Piraña prehistórica con armamento dental envidiable

Piraña prehistórica con armamento dental envidiable
Crédito: Steve Huskey
Una piraña prehistórica tenía un armamento dental que incluso el Tyrannosaurus rex habría admirado.

Teniendo en cuenta su tamaño, un antiguo pariente de las pirañas que pesaba cerca de 20 libras (9 kilos) mordía con una fuerza mayor que la del tiburón prehistórico Dunkleosteus terrelli, que pesaba cuatro toneladas, y se alimentaba de ballenas, o incluso mayor que la del Tyrannosaurus rex.

Un esqueleto de una piraña negra (Serrasalmus rhombeus) de hoy en día. Una piraña negra salvaje de 2,5 libras de peso (1,14 kilos) muerde con una fuerza de 30 veces su peso corporal.



Además de la fuerza de la mordedura, la Megapiraña paranensis parece haber tenido dientes capaces de cortar a través de los tejidos blandos de la manera que las pirañas lo hacen en la actualidad, pero al mismo tiempo podía perforar caparazones gruesos y romper los huesos de sus presas, de acuerdo con Stephanie Crofts, estudiante de doctorado de biología de la Universidad de Washington.

“Si nuestros cálculos son correctos, la Megapiraña probablemente era un depredador aplastante que mordía a todo lo que veía”, dijo.

La fuerza de la mordedura de la Megapiraña, que vivió hace 10 millones de años, se ha extrapolado a partir de las primeras mediciones de campo de la fuerza de la mordedura de la piraña más grande de la Tierra que existe hoy en día: Serrasalmus rhombeus o piraña negra.

Una de estas pirañas de 2 ½ libras puede morder con una fuerza de 320 newtons, o alrededor de 72 libras, que es 30 veces su peso corporal. Lo que es casi tres veces mayor que la fuerza de la mordedura de un cocodrilo americano de tamaño equivalente.

Sobre la base de la piraña de 2 ½ libras y otros especímenes probados en su hábitat natural, los científicos han calculado que Megapiraña paranensis, que pesaba aproximadamente 22 libras, podría haber mordido con una fuerza de 1.240 a 4.750 newtons – 280 a 1.070 libras – y posiblemente más.

Otros científicos han estimado previamente que el T. rex mordía con una fuerza de 13.400 newtons, o 3.000 libras, lo que no se acerca a ser 30 veces su peso corporal.

Libra por libra, Megapiraña paranensis y la piraña negra tienen la mordida más poderosa de los peces carnívoros, vivos o extintos. “Por su tamaño relativamente diminuto, la mordida de Megapiraña paranensis ‘eclipsa a otros mega-predadores extintos’, incluyendo al enorme Carcharodon megalodon, que se alimentaba de ballenas, y al monstruoso Dunkleosteus terrelli, un pez blindado de cuatro toneladas.

Lo mismo ocurrió cuando los científicos tomaron en cuenta el tamaño corporal y realizaron comparaciones con barracudas , tiburones martillo y tiburones blancos de la actualidad.

Según los científicos, la mordedura de la piraña negra es muy poderosa en parte por sus enormes músculos mandibulares y tendones similares a cuerdas, que en conjunto representan el 2% del peso total del pez. Además, la forma de su mandíbula ha evolucionado para convertirse en una poderosa palanca.

Los investigadores publicaron sus hallazgos en la revista Scientific Reports.

Fuente: University of Washington

Saludos a todos y gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita. Sitio Creative Commons Fuente esta Web