El día que Marilyn Monroe le propuso matrimonio a Albert Einstein

El día que Marilyn Monroe le propuso matrimonio a Albert Einstein
Albert Einstein es uno de los mayor físicos y genios en general de la historia, pero también es un personaje icónico alrededor del que se han creado muchas leyendas y mitos.

Desde frases que se le atribuyen y nunca dijo, hasta los fantaseos con sus fracasos escolares (Einsten de joven ya era brillante en mates y física, pero mediocre en letras).

Algunas historias son ciertas y otras simplemente bonitas; las que les traemos hoy son de esas bonitas, que suenan creíbles.

En una de las innumerables reuniones de la sociedad de la época se encontraron Marilyn Monroe y Albert Einstein. Marilyn, que no encontró tema de conversación al situarse frente a Einstein, decidió proponerle matrimonio:

“Que dice profesor, deberíamos casarnos y tener un hijo juntos. ¿Se imagina un bebe con mi belleza y su inteligencia?”.

Einstein, que no cambio su gesto serio después de la proposición, contesto: “Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia”.
Creada por la Dr. Aude Oliva, profesora del Departmento del Cerebro y las Ciencias Cognitivas del MIT en el año 2007 para la revista New Scientist, ésta curiosa imagen resulta ser un test de visión que nos permitirá saber grosso modo si poseemos algún trastorno en nuestra visión, miopía para ser más precisos.

¿Cómo funciona? Mira de frente la imagen, si ves el rostro de Einstein seguramente no tendrás ninguna afección visual; de lo contrario, si la cara que ves es la de Marilyn Monroe, podrías estar padeciendo de miopía o tal vez otro trastorno visual.
Aunque muchos sabemos (también debo usar gafas) los problemas de salud que tenemos, habrá también muchos otros incautos que dudan de la importancia de las revisiones médicas.

A ellos va destinado éste peculiar llamado de atención.


Otro anectoda es el siguiente.

EL ZAPATO PERFECTO DE EINSTEIN


Mayúscula fue la sorpresa de Peter Hulit, un zapatero de Princeton (New Jersey), cuando a finales de 1952 recibió en su tienda de zapatos una llamada telefónica de urgencia...

Helen Dukas, secretaria de Albert Einstein, le pedía que acudiese cuanto antes a casa del gran físico para ayudarle a resolver un problema: le dolían los pies y necesitaba unos zapatos nuevos.

Hulit, buen conocedor de su profesión, debió pensar que resulta muy difícil concentrarse y hacer bien las cosas cuando te duelen los pies... incluso si eres un genio.

Así que no lo dudó un instante y, llevando consigo un medidor de pie y unos cuantos pares de zapatos, se presentó en casa de Einstein.

Al entrar en la pequeña casa de dos pisos, Hulit, todavía asombrado, se encontró a Einstein bajando por las escaleras y fumando su pipa. El físico le dio la mano e inmediatamente sacó del bolsillo trasero del pantalón un pedazo de papel doblado.

“This is the problem” dijo señalando el trozo de papel.

El día que Marilyn Monroe le propuso matrimonio a Albert Einstein

Se trataba de un rápido esbozo en el que Einstein ilustraba su problema del dolor de pies así como el diseño de un zapato más cómodo: el zapato perfecto.

Einstein había escrito en la parte superior: “representación del peso?”

Más abajo había dibujado dos bocetos de su pie derecho, que mostraban el patrón de la presión en el pie.

El boceto que etiquetó como “bad” (malo) mostraba su problema actual: la presión se concentraba en su dedo gordo y en el borde exterior de su pie, causándole dolor.

El etiquetado como “good” (bueno) mostraba la solución de Einstein, lo que para él sería el zapato perfecto: un zapato que permite un amplio espacio alrededor del pie para que la presión pueda ser mejor y uniformemente distribuida.

El bueno de Einstein caminaba casi todos los días cerca de dos kilómetros desde su casa hasta el Isntitute for advanced Study

Como buen investigador científico había tratado de averiguar la causa de su propio dolor de pies, así como encontrar una solución que le aliviase...

... pero a veces no hace falta ser un genio para diagnosticar un problema.

Como el propio Peter Hulit dijo más tarde:

"Einstein tuvo la idea correcta. Sin embargo, lo que realmente ocurría es que Einstein había ganado algo de peso en su avanzada edad, y sus pies cambiaron de talla."

Después de la medición, Hulit llegó a la conclusión de que el profesor sólo necesitaba unos zapatos más grandes. Únicamente eso.

Cualquiera de nosotros, al igual que el zapatero de Einstein, habríamos pensado simplemente en comprar un zapato más grande como solución al problema. No le daríamos más vueltas.

