Héroes, mitos e historias del cómic ...SUPER-DIOSES

Supergods: Héroes, mitos e historias del cómic.

Héroes, mitos e historias del cómic ...SUPER-DIOSESGrant Morrison es uno de los guionistas de cómics más célebres del mundo y ha trabajado, entre otras, para las dos grandes:

Marvel y DC. Nadie como él para desgranarnos con pelos y señales la historia del cómic, de sus autores, de los editores, pero, sobre todo, de sus personajes de ficción y, entre ellos, los mejores, los que han perdurado desde siempre, desde el comienzo en 1938 con el primer número de Action Comics en el que Superman se presentaba ante los habitantes del planeta Tierra.

Supergods acaba de ser publicado recientemente por Turner Publicaciones en su colección Noema.

A lo largo de las casi 500 páginas de que consta el texto, Morrison relata con un lenguaje, cómo describirlo... desinhibido, en ocasiones coloquial, en ocasiones culto o incluso algo críptico y simbólico, la historia de los cómics, con sus maravillas pero sin olvidar, asimismo, sus miserias.



Jerry Siegel y Joe Shuster, los creadores de Superman cobraron 130 dólares por los derechos de su obra, que setenta años más tarde ha generado miles de millones de dólares en ganancias.

Los dos terminaron sus días prácticamente arruinados y olvidados.)
Sin embargo, enseguida salta a la vista que el libro no es una sucesión de acontecimientos históricos y fechas.

Muy al contrario, Morrison ha escrito una autobiografía mitad profesional y mitad personal e íntima, utilizando como disculpa el mundo de las viñetas de superhéroes, logrando una combinación perfecta entre ambos.

Así, al mismo tiempo que nos confiesa sus motivaciones tempranas siendo niño, o sus desfases, desvaríos y pecados de los que se serviría su brillante inspiración para crear obras que han pasado a los archivos de las obras maestras del género.

También nos muestra el sendero jalonado de anécdotas, unas conocidas, otras no tanto, relacionadas con el nacimiento y desarrollo de infinidad de personajes ficticios: Superman, Spiderman, Wonder Woman, Batman, Los 4 Fantásticos, Hulk, X-men, Watchmen, etc., etc.

El libro está estructurado de forma cronológica, comenzando por la Edad de Oro, que llegaría a su máximo esplendor en las décadas de los años 40 y 50 del siglo pasado, cuando sufriría un golpe demoledor proporcionado por la aparición en 1954 de un libro titulado Seduction of the Innocent, cuyo autor era el doctor Fredric Wertham.

Un psiquiatra que acusó a los cómics de creadores de todas las enfermedades sociales que afligían a los niños estadounidenses y que desembocaría en la creación del fatídico Código del Cómic, de infausto recuerdo.

La Edad de Oro llegaba a su dorado fin, dando paso a la Edad de Plata.

Durante los primeros años de la Edad de Oro los superhéroes se habían caracterizado por luchar contra jefes corruptos, tiranos domésticos, gánsteres, rateros y asesinos japoneses (eran los años de la Segunda Guerra Mundial).

En la década de 1950 apareció el enemigo rojo, el comunismo y los extraterrestres. En los años 60, los superhéroes se enfrentaban incluso entre ellos, amén de contra científicos locos o monstruos colosales.

La década siguiente les tocaría el turno a los asesinos, contaminadores y los yonquis.

Más tarde vendrían los delincuentes y criminales de traje, corbata y abrigo caros, los tiburones de Wall Street. Se sucedían así la Edad Oscura y el Renacimiento, en las que las franquicias de los superhéroes eran resucitadas una y otra vez para adaptarse a los tiempos y al gusto de las nuevas generaciones.

Las ideas que iban y venían eran como las propias viñetas de los cómics, coloridas, deslumbrantes, desvergonzadas, provocadoras, crepusculares.

Sirva como muestra del nivel al que habían llegado las cosas, la descabellada página 219 del libro, en la que se plantean cuestiones del tipo "¿qué pasaría si Superman inundase el mundo con su superesperma indestructible?

¿Fecundaría también a gatos, perros, ganado y calamares gigantes? ¿Va al baño Superman, cómo son sus desechos?" ¿Glorioso, verdad?

Y de esta manera, hemos llegado a nuestros días, días extraños en los que quizá, como sugiere Morrison, nosotros mismos ya nos hemos convertido en superdioses, en ciborgs todopoderosos conectados día y noche a teléfonos móviles, redes de ordenadores y toda clase de maravillas tecnológicas que nos dotan de extraordinarios poderes para lograr lo que nos propongamos.

¿Dónde, pues, termina el papel de los superhéroes? Quizá ya lo haya hecho. O quizá aún no haya empezado. ¿Quién lo sabe?

¿Te gustó el tema Héroes, mitos e historias del cómic?

Compartiendo este artículo con tus conocidos estás haciendo muchísimo por nosotros.

¡Gracias! A menos que se especifique lo contrario, todo el contenido y las fuentes usadas se encuentran bajo licencia Creative Commons Compartir igual ...