Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Test para el diagnóstico de alzheimer en sangre

Test para el diagnóstico de alzheimer en sangre
Imagen: DiCYT. 
En desarrollo un test para el diagnóstico de alzheimer en sangre.

La enfermedad de Alzheimer es un proceso patológico difícil de diagnosticar.

En la actualidad, el diagnóstico se basa en pruebas de tipo radiológico (como la resonancia magnética o la tomografía por emisión de positrones), en el análisis de líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea al encéfalo y a la médula espinal) y en la recopilación de datos sobre el paciente.

Con el objetivo de contribuir al diagnóstico del alzheimer, la empresa Biocross, que se ubica en la Bioincubadora del Parque Tecnológico de Boecillo, avanza en el desarrollo de un test en sangre.


La empresa española Biocross está desarrollando una prueba en sangre para la detección de la enfermedad de Alzheimer. La empresa espera que en 2015 podría tener un test estandarizado y disponible.

Como explica a DiCYT Carlo Zanotti, director general de Biocross, la empresa nace en 2008 como spin-off del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), entidad perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en concreto a partir del trabajo de tres investigadores en torno al desarrollo de un anticuerpo específico para la enfermedad de Alzheimer.

“Desde el principio la empresa está enfocada en el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer en sangre.

Se trata de un enfoque único, ya que el problema del diagnóstico en sangre del alzheimer es especialmente complejo y por este motivo nadie ha logrado hasta el momento un test en sangre para poder realizar un screening (cribado) masivo en el futuro”, detalla.

Según el experto, lo que pasa en la sangre de los enfermos de alzheimer es mucho más complejo de detectar que lo que pasa en el cerebro.

“El abordaje que seguimos en Biocross es multiparamétrico. Nuestra hipótesis es que realmente el diagnóstico en sangre no es posible salvo que combines marcadores de diferente naturaleza.

En nuestro caso, además, combinamos marcadores de diferentes familias: proteínas, metabolitos y un gen informativo en alzheimer, y seleccionamos los mejores de cada grupo para realizar la regla de clasificación final”, apunta.

Los investigadores han observado que este abordaje tiene como ventaja el poder clasificar a enfermos de alzheimer frente a controles (personas no enfermas) y pacientes con otras demencias con un número pequeño de marcadores.

De esta forma, se evita el problema habitual del abordaje multiparamétrico en el caso de las patologías complejas, en el que se estiman necesarias “combinaciones de 20 o 30 marcadores, lo que no es viable en un laboratorio estándar y muchas veces es fruto del llamado sobreajuste estadístico”, precisa.

Diferenciación entre otras demencias y diagnóstico precoz

Dos aspectos clave en el test en sangre que está desarrollando Biocross son la diferenciación del alzheimer frente a otras demencias y la capacidad de realizar un diagnóstico precoz.

Respecto al primero de ellos, señala Zanotti, “en la prueba en sangre lo fundamental no es que el paciente tenga demencia, ya que eso lo puede detectar el médico, sino distinguir que esa demencia es realmente alzheimer, eso lo difícil”.

En cuanto al diagnóstico precoz, es necesario tener en cuenta que la enfermedad de Alzheimer empieza 15 o 20 años antes de que los síntomas sean visibles y que en la actualidad no hay ningún tratamiento que pare la progresión de la enfermedad.

 “El diagnóstico siempre va unido al tratamiento y por lo tanto es muy importante detectar la enfermedad en fases precoces. Todo apunta a que los tratamientos del futuro se van a administrar los primeros síntomas y por eso hay que identificar cuanto antes a la persona que está viviendo el proceso”, asegura.
Validación final

La empresa ha concluido recientemente un estudio exploratorio multicéntrico, en colaboración con siete hospitales españoles, con el fin de identificar marcadores. En el estudio han participado 306 personas y, a finales de este año, esperan tener los resultados publicados y solicitar una patente.

En estos momentos los investigadores avanzan hacia la estandarización de la prueba y preparan ya otro estudio multicéntrico, esta vez a nivel europeo y con 760 pacientes y controles, para realizar la validación final.

En esta fase de desarrollo la empresa cuenta con el respaldo de Cross Road Biotech, ADE Financiación y la Fundación Cien (Fundación Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas).

Zanotti concluye que en 2015 se podría tener un test estandarizado y disponible. “En un primer momento creemos que será un servicio que nosotros prestemos pero nuestro objetivo final es desarrollar un producto que se pueda utilizar en los hospitales como cualquier otro test”.

Fuente: Agencia iberoamericana para la difusión de la ciencia y la tecnología
 Creative Commons. Gracias por visitarnos ¿Te ha gustado?, compártelo: