¿Sabes las consecuencias de fumar?

¿Sabes las consecuencias de fumar?El aliento a nicotina es horrible, pero no es lo mas horrible acerca de este vicio...

Al fumar, es frecuente sentir el mal aliento del tabaco en la boca. Hay un exceso de salivación que a veces obliga a escupir continuamente.

Este es uno de los aspectos más antiestéticos del hábito.

Las manos, dedos y uñas amarillos y con olor a nicotina.

La nicotina empalidece a la piel. La acumulación de tóxicos sobre la piel le da el característico color amarillo.

Afecta la salud de todos los que nos rodean.

El hábito de fumar de los padres influye en la salud de sus hijos desde antes que nazcan y a lo largo de toda la infancia.

Las madres fumadoras tienen un índice más alto de aborto espontáneo y muerte fetal.

Sus recién nacidos tienen un peso promedio inferior al de los no expuestos al humo del cigarrillo (200 a 400 gramos menos).

El tabaquismo pasivo es por vía inhalatoria y proviene tanto de la madre como del padre. El tabaquismo materno está fuertemente asociado a la bronquitis y neumonía del lactante, persistiendo hasta los 5 años.

El riesgo de cáncer de pulmón en esposas de fumadores es 30% mayor que en esposas de no fumadores.


Altera a nuestra voz

La laringe, donde se alojan las cuerdas vocales, es uno de los órganos más atacados por el tabaco. El primer síntoma se manifiesta con ronquera y afonía. La tos contribuye a irritar la laringe.

Dificulta o impide la actividad deportiva.

Afecta a nuestra respiración y disminuye nuestra capacidad para hacer deportes. El monóxido de carbono, que ingresa al organismo a través del humo del cigarrillo, ocasiona la falta de oxígeno, alterando al corazón y al aparato respiratorio.

Afecta al sentido del gusto.

Las personas que fuman tienen menos apetito y padecen malestares digestivos de todo tipo.

La nicotina deteriora a los sentidos del gusto y el olfato.

Aparición de celulitis.

La causa más importante que determina una mala circulación en la piel es la vida sedentaria de hombres y mujeres.

La nicotina, sumada a este estilo de vida, acentúa la producción de celulitis.


MEDIANO PLAZO


Destruye progresivamente sus pulmones

La bronquitis crónica se manifiesta con tos crónica y dura dos o más años consecutivos.

El resultado final es una “fatiga” o dificultad respiratoria que en casos extremos impide limpiarse la nariz.


Destrucción de la dentadura

La boca sufre una irritación crónica ocasionando un engrosamiento e inflamación de las mucosas (estomatitis) y de las encías (gingivitis).

Acumulación de sarro en los dientes.

Caída del cabello y maltrato a la piel

El consumo de cigarrillos aumenta la secreción sebácea, provocando una mayor tendencia a la caspa en el cuero cabelludo y al acné.

Disminuye la circulación de la piel y altera su nutrición normal. Como consecuencia la piel empalidece y se pone más amarilla, se deshidrata y se arruga más fácilmente. Aún en mujeres jóvenes la piel pierde toda su frescura.


Destruye o elimina la actividad sexual

La impotencia sexual se presenta precozmente en los fumadores. La nicotina produce una disminución de la circulación en los centros nerviosos de la médula espinal y en los órganos genitales.

Enfermedades al corazón

La adicción al tabaco es la responsable del 20% de las muertes de origen cardiovascular en individuos de 65 años o más. En edades menores a los 65 años es la causante del 45% de las muertes cardíacas.

La nicotina estimula el aumento de la frecuencia cardiaca y la presión arterial, produciendo arritmias cardíacas graves; algunas causantes de muerte súbita en pacientes coronarios.

Fumar favorece al aumento del colesterol en la sangre.



LARGO PLAZO


El cigarrillo produce cáncer

El hábito de fumar es responsable por el aumento de mortalidad por cáncer en general. Tipos de cáncer relacionados con el tabaquismo:

Cáncer de pulmón: es la principal causa de muerte por cáncer. Dos tercios de los casos se presentan en hombres.

