Oler con nuestros corazónes

Oler con nuetros corazónes
Marin (freedigitalphotos.net)
¿Las células en la sangre, el corazón y los pulmones huelen las comidas que consumimos?

En un descubrimiento que sugiere que los olores pueden tener un papel mucho más importante en la vida de lo que se creía, los científicos han encontrado que las células del corazón, la sangre, los pulmones, así como otras en el cuerpo, tienen los mismos receptores para detectar olores que existen en la nariz.

El descubrimiento abre las puertas a la formulación de preguntas, como por ejemplo, si el corazón efectivamente “huele” las comidas.

Los científicos han encontrado que las células del corazón, la sangre y los pulmones, entre otras, tienen los mismos receptores para detectar olores que existen en la nariz.

Peter Schieberle, Ph.D., una autoridad internacional en química y tecnología de alimentos, explica que los científicos pensaban que la nariz tenía un monopolio sobre los receptores olfativos.

Dichos receptores, situados en células especiales en el epitelio olfativo, en la parte posterior de la nariz, son puertos que se acoplan a compuestos químicos transportados por el aire, responsables del olor de los alimentos y de otras sustancias.

Las moléculas se acoplan con los receptores, lo que provoca una cadena de eventos bioquímicos, que en el cerebro se registran como olores específicos. El descubrimiento de receptores olfativos en las células no olfativas fue una sorpresa.

“Recientemente nuestro equipo descubrió que las células de la sangre – no sólo las células en la nariz – tienen receptores de olores”, dice Schieberle.

“En la nariz, estos receptores perciben sustancias llamadas olores, que se traducen en un aroma que interpretamos como agradable o desagradable en el cerebro.

Pero sorprendente, hay cada vez más evidencia que también el corazón, los pulmones y muchos otros órganos que no son olfativos, tienen estos receptores.

Una vez que se consume un alimento, sus componentes pasan desde el estómago a la sangre, ¿pero eso significa, por ejemplo, que el corazón ‘huele’ la carne que acabamos de comer? No tenemos una respuesta a esa pregunta”.

Recientemente el equipo de Schieberle ha descubierto que las células primarias de la sangre, aisladas a partir de muestras de sangre humana, son atraídas por las moléculas odorantes responsables de producir un aroma determinado.

“Una vez que los componentes de un olor están dentro del cuerpo, sin embargo, no está claro si funcionan de la misma manera que lo hacen en la nariz, pero nos gustaría averiguarlo”, concluye Schieberle.

La piel, residencia perfecta para las bacterias | VCN


 ... Además, son comunidades muy estables, como por ejemplo Propionibacterium ... Sin embargo, siempre hay alguno que nos fastidia ese buen ...


El Cuerpo sin Órganos y la nueva carne | VCN

 ... El masoquista, por ejemplo, se ha hecho un CsO, y éste ya sólo puede estar .... Las palabras del director quedan latiendo un buen rato.


¿Cómo era en realidad el velociraptor | VCN


 ... Por ejemplo, los machos alfa en los chimpancés dirigen el grupo ... Pero si hacen una buen película de monstruos, apostaría todo por ella.

Fuente: American Chemical Society
Saludos a todos y gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.
Obra Fuente esta Web CC : Creative Commons.