Los perros y humanos pueden tener estrés y depresión por igual

Los perros pueden tener estrés y depresión 2

Es posible que los perros sufran de estrés y depresión.

Los perros cuyos dueños se encuentran fuera de casa mucho tiempo demuestran signos de estrés como caminar en círculos o de un lado a otro, aullar, defecar e incluso lastimarse a sí mismos.

El Dr. John Bradshaw, explicó que debido a que los perros están entrenados para interactuar con humanos, se angustian mucho durante las horas de trabajo de los dueños.



“Los perros tienen un vínculo muy fuerte con los humanos.

Es posible entrenar a un perro para que entienda todos tus gestos, pero esperamos que entiendan cuando decimos ‘voy a salir, relájate, muerde un hueso, regresaré pronto’ y no
lo entienden.”

En un laboratorio de la Universidad de Pensilvania, el profesor Martin Seligman formó dos grupos de canes elegidos al azar.

Metió al primer grupo en una jaula de metal en la que los animales recibían molestas descargas eléctricas cada pocos segundos. Hiciesen lo que hiciesen, los pobres perros no podían escapar.

Al otro grupo los introdujo en una jaula igualmente electrificada, pero de la que los perros escapaban empujando con el morro un panel que tenían enfrente.

En un segundo experimento Seligman puso a todos los perros en una jaula electrificada de la que podían salir saltando una pequeña pared.

Mientras que el grupo de canes que en la primera prueba había logrado controlar los calambres se liberaba en pocos segundos, los otros perros permanecieron inertes y no hacían esfuerzo alguno por huir de la tortura.

Seligman calificó de “indefensión” la reacción de estos perros pasivos y sufridores, y pensó que los animales habían aprendido en el primer experimento a sentirse indefensos.

Los perros pueden tener estrés y depresión
En consecuencia, en situaciones posteriores de adversidad no consideraban la posibilidad de controlar su suerte.

El investigador también observó que estos canes “pesimistas” con el tiempo también sufrían más enfermedades físicas y morían antes que los perros que no habían experimentado la situación de indefensión.

En poco tiempo, diversos científicos de Europa y USA lograron demostrar que el fenómeno de “indefensión aprendida” también se podía producir artificialmente en las personas.

Por ejemplo, estudiantes universitarios a quienes se les pedía que resolvieran problemas que, sin ellos saberlo, no tenían solución, mostraban en exámenes posteriores menos interés en resolver problemas solubles que los compañeros que no habían participado en la frustrante experiencia anterior.

Hoy está comprobado que las personas que disfrutan de un razonable sentido de control sobre sus circunstancias se enfrentan más positivamente a los problemas que quienes piensan que no controlan sus decisiones o que éstas no cuentan.

El concepto de Indefensión aprendida pronto se extendió como una explicación muy práctica para el comportamiento de las personas que padecen un trastorno depresivo.

Igual que el perro se quedaba por allí quejándose y recibiendo descargas, una persona con depresión deja de interactuar activamente con el ambiente y se abandona a su suerte. Como las cosas le van cada vez peor, cada vez estará más indefensa y el círculo se perpetuará en el tiempo. Así que una causa más de depresión.

Pero como las demás, no es la única.

Imaginemos que lo que dice la teoría de la Indefensión aprendida es cierto y algunos seres humanos con depresión han pasado en su vida por situaciones similares a las de los pobres perros.

Habrían aprendido a no enfrentarse a las situaciones de la vida, porque han tenido experiencias previas que les han mostrado lo inútil que resulta esforzarse por resolver los propios problemas.

Haber estado expuesto a situaciones irresolubles dificultaría o impediría que esas personas se enfrentasen y resolviesen problemas posteriores.¿Y los humanos no deprimidos? ¿Cómo serían?

Pues al no haber estado expuestos a las mismas contingencias que motivaron la aparición de la reacción de Indefensión aprendida, en principio felices. Con confianza en sus propias posibilidades, cargados de autoestima, y... una visión correcta del mundo.

La mayoría de las teorías contemporáneas de la depresión consideran que el depresivo es un ser humano cuyo pensamiento está distorsionado. La visión de Aaron Beck de la tríada cognitiva, con una visión negativa de sí mismo, del mundo y del futuro iría a favor de esta visión.

Parece evidente, los depresivos distorsionan. No obstante a Alloy y Abramson, dos insignes psclólogos, se les ocurrió hacer un experimento para probarlo. Mostraron a dos grupos de sujetos (depresivos y no depresivos), secuencias de destellos de luces, y les pidieron que predijesen cómo iba a ser el siguiente.

Unas veces, las secuencias estaban ordenadas y se podía predecir, y en otras iban de modo aleatorio, de tal forma que no se podía saber cuál era la siguiente.

¿Qué encontraron Alloy y Abramson? Lo que encontraron fue de lo más curioso: los depresivos fueron capaces de separar las secuencias aleatorias de las no aleatorias, mientras que los "sanos" creían que todas las secuencias eran predecibles.

