Los terremotos no están relacionados entre sí

Terremotos no están relacionados entre sí

Estudio afirma que los grandes terremotos no están relacionados entre sí.

En los últimos años, algunas zonas del planeta (Japón, Chile o Sumatra) han sufrido grandes terremotos que han rozado los 9 puntos de la escala Richter, algo que ha hecho circular la teoría que esta elevada actividad sísmica (y de elevada magnitud) se sale de las estadísticas de lo habitual y que todos estos terremotos estarían relacionados entre sí.

Para intentar arrojar algo de luz y verificar si, realmente, la actividad sísmica había cambiado, un par de científicos decidió revisar los datos desde 1900 a 2011 del Servicio Geológico de Estados Unidos en un estudio que ha dado como resultado que el riesgo de sufrir un terremoto de grandes dimensiones no ha aumentado en los últimos años ni tampoco creen que se pueda predecir cuándo o dónde se producirá alguno.

En su estudio, Peter M. Shearera y Philip B. Starkb estuvieron revisando los registros de los terremotos con una magnitud superior a 7 de los últimos 111 años de los que comenzaron a eliminar las posibles réplicas provocadas por estos grandes terremotos (para ello consideraron que terremotos más pequeños dentro de los 3 años siguientes y en un radio de 1.000 km podrían ser réplicas y se eliminaron del estudio)

¿Y por qué aplicaron esta simplificación y no otra? Según los autores, si de verdad la actividad sísmica estaba aumentando, las agrupaciones locales de temblores no debían influir en el análisis.

Según los resultados del estudio, que estaba basado en datos históricos, el terremoto medio se sitúa en una magnitud de 7, es decir, que hay muchos terremotos superiores a 8 que hacen que la media global suba al nivel de 7.

De hecho, después de analizar 100.000 registros para hacerse una imagen estadística de la agrupación de terremotos (el terremoto y sus réplicas), todos los terremotos con magnitudes superiores a 8 presentaban, en un 85% de los casos, réplicas similares a las que estamos observando en los últimos 7 años y, elevando el nivel a 8,5, el 97% de los casos coincidía también con el mismo patrón observado en los últimos terremotos sufridos.

¿Y es posible predecir dónde se producirá el siguiente gran terremoto? Según este estudio, los investigadores no lo ven tan simple puesto que la distribución de los terremotos responde a un proceso que se rige por una distribución de Poisson, es decir, un proceso aleatorio.

En términos generales, según este estudio, los terremotos no están relacionados entre sí más allá de los terremotos y sus réplicas (aunque fueron eliminados del estudio), pero no sería posible que el terremoto de Chile estuviese relacionado con el terremoto de Japón, de hecho, para los autores es un proceso tan difícil de controlar que sería imposible conocer un mecanismo que permitiese originar terremotos.

El análisis realizado es bastante curioso y está bastante bien fundamentado (si aceptamos la simplificación del problema con la eliminación de las réplicas de zonas en las que se haya dado un terremoto). Aún así, aunque los resultados no indiquen relación alguna, los datos registrados son de 1900 en adelante, es decir, que los datos son de los últimos 111 años y, en el hipotético caso que la periodicididad sea mucho mayor, se habría quedado fuera de ser registrado.

Otra pregunta es ¿Existe o no un sexto sentido en los animales para predecir terremotos o catástrofes naturales? 

Hasta ahora, resultaba revelador que ante un acontecimiento de esta magnitud el número de animales muertos fuera menor que las vidas humanas. Parece que sí y la ciencia ha dado con la primera clave, científicos y miembros de la NASA han dado con las primeras respuestas para entender cómo ciertos animales predicen con varios días de antelación un terremoto. Los cambios químicos que produce la corteza de la Tierra alertan a muchas especies y produce el éxodo. Un hallazgo que podría dar con una de las predicciones más exactas ante los mismos y por tanto con el método preventivo más eficiente hasta la fecha.

La historia nos indicaba décadas atrás como ciertas familias de animales se adelantaban a los acontecimientos.

En 1975, en la zona de Haicheng en China, se pudo observar como muchas serpientes salían de las madrigueras un mes antes de que la ciudad fuera golpeada con un terremoto de gran magnitud.

