Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

¿Podríamos ser invadidos por alienigenas?

¿Podríamos ser invadidos por alienigenas?
Se ha hablado mucho de una posible invasión extraterrestre, incluso varios físicos ampliamente reconocidos, entre ellos el mismísimo Stephen Hawking ha creado miedo advirtiendo de que nos puedan invadir ordas de malvados alienígenas.

Creo que no es solo sacar los pies del tiesto, sino que ni tan siquiera han intentado analizar todos los datos que en la actualidad tenemos en nuestras manos.

Quizás tendríamos que analizar que es lo que desearían de nuestro planeta o de nosotros mismos.

Invasión por nuestros recursos:

Una civilización extraterrestre avanzada intenta invadirnos para obtener nuestros recursos naturales, hasta aquí todo bien, lo único malo es que nuestro planeta no es el único que tiene esos recursos naturales

    Solo dentro de nuestro sistema solar existen varias miles de veces más agua que la que encontramos en nuestro planeta, desde la nube de Oort, pasando por varios satélites de Saturno y Júpiter o planetas enanos como Plutón o Ceres.

 Si hablamos de recursos minerales nos encontramos con otro problema añadido, en nuestro planeta, estos recursos se encuentran bajo tierra y tenemos que escavar creando grandes minas para conseguirlos, salvo los alienigenas se dedique al reciclaje de todos los minerales que ya le hemos arrancado al planeta.

Existen muchos más minerales en todos los asteroides y cometas que en nuestro planeta y no hay que crear grandes minas o infraestructuras para llegar a ellos ya que no se encontrarían a grandes profundidades.


 Hidrocarburos, combustibles que en la tierra utilizamos para generar electricidad o movernos. Bueno aquí tendríamos varios problemas, una civilización que ha viajado por el universo grandes distancias, varias decenas de años luz, de poco le puede servir este tipo de combustible ya que su tecnología, además de estar varios siglos por delante de la nuestra, habrá encontrado otras fuentes energéticas mucho más eficientes que simplemente quemar combustibles.

Pero es que además existen planetas y satélites repletos de ellos en su misma superficie y tenemos a la luna de Júpiter Titán como un ejemplo cercano.

 ¿Esclavos? Si en la actualidad y con nuestra tecnología estamos eliminando la necesidad de muchos trabajos manuales, sobre todo los más duros y difíciles, ¿para que querrían ellos tener que sustentar a varios millones de trabajadores cuando sus maquinas mucho más avanzadas harían lo mismo y sin quejarse?

Y sinceramente, como mano de obra especializada dejaríamos mucho que desear si hubiésemos de adaptarnos a una tecnología, no solo varios siglos más avanzada, sino que además estaría creada para otras especies, quizás con más o menos dedos o brazos.

Hawking extrapola la antropología humana al encuentro con una cultura inferior, en este caso nosotros seriamos la civilización inferior, seriamos los perdedores de cualquier encuentro cercano con una civilización agresiva.

Hace treinta y nueve años, el biólogo George Wald, premio Nobel, expresó una preocupación similar: “No puedo pensar en una pesadilla tan aterradora como establecer una comunicación con una tecnología superior del espacio exterior.”

Si reflexionamos sobre estas advertencias, creo que establecen algunas verdades, pero demasiado simplistas, desde un punto de vista puramente astronómico.

No me preocupa despertarme un día y ver que una nave nodriza alienígena se cierne sobre los cielos de Madrid.

Hasta donde han llegado nuestras señales en el espacio.

Uno de los motivos que tendría una raza alienígena seria esclavizarnos, pero para ello tendrían que saber de nosotros.

Las ondas electromagnéticas que han escapado de nuestro planeta han recorrido unos 100 años luz. Este radio abarca más de 2.000 estrellas, aproximadamente 200 de las cuales son similares a nuestra estrella.

Pero aunque parezca amplio, tan solo cubriría una débil diezmillonésima parte del volumen de la galaxia. Incluso con las estimaciones más optimistas de la Ecuación de Drake, la super-civilización más cercana se encontraría a más de 1.000 años luz de distancia.

Ellos no van a saber de nosotros hasta dentro de 1.000 años, es decir, cuando en la Tierra celebremos la entrada el año 3.000 DC.

