La contaminación del aire nos envejece

La contaminación del aire nos envejece
Contaminación del aire reduce la esperanza de vida entre 2 y 3 años.

Partículas microscópicas siguen a muy altos niveles en muchos países, resultado del humo de carros, fábricas y las reacciones químicas en el aire.

Son tan pequeñas que fácilmente pueden pasar de los pulmones a la corriente sanguínea.

Los contaminantes no solo se encuentran en la atmósfera, también entran en el agua, en las tierras de cultivo y por ende en la cadena alimenticia.

En promedio, la contaminación del aire está reduciendo la esperanza de vida entre 8 meses y dos años, porque causa enfermedades como cáncer de pulmón y de problemas cardiovasculares.

En muchos países de Europa, por ejemplo, las concentraciones de partículas contaminantes siguen arriba de los niveles legales y recomendados, a pesar de que se han tratado de implementar programas y de controlar las emisiones de gases.

Es necesario redoblar esfuerzos.

Según los datos de la EEA (European Environmental Agency), 30% de la población europea está expuesta a concentraciones de partículas por encima del nivel recomendado.

La WHO (World Health Organisation) establece límites aún más rigurosos. Se encontró que en 2010, el 97% de la población europea estuvo expuesta a niveles muy altos de Ozono de acuerdo con los niveles de la WHO, pero sólo un 17% de acuerdo con los límites recomendados por la EEA.

Los contaminantes que existen en el aire hoy en día son responsables de enfermedades como cáncer de pulmón y de problemas cardiovasculares. Son tan pequeños que fácilmente pueden pasar de los pulmones a la corriente sanguínea.

Europa evalúa algunos de los contaminantes medioambientales que afectan a la salud .

El proyecto europeo Democophes ha valorado la exposición a cinco contaminantes prioritarios (mercurio, cadmio, cotinina, metabólitos de ftalatos y Bisfenol A) en entornos rurales y urbanos de 17 países.

Aunque no existe riesgo para la salud en los niveles detectados en España, la contaminación por mercurio es de las más elevadas.

La biomoniorización humana proporciona una medida integrada de la exposición de los contaminantes en el ser humano. Imagen: Bob August.

Evaluar de manera armonizada la exposición de los ciudadanos europeos a algunos de los principales contaminantes medioambientales con efectos adversos sobre la salud humana ha sido el objetivo esencial del proyecto Democophes, un análisis financiado por el programa LIFE+ de la Unión Europea y que en España ha sido coordinado por investigadores del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

La contaminación del aire nos envejece
Los expertos han evaluado la exposición a cinco contaminantes prioritarios: mercurio, cadmio, cotinina, metabólitos de ftalatos y Bisfenol A

Sus conclusiones han sido presentadas hoy por investigadores de los 17 países participantes en una jornada a la que han asistido autoridades de los Ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Durante dos años los expertos han evaluado la exposición a cinco contaminantes prioritarios: mercurio, cadmio, cotinina, metabólitos de ftalatos y Bisfenol A en una muestra de 120 parejas madre-hijo de entornos tanto rurales como urbanos.

Lo más significativo del proyecto es que por vez primera todos los países participantes han utilizado la misma muestra poblacional, los mismos biomarcadores e idéntico sistema de garantía de calidad para asegurarse que los datos de los análisis, aunque se procesaran en diferentes laboratorios, fueran comparables.

Para los autores, solo así es posible comparar la exposición humana a los diversos contaminantes ambientales, establecer una base de datos europea para los biomarcadores seleccionados, correlacionar la exposición con hábitos de vida y establecer si los niveles detectados pueden tener efectos adversos sobre la salud para mejorar las políticas ambientales de los países.

Los resultados refrendan que los hábitos de vida, la localización y el clima afectan a los resultados según el país evaluado y aunque, de manera general, no existe riesgo para la salud en los niveles detectados en España, los niveles de contaminación en mercurio son de los más altos así como algunos de los metabolitos de pftalatos.