Como este caso, se han reproducido varios en la historia. La mayoría en zoológicos, lugar donde al hombre le ha resultado sencillo observar la conducta de los animales ante un terremoto.

De hecho en la provincia de Cantón se utilizan a los animales como sensores de terremotos, un “arma” perfecta contra el movimiento ya que los animales sufren un gran estrés antes de que la Tierra comience a temblar.

En todos los casos no había respuesta científica. Quedaba claro que los animales tenían o poseían una percepción rara por la que predecían antes que el hombre. ¿Un sexto sentido?

La respuesta final parece derivarse del propia estrés de la Tierra ante los movimientos, una reacción en cadena que acaba llegando a familias de animales antes que al hombre. Ciertos animales pueden detectar los cambios químicos que se producen en las aguas subterráneas cuando un terremoto está a punto de acontecer.

La investigación comenzó una vez que los científicos observaron como una colonia de sapos abandonaba su estanque en L´Aquila (Italia) en el año 2009, días antes de que se produjera el terremoto. Los científicos comenzaron entonces a estudiar los efectos químicos que se habían producido alrededor como respuesta al movimiento de los sapos.

Los investigadores encontraron que la corteza de la Tierra había liberado una reacción en las aguas subterráneas. Los animales que viven cerca de estas aguas son muy sensibles a cualquier tipo de cambio en su composición química.

La diferencia con cualquier caso de catástrofe natural frente a un terremoto es que los movimientos de la Tierra son acontecimientos variables, muchas veces imposibles de predecir con exactitud. El caso de los sapos abrió una investigación diferente a las anteriores.

La bióloga Rachel Grant publicó su tesis a partir de este estudio. Posteriormente la NASA contactó con ella. La agencia espacial había estado estudiado los cambios químicos que se producen cuando las rocas se encuentran bajo un estrés extremo. La NASA se preguntaba si estos cambios estaban relacionados con el éxodo masivo explicado en la tesis de la doctora.

El trabajo de investigación que llevaron en conjunto reveló que estos cambios estaban conectados y que la corteza de la Tierra podría afectar directamente a la química de la laguna donde vivían los sapos.

Las rocas que se encontraban con estos grandes niveles de estrés liberaban partículas cargadas que salían y se expandían, llegando a la superficie de la Tierra y reaccionando con el aire, convirtiéndose finalmente en iones.

La reacción terminaría en el agua transformándose en peróxido de hidrógeno.

La cadena de acontecimientos afecta a la materia orgánica disuelta en el agua del estanque convirtiendo la materia orgánica inocua en sustancias tóxicas para los animales acuáticos.

Para Grant, este asombroso hallazgo:

    Es el primer mecanismo convincente posible de que existe una señal “pre-terremoto” en los animales acuáticos, semi-acuáticos y de madrigueras que podrían ser capaces de sentir y responder a ellos. Cuando piensas en la gran cantidad de cosas que están sucediendo en estas rocas, sería extraño si los animales no estuvieran afectados de alguna manera

Finalmente, la respuesta que da la NASA a través del geofísico Friedemann Freund, sitúa el hallazgo como un futuro sistema de detección:

Una vez que entendamos cómo todas estas señales están conectadas, si vemos que cuatro de las cinco señales apuntan en la misma dirección, podremos decir en el futuro, ok, algo va a suceder.

La ciencia del sueño , un film sumamente interesante | VCN

 ... En realidad, estos motivos no están cortados porque sí, sino porque han sido extraídos de una película que no deja de tratar con máquinas, ...


Simios e intercambio ... Adam Smith | VCN

 ... Cuando un animal desea obtener cualquier cosa del hombre o de un irracional no tiene otro medio de persuasión sino el halago. El cachorro ...


Polidactilia: ¿Cuántos dedos tienes? | VCN

 ... No se trata de un capricho voluntario a pesar de que haya alguna que otra celebritie que lo padezca, en absoluto, sino de una alteración ...


Imagen: USGS
Compartiendo este artículo con tus conocidos en Facebook, Twitter o cualquier red social, estás haciendo muchísimo por nosotros. Fuente : ¡Gracias!