Pero no solo porque las señales de nuestra existencia les llegaran en esa época, sino porque, incluso aunque puedan utilizar métodos astronómicos más avanzados que en la actualidad poseemos, ellos habrán descubierto que nuestro planeta es habitable hace miles de años, pero sus datos, recabados gracias a análisis espectroscópicos, no evidenciarían la presencia de una raza sensible e inteligente.

La imposibilidad de una concordancia temporal

Si nos encontramos en un vagón de metro repleto de pasajeros, ¿Cuáles son las probabilidades de que conozcas a un viajero que tenga exactamente tu misma edad, o que al menos haya nacido un día antes o después que tú?

Aunque el planeta más cercano habitable estuviese a sólo 30 años luz de distancia, sería igualmente improbable que la civilización extraterrestre que ocupe el planeta haya superado nuestros avances tecnológicos, aunque tan solo fuese por unas décadas, por no hablar de siglos o milenios.

La galaxia es muy antigua. Por lo tanto es muy probable que haya especies inteligentes que son 10.000, 1 millón o incluso 10 millones de años más avanzadas que nosotros.

Tal vez hayan dejado de lado los caprichos evolutivos para diseñar una nueva forma de existencia, una probabilidad de ser prácticamente inmortales. Por lo tanto, tenemos tanto en común con ellos como el que tiene una ameba con nosotros.

No existe un imperativo cultural para el contacto

¿Extranjeros altruistas? olvídenoslo. Tendrán el mismo nivel de altruismo con nosotros que el que mostramos con una colonia de hormigas. Como HG Wells escribió en su novela de 1898, “La Guerra de los Mundos”, seria probable que su intelecto fuese muy superior y poco comprensivo.

Pero, ¿Cómo de malévolos pueden llegar a ser? Toda aquella civilización lo suficientemente inteligente como para construir naves espaciales no puede tener un nivel de maldad patológico, aunque desciendan de carnívoros, tal y como explica Michio Kaku en la serie documental “Alien Planet“, solo las civilizaciones que han alcanzado un alto nivel ético pueden evitar su autodestrucción, algo que ya hemos visto en la Tierra gracias a pueblos como los mayas o aztecas.

Podríamos imaginarnos una cultura que tenga un ritual místico que fomente la subyugación de planetas enteros, en una conquista misionera de la galaxia.

Pero ante el fanatismo religioso también se impone el camino de la racionalidad y el progreso científico.

Este es un requisito previo para conseguir el nivel tecnológico para lograr los viajes interestelares. Carl Sagan, una vez reflexionó que, si no fuera por la Edad Media, hoy estaríamos volando hacia las estrellas.

En el peor de los casos, nuestra civilización podría ser el proyecto algún niño alienígena en una feria de ciencias exo-antropológica.

La cuarentena de Dios

Las distancias entre las estrellas con tan inimaginablemente vastas que no pueden ser cruzadas por seres de carne y hueso, mucho menos por ejércitos enteros, dentro de la física newtoniana.

Este tipo de viajes quedarían relegados para una vida artificial, pero esas entidades actuarían de una manera totalmente indiferente frente a nosotros.

Estamos hablando de un nivel de inteligencia y evolución que nos superaría en eones, una civilización mecánica que habría olvidado quienes fueron sus creadores, sus “dioses”.

Esto fue parodiado en un articulo escrita por autor de ciencia ficción Terry Bison en la revista Omni, donde dos extraterrestres no biológicos reciben una señal desde la Tierra:

“ Ellos [los seres humanos] utilizan las ondas de radio para hablar, pero las señales no provienen de ellos. Las señales provienen de máquinas”.

“Entonces, ¿quién hizo las máquinas? Es con ellos con los que queremos contactar”.

“Ellos hicieron las máquinas. Eso es lo que estoy tratando de decirte. La carne creo las máquinas”.

“Eso es ridículo. ¿Cómo puede la carne hacer una máquina? Me estás pidiendo que crea en la carne sensible.”

“No te pido, te lo estoy diciendo. Estas criaturas son la única raza inteligente en el sector y están hechos de carne.”

“Parece duro, pero hay un límite. ¿Realmente queremos hacer contacto con la carne?”

“Estoy de acuerdo al cien por cien. ¿Qué hay que decir?” -Hola, carne. ¿Cómo va todo?

