Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Baldomera Larra, “inventora” de las estafas piramidales

Baldomera Larra, “inventora” de las estafas piramidales
Doña Baldomera Larra ha sido absuelta. Siempre me había parecido a mí que el tomar dinero no era materia penable. Y el Tribunal Supremo de Justicia acaba de ratificarme en mi opinión.

Se asegura, no sabemos con qué fundamento, que varios de sus antiguos imponentes, los más agradecidos, piensan obsequiar a dicha señora con una serenata el día que sea puesta en libertad.

Una de las piezas del programa será la popular Canción de la Lola, con una pequeña variación en la letra:

El dinero que era nuestro, Baldomera se llevó. Baldomera ha aparecido, pero nuestros cuartos no.


E. Navarro Gonzalvo.
Madrid Cómico, 6 de Febrero de 1881.

El toque socarrón con que Madrid Cómico trató el tema de la absolución de la Baldomera muestra como uno de los casos de estafa más famosos de la historia de España fue vivido entre el estupor y la gracia. 

Permítaseme hoy traer a esta sección, dedicada comúnmente a grandes nombres de la ciencia o la tecnología de España, a un personaje que demostró tener un gran ingenio, aunque fuera para el delito porque, si hay algo típico en el caminar de los siglos en esta Iberia nuestra, es la proliferación de listillos y pícaros.

Baldomera podría ser considerada como la patrona pagana de todos ellos y, aunque su ingenio no fuera en provecho del progreso de sus congéneres, no viene mal volver atrás la vista y comprobar que, en todo tiempo, han nacido y crecido a gusto este tipo de estafas.
Tinglados financieros

Cuando la economía crece no suelen descubrirse estas cosas. Ay, pero llegado el momento en que las vacas flacas están a la vista, las ratas abandonan barcos en proceso de hundimiento y, lo que hasta entonces era llamado “ingeniería financiera” o, simplemente, “gran oportunidad de negocio”, ahora es una simple y llana estafa.

Que se lo digan a quienes invirtieron en el tinglado millonario del gurú Bernard Madoff, artífice de una ingeniosa estafa piramidal tan vieja como el propio sistema del que se ha beneficiado.

Esto no es nada nuevo y, si hubiera que buscar un caso precursor y paradigmático, lo más socorrido será mirar atrás, a mediados del siglo XIX, a la que, a veces, es considerada como inventora de las estafas piramidales.

Puede que no fuera el primer caso, pero el ruido que armó ha llegado a nuestros días, aunque muchos parecen no aprender y caen en tramas similares todavía.

Cuando el tinglado de Doña Baldomera fue puesto en duda, la policía cayó implacablemente sobre el edificio madrileño donde se encontraba su Casa de Imposiciones, pero por mucho que buscaron, no pudieron localizar a la acusada de estafa y, además, habían desaparecido los dineros depositados en la citada casa.

El pueblo, presente como testigo asombrado de la intervención, increpó a la autoridad gritando “es nuestra Providencia, es la madre de los pobres.”

 El asalto tuvo lugar en 1876, aunque a pocos sorprendió porque, ¿acaso alguien en su sano juicio puede pensar en lograr imposiciones del 30 por ciento al mes sin que haya trampa de algún tipo? Baldomera se había fugado, dejando detrás a gran número de ambiciosos con el saco roto.

Se hablaba de conseguir ganancias del seiscientos por ciento en un año, hubo quien cobró veinte reales diarios por un desembolso de mil doscientos.

Pura jauja, las gentes se agolpaban en la ventanilla, había que aprovechar el chollo mientras durara, pero como ha sucedido ahora con Madoff, la cosa no podía mantenerse eternamente.

Hija de Larra

¿Quién era la ingeniosa artífice de tan monumental estafa? Ni más ni menos que la última hija de El Pobrecito Hablador, el ínclito escritor y periodista Mariano José de Larra y de Josefa Wetoret. Doña Baldomera Larra Wetoret creó su Caja de Imposiciones casi por accidente, fruto de la necesidad.

El mecanismo del tinglado era muy sencillo, se depositaba allí dinero y, a cambio, se recibían intereses sorprendentemente altos.

Pocos preguntaron de dónde salían, porque al ver que tales intereses eran abonados puntualmente, no había motivo para queja alguna. Baldomera carecía de licencia para llevar a cabo su negocio, pero en plena fiebre especuladora, en una época en que se habían levantado muchos límites sobre los intereses del capital, una gran mayoría quiso beneficiarse de la gallina de los huevos de oro.

El marido de Baldomera, médico de la Casa Real, decidió probar suerte en las colonias del otro lado del Atlántico. Se quedó la hija de Larra sin un céntimo y con varios hijos a los que alimentar, sola en Madrid.

