18 de las ciudades más pobladas ( Parte 2 )

3-La ciudad de París

 La ciudad de París

Pont des Arts, París
El Pont des Arts, en París, es un puente peatonal que cruza el Sena. Fue el primer puente de hierro que se construyó en París en 1803. Al fondo está la Íle de la Cité, una de las dos islas del Sena.

París (ciudad), ciudad situada en el centro norte de Francia, capital y mayor ciudad del país, situada a orillas del río Sena, a unos 370 km de su desembocadura en el océano Atlántico, en El Havre.

París se encuentra localizada en una cuenca a baja altitud cuyo relieve en el interior de la ciudad es aún menor, aunque la elevación aumenta de forma gradual desde el río hasta las colinas que rodean las afueras de la ciudad.

La colina de Montmartre es la elevación natural de mayor altitud dentro de la misma ciudad (129 m).


Con una población estimada de unos 10 millones de habitantes para el área metropolitana de París, lo que supone casi el 20% de la población del país, domina de forma esencial la economía y vida política y cultural de Francia.

La política centralizadora de los distintos gobiernos a lo largo de la historia ha favorecido a la ciudad, aunque desde la década de 1960 se está intentando reducir la desmesurada influencia de París sobre la política del resto de las ciudades francesas y fortalecer el papel de las distintas regiones y ciudades de segundo orden.

 PAISAJE URBANO

 Río Sena a su paso por París, Francia
Río Sena a su paso por París, Francia

Un barco de recreo, conocido popularmente como 'bateaux mouche', traslada a los turistas a lo largo del río Sena en París, una de las ciudades más visitadas del mundo.

De trazado circular, París está dividida por el Sena, que entra por el sureste y gira hacia el norte antes de dejar la ciudad por el noroeste.

El río forma dos islas: la isla de la Cité y otra más pequeña, la de Saint Louis. París estuvo situada al principio en la isla de la Cité, concretamente en la margen izquierda del río.

Los romanos fundaron aquí una colonia en el siglo I de nuestra era, que se expandió de forma circular durante años y quedó cercada por una sucesión de murallas defensivas.

Cuando estas murallas se deterioraron, fueron demolidas y transformadas en calles anchas y elegantes bulevares, creando vías de acceso vitales al interior de la ciudad.

Hasta hace pocos años, la altura de los edificios de París estuvo limitada a 20 m (o seis plantas) con lo que la ciudad, aún estando densamente poblada, conserva un bajo perfil arquitectónico.

Su clima moderado ejerce una importante influencia en la vida de la ciudad. Goza de inviernos templados (la temperatura en enero es de 2,8 ºC de promedio), veranos frescos (en julio el promedio es de 18,9 ºC) y precipitaciones bien distribuidas durante todo el año, lo que permite la instalación de cafés al aire libre, mercados abiertos y otros muchos lugares que conforman el escenario urbano, de los que se puede disfrutar en cualquier época del año.

Entre los distritos que han mantenido una identidad propia cabe destacar: el barrio (quartier) Latino, que se encuentra en la margen izquierda del Sena, notable por las actividades educativas y culturales que lleva a cabo.

Por otro lado, los distritos residenciales de alto poder adquisitivo y las zonas comerciales se encuentran en la margen derecha, cerca de los Campos Elíseos, como es el caso de Passy y Auteuil; y  por último, los barrios de clase obrera más populares, situados al noreste de la ciudad, como Belleville y La Chapelle.

París ha crecido de forma progresiva, con interrupciones provocadas por la guerra y epidemias, desde finales del siglo X, momento en que fue elegida como capital de la nación. El índice de inmigración aumentó de forma significativa a lo largo del siglo XIX, aunque el impacto de la

Revolución Industrial fue menor que en otras ciudades. La inmigración durante este periodo estuvo especialmente estimulada por la construcción de las nuevas líneas ferroviarias, que facilitaban el acceso a la capital. París ha sido durante mucho tiempo refugio de personas perseguidas por diferentes motivos o procedentes de países europeos en conflicto.

Sin embargo, después de la II Guerra Mundial, y especialmente a lo largo de la década de 1970, la ciudad contó con una población más cosmopolita a causa de la llegada masiva de inmigrantes procedentes de Italia, España, Portugal, Yugoslavia y de antiguas colonias situadas en África del Norte, Senegal o Vietnam entre otras.

Esta reciente afluencia de personas ha generado tensiones económicas y sociales en París.

ECONOMÍA

 La Bolsa de París
La Bolsa de París

A principios del siglo XIX, las actividades de la Bolsa de París se establecieron en el Palacio Brongniart o de la Bolsa, edificio neoclásico diseñado por el arquitecto Alexandre-Théodore Brongniart.

París es el principal centro industrial de Francia, con aproximadamente la cuarta parte de la fabricación de todo el Estado concentrada en el área metropolitana.

Las industrias relacionadas con la fabricación de bienes de consumo se han enfocado siempre hacia la capital, por el buen mercado que representa la población de la urbe y por la creciente importancia de las industrias modernas de alta tecnología sobre todo a partir de la II Guerra Mundial.

Su economía se basa fundamentalmente en la fabricación de maquinaria de todo tipo, motores para vehículos, productos químicos y componentes eléctricos.

La importancia cultural y artística de París ha atraído a una gran cantidad de industrias publicitarias y de producción de artículos de lujo, como prendas de vestir de alta costura, perfumes y joyería, en cuya elaboración París destaca de una forma especial.

La mayoría de los servicios del país, especialmente los relacionados con la banca y las finanzas, están concentrados en la ciudad, así como las sedes de muchas corporaciones multinacionales, lo que la convierte en uno de los centros de negocios y comerciales más importantes de Europa y del mundo.

París cuenta además con la ventaja de estar situada en el corazón de una de las regiones agrícolas más ricas de Europa, con comarcas tan próximas como las de Beauce y Brie, famosas por su producción de trigo y otros cereales.

Esta base agrícola le ha garantizado el suministro constante de alimentos a lo largo de toda su historia y ha creado también una sólida base económica en la región.

La ciudad tiene un puerto relativamente importante (el cuarto de Francia según tonelaje) gracias a que el Sena es navegable y puede recorrerse mediante barcazas que llegan hasta diferentes puntos de París, lo cual permite la concentración portuaria de actividades de procesado, refinería y distribución de productos.

La ciudad centraliza también la red nacional de ferrocarriles y autopistas, y está dotada de tres aeropuertos importantes abiertos al tráfico internacional.

 LUGARES DE INTERÉS

 Edificio de la Asamblea Nacional francesa
Edificio de la Asamblea Nacional francesa

El edificio de la Asamblea Nacional francesa se encuentra en París y es la sede de la cámara baja del Parlamento de Francia (577 diputados y diputadas).

Los barrios del centro de París, como ocurre en la mayoría de las ciudades europeas, se construyeron antes de que surgiera la necesidad de disponer de espacios abiertos o de recreo.

Esta circunstancia, junto con las restricciones de altura en las edificaciones (lo cual encarece el precio del suelo), ha derivado en una escasa proporción de zonas verdes por habitante; hoy los mayores espacios abiertos son aquéllos que por su calidad de antiguo coto real han quedado fuera del proceso de desarrollo.

Entre éstos habría que destacar el Bois de Boulogne, una zona de recreo con numerosos jardines, caminos, lagos y pistas deportivas situada en el extremo oeste de París; y el Bois de Vincennes, al este de la ciudad, que consta de un zoológico, un jardín de flores y varios museos.

Dentro de la ciudad, los parques más importantes son los jardines de Luxemburgo y el parque Monceau (ambos antiguos cotos reales), así como los parques de Buttes Chaumont y Montsouris trazados a mediados del siglo XIX en el lugar donde se encontraban las viejas canteras. El jardín botánico, las Tullerías y el Campo de Marte se han convertido en atractivas zonas verdes muy bien diseñadas.

 Catedral de Notre Dame
Catedral de Notre Dame

La catedral de Notre Dame, en París, fue comenzada en 1160 y terminada en 1225, a excepción de la torre. Es una de las catedrales góticas más conocidas del mundo. Aquí se muestra el lado sur, desde el Sena, en el que resaltan los contrafuertes y el famoso rosetón. Aunque Notre Dame es considerada una construcción gótica, incorpora también muchos elementos del románico.

París presenta una arquitectura monumental reflejo de todos los periodos de su larga historia, elementos que reflejan la situación política y cultural de la ciudad. Entre los edificios antiguos más importantes destacan la catedral de Notre Dame en la isla de la Cité, cuya construcción se inició en 1163; la cercana Sainte-Chapelle, con una magnífica estructura gótica del siglo XIII, construida en origen para albergar la Sagrada Corona de Espinas; el Museo del Louvre, antiguo palacio real; los Inválidos, construido como albergue de soldados por Luis XIV y donde está enterrado Napoleón; y por último, el palacio de la Concordia, levantado en tiempos de Luis XV.

A mediados del siglo XIX, París fue nuevamente diseñada bajo la dirección de Georges Haussmann, realizándose relevantes proyectos con el fin de resaltar la importancia de la ciudad; el Arco de Triunfo, la Ópera, la plaza d’Étoile (hoy plaza Charles de Gaulle) y la mayoría de las avenidas y sus impresionantes vistas datan de este periodo.

Entre las calles y avenidas de más aceptación popular hay que destacar la rue de Rivoli, la rue de la Paix, la rue Saint Honoré, la avenue de l’Opéra, el boulevard de los Italianos, el boulevard de Montparnasse y los Campos Elíseos.

 Palacio de Chaillot, París (Francia)
Palacio de Chaillot, París (Francia)

Construido con motivo de la Exposición Universal de París de 1937 en el lugar que ocupaba el antiguo palacio de Trocadero, el palacio de Chaillot actualmente acoge diversos museos y los archivos de cine francés.

En este palacio la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó de forma unánime la Declaración Universal de los Derechos Humanos el 10 de diciembre de 1948.

La torre Eiffel se construyó a finales de siglo, en 1889, en honor de la fidelidad de París al resto del mundo, y se ha convertido en la seña de identidad de la ciudad. La basílica del Sagrado Corazón, en la cima de Montmartre, se concluyó en 1910.

Otros edificios importantes son el Palacio de Chaillot, el Palacio Real, el Palacio del Elíseo (actual residencia oficial del presidente de Francia), el Palacio Borbón (sede de la Cámara de Diputados), el Palacio de Justicia y el Panteón.

Todos los monumentos clásicos de París, incluso la misma ciudad, han adoptado un aspecto sorprendentemente limpio y nuevo gracias al redescubrimiento y aplicación de las antiguas ordenanzas de 1960, que exigían la limpieza periódica de todos los edificios.

 Basílica del Sagrado Corazón en Montmartre, París
Basílica del Sagrado Corazón en Montmartre, París

La basílica del Sagrado Corazón se alza en lo alto de la colina de Montmartre, el punto más alto de París. Históricamente un refugio de artistas, el barrio de Montmartre es hoy día un distrito comercial y de negocios.

Entre las novedades más impresionantes añadidas a la línea arquitectónica de la ciudad se encuentran los altos edificios de oficinas que se agrupan en torno a La Défense, al oeste de la ciudad, en Nanterre, además de los controvertidos complejos comerciales y altos edificios residenciales situados en la estación de tren de Montparnasse, a lo largo del río desde el puente de la torre Eiffel.

Cuando los antiguos mercados centrales (Les Halles) se establecieron fuera del congestionado corazón de la ciudad, el espacio que quedó fue transformado en una gran calle peatonal ocupada por comercios situados en edificios de varias plantas.

 Plaza Charles de Gaulle, París
Plaza Charles de Gaulle, París

En el centro de la plaza Charles de Gaulle (antes, plaza d’Étoile) se encuentra uno de los más notables monumentos de la ciudad: el colosal Arco de Triunfo. El gran arco de piedra se eleva hasta los 50 m en el extremo oeste del famoso bulevar de los Campos Elíseos.

En 1991 fueron declaradas Patrmonio cultural de la Humanidad las orillas del Sena en París: desde la isla San Luis hasta la plaza del Trocadero. Hay unos veinte puentes que enlazan las orillas y las islas.

En ambas partes, pero sobre todo en la ribera derecha, un sistema de avenidas rectilíneas, obra de Georges Haussmann en su renovación del urbanismo (siglo XIX), realza la grandiosidad de la ciudad. Los conjuntos que se extienden por el París fluvial y las zonas colindantes son de una gran riqueza arquitectónica.

De estilo gótico, clásico, renacentista, los monumentos (Catedral de Notre Dame, Sainte Chapelle…) se extienden por ambas orillas. El río acentúa el valor y la unidad de un paisaje excepcional, merecedor de la distinción otorgada por la UNESCO.

 INSTITUCIONES EDUCATIVAS Y CULTURALES

 Centro Pompidou, París
Centro Pompidou, París

El Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou, es uno de los puntos turísticos más destacados de París. Este edificio alberga un museo de arte moderno, un centro de diseño industrial y una biblioteca pública que incorpora una gran colección audiovisual.

A excepción de las tradiciones regionales, París ha exportado el significado de cultura francesa al resto del mundo; es más, la importancia internacional del francés como lengua, forma de pensar y actuar, ha prestado una mayor significación al importante papel que representa la capital.

Tanto en términos educativos como culturales, el contraste que existe entre París y el resto de las provincias ha sido siempre extremadamente fuerte.

Desde hace pocos años y de una forma lenta, esa hegemonía de la capital sobre la vida intelectual del país ha empezado a debilitarse; sin embargo, las instituciones de más prestigio docente en Francia siguen aún aglutinadas en la ciudad.

La más destacada es la Sorbona, fundada alrededor de 1257 e incorporada a la Universidad de París. A principios de 1968, y dentro de una gran reforma, la universidad se descentralizó en trece componentes independientes.

Otras instituciones importantes son el Colegio de Francia, fundado en 1530, la Escuela Politécnica (1794), el Instituto Católico de París (1875) y la Escuela del Louvre (1882).

 Pirámide del Louvre de I. M. Pei
Pirámide del Louvre de I. M. Pei

El arquitecto chino-estadounidense I. M. Pei diseñó esta controvertida pirámide de cristal (terminada en 1989), situada en la entrada del Louvre, en París. Pei destacó por sus diseños geométricos, aunque también fue conocido por su creativo uso del espacio, superficie y materiales.

Es uno de los arquitectos más relevantes del siglo XX, diseñador de importantes edificios públicos y de oficinas en todo el mundo, además de haber colaborado en proyectos de urbanismo.

En París se encuentran la mayor parte de las emisoras radiofónicas y televisivas de Francia; es también sede de los periódicos más prestigiosos (Le Monde, Le Figaro, Libération) y de las revistas con más renombre, así como el centro internacional de las más importantes editoriales.

La Biblioteca Nacional es la biblioteca pública de mayor relevancia, con más de nueve millones de volúmenes; su origen está en una pequeña colección de libros donados por Luis XI. La famosa Academia Francesa (fundada en 1635) también se encuentra en París, que es además sede de la mayoría de las compañías nacionales de música y teatro.

Entre los principales teatros cabe señalar el de la Ópera, el de la Comedia Francesa de Ópera Cómica y el Odeón. Con más de cien museos, París puede enorgullecerse de ser la ciudad con la mayor concentración de tesoros artísticos del mundo.

El Louvre, inaugurado como museo en 1793, cuenta ahora con 225 galerías y unas 400.000 obras catalogadas, siendo una de las mayores pinacotecas del mundo. El Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou (centro Beaubourg), inaugurado en 1977, viene siendo una importante atracción turística. En 1985 se abrió al público el Museo Picasso en el restaurado Hôtel Salé, del siglo XVII.

Este museo alberga la mayor colección de pinturas realizadas por Picasso, además de su colección privada. Entre otros museos de importancia destacan el Museo de París (Museo Carnavalet) y el Museo de Artes Decorativas.

HISTORIA

 La toma de La Bastilla
La toma de La Bastilla

El 14 de julio de 1789, la prisión de La Bastilla de París fue asaltada por una multitud para quien este recinto representaba el absolutismo de la monarquía Borbónica.

A mediados del siglo III a.C., los parisii, un pueblo celta, fortificó la isla de la Cité y la bautizó como Lutecia. En el 52 a.C. los parisii quemaron la fortificación de la isla y abandonaron Lutecia a los romanos, que más tarde la ampliaron hasta la margen izquierda del Sena donde construyeron baños, un foro y señalaron el trazado de la mayoría de las calles parisinas.

En la Galia romana, Lutecia empezó a conocerse como la ciudad de los parisinos, o París, ciudad entonces de escasa importancia.

Según la tradición medieval, san Dionisio, primer obispo de la ciudad, llevó el cristianismo a la población, a mediados del siglo III d.C. Otra leyenda cuenta que santa Genoveva, patrona de París, ayudó en el 451 d.C. a la defensa de la ciudad en su lucha contra los hunos.

 Barricada de la Comuna de París (1871)
Barricada de la Comuna de París (1871)

La imagen muestra una barricada levantada el primer día de la insurrección parisina (18 de marzo de 1871) contra la decisión de Adolphe Tiers de renunciar a la defensa de la ciudad.

La invasión de las tribus germánicas puso fin al control de Roma sobre París, y en el 508 la ciudad fue ocupada por el rey franco Clodoveo I que se instaló en ella.

Los sucesores de Clodoveo no residieron en París pero, tras las incursiones vikingas en el siglo IX, los reyes capetos establecieron en París la capital de su reino y reconstruyeron la ciudad. Notre Dame (1163), Sainte Chapelle (1248) y un palacio real (1301) fueron construidos en la Cité, convirtiendo la isla en el corazón de Francia. Felipe II Augusto hizo levantar un muro alrededor de la margen derecha del río en 1190, al igual que una muralla defensiva que cerraba la margen izquierda en 1210.

En la carta por la que el rey Felipe establecía la Universidad de París se identificaban los tres distritos del París medieval: la Cité; la ciudad o la ville, localizada en la margen derecha; y la universidad, en la margen izquierda.

Para proteger París de los ingleses, Carlos V rehabilitó la muralla defensiva de la orilla izquierda, y en 1370 incorporó un nuevo muro en la orilla derecha (hoy constituyen los grandes bulevares), hacia el este, más allá del Louvre y defendía el flanco oriental con una fortaleza conocida como La Bastilla.

Durante el desorden provocado por la guerra de los Cien Años contra Inglaterra, los parisinos se rebelaron repetidas veces contra la autoridad real, y los ingleses controlaron entonces la ciudad desde 1422 hasta 1439. La paz y la prosperidad quedaron restauradas en la segunda mitad del siglo XV.

 Exposición Universal de París de 1900
Exposición Universal de París de 1900

En el siglo XVI, Francisco I renovó el Museo del Louvre y construyó el nuevo Hôtel de Ville. Las disensiones religiosas entre católicos y protestantes (hugonotes) interrumpieron este renacimiento urbanístico.