El dramático incremento del 250% es paralelo al crecimiento del consumo de cigarrillos. Actualmente las cifras decrecen un poco en hombres y aumentan en el caso de las mujeres (5% por año). Desde 1987 son más las mujeres que han muerto por cáncer de pulmón que por cáncer de mama.

Cáncer laríngeo: es un cáncer no demasiado frecuente que reconoce al tabaquismo como principal agente causal. El mecanismo de acción es el contacto directo de humo con la laringe.

Cáncer de la cavidad oral: el tabaco es causante de cánceres de células escamosas (similares a las pulmonares) en lengua, glándulas salivales (productoras de saliva), boca y faringe.

Cáncer de la vejiga y del riñón: Fumar contribuye claramente a la generación de cáncer de la vejiga y del riñón. El 12% de las muertes por cáncer urinario son atribuibles al tabaco.

Cáncer de estómago: La relación es consistente, pero más débil.

Enfermedades al pulmón

Enfisema: Es el daño irreversible en las bolsas de aire (alveolos) que se encuentran al final de los bronquios ya que se inflan de manera excesiva.

Esta abundancia destruye las paredes alveolares y causa disminución de la función respiratoria, originando que el cuerpo no reciba las cantidades de oxígeno suficientes. La persona que sufre esta enfermedad se fatiga constantemente y se asfixia.


Enfermedades al cerebro

El tabaco ocasiona la falta de irrigación transitoria o definitiva de una porción de la masa cerebral, ocasionando hemiplejía (parálisis de un lado del cuerpo), apoplejía (parálisis cerebral), paraplejía (parálisis de la mitad inferior del cuerpo), etcétera.


El corazón también sufre las consecuencias de fumar

El sistema respiratorio es el más afectado como consecuencia del hábito de fumar, sin embargo, el corazón no escapa de los males que al organismo produce el cigarrillo.

El cigarrillo, además, provoca un aumento en el colesterol malo y una disminución del bueno con lo que el individuo fumador queda altamente expuesto a males cardíacos. "Según un estudio internacional la mortalidad por accidentes cardiovasculares aumenta 18% en los hombres que fuman hasta 10 cigarros por días, mientras que en las mujeres el riesgo aumenta 31%", señala el neumonólogo.


EL CIGARRILLO Y LA SALUD DE LA FAMILIA

Poco a poco, el cigarro fue formando parte de la vida de muchas personas que al paso del tiempo se vuelven fumadores dependientes del tabaco; por eso se les dificulta deshacerse del vicio a pesar de saber que pueden incluso morir a raíz de su adicción.

Quien fuma se juega a la suerte su estado de salud contra las sensaciones fantasiosas que ofrece la publicidad de cigarrillos en el medio.

El riesgo de este azar es muy alto y la cuenta a pagar puede salir muy costosa, pues es una adicción que se cobra con el padecimiento de un numeroso grupo de enfermedades cuyas consecuencias conducen a la muerte.


Efectos del humo del cigarrillo en la salud de tu hijo

El humo de segunda mano, también conocido como humo ambiental de tabaco, es la emanación expelida de los fumadores, producto de la combustión final de un cigarrillo, tabaco o pipa.

La única bocanada del cigarrillo posee muchos químicos nocivos diferentes a la nicotina, y todo aquel que aspira ese vaho es considerado un fumador involuntario o pasivo.


En un cigarrillo se pueden encontrar 4800 agentes químicos, la mayoría de ellos indeseables en términos de salud. Las sustancias mas estudiadas hasta el momento, por sus efectos negativos en el organismo, son el monóxido de carbono, el alquitrán y el ácido ciática.



Sabía usted que:

• Los niños que aspiran humo de segunda mano tiene grandes posibilidades de sufrir de neumonía, bronquitis e infecciones en los oídos.


• Los niños de padres fumadores son propensos a desarrollar cuadros asmáticos, en caso de no presentarlos, son comunes los ataques de asfixia.


