplanetario , especialmente el polvo de asteroides y cometas primitivos, que desde hace tiempo se conoce que lleva especies de carbono orgánico que sobreviven al entrar en la atmósfera de la Tierra, y ahora hemos demostrado que también lleva agua generada por el viento solar.

Así que hemos demostrado por primera vez que pueden llegar juntos tanto agua como compuestos orgánicos”.

Se ha sabido desde la era Apolo, cuando los astronautas trajeron rocas y polvo de la Luna, que el viento solar hace que cambie la composición química de la capa superficial del polvo.

Por lo tanto, la idea de que la irradiación del viento solar podría producir especies de agua ha estado presente desde entonces, pero lo que realmente ha sido objeto de debate es si realmente produce agua.

Las razones de la incertidumbre son que la cantidad de agua producida es pequeña y se localiza en anillos muy finos en las superficies de minerales de silicato, de modo que las técnicas de análisis no pudieron confirmar la presencia de agua.

Ahora, utilizando un avanzado microscopio electrónico de transmisión, los científicos han detectado el agua producida por la irradiación del viento solar en anillos degradados por el clima espacial en minerales de silicato en partículas de polvo interplanetario.

Además, sobre la base de minerales de laboratorio irradiados, que tienen anillos amorfos similares, concluyeron que se forma agua a partir de la interacción de los iones de hidrógeno del viento solar (H+) con el oxígeno en los granos de minerales de silicato.

Este trabajo reciente no sugiere qué cantidad de agua haya llegado a la Tierra a partir partículas de polvo interplanetario.

“De ninguna manera se sugiere que fue suficiente para formar los océanos, por ejemplo”, dice Ishii. “Sin embargo, la relevancia de nuestro trabajo no es el origen de los océanos de la Tierra, sino que hemos demostrado que constantemente recibimos agua y compuestos orgánicos, íntimamente entremezclados”.

En trabajos futuros, los científicos tratarán de estimar la cantidad de agua que ha llegado a la Tierra, llevada por partir partículas de polvo interplanetario.

Fuente: The University of Hawai’i System
¿Te ha gustado? compártelo igual Creative Commons.  http://vidacotidianitica.blogspot.com/