En París estaba muy arraigada la Iglesia católica, y miles de hugonotes murieron durante la masacre de la Noche de San Bartolomé en 1572. En 1594, con el nuevo rey borbón Enrique IV, París conoció por fin la paz.

Los Borbones impusieron en París la arquitectura clásica y el absolutismo como forma de gobierno. Plazas como la place des Vosges, nuevos puentes como el Pont Neuf y el palacio de Luxemburgo señalaron el compromiso de la dinastía de los Borbones de convertir París en la nueva Roma. Luis XIV mejoró notablemente los servicios de la ciudad iluminando las calles de París, modernizando la red de distribución de agua y construyendo los Inválidos y los hospitales de Salpêtrière. Su sucesor, Luis XV, hizo diseñar la magnífica plaza de la Concordia.

El pueblo de París se levantó en armas contra Enrique III en 1588, y contra Luis XIV en 1648. Cuando estalló la Revolución Francesa, en 1789, se instauró la I República, destronando a la monarquía existente.

Durante la Revolución, y con Napoleón al frente, el dominio de París sobre el resto de Francia aumentó de forma considerable. La ciudad sufrió una gran inestabilidad política a lo largo de todo el siglo XIX y fue el centro de las revoluciones de 1830 y 1848 que impusieron cambios políticos en Francia. En 1844 se construyó otra muralla defensiva (hoy el bulevar périphérique).

A comienzos de 1852, el emperador Napoleón III transformó radicalmente París bajo las sugerencias de su prefecto en el Sena, Georges Eugène Haussmann. Los nuevos parques de Boulogne y Vincennes embellecieron las zonas oriental y occidental de la ciudad, y los nuevos bulevares facilitaron el acceso al centro de París.

La Ópera y la Escuela de Bellas Artes ejemplifican el estilo de este periodo. La Guerra Franco-prusiana (1870-1871) y la revuelta de la Comuna de París (1871) interrumpieron la reconstrucción de la ciudad.

Los prusianos provocaron pocos daños, pero los comunards incendiaron gran parte del centro de la ciudad; 20.000 parisinos murieron en 1871 defendiendo la ciudad contra las tropas de la III República.

La iglesia del Sagrado Corazón fue construida en Montmartre para expiar los graves daños infligidos por los revolucionarios. Entre 1871 y 1914 París se glorificó con el estilo de la Belle Époque, muestras que hoy se pueden contemplar en la Gare de Lyon, en el puente Alejandro III y en las estaciones del métropolitain (ferrocarril subterráneo).

La I Guerra Mundial marcó el comienzo de un periodo de decadencia urbana en París; los servicios públicos no cubrían el crecimiento de la población, la reforma de la vivienda nunca ajustó sus proyectos a las demandas del pueblo y las contiendas políticas de la década de 1930 debilitaron el compromiso de la III República por mejorar las condiciones de vida.

Bajo la ocupación alemana durante la II Guerra Mundial París soportó un fuerte asedio, pero sufrió pocos daños.

Durante el periodo de posguerra, los gobiernos de la IV y V Repúblicas dejaron de controlar el crecimiento urbano y de construir nuevas viviendas, a pesar del desarrollo masivo de población concentrada en las zonas periféricas de la ciudad.

Los proyectos de mejora durante la década de 1980 se centraron en la restauración del Louvre y en la construcción de un moderno teatro de ópera en la plaza de La Bastilla. Población (2005), 2.153.600 habitantes.

18 de las ciudades más pobladas del planeta Tierra ( Parte 1 

18 de las ciudades más pobladas del planeta Tierra ( Parte 3 )

18 de las ciudades más pobladas ( Parte 4 )

18 de las ciudades más pobladas de la Tierra ( Parte 5 ) 

Un saludo a todos y gracias por visitarnos y compartir en red social favorita. Obra y fuentes Creative Commons.