Cuentan las crónicas que, aguzado el ingenio por la complicada situación, pidió prestada una onza de oro a una conocida, prometiendo devolver duplicada tal cantidad al cabo de un mes.

Así comenzó todo, porque cumplido el plazo y satisfecha la exigencia prometida, otros quisieron que se repitiera el “milagro”.

Todo el mundo sabía que los intereses salían de las nuevas imposiciones, puro sistema piramidal, algo que no podía mantenerse por mucho tiempo, no había inversión productiva alguna, simplemente se pagaba a los viejos clientes con el nuevo dinero que entraba.

Colas interminables aseguraron, de momento, la entrada de capital fresco. En total, se estima que se movieron a lo largo de toda la operación más de veinte millones de reales y el número de impositores se contó por millares, todo ello cifras mareantes para la época.

Y, ciertamente, mareo sintieron muchos de los impositores, sobre todo los últimos que depositaron su dinero en la caja de Baldomera, ya conocida entonces como madre de los pobres, cuando intervino la autoridad policial por orden del Juez de Instrucción del Distrito de la Latina.

El resultado del registro fue de escándalo, apenas unos cuantos miles de reales y unos asustados empleados que no tenían ni idea de las operaciones ideadas por Baldomera, pues se dedicaban únicamente a ejercer de escribientes.

El administrador fue detenido y se buscó a la estafadora por todas partes, pero no apareció. En un primer juicio, celebrado en 1879, fue declarada culpable de alzamiento de bienes y condenada a prisión pero, tras recurrir, logró ser absuelta en 1881.

La extradición de Baldomera

Contaba madrileño diario El Imparcial, del 14 de diciembre de 1894, cómo un agente de policía de París acababa de publicar unas memorias en las que narraba, entre otros casos sobresalientes de su carrera, el de Baldomera y su vida en Francia:

Baldomera era buscada por el mundo entero, mientras hallábase muy tranquila, en un delicioso pabellón que había arrendado en Anteuil, con nombre supuesto.

La calma de su vida fue turbada una vez por la denuncia de una criada a quien despidió. La criada, aunque no conocía completamente el pasado de doña Baldomera, poseía vagos informes sobre ella.

Pero cuando se presentaron en su domicilio, el pájaro había volado a Bruselas. Poco después regresó a París, arrendó otra villa y vivió en ella sin que nadie la molestara.

Entretanto, la justicia continuaba sus pesquisas, excitada por las apremiantes instancias del gobierno español.

El 10 de julio de 1878, en el momento en que por décima vez se respondía a España que la Baldomera no había sido hallada, una carta anónima le reveló al procurador de la república su nuevo retiro. (…)

Mientras [la detenida] hablaba, el magistrado comparaba su fisonomía con la fotografía de la Baldomera: la semejanza era sorprendente.

— Sin embargo—díjole Mr. Potier, —no puede darse mayor parecido que el de Vd. con este retrato de Baldomera Larra.
— ¿Es que en España no tenemos todas el mismo tipo? —replicó ella sin desconcertarse.

Pero dos delegados de la cancillería se hallaban en el palacio de justicia. El magistrado llamó y ordenó que los introdujeran, así como a otras tres personas que habían conocido en Madrid a la prestamista y que, por casualidad, se hallaban en París.

A la vista de estas personas, la detenida se turbó, perdiendo finalmente la calma cuando le refirieron varias circunstancias de su vida. No pudiendo resistir más, exclamó:

— ¡Pues bien, sí, yo soy Baldomera Larra! ¡Después de todo, ya estoy harta de esta vida que llevo! ¡Prefiero que me juzguen!

La orden de extradición estaba ya extendida. Quince días después, la presa fue enviada a Madrid en compañía de dos cajas conteniendo las alhajas y el dinero que se hallaron en su poder.

¿Nuestro cerebro decide antes de evaluar la evidencia? | VCN

 ... Esta teoría indica que la llegada de un estímulo sensorial aumenta la actividad neuronal y que la decisión se alcanza cuando esta actividad ...


El aye-aye, ser feo puede salir muy caro | VCN

 ... le suma la cola, de más de cincuenta centímetros de longitud, por lo que en total alcanza casi un metro completo y pesa de dos a tres kilos.


Aliens y reproducción | VCN

... otros presentan más de dos sexos y el paramecium aurelia alcanza hasta los ocho. ¿Poseen los alienígenas diferenciación sexual? ¿Tienen ...

FUENTE :http://www.alpoma.net/tecob/
Salvo que se exprese lo contrario esta obra y su fuente .... están bajo una licencia Creative Commons.