El chimpancé, al borde de la extinción

El chimpancé, nuestro pariente más cercano al borde de la extinción El chimpancé, nuestro pariente más cercano al borde de la extinción.

Los chimpancés ya han desaparecido de 4 países africanos, y están a punto de la extinción en varios otros.

La deforestación y la caza comercial de su carne están haciendo terribles estragos en la mayoría de las poblaciones de estos simios.

Los chimpancés comparten el 98% de nuestros genes, y se ha demostrado que el estudio de la biología de estos animales nos puede proporcionar gran cantidad de información sobre nuestros antepasados, sería un verdadero crimen contra nuestro pasado y nuestro futuro perder a sabiendas a nuestros parientes biológicos más cercanos.

Existe una amplia gama de diferencias de comportamiento entre los grupos de diferentes regiones, por lo que la pérdida de cualquiera de estos grupos representa una pérdida de la diversidad cultural y el patrimonio biológico de estos cercanos parientes a los humanos.

Población y distribución anterior. Hubo un momento en el que en los bosques de al menos 25 países de África vivían más de un millón de chimpancés.

Los chimpancés tuvieron una amplia pero discontinua distribución en África ecuatorial, desde el sur de Senegal a través del norte del cinturón boscoso del río Congo al oeste de Uganda y el oeste de Tanzania.

Población y distribución actual. Las estimaciones actuales de la población silvestre de chimpancés son de 150.000 a 250.000 individuos. La distribución sigue siendo amplia, pero mucho más pequeña y fragmentada.

El chimpancé, al borde de la extinción

Las poblaciones más grandes habitan en el centro de África, principalmente, Gabón, La república Democrática del Congo (RDC), y Camerún. Senegal, Malí, el enclave de Cabinda de Angola, Guinea Ecuatorial y Sudán contienen pequeñas poblaciones que se encuentran en grave riesgo. Las poblaciones han disminuido gravemente en Costa de marfil, Ghana, Guinea-Bissau, Nigeria, Burundi y Ruanda.

Costa de marfil, por ejemplo, una vez albergó una población importante, sin embargo un estudio reciente descubrió esto había disminuido en un sorprendente 90% en los últimos 20 años.

El chimpancé central es la más numerosa de todas las subespecies de chimpancés, con una población de hasta 115.000 individuos (*), en su mayoría en Gabón, Camerún y Congo, pequeñas y aisladas poblaciones habitan en la República Centroafricana, Guinea Ecuatorial y Angola (enclave de Cabinda), en el sureste de Nigeria, y posiblemente la extensión costera de la RDC.

El chimpancé occidental una vez habitó en 13 países del sur de Senegal, hacia el este hasta el río Níger, en Nigeria central. Su distribución es ahora extremadamente irregular, lo que refleja la fragmentación de su hábitat.

La población restante más grande se encuentra en Costa de Marfil, con poblaciones más pequeñas en Guinea, Sierra Leona, Nigeria, Guinea-Bissau y Liberia y la subespecie está extinta en estado salvaje en Gambia, Burkina Faso, Benin, y posiblemente Togo. La población total se cree que sea de alrededor de 21,000-55,000 individuos (*).

Los chimpancés orientales habitan aún en la República Centroafricana y la República Democrática del Congo, en el oeste de Uganda, Ruanda y Tanzania occidental, y solo pequeñas poblaciones relictas se encuentran en Burundi y el sur-este de Sudán.

El chimpancé de Nigeria-Camerún es la subespecie menos numerosa, con una población total de menos de 6.500 individuos en Nigeria y Camerún, al norte del río Sanaga (*).

Las principales amenazas para el chimpancé son la pérdida de hábitat y la caza por la carne de animales silvestres.

La gravedad relativa de estas amenazas varía de región a región, pero las dos están relacionadas.

La degradación de los bosques mediante la tala, la minería, la agricultura y otras formas de desarrollo de la tierra está contribuyendo a la disminución de las especies de primates en el África tropical.

El resto de los parches de hábitat suelen ser pequeños e inconexos, dejando a las poblaciones de chimpancés aisladas.

La deforestación está más avanzada en África Occidental, donde sólo extensiones remanentes de bosques se mantienen.

Las pequeñas poblaciones del chimpancé occidental, de Nigeria, y oriental, se encuentran principalmente en las reservas forestales remanentes y parques nacionales.

En muchas de estas "áreas protegidas", la caza furtiva es común, como lo es también la tala no autorizada, la minería y la agricultura.

La “carne de animales silvestres” siempre ha sido una fuente de proteínas en la dieta de los habitantes de África Central y Occidental.

Sin embargo en los últimos años, la caza de carne de animales silvestres, en vez de una actividad de subsistencia, se ha convertido en un negocio y gran parte de la carne va a los residentes urbanos, que pueden permitirse pagar precios más altos por ella.

El efecto del comercio de carne de animales silvestres en las poblaciones de chimpancés aún no ha sido evaluado, pero un estudio demostró que en el Congo fue del 5-7% de la población, superando el incremento anual de la misma, y muchos conservacionistas creen que el comercio de carne de animales silvestres es ahora la mayor amenaza para la biodiversidad de los bosques en África Occidental y Central.

El chimpancé, al borde de la extinción
Los chimpancés huérfanos nunca logran integrarse 

Durante la tres décadas el pasado siglo, de 1950 a 1980, miles de jóvenes chimpancés fueron capturados y sacados de las selvas del Este de África para ser llevados a Europa, Japón y los Estados Unidos de América, donde han sido utilizados para la investigación biomédica.

Estos chimpancés capturados en la naturaleza , que fueron importados desde África en su infancia temprana o quedaron huérfanos, exhiben un comportamiento social deteriorado en su etapa adulta . Los efectos a largo plazo de las experiencias tempranas adversas en el funcionamiento psicosocial están descritas ampliamente para los seres humanos, pero no para grandes simios.

Un equipo de investigación dirigido por la científica Elfriede Kalcher, publicaron los resultados de sus estudios sobre estos efectos traumáticos en la infancia de los chimpancés: la pérdida materna temprana afecta a la integración social de los chimpancés durante toda su vida.

Los estudios muestran que los chimpancés privados de los cuidados maternos durante los primeros años de vida mostraron restringidos sus comportamientos sociales de adultos. Utilizaron para su investigación la observación de comportamientos de grooming o acicalamiento social. Esta pauta de comportamiento es fundamental para establecer lazos y cohesión dentro del grupo, por lo que un déficit implica una gran dificultad en estos chimpancés aislados en grupos sociales establecidos.

Estas deficiencias en el aseo social no sólo se encuentran en los chimpancés que se mantuvieron enjaulados durante décadas en un laboratorio biomédico antes de ser resociabilizados, sino también en aquellos que aún creciendo en un grupo social establecido dentro de un zoológico carecieron de los cuidados maternos.

Según Jorg Massen de la Universidad de Viena, estos efectos pueden observarse en los grupo sociales de hasta 40 años. Por ello, las consecuencias de la falta de un aprendizaje adquiridos por el cuidado materno y los cuidados que conlleva, supondrán en esos individuos siempre un déficit psicosocial en su conducta, de forma similar a como ocurre en muchos casos con los seres humanos.

Un artículo para Natura-Medioambiental, brindado por Biopedia. La enciclopedia de la vida en la Tierra.

Imagen: Almeida
Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.
Fuente natura-medioambiental Creative Commons.