Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Nuevo tipo de vidrio

Nuevo vidrio no se empaña, se limpia por sí solo, y no produce reflejos.
Nuevo vidrio no se empaña, se limpia por sí solo, y no produce reflejos.

Una de las características más reconocibles del vidrio es la forma en que refleja la luz.

Sin embargo, una nueva forma de crear texturas en la superficie del vidrio, desarrollada por investigadores del MIT, resulta en vidrio que es casi irreconocible debido a su falta de reflejos, y cuya superficie hace que las gotas de agua reboten, tal si fueran pequeñas bolas de goma.

Mediante un patrón que consiste en un conjunto de conos a nanoescala, los científicos del MIT han logrado la fabricación de un vidrio con características que lo hacen único: no se empaña, se limpia por sí solo, y no produce reflejos. Imagen: Hyungryul Choi y Chul-Kyoo Park

De acuerdo con los investigadores, el nuevo vidrio ‘multifuncional’, se basa en nanotexturas superficiales que producen una serie de características cónicas, se limpia por sí solo, y es resistente al empañamiento y a los reflejos.

Los investigadores esperan que se pueda fabricar a bajo costo, y se aplique a dispositivos ópticos, pantallas de teléfonos inteligentes y televisores, paneles solares, parabrisas de automóviles e incluso ventanas de edificios.

Los paneles fotovoltaicos, explica Kyoo-Chul Park, coautor de la investigación, debido al polvo y la suciedad que se acumula sobre su superficie, pueden perder hasta un 40% de su eficiencia en tan solo seis meses.

Por su capacidad de auto-limpieza, este problema se resolvería con paneles solares protegidos por el nuevo vidrio. Además, debido a que se transmitiría más luz a través de su superficie en lugar de ser reflejada, el panel sería más eficiente, especialmente cuando los rayos del sol estén inclinados en un ángulo agudo.

Los vidrios convencionales que actualmente se utilizan en los paneles solares, por la mañana y por la tarde pueden reflejar hasta un 50% de la luz.

Aunque en algunos trabajos anteriores se han recubierto los paneles solares con recubrimientos hidrofóbicos, las nuevas superficies multifuncionales son más eficaces para repeler el agua, y los mantendrían limpios por más tiempo, dicen los investigadores.

Además, los recubrimientos hidrofóbicos actuales no previenen las pérdidas por reflexión, lo que brinda una ventaja adicional al nuevo sistema.

Otras aplicaciones podrían incluir dispositivos ópticos, como microscopios y cámaras que se puedan usar en ambientes húmedos, en donde serían útiles las capacidades antirreflejo y anti-empañamiento.

En los dispositivos de pantalla táctil, el vidrio no sólo eliminaría las reflexiones, sino que también sería resistente a la contaminación por el sudor.

En última instancia, si el costo puede reducirse lo suficiente, incluso se podrían beneficiar las ventanas de los vehículos, que se mantendrían libres de suciedad y de polvo, se eliminarían los destellos y reflejos que pueden perjudicar la visibilidad, y no se empañarían.

El patrón de la superficie consiste en un conjunto de conos a nanoescala, cinco veces más altos que anchos, que miden 200 nanómetros en su base.

La fabricación comienza con el recubrimiento de una superficie de vidrio con varias capas finas, incluyendo una capa fotorresistente, que luego se ilumina con un patrón de rejilla que se graba sobre la superficie.

Por medio de grabaciones sucesivas se producen las formas cónicas.

Puesto que es la forma de la superficie nanotexturizada la que da lugar a las características únicas del vidrio, los investigadores dicen que en el futuro el vidrio o películas de polímero transparentes se pueden fabricar con las mismas características superficiales, simplemente pasándolas a través de un par de rodillos texturizados, cuando aún estén en un estado parcial de fundición.

Así, el costo de fabricación añadido sería mínimo.

La tecnología se describe en un artículo publicado en la revista ACS Nano.

Saludos a todos y gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.
Sitio Creative Commons Fuente: http://cienciaaldia.com