Mar Muerto, nuevas formas de vida en sus aguas

Mar Muerto: Son halladas nuevas formas de vida en sus aguas
Hallan nuevas especies en el Mar Muerto/NG
¿Quién no ha oído hablar del Mar Muerto?

Muchos hemos escuchado varias veces sobre el mismo y algunos han tenido la oportunidad de poder contemplar len vivo la singularidad belleza de ese cuerpo de agua entre el Estado de Israel y Jordania.

El Mar Muerto es en sí un lago endorreico.

Se halla en el punto más bajo del planeta, a una Profundidad: -427 m.

La superficie es de 810 km², tiene una profundidad media de 118 m, el ancho es de 18 km y la longitud de 55 km. Es alimentado por el río Jordán.

El lago carece de efluentes por lo que el agua, en pleno desierto que rodea a la misma, se evapora, consiguiendo que la concentración de sales minerales sea tan elevada que no permite la vida de fauna de la que supondríamos podría haber como las ranas o peces.

Este cuerpo de agua ha sido objeto de noticia cuando se reportaron la existencia de una serie de microorganismos que viven ahí, según las investigaciones realizadas en 2010 por Danny Ionescu, microbiólogo marino del Instituto Max Planck de Alemania.

En el fondo del lugar existen cráteres con unas dimensiones entre 10 metros de ancho por 13 metros de profundidad en el fondo marino.

En los mismos encontraron que vivían una serie de diversas bacterias en cercanías de columnas subterráneas de agua dulce.

Hasta ese momento las sospechas de las columnas eran serias pero faltaba la confirmación, y ya fue hecha.

El Mar Muerto está casi muerto.

Por los años 50 del siglo pasado, Israel y Jordania, principalmente, cortaron el flujo de agua dulce del río Jordán hacia el lago para ser aprovechado para el abastecimiento de agua potable.

Se calcula que el nivel de agua ya bajó unos 20 metros desde entonces, con disminuciones de casi 1 metro al año. Sin dudas, un golpe casi sino mortal al particular ecosistema.

Las inmersiones en el agua no son cosa fácil.

Debido a la alta concentración salina, la flotabilidad es mayor, literalmente uno puede leer un periódico mientras reposa de espaldas.

Por lo tanto, al ya de por sí incómodo equipo de submarinismo hay que incrementarle 40 kilogramos de pesos para lograr la sumersión.

Además, la cara debe estar completamente aislada del agua porque es peligroso para la salud el contacto de la misma con las mucosas y oídos.

Publicado por http://www.natura-medioambiental.com/
Creative Commons.
Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.