El efecto qwerty, el significado de las palabras

qwerty
Entre lo que quieres decir y lo que dices, a menudo, hay un teclado QWERTY por medio.

Uno de los elementos de la tecnología que utilizamos desde antes que existiera la computadora es el teclado.

Sí, ese maravilloso aparato que está perdiendo los botones, pero que casi no ha cambiado desde que lo conocimos en la máquina de escribir.

Lo cierto es que si bien el teclado Qwerty (así se llama el teclado que usamos) no es el único que existe, es el que eligió Remington, una de las más importantes fábricas de máquinas de escribir del mundo y que lo lanzó a la fama o lo hizo común en todo el mundo.

El invento del teclado Qwerty (las primeras 6 letras del teclado), se lo debemos a Christopher Lathan Sholes, un estadounidense que también inventó la primera máquina de escribir de uso comercial en 1868 y que luego vendió a Remington en 1873.

La distribución de las teclas que eligió Sholes no es caprichosa, realizó un gran estudio sobre la cantidad de veces que se utilizan las letras y eligió esa disposición para que puedan utilizarse ambas manos al escribir.

Más de uno se preguntará a qué se debe la disposición, aparentemente caprichosa en los teclados de las computadoras. Tal vez una disposición alfabética, o con alguna lógica sencilla y razonable fuera más fácil de memorizar y eso ayude a ganar velocidad de tipeo en los iniciados… pero todo tiene su historia.

En las primeras máquinas de escribir la pulsación de las teclas accionaba brazos de palanca en cuyo extremo se hallaba el molde con el tipo correspondiente a la tecla.

Los moldes (pequeños prismas de metal) debían entrar todos en el mismo lugar, donde se dejaba impreso el tipo y, lógicamente, en ese lugar estrecho podían entrar de a uno.

Para que entrara el siguiente, la máquina debía esperar que el tipo anterior abandonara ese reducido espacio.

Si el mecanógrafo digitaba con mucha velocidad era frecuente que no diese tiempo a dejar el espacio vacío y, entonces, el molde siguiente se encontraba con el espacio ocupado y los moldes se trababan.

La solución a este problema que encontraron los fabricantes fue diseñar un teclado en el que las letras que con más frecuencia se escriben juntas (en el inglés) se hallen lo más separadas posibles para alargar el tiempo entre pulsación y pulsación.

Luego de un breve tiempo de prueba y error nació la disposición llamada QWERTY (en alusión al primer renglón), que fue la que menos trabas producía.

El auge de la mecanografía se extendió mucho, y la cantidad de mecanógrafos habituados a esta disposición, hicieron que los nuevos desarrollos tecnológicos –en los que las trabas ya no ocurrían– no pudieran modificar la disposición QWERTY. Hubo varios intentos, pero el mercado siguió prefiriendo el QWERTY.

Y también tenía un propósito técnico, ya que con este teclado se evitaba que los mecanismos de la máquina se trabaran al escribir.

Pero el nombre de este teclado es una convención, ya que algunos idiomas han cambiado la distribución de las letras, combinándolas según las que más se utilizan es su propio idioma, entonces en alemán en lugar de la Y se encuentra la Z, y en los teclados en francés las primeras 6 teclas son: A Z E R T Y (quizás este nombre es más legible que el nombre convencional).

Las palabras salen de la suma de las pulsaciones de tu mano derecha y tu mano izquierda. Pero ¿tiene la misma carga emocional un término con más letras escritas con una que con otra? No.

El estudio The QWERTY Effect: How typing shapes the meaning of words, llevado a cabo por Kyle Jasmin y Daniel Casasanto con el apoyo de la Junta de Andalucía y la Fundación James S. McDonnell, asegura que “las palabras con más letras escritas por la mano derecha fueron puntuadas de forma más positiva”.

Los investigadores han llamado a esta valoración Efecto QWERTY y se produce, al menos, en el español, inglés y holandés (estos son los tres idiomas objeto del estudio).

La investigación revela que este fenómeno se produce de forma más clara en palabras acuñadas después de que el QWERTY fuese inventado y en neologismos.