“Cruel. Pero tú mismo lo has dicho, ¿Quién quiere contactar con la carne?”

--------------------------------

Desde la década de 1980, el rápido aumento de los efectos especiales digitales nos han mostrado una gran cantidad de series y películas profusamente ilustradas en las que inverosímiles alienígenas alcanzan de la Tierra con naves nodrizas del tamaño de grandes ciudades (Independence Day, 1996) o creando una “cabeza de playa” al desembarcar (Battle Los Angeles, 2011) o simplemente atacando a la Armada de los EE.UU. (Balttleship, 2012).

Incluso el estimado astrofísico Stephen Hawking fue objetivo de la prensa cuando advirtió que es preferible no tratar de contactar con civilizaciones alienígenas no fuera a ser que topásemos con los chicos malos de la galaxia.

No tenemos ningún “arma de destrucción masiva” interestelar que pudiese representar una amenaza futura como para que las civilizaciones alienígenas lancen contra nosotros un ataque preventivo, salvo que sean capaces de viajar en el tiempo y sepan algo que nosotros desconocemos.

Estos extraterrestres inteligentes probablemente evitarían cualquier tipo de invasión no provocada.

De esta forma, la destrucción de una especie sensible que no representa ninguna amenaza no mejoraría la seguridad interna/externa de cualquier invasor.

La obtención de un único planeta como trofeo por parte de una civilización que ya tiene la capacidad de vivir en el espacio parece algo trivial.

Korhonena advierte que los alienígenas podrían mostrarse hostiles únicamente si demostrásemos la capacidad de lanzar al espacio cruceros de batalla estelares similares a los de Star Wars.

 ”Cualquier nave espacial capaz de viajes interestelares en un tiempo razonable es en sí misma un arma de destrucción masiva”, escribe. “Lo que es peor, una nave de este tipo no se puede presentar sin previo aviso en nuestras puertas.

La firma infrarroja de un vehículo alienígena en dirección a la Tierra a un diez por ciento de la velocidad de la luz podría ser detectable a más de 3.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Sólo necesitamos un preaviso de unas 12 o 24 horas para ponernos en alerta antes de su llegada“.

Alf es uno de ls embajadores alienigenas que nos ha visitado en nuestros salones.

Hay una larga lista de argumentos que nos muestran que las sociedades avanzadas pueden ser agresivas: la absoluta e imperante necesidad de consumir nuestros recursos, una ideología beligerante, un deseo de ser el único poder galáctico, la indiferencia a nuestra existencia, o una combinación de todos los anteriores.

Lo que es más, algunas sociedades extranjeras pueden ser patológicamente xenófobas.

Lo peor es que podrían tener motivos puramente insondables para nuestra eliminación.

Korhonena señala que un escenario no muy tratado es que un primer ataque alienígena puede buscar únicamente nuestra eliminación. Esta idea está enterrada profundamente en nuestra psique darwiniana.

Una de las lecciones aprendidas de la Guerra Fría es que cuando dos civilizaciones radicalmente antagónicas tienen la capacidad de destruirse mutuamente, tendrían la justificación necesaria para lanzar un primer ataque preventivo.

En 1954, la Junta de Jefes de Estado Mayor creó un grupo de estudio para informar al presidente Eisenhower sobre un plan para iniciar una guerra contra la URSS antes de que los soviéticos pudiesen alcanzar la capacidad termonuclear como para ser una amenaza real para los EE.UU. continentales.

El miedo extremo a las represalias, la cifra de fallecidos durante el conflicto bélico podría ser mucho mayor que la de los caídos durante la Segunda Guerra Mundial, o los muertos durante el posterior invierno nuclear, hicieron que este plan fuese un suicidio. Este apodado MAD, Destrucción Mutua Asegurada.

Pordrían ser los extraterrestres auténticos delincuentes....Pero en las guerras interestelares, los planetas enemigos estarían separados por años luz, salvo en Star Trek con Rómulo y Remo (romulanos y remanos).

Incluso si el planeta atacado tiene la capacidad defensiva para devolver el golpe, este contraataque tardaría décadas en producirse, los talibanes espaciales tendrían tiempo de sobra para prepararse ante cualquier posible represalia.

