¿Vivimos en una simulación informática?

¿Vivimos en una simulación informática? s
Crédito: Gerard79 (stock.xchng)
Hace mas de una década, un filósofo británico propuso la noción de que el universo en que vivimos podría ser en realidad una simulación informática ejecutada por nuestros descendientes.

Aunque parezca poco probable, quizá incluso incomprensible, un equipo de físicos de la Universidad de Washington ha creado una prueba potencial para averiguar si la noción tiene algún fundamento.

Aunque la capacidad computacional actual no permite simular más que algo un poco mayor que el núcleo de un átomo, de acuerdo con los investigadores, es posible establecer si vivimos o no en una simulación informática.

El concepto de que la humanidad actual pueda estar viviendo en una simulación informática viene de un artículo de 2003 publicado en Philosophical Quarterly por Nick Bostrom, profesor de filosofía de la Universidad de Oxford.

En el documento, Bostrom sostuvo que al menos una de tres posibilidades es verdadera:

- Es probable que la especie humana se extinga antes de llegar a una etapa ‘posthumana’.

- Es muy poco probable que cualquier civilización posthumana ejecute un número importante de simulaciones de su historia evolutiva.

- Es casi seguro que vivimos en una simulación informática.

También sostuvo que “la creencia de que existe una posibilidad significativa de que un día nos convirtamos en posthumanos que ejecutan simulaciones de sus antepasados es falsa, a menos que actualmente estamos viviendo en una simulación”.

Con las limitaciones actuales y las tendencias de la computación, pasarán décadas antes de que los científicos puedan realizar simulaciones del universo, incluso primitivas.

Pero el equipo de la Universidad de Washington ha sugerido algunas pruebas que se pueden realizar ahora, o en el futuro cercano, que son sensibles a las limitaciones impuestas en futuras simulaciones debido a los recursos limitados.

En la actualidad, los superordenadores utilizan una técnica llamada cromodinámica cuántica de celosía, y a partir de las leyes físicas fundamentales que gobiernan el universo, pueden simular sólo una porción muy pequeña del universo, en la escala de un 100 billonésima parte de un metro, un poco más que el núcleo de un átomo, dijo Martin Savage, profesor de física de la Universidad de Washington.

Eventualmente se podrán realizar simulaciones más potentes, capaces de modelar en la escala de una molécula, luego una célula e incluso un ser humano.

Pero tomará muchas generaciones de crecimiento en potencia de cálculo para poder simular una parte suficiente del universo como para comprender las limitaciones de los procesos físicos que indiquen que estamos viviendo en un modelo informático.

Sin embargo, Savage dijo, que hay indicaciones de las limitaciones de recursos en las simulaciones actuales que muy probablemente puedan existir, incluso en las simulaciones en un futuro lejano, como la huella de una celosía subyacente, si se utiliza para modelar el continuo espacio-tiempo.

 ¿Vivimos en una simulación informática?

La superficie cónica roja muestra la relación entre la energía y el impulso en la relatividad especial, una teoría fundamental sobre el espacio y el tiempo desarrollada por Albert Einstein.

Es el resultado esperado si nuestro universo no es una simulación.

La superficie lisa azul ilustra la relación entre la energía y el impulso que se esperaría si el universo es una simulación con una celosía cúbica subyacente. Crédito: Martin Savage.

Los superordenadores que realizan cálculos de celosía cuántica cromodinámica, esencialmente dividen el espacio-tiempo en una cuadrícula de cuatro dimensiones.

Esto permite a los investigadores examinar lo que se llama la fuerza nuclear fuerte, una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza, y la que une a las partículas subatómicas llamadas quarks y gluones para formar neutrones y protones en el núcleo de los átomos.

“Si uno hace las simulaciones lo suficientemente grandes, debería surgir algo como nuestro universo”, dijo Savage.

En ese caso sería una cuestión de buscar una ‘firma’ en nuestro universo que tenga un análogo en las actuales simulaciones a pequeña escala.

Savage y sus colegas Silas Beane, de la Universidad de New Hampshire, y Zohreh Davoudi, estudiante de postgrado de la Universidad de Washington, sugieren que la firma podría aparecer como una limitación de la energía de los rayos cósmicos.

En un artículo que han publicado en arXiv, dicen que los rayos cósmicos de alta energía no viajarían a lo largo de los bordes de la celosía en el modelo, sino que viajarían diagonalmente, y que no interaccionarían de forma igual en todas las direcciones, como se espera que lo harían.

“Esta es la primera indicación comprobable de esa idea”, dijo Savage.

Si dicho concepto resultara ser una realidad, también daría lugar otras posibilidades.

Por ejemplo, Davoudi sugiere que si nuestro universo es una simulación, entonces los que la dirigen también podrían estar ejecutando otras simulaciones, esencialmente creando universos paralelos al nuestro.

“De ahí que la pregunta es, ‘¿nos podemos comunicar con esos otros universos si se están ejecutando en la misma plataforma computacional?’”, concluyó.

¿Fotosíntesis infrarroja? | VCN

 ... La base de la cadena trófica está constituida por bacteriana, pero sobre ellas vive toda una compleja comunidad de gusanos, moluscos y ...


La ventaja del Butanol como biocombustible | VCN

 ... Una de ellas es el butanol, un alcohol similar al etanol (producido a partir del maíz y por el que se apuesta en Estados Unidos) salvo que ...


¿Por qué 9 meses de embarazo? | VCN

 ... Si tenemos en cuenta la talla corporal de cada especie y recalculamos con ella un tiempo de gestación normalizado, resulta que la gestación ...
Fuente: http://cienciaaldia.com
University of Washington
Saludos a todos y gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.
Creative Commons