La contaminación del aire nos envejece

Evaluación armonizada

Los investigadores participantes en Democophes han comprobado que es posible realizar estudios en Europa de biomonitorización de manera armonizada así como la necesidad de desarrollar comisiones nacionales y europeas que propongan las acciones preventivas o correctivas necesarias para garantizar la salud en conjunto con las políticas medioambientales.

A pesar de la importancia de conocer estos datos, hasta ahora no se había realizado ningún estudio armonizado. La mayor parte de las veces los análisis no eran comparables, de aquí que la comisión se decidiera a emprender una acción europea de coordinación de estrategias de biomonitorización humana.

Instrumento de gran utilidad

La biomoniorización humana (HBM) ha demostrado ser una herramienta muy útil para la protección de la salud humana y la prevención de enfermedades ambientales, ya que proporciona una medida integrada de la exposición de los contaminantes en el ser humano.

Para conseguir dicha medida se analizan los contaminantes o sus metabolitos en muestras de pelo, sangre u orina.

La evaluación de biomarcadores o los estudios de biovigilancia determinan la exposición interna en los individuos, proporcionando una base para estimar los riesgos de salud mediante la integración de todas las fuentes de exposición: medioambiental, dieta y estilo de vida.

La contaminación del aire envejece el cerebro por lo menos 3 años

Las personas que viven en áreas contaminadas tienen cerebros “tres años más viejos”, pues su función cognitiva se ve afectada por la calidad del aire.

Las personas que viven en áreas contaminadas tienen cerebros “tres años más viejos”, pues su función cognitiva se ve afectada por la calidad del aire.

Científicos de la Universidad de Carolina del Sur utilizaron datos de la AEPA (American Environmental Protection Agency) y realizaron un comparativo entre la contaminación del aire en la que viven los 14,793 hombres y mujeres, de más de 50 años, que fueron estudiados.

“La contaminación del aire ya se ha relacionado con un aumento de problemas cardiovasculares y respiratorios, incluso de muerte prematura, en personas de mayor edad”, dijo Jennifer Ailshirep, quien condujo el estudio.

“Ha surgido evidencia de que la exposición a las partículas contaminantes del aire pueden provocar efectos adversos a la salud del cerebro y a su funcionamiento”.

Se encontró que la contaminación puede conllevar a cerebros “tres años más viejos”, por cómo afecta su función cognitiva.

Este cálculo se realizó considerando que, en promedio, cada año de edad se refleja en una décima de punto en los resultados de los estudios.

Es alarmante que incluso una diferencia de 10 microgramos de partículas en el aire por metro cúbico se vio reflejada en las pruebas cognitivas, hasta en un tercio por cada punto. (Las áreas con baja contaminación tenían 4.1 microgramos por metro cúbico y las peores tenían hasta 20.7 microgramos por metro cúbico).

Esto da para reflexionar sobre la calidad de aire que respiramos y las consecuencias que esto tendrá en nuestro cerebro.

El momento para reducir nuestros niveles de gases contaminantes es ayer.

Curiosidades sobre el Ketchup | VCN

 ... Pero ahondemos un poco más en el tema, seguro que algún dato acabará sorprendiéndote. Curiosidades sobre el Ketchup. 1. Te gustará ...


¿Pero cómo es que funcionan los recuerdos? | VCN

... Y poco a poco me he dado cuenta de que hay episodios de mi vida que recuerdo con cierta nitidez pero hay otros, tal vez demasiados, que ...


3 sustancias muy venenosas, cuidado | VCN

 ... Esta pequeña ranita amarilla vive en la costa pacífica colombiana y de Panamá, y es capaz de destruir en poco tiempo, la mayoría de las ...

Fuente: SINC
Obra y fuentes licenciadas Creative Commons. Traduciendo, comparte lo que quieras (de hecho, así nos haces felices) pero debes atribuirnos el contenido y compartirlo de la misma manera.