¿Qué hay de cierto en el test de Rorschach?

¿Qué hay de cierto en el test de Rorschach?

¿Qué hay de cierto en el test de Rorschach?

Hermann Rorschach...Uno de sus trabajos más famosos, el test de Rorschach.

No hablamos, sin embargo, del personaje de Watchmen, sino del conocido psiquiatra suizo, famoso por desarrollar el test de Rorschach.

Precisamente el dibujo que utiliza Google es la representación de uno de los exámenes de tipo psicodiagnósticos de Hermann Rorschach, que alcanzaron una gran fama en la comunidad científica y en la sociedad en general, ya que trataban de evaluar la personalidad de los individuos.



¿Pueden de verdad unas láminas con manchas de tinta decirnos cómo es el carácter de cada persona?

 Según los defensores del test de Rorschach, la diferente interpretación de estos dibujos explica el distinto funcionamiento psíquico de la persona examinada.

 ¿Existe alguna evidencia científica que apoye esta interpretación?

La personalidad es un tema realmente complejo

El test de Hermann Rorschach, así como otro tipo de cuestionarios similares, forman parte del grupo de los instrumentos proyectivos, denominados así por algunas corrientes de la psicología en el pasado.

La idea se basa en creer que a través de la diferente interpretación de imágenes, palabras y/u objetos ambiguos, podemos determinar la personalidad de una persona.

Este examen carece de validez científica

Del total de exámenes proyectivos existentes, el test de Rorschach es, sin lugar a dudas, el más conocido. Consiste en visualizar diez láminas con diferentes manchas de tinta, para que los individuos expliquen qué ven en ellas.

La interpretación de las respuestas, sin embargo, ha tratado de ser estandarizada durante años, algo logrado finalmente por John Exner (Jr.) a través del comprehensive system.

Más allá de la estandarización de la evaluación, no podemos dejar de lado dos criterios fundamentales sobre el test de Hermann Rorschach: ¿tiene validez científica, por un lado, y por otro, puede considerarse fiable?

Estas dos cuestiones son importantes, antes de realizar cualquier valoración sobre la comprensión de las respuestas de los individuos.

Una revisión realizada hace tiempo por Scientific American indicaba que los resultados del test de Rorschach eran insuficientes como para determinar la existencia de condiciones como los comportamientos violentos y agresivos, la impulsividad o incluso en la detección de casos de abuso infantil.

La personalidad no puede estudiarse a través de diez manchas de tinta .

A pesar de que la evidencia científica ha dudado de la validez de este examen, muchos psicólogos lo han usado como prueba rutinaria.

En la conmemoración del fallecimiento de este psiquiatra, Wired también se hizo eco de que esta prueba era cada vez menos usada en el mundo de la psicología, por la poca validez científica que aportaba.

Y es que la personalidad es un tema demasiado complejo como para ser abordado únicamente con unas manchas de tinta.
¿Cuáles son los fallos?

Los errores del test de Hermann Rorschach son muy diversos.

Por un lado, si analizamos el diseño del propio examen, veremos que no existen grupos control, imprescindibles para diferenciar entre una persona que sufre un determinado trastorno de un individuo que no está afectado.

No se realiza ningún examen estadístico de las conclusiones Además, la validación del test la realiza el propio examen, lo cual nos lleva a pensar en un método bastante poco científico.

La ausencia de variables control, el sesgo experimental y los fallos al no interpretar estadísticamente los resultados obtenidos, son otros de los grandes errores de Hermann Rorschach.

En la interpretación tendemos a generalizar las conclusiones en un tema tan complejo como la personalidad de cada persona, que dista mucho de ser igual en todos los individuos.

Por último, en las conclusiones obtenidas tampoco se habla de hipótesis implícitas antes de llevar a cabo el examen, y se ignora por completo el concepto de que los resultados sean o no significativos desde un punto de vista estadístico.

¿Cómo podemos entonces fiarnos del test de Hermann Rorschach si carece de cualquier tipo de validez científica?

¿Por qué Google se empeña en difundir la pseudociencia?

Llama la atención la tendencia de Google de conmemorar algunos sucesos pseudocientíficos memorables, como ya ocurrió con el caso Roswell.

Celebrar algunos eventos extraordinarios no debería estar reñido con ajustarse a la evidencia científica.

Por muy populares que sean estos hechos, es ilógico que Google apueste por apoyarlas en algunos de sus doodle más famosos.

Hoy hubiera sido un buen día, por ejemplo, para celebrar el aniversario del descubrimiento de los rayos X, y no recordar exámenes psicológicos con nula validez científica, por muy famosos que sean.

En mi opinión, los doodle de Google deberían mejorar mucho su elección, para no caer en temas relacionados con la pseudociencia, debido a que los propios doodle son ampliamente difundidos entre la sociedad.

Publicado por :http://alt1040.com/
 Creative Commons.