Patrones genéticos hacen repensar nuestra individualidad


patrones genéticos que hacen repensar nuestra individualidad Encuentran nuevos patrones genéticos que hacen repensar nuestra individualidad.

El profesor de genética Scott Williams, del Instituto de Ciencias Biomédicas Cuantitativas (iQBS) de la Escuela Geisel de Medicina de Dartmouth, ha descubierto que una persona puede tener varias mutaciones de ADN en algunas partes del cuerpo, y el ADN original en el resto, lo que resulta en varios genotipos diferentes en una misma persona.

También ha descubierto que las mismas mutaciones genéticas se producen en personas no relacionadas.

El descubrimiento de la variabilidad genética dentro de un mismo individuo puede tener consecuencias prácticas en los análisis forenses o criminales del ADN y en las pruebas de paternidad, por ejemplo.

Imagen: Flavio Takemoto/Svilen Milev (stock.xchng)

Normalmente pensamos que el ADN de cada persona es único, por lo que si una persona puede tener más de un genotipo, se puede alterar nuestro propio concepto de lo que significa ser un ser humano, así como nuestra forma de pensar sobre el uso de los análisis forenses o criminales del ADN, las pruebas de paternidad y prenatales, o el cribado genéticos para el riesgo de cáncer de mama, por ejemplo.

Al contrario de lo que los científicos han pensado, los resultados sorprendentes del Dr. Williams indican que las mutaciones genéticas no siempre suceden al azar.

Así, las mutaciones genéticas pueden ocurrir en las células que se transmiten de padres a hijos, e incluso, pueden causar defectos de nacimiento.

Otras mutaciones genéticas se producen después de la fecundación del óvulo, durante la infancia o en la edad adulta, tras la exposición de las personas a la luz solar, la radiación, químicos cancerígenos, virus u otros elementos que pueden dañar el ADN.

Estas mutaciones posteriores o “somáticas” no afectan a las células del esperma o del óvulo, por lo que no se heredan de los padres o se transmiten a los niños.

Las mutaciones somáticas pueden causar cáncer u otras enfermedades, pero no siempre lo hacen.

Cuando la célula mutada continúa dividiéndose, la persona puede desarrollar tejido, o una parte del mismo, con una secuencia de ADN diferente del resto de su cuerpo.

“En realidad somos diversos seres en el sentido de que una persona no somos genéticamente una única entidad”, dice el Dr. Williams, y se pregunta: “¿qué significa ser una persona si por dentro somos variables? Que nos hace una persona?

¿Es la memoria? ¿Los genes?” Y continúa:

“Siempre hemos pensado que ‘el genoma es el genoma’, pero los datos sugieren que eso no es del todo cierto”.

En el pasado, siempre se pensó que cada persona sólo contiene una secuencia de ADN (constitución genética).

Sólo recientemente, con la potencia de cálculo de las herramientas avanzadas de análisis genético, que examinan todos los genes en un individuo, los científicos han sido capaces de estudiar sistemáticamente esta variación somática.

Tener múltiples genotipos de mutaciones en el propio cuerpo es algo análogo al quimerismo, una condición en la cual una persona tiene células dentro de su cuerpo que se originaron de otra persona (por ejemplo, después de una donación de órgano o de sangre, o en algunas ocasiones, durante el embarazo, por el intercambio de ADN entre una madre y su hijo o entre hermanos gemelos.

El quimerismo ha resultado en algunos casos famosos de ADN, como por ejemplo, uno en el que el análisis genético ‘demostró’ que una madre no estaba relacionada con dos de sus tres hijos biológicos.

Williams dice que, si bien este fue un estudio pequeño, “hay mucho más en juego de lo que pensábamos, y los resultados son, en cierto modo, increíblemente extraños”.






Publicado por : http://cienciaaldia.com/
Creative Commons. Gracias por visitarnos