¿La verdadera enfermedad de los vampiros?

¿Cual es la verdadera enfermedad de los vampiros?
Cuando el fenómeno del vampirismo estuvo en boga al final de la Edad Media, popularmente se decía que aquellas personas con una apariencia pálida y cadavérica tenían la enfermedad de los vampiros.

Fue entonces que los científicos comenzaron a estudiar de forma seria esos casos.

En el siglo XVI descubrieron que se trataba de tres posibles enfermedades: anemia, talasemia o porfiria.


La primera es ocasionada por un escaso nivel de glóbulos rojos, lo que genera una deficiencia en la transportación de oxígeno a través de la sangre con síntomas como debilidad física, respiración débil y pausada, fatiga constante, palidez y desórdenes digestivos.

La talasemia es un trastorno hereditario con disfunciones en la hemoglobina (componente de los glóbulos rojos), encargada de transportar el oxígeno.

En cada molécula de hemoglobina hay dos tipos principales de proteínas llamadas globina alfa y globina beta.

Los individuos que padecen talasemia no producen suficiente cantidad de una de estas proteínas (y, en ocasiones,

de las dos). Como resultado, sus glóbulos rojos pueden ser anormales y no estar en condiciones de transportar suficiente oxígeno al cuerpo, con síntomas similares a la anemia.

Por último, la porfiria se refiere a un conjunto de enfermedades hereditarias ocasionadas por deficiencia en las enzimas que intervienen en la biosíntesis de la hemoglobina.

¿Te gusto el relato ? ... entonces mandaselo a tus amigos !!!