Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Sangre joven, ¿eterna juventud?

 Sangre joven, ¿eterna juventud? 2
Consiguen rejuvenecer corazones de ratones adultos gracias a un sistema de transfusión sanguínea de ratones jóvenes.

El estudio presentado esta semana en la Society for Neuroscience en Nueva Orleans arroja una nueva vía hacia la búsqueda de la “eterna juventud”.

La donación de sangre joven a ratones de edad avanzada podría revertir algunos de los efectos de la edad relacionados con el deterioro cognitivo.

Y es que hace un tiempo atras, Saul Villeda y un conjunto de investigadores de la Universidad de Stanford demostraron que podían estimular el crecimiento de nuevas células en el cerebro de los ratones de avanzada edad a través de la sangre de ratones jóvenes.

La técnica médica que vamos a relatar parece salida de una película de terror o, por lo menos, es bastante macabra o “gótica”.

Al parecer, y al menos en ratones, es posible rejuvenecer un corazón viejo usando sangre de un individuo joven. Pero esta investigación quizás dé con algún fármaco que pueda ser utilizado algún día para tratamientos cardíacos en humanos. 

Según pasa el tiempo el corazón puede hacerse más grueso y esto le permite bombear la sangre, pero no puede relajarse lo suficiente entre latidos para llenarse bien. La condición se llama fallo diastólico del corazón. Actualmente no hay tratamiento que revierta el proceso de engrosamiento del corazón y restaure el funcionamiento normal del mismo.

Ahora el equipo ha puesto a prueba los cambios en la cognición mediante la vinculación de los sistemas circulatorios de ratones jóvenes a viejos. Los investigadores explican que una vez que la sangre de cada ratón se había mezclado con éxito con la del otro, se analizaron sus cerebros. Según Villeda:
Sabíamos que la sangre tiene un enorme efecto sobre las células cerebrales, pero no sabíamos si sus efectos se extenderían más allá de la regeneración celular.
 Sangre joven, ¿eterna juventud?
El tejido del hipocampo de ratones viejos con sangre joven mostró cambios en la expresión de 200 a 300 genes, sobre todo en aquellos involucrados en la plasticidad sináptica, la propiedad que emerge de la naturaleza y funcionamiento de las neuronas cuando éstas establecen comunicación y que modula la percepción de los estímulos con el medio, tanto los que entran como los que salen.

Además, encontraron cambios en algunas proteínas implicadas en el crecimiento del nervio.

No sólo eso, la transfusión de sangre joven también aumentó el número y la fuerza de las conexiones neuronales en un área del cerebro donde las células nuevas no crecen. El equipo explica que esto no ocurría cuando los ratones de avanzada edad recibían sangre vieja.

Para averiguar si estos cambios mejoraban realmente la cognición, los investigadores dieron a 12 ratones viejos 8 disparos intravenosos de plasma de sangre, tanto de ratones jóvenes como viejos, en el transcurso de un mes. Según Villeda:
La razón por la que utilizamos plasma en lugar de sangre completa se debe a que queríamos excluir cualquier efecto producido por las células de la sangre.
Luego se pasó a un test donde los ratones participaron en una tarea de memoria estándar para localizar una plataforma escondida en el agua.

Los ratones de avanzada edad que habían recibido el plasma sanguíneo joven encontraron la plataforma mucho más rápido que los ratones que recibieron el plasma sanguíneo viejo. Los análisis posteriores indicaron que la sangre joven tiene un efecto específico en el área del cerebro asociado con las tareas que activan el hipocampo.

Aunque el estudio no identifica factores individuales responsables de los efectos rejuvenecedores del plasma joven, Villeda tiene la esperanza de que los resultados ofrezcan en el tiempo una vía a los seres humanos desde los componentes de la sangre.

Para investigar este proceso un grupo de investigadores aplicó un técnica de hace 150 años que implica la transfusión de sangre joven.

Para ello se usó una técnica denominada parabiosis heterocrónica que consiste en unir los sistemas circulatorios de dos ratones de diferente edad. En estudios previos se había informado de una mejora muscular y de la salud del animal más viejo.

Sin embargo, el caso del corazón no había sido investigado. Los curioso es que efecto funciona en ambos sentidos a nivel celular y las células madre del ratón joven pierden potencia cuando son expuesta a las sangre del ratón adulto.

Amy Wagers y Richard Lee, ambos del Harvard Stem Cell Institute, se preguntaron si habría algún factor en la sangre, como por ejemplo alguna hormona, que pudiera afectar el envejecimiento del corazón. Usaron 12 parejas de ratones de 24 y 2 meses de edad para estudiar el asunto que unieron con parabiosis y un grupo de control con ratones de ambos tipos.

Los resultados fueron positivos de una manera obvia. A partir de las cuatro semanas los corazones de cinco de los ratones viejos habían adelgazado y tenían un aspecto similar al de los corazones de los ratones de 2 meses de edad. Los corazones de los ratones jóvenes mantenían su fortaleza.

Pero el equipo de investigadores ha pasado años tratando de saber la razón de este hecho. Se sabía que hay factores que parecen que contribuyen al envejecimiento, pero no se habían identificado factores en la circulación sanguínea que induzcan el rejuvenecimiento de tejidos viejos.

Este equipo de investigadores investigó 69 aminoácidos y un centenar de lípidos entre otros compuestos. Seleccionaron 13 factores entre todos ellos.

Uno de los sospechosos fue el factor de crecimiento y diferenciación 11 o GDF-11. Aparentemente es el que permitía el rejuvenecimiento de corazones. Esta molécula regula el crecimiento de la espinal dorsal y los receptores olfativos y se puede encontrar abundantemente en los ratones jóvenes, pero su producción decae con la edad.

Confirmaron este efecto en cultivos in vitro, pero también inyectando la proteína durante 30 días en ratones y observando que se conseguían los mismos resultados positivos. Al parecer, esta proteína consigue compensar el efecto de los genes que son responsables del engrosamiento del corazón.

El GDF-11 también aparece en la sangre humana, pero no se sabe si en el caso humano cumple el mismo papel o si puede servir como tratamiento.

La próxima meta de este equipo de investigadores es comprobar cómo este factor afecta a otros órganos y tejidos.

Los investigadores tienen esperanzas en poder usar este factor en el tratamiento en humanos con afecciones cardíacas.

Película la Mosca (The Fly) 1958 | VCN

... Y a la mosca tampoco le fue bien, pues sin deberla ni temerla, tuvo que pasar el resto de sus 28 días de vida con la cabeza del Sr Price!


10 extraños animales transparentes | VCN

... Este pez extraño en aguas profundas llamada Barreleye (Macropinna microstoma) tiene una cabeza transparente y ojos tubulares. Tiene los ...


Religiones Célticas - germánicas ...Cultos, Rituales y Sacrificios | VCN

 ... También era una especie de rito el cortar la cabeza a los enemigos vencidos en combate. Los celtas tenían una sacralización de las cabezas ...

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4104
A menos que se especifique lo contrario, todo el contenido y las fuentes usadas se encuentran bajo una licencia Creative Commons.