Pero el cerebro del gran físico estudiaba y analizaba la situación de otra manera más profunda y compleja, dando finalmente como solución aquel “zapato perfecto” de su boceto que, al final, era lo mismo que un zapato de más talla... aunque desde una perspectiva más científica.

Esa fue la grandeza de Albert Einstein: imaginar, pensar y percibir las cosas de manera distinta a como se había hecho hasta ahora, analizándolas y tratando de encontrar una explicación lógica desde varios puntos de vista.

... Y así revolucionó la física.

"El genio, en verdad, significa poco más que la facultad de percibir las cosas de una manera distinta." (William James, filósofo estadounidense)


El curioso juguete que Einstein no supo explicar .


Cuenta la leyenda que estando en un cóctel de recepción al que habían sido invitados físicos de todo el mundo, se acercó un hombre a Einstein para preguntarle si sabía cómo funcionaba un misterioso juguete que simulaba un pájaro bebiendo de una vaso de agua.

La leyenda narra que Einstein después de examinar con detenimiento el aparato y pensar sobre ello, fue incapaz de encontrar un mecanísmo físico que explicara ese comportamiento.

El curioso juguete que Einstein no supo explicar

Pero por suerte alguien lo consiguió después de él, y nostros podemos contaros ese secreto que se le resisitió al mismísimo Einstein.

Lo primero os recomendamos ver el vídeos de cómo funciona el pájaro en cuestión. Aunque para los vagos o lo que no quieran gastar datos desde el móvil os lo resumimos.

El pájaro comienza en posición casi horizontal con el pico sumergido en el agua del vaso, luego pasa a una posición vertical mientras se balancea para finalmente volver a la posición horizontal con el pico nuevamente sumergido.

Cómo funciona el Pájaro Bebedor

¿Qué es lo que está ocurriendo aquí? Bueno, lo primero es entender las partes y conexiones entre ellas. en primer lugar tenemos una cabeza de felpa o algún material absorbente.

La cabeza está en contacto con un tubo que da a un bulbo; dentro de este tubo y el bulbo se ha introducido un gas muy sensible a cambios de temperatura y luego se ha rellenado con un líquido para que haga sellado en la posición vertical.

Entonces tenemos nuestro pájaro ‘bebiendo’ que pasa a estar balancearse verticalmente. Este balanceo favorece la evaporación del agua absorbida por el fieltro.

Cuando un líquido se evapora pierde calor, se enfría. Esto provoca que el gas en el interior del tubo se enfríe y la presión disminuya. Pero esto solo ocurre en el tubo, cerca de la cabeza; el bulbo sigue a la misma presión y temperatura que al principio.

Esta diferencia de presión hace que el líquido en el bulbo suba por el tubo y así igualar la presión en los dos extremos. Si os fijáis, el punto de giro está colocado muy cerca del bulbo intencionadamente.

Esto favorece que con el pequeño balanceo que le queda al pájaro, cuando el líquido sube lo suficiente por el tubo el pájaro vuelva a desequilibrarse aumentando su balanceo.

El balanceo va en aumento mientras el líquido sube hasta que el pájaro se inclina completamente y vuelve a ‘beber’ del vaso.

En este punto el líquido que queda en el bulbo deja de obstruir el paso del aire por el tubo. Al poder pasar el aire, la presión se equilibra automáticamente y el líquido en el interior baja, provocando que el pájaro vuelva a la posición de balanceo vertical con la que empezamos.

Si el vaso de agua está bien colocado, la cabeza volverá a estar húmeda y el ciclo comienza de nuevo.

Y así es como funciona el pájaro bebedor que ni Einstein consiguió explicar.

Esto es una implementación muy sofisticada de lo que se conoce como máquina térmica, en la que a partir de una diferencia de temperatura (aquí provocada por la evaporación del agua) se consigue mover algo (en nuestro caso, el pájaro). Como véis no es un funcionamiento sencillo, pero se puede llegar a entender.

Si alguno tiene interés en hacerse con un pájaro de estos y observar de primera mano cómo funciona no temáis, aunque en los primeros años desde su invención los gases dentro de estos ‘juguetes’ era inflamables.

Hoy ese apartado esta mucho más cuidado y solo hay peligro si el pájaro se rompe y los líquidos entran en contacto con nuestra piel (o si los tragamos, claro).

Y como siempre, para cualquier duda, intentaremos ayudaros en los comentarios. 


... El plan es muy sencillo, primero diseñamos y construimos una nave capaz de traer de vuelta el asteroide. De momento estamos en este paso ...


Radar de fotones polarizados para la detección de aviones enemigos

 ... Un equipo que permite interceptar la señal de los radares enviando de vuelta una imagen falsa como la que mostramos en las imagen. Ahora ...


Pioneros espaciales a la fuerza | VCN

... Dió una sola vuelta a la Tierra en una órbita similar a la de la actual Estación Internacional, bastante más baja que los satélites de observación ...