Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

La tectónica de placas de la Tierra es única ... Soluciones a la paradoja de Fermi

La tectónica de placas de la Tierra es única
Toroide
Nuestro planeta se comporta de forma destructiva constantemente: terremotos, huracanes, inundaciones, etc.
Parece, pues, extraño que algunos geólogos piensen que la existencia de un fenómeno como la tectónica de placas debe ser necesario para la existencia de vida compleja.

Pero, de hecho, existe una razón seria para creer que puede existir una relación íntima entre la vida, los océanos y la tectónica de placas.

Y esta relación puede ser única en un planeta como el nuestro, la Tierra.

Los distintos planetas del sistema solar presentan diferentes formas de disipar su calor interno. En el caso de nuestro planeta, este calor se genera por decaimiento radiactivo y se transporta mediante convección.

Así, cerca de una cresta oceánica, el material fundido del interior del manto es llevado a la superficie a lo largo de una celda de convección, extendiéndose y enfriándose mientras se solidifica en la corteza oceánica.

A lo largo de escalas de tiempo geológicas el nuevo material flota sobre el manto caliente, alejándose del lugar donde surgió.

Durante este proceso se enfrían y acumulan masas de roca ígnea.

El material se hace más pesado y tras decenas de millones de años vuelve a hundirse profundamente en el manto, en unos lugares denominados zonas de subducción. Luego, el ciclo se repite.

Algunos científicos piensan que la tectónica de placas puede ser el requerimiento más importante en el desarrollo de la vida animal. Veamos algunas de las razones esgrimidas por estos científicos.
  • Creación del campo magnético terrestre.
En esencia, los planetas generan un campo magnético por efecto dinamo. Para ello se requiere que el planeta rote; debe contener una región con un fluido conductor de la electricidad y debe existir convección en dicho fluido.

No se puede asegurar pero parece ser que si en la Tierra no hubiese tectónica de placas el transporte convectivo hacia la superficie podría no tener lugar, la dinamo no funcionaría y el campo magnético terrestre sería prácticamente nulo o, al menos, mucho menor que el actual.

Sin la protección que nos brinda el campo magnético, la atmósfera podría desaparecer a causa del continuo bombardeo de las partículas de alta energía procedentes del viento solar.

  • La tectónica de placas o deriva continental ha creado y sigue creando los continentes.
Un mundo con una mezcla de océanos, islas y grandes continentes ofrece más posibilidades a la biodiversidad que otro en el que solamente hubiese una inmensa masa de tierra o de agua.

La tectónica de placas produce condiciones ambientales diversas y esto promueve la aparición de nuevas especies.

Un trozo de tierra que se fragmentase y se separase de un continente en la que una misma especie de ave se viese obligada a habitar en los dos medios provocaría que ésta evolucionara de forma diferente en la isla y en el continente, dando con el tiempo lugar a dos especies distintas.

Durante los eventos de extinción globales, un mayor número de especies posee mayores probabilidades de supervivencia.

La tectónica de placas de la Tierra es única (Segunda parte)

Fuente: New Scientis
Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.