• Cada año de 300.000 casos de infecciones como bronquitis y neumonía en infantes menores de 18 años que aspiran humo de segunda mano resultan aproximadamente entre 7.500 y 15.000 hospitalizaciones.


Se han encontrado en el humo de un cigarro componentes utilizados en pesticidas, productos de limpieza, drogas,… las tabaqueras no ponen límite alguno.


He decidido tratar de dejarlo. ¿Qué debo hacer para tener éxito esta vez?

¡Excelente! Este es un paso muy positivo. Existen algunas cosas que puedes hacer antes de dejar de fumar para ayudarte a incrementar las probabilidades de éxito:

• Si has tratado de dejarlo antes, piensa porqué no funcionó. ¿Qué puedes hacer esta vez para que te ayudes a tener éxito?

• Dile a tu familia y amigos que estás dejando de fumar. Pídeles que no te molesten o burlen por ello, porque lo haces en serio. Pídeles que te den apoyo, no fumando cerca de tí y no ofreciéndote cigarros.

• Tira todos tus cigarros, encendedores y ceniceros. Si vas a ser un no fumador, no necesitarás estas cosas de nuevo.

• Habla con tu doctor acerca de métodos para reemplazar la nicotina. Los chicléts de nicotina, los parches, el spray y algunos medicamentos nuevos realmente pueden ayudar a que la gente deje de fumar. Sin embargo, para que estos productos funcionen, es importante utilizarlos en la forma correcta. Asegúrate de que alguien te explica cómo utilizarlos correctamente.

• Unete a algún grupo de apoyo en tu escuela o comunidad.

• Encuentra a alguien a quien llamar para esos momentos en que sientes que estás teniendo un momento de debilidad y que podrías fumarte un cigarro. Esta persona debe saber que estás tratando de dejar de fumar y puede recordarte todas las razones por las que decidiste dejar el cigarro.


¿Qué puedo hacer para no volver a fumar?

La parte más difícil de dejar de fumar es romper con los hábitos que lo acompañan. Por ejemplo, si estás acostumbrado a fumar con tus amigos cuando salen juntos, será difícil salir con ellos y no fumar.

La mejor manera de mantenerte sin fumar es no ponerte en situaciones donde haya gente fumando y mantenerte alejado de lugares donde acostumbrabas fumar.

• Evita los lugares y situaciones donde normalmente fumas.

• Pasa algunos días o semanas lejos de tus amigos que fuman.

• Acude con tus amigos a sitios donde no se pueda fumar, como los centros comerciales o el cine.

• Si bebas alcohol. El beber disminuirá tu fuerza de voluntad y aumentará tus probabilidades de fumarte un cigarro.

• Si tu familia fuma, pídeles no fumar en tu cuarto.

• Haz ejercicio. Hará que tu mente se distraiga del cigarro, te hará sentir mejor, y te mantendrá saludable.

• Planea actividades durante las primeras semanas que mantengan tu mente alejada del cigarro. Será más fácil dejar de fumar si te mantienes ocupado.

• Compra una gran cantidad de zanahorias, apio y otras comidas saludables que puedas morder en lugar de fumar.


¿Cómo me sentiré cuando esté dejando de fumar?

Si eres un fumador regular, tu cuerpo se ha acostumbrado a tener nicotina y otros químicos cerca todo el tiempo. Probablemente sientas algunos síntomas de abstinencia cuando estés dejando de fumar. Esto significa que te sentirás ansioso por cigarros, o tal vez solamente te sentirás incómodo o nervioso. Mucha gente confunde la ansiedad por nicotina con hambre.

Necesitas escuchar a tu cuerpo, para que no comas cuando no tengas hambre. Haz algo para mantenerte ocupado. Si debes comer, trata de comer cosas saludables como zanahorias o apio.


¿Cuando se me irá la ansiedad por el cigarro?

En una o dos semanas, la ansiedad por nicotina se irá y te sentirás más normal. Al principio te puedes sentir frustrado, de mal humor o deprimido. Te dará la impresión que estás solo en tu sufrimiento y que nadie entiende por lo que estás pasando. Aunque esto será difícil, estos sentimientos se irán con el tiempo.

