Los peligros de la luz azul

Los peligros de la luz azul
Antes, era el sol el único que la proporcionaba. 

Pero de un tiempo a esta parte, las fuentes de luz azul se han multiplicado.

Las tenemos en todas partes: luces de bajo consumo, televisores, monitores, tablets, móviles…

Dispositivos a los que dedicamos gran parte de nuestro tiempo.

Y es ahí precisamente donde radica el problema. Porque la luz azul en sí no es peligrosa, pero sí la sobreexposición a la misma.

Se calcula que la tercera parte de la población adulta pasa una media de entre 4 y 6 horas diarias frente a estos aparatos digitales, tiempo que llega a las 10-12 horas en un 14% de los casos.

Entre los que se encuentran en alguno de esos grupos (en especial, en el último) molestias como ojos irritados, secos y/o rojos, visión borrosa o cansancio suelen ser habituales. Y sí, es la luz azul, o luz visible de alta energía como también se la llama, la que las causa.

Las longitudes de onda de este tipo de luz están comprendidas entre los 380 y 495 nanómetros, lo que la convierte en la más fuerte del espectro visible que entra en nuestros ojos a través de la córnea, el cristalino y va directamente a la retina.

Las consecuencias sobre esta última pueden llegar a ser muy graves. Los estudios demuestran que someter a la retina a luz azul puede provocar la muerte de células retinianas y contribuir a desarrollar DMAE (degeneración macular asociada a la edad).
 
La fatiga o el estrés visual son otros de los riesgos que puede acarrear a nuestra visión esta sobreexposición, que también puede alterar nuestro reloj biológico y el ritmo cardíaco.

Es posible que, con independencia de la luz azul irradiada por el dispositivo en el que se esté accediendo a ellos, la lectura de estos párrafos pueda producir picor y molestias psicosomáticas que provoquen en el lector el impulso de dar al botón del off y prescindir de cualquier gadget digital a partir de este momento.

Aunque no es necesario llegar al extremo de reconvertir toda nuestra vida en analógica. Basta con reducir el tiempo que se dedica al día a estos aparatos.

Pero como en otras ocasiones no es tan sencillo, existe la opción de neutralizar parte de esta dañina luz (que no toda, puesto que la luz azul es necesaria tanto para mantenernos despiertos como para aumentar y mejorar la percepción del contraste)

Esa es la principal virtud de las lentes BlueControl de Hoya que, además, la neutralizan sin que su estética se resienta ya que no utiliza filtros amarillos.

La reducción de los reflejos, con la consecuente mayor comodidad y confort visual, y el aumento y mejora del contraste para una percepción más natural del color.

Son otros de los beneficios de las BlueControl, a los que hay que añadir los propios de Hi-Vision LongLife: durabilidad, resistencia a arañazos, facilidad de limpieza y la capacidad de repeler el agua y la suciedad.


La buena cara de  la luz azul .....es que es tan eficaz como el café contra la somnolencia al volante:

Un equipo de investigadores ha demostrado, en pruebas reales de conducción, que una emisión continua de luz azul es tan eficaz como el café para mejorar el estado de alerta durante la conducción por la noche.

Estos resultados podrían conducir al desarrollo de un sistema electrónico anti-somnolencia integrado en el vehículo.



la luz azul es tan eficaz como el café

En el interior del vehículo se muestra la posición y la intensidad de la fuente de luz. © 2012 Sanpsy (CNRS / Université Bordeaux Segalen).

La somnolencia, que es inducida por la privación del sueño, reduce el estado de alerta, los reflejos y la percepción visual del conductor cuando se conduce de noche. Es la fuente de un tercio de los accidentes mortales en autopistas.

Aparte de una siesta – algo a menudo complicado en la carretera – la mejor medida preventiva es el café corriente. Sin embargo, esta solución requiere que el conductor se detenga para tomar un café, y lo más importante, muchas veces los conductores postergan esa decisión. Por tanto, el desarrollo de un sistema integrado “anti-somnolencia” es crucial.

Se sabe que la luz azul mejora el estado de alerta al estimular las células nerviosas situadas en la retina especial, una membrana situada en el fondo del ojo: las células ganglionares de la retina (CGR). Estas células están conectadas con las áreas del cerebro que controlan la excitación. La estimulación por luz azul aminora la secreción de melatonina, la hormona responsable de la disminución del estado de alerta por la noche.

El efecto positivo de la luz azul en la noche sobre el estado de alerta se conoce desde 2005, gracias a los estudios hechos en los EE.UU. Sin embargo, estos estudios han demostrado este efecto sólo durante tareas cognitivas sencillas como pulsar un botón cuando se percibe un estímulo de luz. Conducir es una tarea mucho más compleja.

Para investigar la eficacia de la luz azul durante la conducción nocturna, los investigadores montaron, en el tablero central de la cabina de un vehículo experimental, una lámpara LED especial, que emite una luz azul continuamente. Luego pidieron a 48 voluntarios sanos del sexo masculino, de una edad media 33,2 años, que condujeran por 3 noches, por un espacio de una semana por lo menos, 400 km en la carretera.

Los voluntarios condujeron entre la 1 y las 5:15 de la mañana, con una pausa de 15 minutos a mitad del período.

Durante cada una de estas tres noches, cada voluntario, o bien fue expuesto a la luz azul continua, recibió dos tazas de café con un contenido de 200 mg de cafeína, una antes de salir y otra durante el descanso, o bien dos tazas de café descafeinado (placebo).

Es importante tener en cuenta que los participantes pudieron dormir bien tras conducir bajo la luz azul. Luego, los investigadores analizaron un criterio que refleja una disminución de la vigilancia: el número de cambios inapropiados de carril (carril lateral y carril para aventajar).

El número medio de cruces inapropiados fue 15 con luz azul, 13 con el café y 26 con el placebo. La exposición continua a la luz azul mientras se conduce es, por lo tanto, tan eficaz como el café en la lucha contra el sueño, si es que al conductor no le molesta la luz azul. De hecho, la luz azul deslumbró a ocho de los 48 voluntarios (17%), quienes no pudieron realizar la prueba.

Los científicos ahora se proponen verificar estos resultados iniciales y reproducirlos en un mayor número de hombres, así como de mujeres y adultos mayores. Una aplicación podría ser el diseño de un dispositivo anti-somnolencia incorporado dentro del vehículo.

El estudio fue conducido por investigadores del Laboratorio “El sueño, la atención y la neuropsiquiatría” (CNRS / Université Bordeaux Segalen), en colaboración con científicos suecos, y se ha publicado en en la revista PLoS One.

Cucarachas,cucarachas ...cucarachas (Parte 1) | VCN

 ... En Europa, representó a la familia Blaberidae, Blattellidae, Blattidae y Polyphagidae. En Italia están representadas tres familias (Blattellidae, ...


La bella flor de la Bromelia | VCN

 ... Familia: Bromeliaceae Origen: Sudamérica, Brasil. Descripción: Planta perenne que puede llegar a medir un metro de altura. Se consideran ...


Los ingeniosos Herschel | VCN

 ... Caroline era la menor de los hermanos Herschel, una familia de Hannover que contaba con varios miembros dedicados a la música. Pero el ...

Un saludo a todos y gracias por visitarnos y compartir en red social favorita. Obra y fuentes Creative Commons. Fuente esta web CC :