Pero este escenario seria si ambos mundos tuviesen un nivel tecnológico similar, en realidad la capacidad del atacante podría ser tan abrumadoramente superior a la de los defensores que estos jamás podrían tomar represalia de una manera significativa, algo similar a lo que ocurrió durante la IIGM en el Pacifico, tras el ataque japonés a Pearl Harbor, los estadounidenses lanzaron un rápido contraataque contra el territorio japonés, lanzando una escuadrilla de bombarderos desde portaaviones, pero este golpe fue tan insignificante que la guerra duro varios años más.

Pero hay otro escollo que superar, las limitaciones impuestas por la velocidad de la luz hacen que el ataque a cualquier tipo de civilización sea algo muy arriesgado.

Si descubres una civilización desde tu mundo y decides conquistar su planeta, cuando tus buques de guerra alcancen su destino podrían verse superados por décadas o siglos de acelerados desarrollos tecnológicos.

Finalmente, los conquistadores podrían ser las victimas de su arrogancia. Imagínate la sorpresa que te llevarías cuando tu flota ha sido destruida por una super-arma de una civilización que creías estaba en plena edad media, sería como si la Armada Invencible hubiese tardado tanto tiempo en llegar hasta el Canal de la Mancha (English Channel para los británicos) que Gran Bretaña habría tenido tiempo para desarrollar una tecnología capaz de modificar el clima.

Como ejemplo ilustrativo bastaría con decir que a mediados del siglo XVIII nadie pensaría que el ser humano pudiese llegar a volar, el primer vuelo de los hermanos wright se produjo en 1903 y en menos de 70 años alcanzamos la Luna.

La galaxia es tan grande que la realidad más probable es que las civilizaciones interestelares a su alrededor una gran cantidad de espacio, no tienen porque arriesgarse a ser aplastadas por las especies emergentes antagonistas.

Es decir, a menos que tuviesen un deseo puramente diabólico en nuestra destrucción seguiremos en nuestro solitario mundo durante mucho tiempo, salvo que nos topemos con los Borg, pero incluso estos verían que nuestra tecnología esta tan podo desarrollada que no merecería la pena el gasto de recursos.

También hay que pensar que la edad de la galaxia, Darth Vader o cualquiera de sus naves imperiales ya habrán pasado por nuestro patio, pasando de largo debido a nuestra insignificancia.

E.T., 1982, (c) UniversalAunque existe otra posibilidad, estas civilizaciones podrían haber sembrado la galaxia con centinelas robóticos que envíen una alerta a su hogar de origen en el caso de que una sociedad emergente cruzase un umbral tecnológico significativo.

Esta idea está muy extendida en la mitología ovni, esta señala que la presencia de platillos volantes en la década de 1950 estuvo motivada por la primera detonación de la bomba atómica Trinity en 1945.

Pero los creyentes en el fenómeno OVNI pasan por alto el hecho de que la señal de alarma electromagnética de la explosión tan solo ha viajado por el espacio unos pocos años luz desde la década de 1950.

A pesar de estas excepciones, Korhonena concluye que los conflictos entre civilizaciones interestelares alienígenas son raros, pero no imposibles.

Señala que “si el viaje interestelar resulta ser factible, siempre existe una probabilidad distinta de cero de que la humanidad sufriese daños provocados por ET”, aunque yo diría que probablemente, si esto alguna vez ocurre, seamos nosotros los que causemos daños colaterales.

¿Es la violencia una enfermedad contagiosa? | VCN

 ... ¿Es hora de tratar la violencia como una enfermedad contagiosa? La idea de que la violencia es contagiosa, no aparece en planes de control ...


¿Es azarosa la evolución? | VCN

 ... En primer lugar, para demostrar que alguien dedicado a la ciencia (o que más bien, intenta hacerlo) no es una mente fría y calculadora sino ...


El sobrepeso es más saludable que tener un bajo peso | VCN

.. De hecho, es posible llegar a afirmar que el sobrepeso es más saludable que el supuesto “peso ideal” que nos marca nuestro IMC, y por ...

Publicación: “¿MAD con los alienigenas? Disuasión Interestelar y sus implicaciones”, arXiv: 1302.0606
Obra y fuentes licenciadas Creative Commons. ¿Te gustó el tema ? Compártenos en Facebook, Twitter ,Google+ o tu red social favorita.