Aprendiendo a valorarte ... eres importante

Aprendiendo a valorarte ... eres importante
Varios de los problemas a los que nos enfrentamos en la vida tienen como causa nuestra imposibilidad de valorarnos o hacerlo de manera negativa.

 Comienza a modificar el concepto que tienes de ti mismo para vivir la singularidad de tu vida de la mejor forma posible. ¡Anímate, tú lo vales!

Te contamos cómo hacerlo de manera mas sencilla

Pasos a seguir...

1. Recuerda que, al menos para ti, eres importante. Vivimos en una sociedad en la que no está bien visto enorgullecerse de uno mismo porque siempre exige más y más.

Sin embargo, al ser el único responsable de que tu vida sea plena, placentera o desdichada, eres sumamente importante.

Por ello, deja a un lado lo que dirán los demás y siéntete orgulloso de tomar las riendas de tu vida.

2. Sé sincero contigo mismo: no te subestimes ni te sobre-estimes. Respetarse a sí mismo no implica valorarse en extremo o de manera negativa sino, lo que es más complejo, sincerarse y valorarse de manera objetiva. Conócete, descubre tus puntos débiles y tus fortalezas para, a partir de allí, destacarlas y trabajar fuertemente en tus debilidades.

3. Toma las riendas de tu vida: afirma el “yo” en cada frase. Respetarte implica ser fiel a tus deseos. No temas ni dudes en afirmar tu posición en frases tales como “yo creo”, “yo pienso”, “yo deseo”, “yo siento”. De este modo te sentirás más seguro con tu forma de proceder y te comenzarás a escuchar y a respetar.

4. Atiende tus necesidades. Suele ocurrir con frecuencia que las necesidades o satisfacciones personales se vean opacadas o camufladas entre las de tu entorno más cercano. Recuerda que si no te escuchas, nadie lo hará por ti. Comienza a privilegiar tus necesidades. Nada tiene que ver con el egoísmo, es el comienzo del respeto a sí mismo.

5. Respeta tus pensamientos y sentimientos. Una situación que se da muy a menudo entre las personas que padecen de una baja autoestima, es que se sienten culpables o temerosas al expresar lo que sienten o piensan. Actúa acorde con tus valores en lo cotidiano, respeta tus tristezas, enojos o alegrías y exprésalas a quien corresponda.

6. Exige que te respeten. Si bien el respeto empieza por ti, debes poder exigir lo mismo de los demás. De nada serviría si te esfuerzas por respetarte a ti mismo y te colocas en el lugar de no ser respetado por las personas que te rodean. Pide respeto, no permanezcas en lugares en donde te lo falten, no te involucres en peleas en las que puedas verte enredado en faltas de respeto con violencia verbal o física. Anímate, tú lo vales.

IMPORTANTE

El respeto por ti mismo te ayudará a creer en que eres capaz de enfrentar los obstáculos que la vida pone en tu camino y que parecen imposibles de vencer.