Después de un par de semanas, habrás superado la parte más difícil -la adicción física, cuando tu cuerpo siente que necesita la nicotina. Sin embargo, aún puede ser difícil resistirse ante un cigarro. El hábito de tener un cigarro en tu mano y fumar mientras realizas ciertas actividades, como hablar por teléfono o salir con tus amigos, puede ser difícil de romper.


¿Después que pare puedo fumarme un cigarro de vez en cuando?


Mucha gente pasa por la parte más difícil de la renuncia al tabaco y erróneamente piensan que pueden comenzar a fumar un cigarro de vez en cuando. Muy pronto, sus viejos hábitos regresan y se encuentran con que nuevamente son adictos. Para de fumar es dificil para la mayoría de gente, así que cuando pares, haz un compromiso contigo mismo/a para que no vuelvas a prender un cigarro.

Oops! Me fumé un cigarro. Adivino que dejar de fumar es muy difícil para mí.

¡Si tuviste una debilidad y te fumaste un cigarro mientras intentabas dejarlo, no te preocupes!. Esto no significa que no puedas dejarlo. Dejar de fumar es algo muy difícil de lograr, y no es de sorprenderse que hayas tenido un momento de debilidad y en algún momento hayas fumado un cigarro.

Lo importante de todo, es no utilizar esta razón para convertirte nuevamente en un fumador regular. Piensa en esto como un error, y repítete a tí mismo que no dejarás que vuelva a pasar. ¡Tú puedes hacerlo!

Las compañías tabacaleras sabían que los cigarrillos contienen una sustancia radiactiva llamada polonio-210, que es cancerígena, pero ocultaron sobre ello ante la opinión pública durante más de cuatro décadas, según un estudio de documentos históricos que lo revelan.

Científicos de la Universidad de California, en Los Angeles, revisaron 27 documentos previamente no analizados y se encontró que las empresas tabacaleras conocían el contenido radiactivo de los cigarrillos en 1959.


Las empresas estudiaban el polonio en toda la década de 1960, sabían que causa “tumores cancerosos” en los pulmones de los fumadores, e incluso calcularon la cantidad de radiación que un fumador habitual consume en más de 20 años.

Luego, mantuvieron el secreto de los datos. Hrayr Karagueuzian, autor principal del estudio, dijo que el nivel de las empresas con respecto al engaño le sorprendió. “Ellos no sólo sabían de la presencia de polonio, sino también de su potencial de causar cáncer”, dijo.

Karagueuzian y su equipo replican los cálculos que los científicos de las empresas tabacaleras describen en estos documentos se encontró que los niveles de radiación en los cigarrillos podría representar hasta 138 muertes por cada 1.000 fumadores durante un período de 25 años.

El estudio aparece en línea en la revista Investigación de la Nicotina y el Tabaco. Cheryl Healton, es el CEO de la American Legacy Foundation, la organización creada a partir de la resolución 1998 legales contra las compañías tabacaleras.

Dijo que el conocimiento de que los cigarrillos contienen la radiación es preocupante hoy, pero habría sido aún más inquietante para los estadounidenses en medio de la Guerra Fría, con la mentalidad de los años 1950 y 1960.

“Esto fue cuando se arrastraban debajo de nuestros escritorios durante la radiación de la escuela ejercicios y pensando en la construcción de refugios antiaéreos en nuestros patios traseros “, dijo Healton.

“Es probable que no podía imaginar un momento más idóneo en el que se ha maximizado el impacto de esa información. Sin duda, este hecho hubiera reducido el porcentaje de fumadores si se hubiera dado a conocer.” , agregó que la mayoría de los estadounidenses aún no saben que los cigarrillos contienen radiación.

El polonio 210 es un material radiactivo que emite partículas peligrosas llamadas partículas alfa. Hay bajos niveles de esta en el suelo y la atmósfera, pero el fertilizante utilizado para cultivar plantas de tabaco contribuye a los niveles de polonio en los cigarrillos.

El Dr. John Spangler, profesor de medicina familiar en la Wake Forest Baptist Medical Center en Carolina del Norte, dijo que cuando los fumadores inhalan, las partículas radiactivas dañan el tejido de la superficie de los pulmones, la creación de “puntos calientes” con daños.

Cuando se combina con otras sustancias químicas cancerígenas en el tabaco, Spangler dijo que el daño de la radiación es potente.

“Los dos juntos incrementan su riesgo de cáncer de pulmón”, dijo Spangler. “Así que el humo del tabaco es aún más peligroso de lo que pensaba antes.”

David Sutton, vocero de Philip Morris EE.UU., el mayor fabricante de EE.UU. de tabaco, dijo que la comunidad de salud pública ha tenido conocimiento del polonio en el tabaco durante décadas. “El polonio 210 es una forma natural de un elemento que se encuentra en el aire, el suelo y el agua y por lo tanto, se puede encontrar en las plantas, incluido el tabaco “, dijo Sutton.

Todos los productos del tabaco en el mercado hoy en día todavía contienen el polonio. En 1980, los científicos descubrieron que un proceso llamado “lavado ácido” elimina hasta un 99 por ciento de polonio-210 del tabaco.

Los documentos revisados ??por científicos de UCLA revela que las empresas tabacaleras sabían de esta técnica, pero se negaron a utilizar para eliminar el material radiactivo de sus productos.


REFLEXIÓN


El tabaquismo es la intoxicación por la ingestión del tabaco.

El hábito de fumar es probablemente la principal causa evitable de mala salud en todo el mundo. El consumo de tabaco ocupa un lugar más o menos intermedio entre los extremos del uso de drogas y el abuso de alcohol.

La relación entre el consumo de cigarrillos y cierto número de enfermedades está claramente a la vista.

LA DECISIÓN ES SUYA


No se desanime si no consigue dejar la primera vez. Trate de nuevo. Algunos ex fumadores dicen que ellos trataron y fallaron muchas veces antes de lograrlo. Lo importante es que hicieron el esfuerzo y finalmente triunfaron.

Usted también puede hacerlo. Vale la pena, por su familia y por usted.

Son muchas las personas que en algún momento han caído en la trampa o el problema del cigarrillo, y por tanto en la actualidad están buscando consejos para dejar de fumar o ayudas de todos los tipos para conseguir tal tipo de resultados, así que veamos algunos consejos para dejar de fumar que a lo mejor podrán sernos de utilidad.
  1. La mentalidad es el primer paso, por tanto, pensar que se puede conseguir es lo primero a considerar.
  2. Buscar apoyo, sin dudas, las personas a nuestro alrededor son una base para saber que mejoramos y una fuente de energías para continuar.
  3. Saber que no es fácil es algo a tener en mente, pues en ocasiones pensaremos que no avanzamos.
  4. Establecer fechas límite, debemos hacerlo poco a poco y no tratar de saltarnos las respectivas etapas.
  5. Calmar las ansias, un buen método son los dulces.
  6. Evitar salir con amigos que fuman, en ocasiones las amistades pueden hacer que recaigamos.
  7. Beber mucha agua, además de calmar las ansias nos permitirá limpiar el cuerpo.
Recuerda, millones de personas han dejado de fumar, y tú también puedes!. Tan sólo necesitas creer que puedes dejarlo. Dejar de fumar te hará verte y sentirte mejor, y mantenerte saludable. ¡Buena Suerte!

La falta de actividad física se ha convertido en una pandemia que mata a casi tanta gente como el tabaquismo, según un estudio publicado en The Lancet.
Los resultados indican que sí podrían enseñarse asociaciones útiles para por ejemplo combatir problemas como el tabaquismo, adicciones a otras drogas o ...
Me refiero a la práctica del tabaquismo y del alcoholismo. Ambas conductas van de la mano con la halitosis, no pueden separarse. Muchos jóvenes me han ...