Cinturones de radiación de la Tierra

Cinturones de radiación de la Tierra

Desentrañan el misterio de los cinturones de radiación de la Tierra

Investigadores de la Universidad de New Hampshire están desentrañando los misterios de larga data de los cinturones de radiación de Van Allen que rodean a la Tierra.

El descubrimiento ha permitido que se mejoren las predicciones de las condiciones del clima espacial, con lo que se puede lograr una mejor protección a los satélites en órbita y a los astronautas.

El 30 de agosto de 2012 las sondas gemelas Van Allen fueron lanzadas hacia órbitas elípticas próximas a la línea ecuatorial.

 Sorprendentemente, en lugar de ver sólo la estructura de dos cinturones, ya muy conocidos, casi de inmediato la misión encontró pruebas claras de la estructura de tres cinturones, que se muestran en verde en el diagrama. Imagen cortesía de Andy Kale, Universidad de Alberta

El descubrimiento, que se detalla en un artículo publicado recientemente en la revista Nature Communications, ha utilizado las mediciones realizadas por un instrumento a bordo de las sondas gemelas Van Allen de la NASA para revelar que las partículas de alta energía, de las que se componen los cinturones de radiación, se pueden acelerar a casi la velocidad de la luz.

Esto resulta análogo a un acelerador de partículas como el Gran Colisionador de Hadrones; sin embargo, en este caso, el vasto campo magnético de la Tierra, o magnetosfera, que contiene los cinturones de Van Allen, acelera los electrones a la deriva a velocidades cada vez mayores a medida que giran alrededor del planeta de oeste a este.

El hallazgo reciente sigue a un descubrimiento realizado por el instrumento Energetic Particle, Composition, and Thermal Plasma (ECT), que ha mostrado una aceleración similar de partículas, pero a escala microscópica, en vez de planetaria.

“La aceleración que informamos anteriormente opera en una escala del tamaño del movimiento giroscópico de un electrón – es un proceso muy local, tal vez de un tamaño de sólo unos pocos cientos de metros”, señala Harlan Spence, director del Instituto para el Estudio de la Tierra, los Océanos, y el Espacio de la Universidad de New Hampshire y coautor del artículo publicado en Nature Comunications.

 “Ahora estamos viendo este movimiento global a gran escala, que involucra ondas de frecuencia ultra baja que pulsan a través de la magnetosfera de la Tierra y que operan a través de grandes distancias, de hasta cientos de miles de kilómetros”.

Una parte clave de la misión es que dos naves gemelas realicen mediciones simultáneas en diferentes regiones del espacio cercano, ya que permite que los científicos observen los datos, separados en el espacio y en el tiempo.

Ian Mann de la Universidad de Alberta, y primer autor del artículo de Nature Communications, añade que ya se había pensado que este proceso de aceleración podría estar presente, pero no se había podido ver con claridad.

El cinturón de asteroides ,esa olvidada región del Sistema Solar | 







Publicado por :http://cienciaaldia.com/
 Creative Commons. Gracias por visitarnos