Vamos, que mientras los "enfermos" estaban en contacto con la realidad, los "normales" se habían pasado de vueltas y creían que tenían razón (tal vez es que eran demasiado listos y fueron capaces de poner orden donde parecía que no lo había, pero parece muy poco probable).

Una interpretación posible podría ser la que se resume en el famoso dicho popular: “un pesimista es un optimista bien informado”. Es decir, que los no depresivos disfrutan con la "felicidad de la ignorancia", lo que podría llamarse un "insensato y absurdo optimismo".

En fin, los experimentos más interesantes son los que arrojan resultados que el experimentador no esperaba. Éste es el caso. No estaría mal reflexionar un poco sobre la cuestión.

Los perros y humanos pueden tener estrés y depresión por igual

El origen de la depresión en el cerebro

La causa de la depresión todavía a día de hoy es desconocida, a pesar de que hay varias teorías al respecto.

Hemos hablado en varias ocasiones sobre un posible origen de la depresión físico, y no solo mental, causado por infecciones e incluso inflamación cerebral.

De hecho, en más de una ocasión se ha ligado la depresión con un mal funcionamiento de determinadas áreas cerebrales, aunque no se sabía si este mal funcionamiento era una causa o una consecuencia de dicha depresión.

Ahora, gracias al nuevo estudio realizado por los investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido) junto a sus colegas de la Universidad de Fudan (China), y publicado recientemente en la revista Brain, es posible que hayamos encontrado el origen de la depresión a nivel cerebral, corroborando así que no se trata solo de un “estado de ánimo”, sino que va más allá.

Este es el origen de la depresión en el cerebro

Para desentrañar el origen de la depresión en el cerebro, los científicos han analizado los cerebros de más de 900 personas mediante la técnica de resonancia magnética cerebral. Según sus hallazgos, los sentimientos de pérdida y baja autoestima estarían vinculados a un área cerebral determinada:

La corteza orbitofrontal, una región cerebral responsable de la integración sensorial, la expectativa y la toma de decisiones.

En total, según los investigadores, se analizaron los cerebros de 909 personas en China. De todas ellas, 421 habían recibido el diagnostico de depresión mayor, mientras que las 488 restantes no tenían depresión y sirvieron de grupo control.

Tras realizar las pruebas de resonancia magnética cerebral, aquellos que sufrían depresión poseían conexiones neuronales más débiles entre la corteza orbitofrontal medial (activa cuando recibidos recompensas) y el sistema de memoria del hipocampo. 

En otras palabras, y aunque no está totalmente confirmado, es probable que aquellas personas que sufren depresión tengan mayor dificultad para recuperar memorias de tiempos felices o positivos.

Los perros y humanos pueden tener estrés y depresión por igual
La depresión aumenta los recuerdos de experiencias negativas

Por su parte, aquellos individuos con depresión tenían unas conexiones neuronales más fuertes en toda la corteza orbitofrontal lateral (una región relacionada con el procesamiento de malas experiencias o castigos).

Dichas conexiones se vislumbraron en diferentes partes del cerebro, incluyendo la precuña (que participa en el sentido del “yo”) y el giro angular (responsable de la recuperación de la memoria y la atención).

En resumen, todo esto indicaría que un aumento de la actividad cerebral en dicha zona podría significar que a las personas con depresión no solo les resulta complicado recordar las buenas experiencias, sino que amplifican las experiencias negativas, algo que dificulta sentirse bien con uno mismo.

Por su parte, al comparar la actividad cerebral de las personas con depresión que recibían medicación con los que no tomaban nada, los investigadores descubrieron que aquellos que sí se medicaban tenían una menor actividad de la corteza orbitofrontal lateral (disminuyendo así los recuerdos de experiencias negativas).

En otras palabras, los antidepresivos tendrían un efecto positivo a nivel cerebral.

Los investigadores creen que una mejor comprensión sobre el origen de la depresión a nivel físico, es decir, a nivel cerebral, podría marcar una gran diferencia en nuestro modo de tratarla. Actualmente hasta el 50% de las personas con depresión no responden bien a la primera medicación que se les prescribe, y eso debe ser solucionado ya.

Antidepresivos y embarazo ... Mala combinación | VCN

... Este último precisamente es el caso que trataremos hoy, pues parece que el uso de antidepresivos se está poniendo en duda, y algunos ...


8 cosas sobre el amor que debes conocer | VCN

 ... Parece ser que las áreas involucradas en el amor se sobreponen a las áreas encargadas de la respuesta sexual, esto parece indicar que la ...


La tectónica de placas de la Tierra es única (Segunda parte) | VCN
 
 ... Aunque la forma precisa en que la tectónica de placas controla la temperatura no se conoce y varios mecanismos distintos parecen estar ...

Librerías en peligro de extinción | VCN

Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.
Fuente ecoosfera Creative Commons.