¿Pérdida de equilibrio sobre una escalera mecánica rota?

¿Pérdida de equilibrio sobre una escalera mecánica rota?Caminar es un ejemplo natural de la intrincada conexión entre el movimiento y el equilibrio.

Y cualquier persona que utilice el metro o las escaleras mecánicas de los centros comerciales habrá notado un misterioso efecto que acontece cuando están paradas.

Subir o bajar un tramo de escalera mecánica debe ser tan simple como poner un pie delante del otro.

Pero cuando esa escalera mecánica está detenida, parece que nos concentramos mucho más en los pasos que damos.

Las personas a menudo explican que se sienten como si hubieran sido “chupadas” por la escalera mecánica, adaptando la velocidad de los pasos y la postura del cuerpo hacia delante como si realmente estuviera funcionando.

Es el “fenómeno de la escalera mecánica rota”, osea la sensación de perder el equilibrio, incluso de sentir mareos, que sufren algunas personas de modo intenso al entrar en una escalera mecánica parada.

Se dice que los que lo experimentan tienen una extraña sensación de desequilibrio que les hace agarrar el pasamanos con fuerza, a pesar de tener la plena conciencia de que la escalera no se va a mover.

Y se ha demostrado que este efecto provoca que las personas anden más rápido sobre una escalera que ya no está en movimiento que sobre una que sí lo está, incluso cuando es evidente para la persona que la escalera no se mueve.

Todo tiene que ver con un proceso de disociación entre el conocimiento consciente y el control por parte del cerebro de nuestras acciones, como descubrieron unos neurocientíficos británicos del Colegio de Medicina del Imperial College de Londres en 2004.

A menos que hayamos vivido nuestra existencia en el desierto, la mayoría de nosotros se ha encontrado alguna vez con escaleras mecánicas en movimiento.

Y cuando lo hemos hecho, nuestro cerebro ha aprendido a adaptarse a la pérdida del equilibrio causado por ese movimiento.

Pero, según los investigadores Adolfo Bronstein y Richard Reynolds, a pesar de que el sujeto podría ser plenamente consciente de que la escalera no se mueve, una parte de su cerebro envía señales a las piernas y al movimiento del tronco basándose en la experiencia anterior cuando sí que funcionaba, creando esta especie de “cortocircuito” entre lo que vemos y lo que hace nuestro aparato motor.

Para demostrarlo, los dos neurocientíficos construyeron una especie de plataforma móvil (que se asemejaría a una escalera horizontal de un aeropuerto por donde andan los viajeros) que se movía hacia delante a una velocidad de 1,2 m/s.

Y lo probaron en un entorno de laboratorio con 14 voluntarios.

En primer lugar se pidió a estos voluntarios que caminaran sobre la plataforma cuando estaba estacionaria.

Luego tuvieron que caminar sobre ella 20 veces mientras se movía hacia delante; y se observó que aumentó la velocidad de sus pies de 0,60 m/s hasta 0,90 m/s.

Después de los ensayos los voluntarios fueron advertidos de que la plataforma ya no se movería más y se le pidió pasar de nuevo, mientras se realizaban lecturas de la actividad eléctrica en los músculos de los participantes.

Los científicos, que publicaron su estudio en la revista Experimental Brain Research, concluyeron que, a pesar de esta advertencia, los sujetos caminaron sobre la plataforma estacionaria de forma inapropiadamente rápida (0,71 m / s), mostrando un aumento evidente de la actividad eléctrica de las piernas.

Las mediciones demostraron que la velocidad de la marcha de los sujetos era excesiva incluso antes de que su pie se pusiera en contacto con la plataforma, lo que descarta una respuesta refleja o una ilusión visual como responsables de las acciones de los voluntarios.

En su lugar, parece que el cerebro motor central siguió esperando que la plataforma se moviera activando nuestro “piloto automático”, incluso cuando la mente consciente sabía que no lo hacía ya que había recibido una advertencia inequívoca sobre ello.

El cerebro es un complejo centro de procesamiento de información intimamente enlazado con el entorno que a menudo escapa a nuestra capacidad para entenderlo.

Este órgano recolecta, filtra y analiza la información y, en respuesta, realiza un sinnúmero de procesos complejos, algunos de los cuales son automáticos, algunos voluntarios, algunos conscientes…y algunos inconscientes, como ocurre cuando andamos sobre una escalera mecánica rota.

El cerebro de los ancianos les hace ser más confiados | VCN

 ... A los ancianos se les mostraron imágenes de gente que transmitía confianza o deshonestidad. Catalogaron bien a los primeros pero ...


Cultura chimpancé es muy antigua | VCN

 ... Se podría decir que la confianza es la base de la amistad verdadera en humanos, pero un trabajo reciente sostiene que esto también es cierto ...


Nombre difícil ,menos confiarán en ti | VCN

 ... La bioquímica de la confianza en el prójimo | VCN ... La oxitocina, es una hormona que también afecta a nuestra confianza en los demás.

Fuente : The broken escalator phenomenon.
Comparte este conocimiento con tus seres queridos !
Salvo que se exprese lo contrario esta obra y su fuente .... están bajo una licencia Creative Commons.