“El descubrimiento de un patrón similar en los distintos lenguajes (…) sugiere que el teclado QWERTY está cambiando el significado de las palabras porque las personas filtran el lenguaje a través de sus dedos”.

El estudio sostiene que “escribir en teclado es un tipo determinado de acción motora. Desarrollar acciones motoras con fluidez conduce generalmente a sentimientos positivos. Así, el hecho de que las letras en un lado del teclado puedan escribirse con más fluidez que las del otro lado podría establecer una relación entre su localización y la valoración que reciben (un significado más positivo o más negativo)”.

Los investigadores aseguran que aunque saben que “la relación entre la forma de las palabras y su significado es arbitraria, algunos aspectos sobre cómo las palabras se producen puede configurar su significado”.

 “En el pasado, el lenguaje era hablado únicamente y por eso solo estaba sujeto al habla y la escucha. Ahora, el lenguaje se construye a menudo con los dedos y, para millones de personas, es filtrado a través de un QWERTY. Los individuos inventan nuevas tecnologías para producir el lenguaje y estas tecnologías acaban dándole forma”.

Hagamos una prueba. Escribamos, por ejemplo… Mmm…

‘Tarugo’ (cuatro letras con la izquierda y dos con la derecha) √
‘Bonito’ (cuatro letras con la derecha y dos con la izquierda) √

En estas dos palabras el estudio tiene una fiabilidad del 100%.

(Nota: Zurdos, don’t panic. La investigación se refiere solo a la escritura en teclado QWERTY. Nada que decir sobre los manuscritos).

Dvorak y Hcesar intentaron destronar a Qwerty

El teclado Dvorak

Pero habíamos dicho que este invento de Sholes no fue el único. En 1936 August Dvorak junto a William Dealey inventaron una disposición diferente de las teclas, que aseguran es más eficaz que el teclado de Sholes.

 Y si bien no vamos a entrar en debate porque me parece que es cuestión de haberse acostumbrado a escribir de una manera en particular, podemos decir que, una de las ventajas de la disposición Dvorak es que se puede modificar para escribir con una sola mano, sea la derecha o la izquierda (como se ve en la imagen).

Según Dvorak su teclado permite el uso rítmico y coordinado de ambas manos, cosa que no sucede en el teclado Qwerty porque para la mayoría de las teclas, según él, se utiliza la misma mano y algunos movimientos de los dedos son poco naturales.

La batalla Dvorak vs. Qwerty

Los detractores del teclado Qwerty  destacan que el teclado Dvorak sostiene mayor cantidad de pulsaciones en la zona media del teclado, que es donde naturalmente descansan los dedos y donde se pueden hacer movimientos más veloces. Incluso lo recomiendan para personas que tienen dificultades para mover sus dedos o que sufren del mal del Túnel Carpiano porque cansa menos.

También toman como ventaja que no se requiere cambiar tanto de fila y las manos se alternan con mayor frecuencia (claro está siempre hablando de un teclado en inglés).

¿Y Hcesar?

Un teclado que no tuvo mayor éxito que el obligado por el dictador portugués Oliveira Salazar, es el conocido como Hcesar que fue impuesto por decreto en 1937.

Este teclado omitía el número cero porque podía sustituirse con la letra O y era llamado Teclado Nacional por los portugueses quienes también tenían disponible el teclado Azerty, afortunadamente, luego de los años 1980 esta imposición fue descartada y actualmente los portugueses utilizan el teclado que conocemos todos, o Qwerty, con sus adaptaciones.

Marte ,un planeta inhóspito | VCN

... Hoy sabemos que Marte es un planeta seco y frío, en el que la vida, si no imposible, es muy difícil. Sin embargo, hoy también conocemos que, ...


VCN: Los 19 dibujos más utilizados en tatuajes alrededor del mundo

... Hoy por hoy, una de cada diez personas lleva alguno en su cuerpo. Y si nos centramos en el segmento que va entre los 18 a los 29 años, ...


¿Por qué las monedas se hacían de oro? | VCN

 ... Si yo produzco la harina hoy y dentro de un mes tus gallinas empiezan a tener huevos no habrá problema yo hoy vendo mi harina a quien sea ...

FUENTE :http://www.yorokobu.es/
 Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo una licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike Except where otherwise noted, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution