Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Anteojos para daltónicos

Anteojos para daltónicos
Si NO ves los dos números aquí, eres daltónico
Los daltónicos tienen un problema genético que ocasiona dificultad para distinguir los colores.

El grado de afectación es muy variable y oscila entre la falta de capacidad para discernir cualquier color (acromatopsia) y un ligero grado de dificultad para distinguir algunos matices de rojo y verde. 

Unos anteojos que ya se usaban por parte de los profesionales de salud permiten ahora a los daltónicos distinguir mejor entre rojos y verdes, aunque a costa de amarillos y azules.

Según la teoría tradicional la visión en color de los primates proviene de la presión de selección de tratar de distinguir bien los frutos con los que nuestros antepasados se alimentaban.

En 2006 una nueva hipótesis, propuesta por el neurólogo Mark Changizi y sus colaboradores, sostenía que, en realidad, nuestra percepción de color nos la habría proporcionado la evolución para distinguir mejor el estado de ánimo de nuestros semejantes a partir de los cambios de coloración en la piel producidos por los distintos niveles de oxigenación de la hemoglobina.

Esto nos habría permitido detectar señales sociales, emociones y estado de ánimo de nuestros amigos y enemigos. Así, por ejemplo, la respuesta psicológica al sonrojo sería imposible sin nuestra rica visión en color. Muchos mamíferos son simplemente ciegos al color rojo.

 Hace unos pocos años Changizi dejó la universidad en la que trabajaba para cofundar la compañía 2AI Labs junto a Tim Barber. En esa compañía han tratado de proporcionar soluciones a problemas de las ciencias cognitivas e inteligencia artificial basándose en la teoría de Changizi sobre el origen de la visión en color.

Uno de sus productos fue lanzado el pasado verano: las gafas O2Amps. Estas gafas mejoran la percepción del nivel de oxigenación de la sangre. Al parecer los portadores perciben las emociones de los demás de una manera más clara. Están basadas en unos filtros ópticos que amplifican selectivamente determinadas frecuencias de la luz. En concreto amplifica los rojos y verdes a costa de apagar amarillos y azules.

La primera de las aplicaciones de estas gafas ha sido ayudar a médicos y enfermeras a localizar mejor las venas en los brazos de los pacientes, así como los hematomas por debajo de la piel. Algunos hospitales ya las están usando de manera positiva.

Además, estas gafas permitirían reconocer mejor a las personas que estén sufriendo algún tipo de trauma y podría ayudar a la policía y agentes de seguridad a detectar mejor individuos nerviosos que estén planeando provocar algún acto violento. Incluso podría ayudar a los jugadores de póquer a decidir mejor sus jugadas basándose en las señales involuntarias que emitan los otros jugadores.

Pero ahora ha surgido una nueva aplicación de estas gafas. El pasado noviembre 2AI Labs distribuyó estas gafas a personas daltónicas para ver si les podían servir. En particular se quería ensayar la variedad de gafas con las lentes Oxy-Iso, pues creían que estas lentes ayudarían a reducir las dificultades a la hora de distinguir entre el verde y rojo.

Esta condición visual es poseída por un 10% de los varones y es de origen genético.
El resultado parece haber sido positivo. Algunos individuos que fallaban el test de Ishihara lo superaban con las gafas sin problemas.

El precio a pagar es una menor percepción de los colores amarillos y azules. Esto podría ser un problema a la hora de conducir debido a la presencia de la luz amarilla en los semáforos.

Esta compañía está desarrollando ahora una iluminación para interiores denominada O2Amp. La idea es usarla en ventanas y en lámparas para crear una iluminación más cálida y “humana” que haga más agradable la estancia en interiores.

A pesar de que la sociedad en general considera que el daltonismo pasa inadvertido en la vida diaria, supone un problema para los afectados en ámbitos tan diversos como: valorar el estado de frescura de determinados alimentos, cruzar la calle viendo un semáforo, distinguir el color de las prendas de vestir (a veces no las combinan como piensan), reconocer si alguien está sangrando, etc.

Los ojos color café (marrón, castaño) y verdes se ven de color dorado, amarillo, o gris.

Finalmente también comentan que el césped siempre es café y las hojas de los árboles siempre son cafés (según el caso del autor original de las fotos), por lo que se le hace aburrido el otoño porque son las mismas hojas que van cayendo sin cambiar de color.

John Dalton (1766-1844) es uno de los nombres importantes de la historia de la ciencia moderna, que le debe dos grandes aportaciones: la teoría atómica y la ley de las presiones parciales de los gases.

Pero también ha pasado a la historia por haber dado nombre al daltonismo, un defecto genético que altera la percepción habitual de los colores (aunque no fué el primero en describirlo).

Dalton comenzó a sospechar que algo pasaba con su visión un día de 1792.

Ese día se dió cuenta de que una flor que a la luz del día le había parecido azul, de noche y alumbrada por las velas la veía roja.

Cuando quiso salir de dudas le dijeron que la flor era... rosa. Picado por la curiosidad, invitó a su casa a varios amigos y les expuso sus dudas; todos veían la flor rosa independientemente de la luz, con una única excepción: Jonathan, el hermano mayor de Dalton, quien veía cambiar el color de la la flor de la misma manera. Esto le llevó a intuir que sufría algún tipo de defecto hereditario en sus ojos.

Un par de años después, Dalton publicó Extraordinary Facts Relating to the Vision of Colours, un trabajo en el que describía su peculiar defecto, atribuyéndolo a que el humor vítreo de sus ojos era azul y absorbía la luz roja.

En una ocasión le regaló a su madre unas medias que él creía azules y en realidad eran de color rojo, poco apropiadas para una respetable mujer cuáquera como era ella. En 1832, durante una audiencia con el rey Guillermo IV, Dalton se presentó con un llamativo traje escarlata, que contravenía todos los protocolos habituales, y que él creía que era gris oscuro.

En su testamento dejó escrito que tras su muerte sus globos oculares fueran diseccionados por un médico para comprobar su teoría.

Fué su ayudante, Joseph Ransome, quién llevó a cabo la tarea tras la muerte de Dalton de un ataque al corazón en 1844, y no halló en su examen peculiaridad alguna. Pero aquellos ojos se conservaron y fueron examinados de nuevo en 1995 por John Hunt y John Molton, biólogos de la Universidad de Cambridge, quienes confirmaron que Dalton padecía deuteranopia, una variante del daltonismo que provoca una insensibilidad para la percepción de los tonos verdes. 

Otras situaciones difíciles para los daltónicos.

Es complicado diferenciar banderas.
La navidad no es tan atractiva, todo se ve color café (marrón), nada es rojo.
Es complicado hacer mantenimiento a cables eléctricos de colores.

No se puede trabajar como piloto, ingeniero eléctrico, conductor de trenes, controlador de vuelos, diseñador (de modas, gráfico, etc), bombero, oficial de policía, cualquier puesto militar, etc.

Historia y evolución del reloj (Segunda Parte) | VCN

 ... medio del uso del “palpitar” en el interior de átomos de mercurio o de calcio . ¿ Porqué instalar un reloj atómico en una estación espacial?


Kepler-11 ... Kepler descubre nuevo sistema solar | VCN

 ... cerradas, siguiendo trayectorias que, si se encontrasen dentro de nuestro propio sistema solar, los situarían dentro de la órbita de Mercurio.


Artículos geek, curiosos | VCN

 ... Si bien es recomendable no chuparse los dedos después de jugar con él, aunque no sea tóxico como el mercurio. Si te cansas de él , se ...