Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

La botella de agua que genera luz

La botella de agua que genera luz Usar una botella de plástico de 1,5 litros mas lejía o cloro, colocada en el techo, mitad del envase recibiendo la luz natural son los componentes para fabricar una "lámpara ecológica".

Así es, así de simple es; una botella puede iluminar el equivalente de un foco o bombilla de 50 vatios y es un invento revolucionario cuyos créditos pertenecen a Alfredo Moser, ciudadano brasileño y égida para esta potencia y real medida para iluminar sin contaminar, reciclando y gratis.

En una comunidad de Brasil localizada en el municipio de Uberaba, Moser persuadió a sus vecinos para "masificar" el uso de la lámpara y lo consiguió. Muchas viviendas que carecen de ventanas o luz ahora pueden contar con la misma durante el día.

El "fenómeno" es puro sentido común, pero que no todos tenemos tan aguzado como el de esta persona. Digo esto porque para la fabricación de las "botellas de luz" se necesitan que la mitad de las mismas se encuentren en el exterior.

La luz del sol incide en ellas y el agua contenida refleja la misma y dota del equivalente de un foco, bombilla o como se lo conozca en tu lugar. Si te preguntas ¿por qué se usa lejía o cloro?...se usa para evitar la formación de moho.

El hecho que no funcionen en la noche no resta mértito al potencial inconmensurable que poseen, y te ennumerar someramente las ventajas como lo barata que resultan, lo "amigables" para con el medio ambiente, la facilidad de implementarlas en lugares remotos y sin servicios básicos (no implica que si no vives con esas condiciones no apliques la misma), su seguridad y la larga duración de los envases que están por encima de los cinco años.

Esta invención, no queda ahí, es tal el potencial y el éxito que el conocido y muy respetado Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) viene apoyando denudadamente la idea "primigenia" con denominado proyecto A Litter of Light en colaboración con MyShelter Foundation.

Desde el 2002, año en que nació la idea hasta la actualidad, donde está por llegarse a la cifra de más de 1.000.000 de viviendas con las botellas de luz ecológicas en Filipinas, varios países están inmersos en la investigación y la aplicación del concepto como son Egipto, Argentina, España, Colombia, India, Tanzania, Suiza y muchos otros más.

Un meritorio reconocimiento para el pionero de esta técnica que puede ser una solución tangible y barata al brasilero Moser.


La lámpara incandescente

Una lámpara incandescente es un dispositivo que produce luz mediante el calentamiento por efecto Joule de un filamento metálico, en la actualidad wolframio, hasta ponerlo al rojo blanco, mediante el paso de corriente eléctrica. Con la tecnología existente, actualmente se consideran poco eficientes ya que el 90% de la electricidad que consume la transforma en calor y solo el 10% restante en luz.

El invento de la lámpara incandescente se le atribuye a Thomas Alva Edison quien presentó el 21 de octubre de 1879 una lámpara práctica y viable, que lució durante 48 horas ininterrumpidas, sin embargo el invento había sido desarrollado primeramente por Humphry Davy y perfeccionado por Warren de la Rue.

El 27 de enero de 1880 le fue concedida la patente, con el número 223.898. Otros inventores también habían desarrollado modelos que funcionaban en laboratorio, incluyendo a Joseph Swan, Henry Woodward, Mathew Evans, James Bowman Lindsay, William Sawyer y Humphry Davy.

El alemán Heinrich Goebel ya había registrado su propia bombilla incandescente en 1855, mucho antes por tanto que Thomas Edison. Tiempo después, pero siempre antes que a Edison, el 11 de julio de 1874 se le concedió al ingeniero ruso Alexander Lodygin la patente nº 1619 para una bombilla incandescente. El inventor ruso utilizó un filamento de carbono.

La bombilla es uno de los inventos más utilizados por el hombre desde su creación hasta la fecha. Según una lista de la revista Life es la segunda más útil de las invenciones del siglo XIX. La comercialización de la bombilla por parte de la compañía de Edison estuvo plagada de disputas de patentes con sus competidores.

En 2009 una Directiva de la Unión Europea establece un plazo para que en los estados miembros se deje de fabricar y comercializar lámparas incandescentes.

El 1 de septiembre de 2009 se prohibió la fabricación y distribución de lámparas de potencia superior o igual a 100 W, el 1 de septiembre de 2011 las lámparas de 60 W.

El 1 de septiembre de 2012 se retiraron definitivamemte las lámparas de 25 y 40 W.4

Las lámparas incandescentes están siendo sustituidas por opciones más eficientes, como las lámparas fluorescentes compactas y las basadas en tecnología LED.

Imágen de la BBC en inglés.
Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita. Fuente natura-medioambiental Creative Commons.