Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

18 Mundos dentro de nuestro mundo

18 Mundos dentro de nuestro mundoActualmente nos hace falta recordar todo esto que vamos olvidando. 

Existen lugares en este mundo que no parecen reales, lugares que parecen sacados de un cuento de hadas o de una película de ciencia ficción.

18 sitios impresionantes que merecen ser visitados, aunque sólo sea para asegurarse de que realmente existen, de que no nos están engañando con falsas imágenes.

A mi no me importaría visitarlos todos y pasar días recorriendo estos increíbles y espectaculares paisajes.

El desarrollar una gran sociedad, requiere de un espacio lo suficientemente grande, y sobre todo, de una utilización responsable de los recursos disponibles.

En todo caso, el desafío, será encontrar el equilibrio entre el tamaño de una sociedad y el espacio que lo rodea.

Caso contrario, los experimentos estarán destinados al fracaso.

Entre las tantas culturas que vivieron un colapso hasta el extremo de desaparecer como sociedad, existen ejemplos a muy pequeña escala que resultan por demás ilustrativos de la importancia del desarrollo en una escala sostenible.

Nacidas como pequeñas comunidades encerradas en islas remotas, en su supervivencia desplegaron un crecimiento desmedido, o especialmente, un modelo de desarrollo que en la terminología actual debería calificarse como insostenible.

El resultado para cada uno de los ejemplos tiene ribetes de catástrofe: básicamente colapsaron. Quizás el mayor ejemplo, sea el de la Isla de Pascua, modelo con el que comenzamos la trilogía.

1. La isla de Pascua

Aunque aún hoy no está claro el origen de la población originaria de la isla de Pascua, los Rapanui, si hay cierto consenso en cuanto a su colapso como cultura.

La isla de Pascua

La cultura Rapanui no llega a padecer mayormente el impacto de la llegada de los europeos, porque el agotamiento de los recursos naturales de la isla no les da tiempo a sobrellevar su prosperidad.

La isla de Pascua y su cultura, muchas veces es expuesta como un ejemplo de colapso social: una sociedad que agota sus recursos y no se adapta a los cambios, una respuesta ineficiente ante el problema (los nativos aceleran su colapso al consumir más recursos para construir las estatuas moái, en honor a sus ancestros, y con la esperanza de que tal respeto les acercaría un futuro más próspero), y para rematarla, una cultura y sociedad compleja con cimientos sobre una isla de territorio limitado y recursos insuficientes.

La erosión del bosque, termina por consolidar la deforestación de la isla y la insuficiencia de recursos para construir barcos y herramientas.

Obstruidos para obtener los suministros básicos, todo el sistema colapsa, y ante la hambruna y una guerra civil, la cultura rapanui desaparece hasta que sus escasos descendientes, caen debilitados en manos de cazadores de esclavos.


2. Isla Malden

Isla Malden

Es básicamente insignificante, un territorio pequeño perdido en el Pacífico perteneciente a la República de Kiribati.

Tiene la forma de un triángulo con 8 kilómetros de lado, un territorio bajo que apenas alcanza unos 10 metros sobre el nivel del mar, y a simple vista, poco para hacer.

Sin embargo, en tan pequeño territorio, perduran las ruinas que en la escala de la isla, resultan asombrosas. Restos de templos, estructuras de piedra, pirámides, plataformas, carreteras, antiguas casas y tumbas que evidencian una antigua cultura nada numerosa, pero como mínimo notable.

Según los estudios del arqueólogo Kenneth Emory, son los restos de una pequeña población de la Polinesia que sobrevivió por varias generaciones algunos siglos atrás. Se cree que el abandono de la isla, está relacionado con un agotamiento de los recursos, o nuevamente, un números de pobladores que superaba el nivel de desarrollo sostenible.


3. Islas Pitcairn

Islas Pitcairn

El archipiélago de la Polinesia en Oceanía, territorio de ultramar británico, es famoso por albergar los descendientes de los amotinados del barco Bounty junto a un grupo de tahitianos que se asentaron en la isla en el año 1790.

Todavía existe un mundo maravilloso, lleno de lugares increíbles por descubrir.

Hoy es el país menos poblado del mundo, aunque no es una nación soberana, con sólo nueve familias y 46 habitantes. Pitcairn también tuvo su colapso en el año 1850, cuando la sobre-población hizo insostenible la supervivencia en el lugar.

Unos meses después, algunos de los habitantes retornaron a la isla para repoblarla con un número que se equilibra gracias a la emigración actual hacia Nueva Zelanda.


4.La Isla de Sark

La Isla de Sark

La Isla de Sark es la formación más pequeña del grupo conocido como Islas del Canal, ubicada en el canal que separa a Francia del Reino Unido.

Se encuentra bajo soberanía británica, aunque por historia y tradición conforma un ente separado del Reino Unido.

Tiene una población de 507 habitantes repartidos en 5 km cuadrados, que aumenta hasta unos 1.000 durante el verano.

El uso de vehículos motorizados está prohibido en la isla, siendo estos sustituidos por bicicletas, coches de caballos y tractores. La principal fuente de ingresos de la población es el turismo.

La isla esta formada por la Gran Sark (al norte) y la Pequeña Sark (al sur) que están conectadas por un estrecho y elevado istmo con un ancho de unos 3 m y una altitud de 92 m.

En 1900 fueron puestos pasamanos de protección, porque hasta entonces los niños debían cruzar arrodillados para evitar que el viento les tirara hacia el precipicio.

Actualmente hay una carretera de hormigón construida por prisioneros de guerra alemanes, bajo la dirección del cuerpo de ingenieros de Gran Bretaña, después de la Segunda Guerra Mundial. La pequeña isla de Brecqhou, situada al este, también forma parte de Sark. Es una isla privada y está cerrada a los visitantes.

El Seigneur de Sark (en el caso femenino es Dame de Sark) es la cabeza del gobierno feudal de la isla, siendo un título hereditario. Desde 1974 John Michael Beaumont se ha desempeñado como Seigneur.

La mayoría de las leyes relacionadas con el rol del señor feudal han cambiado muy poco desde el dictado de las normas respectivas por Isabel I de Inglaterra en 1565, entre las cuales existen las curiosidades tales como que el seigneur es el único que puede poseer palomas y pichones, así como la explotación de ciertos derechos mineros en la isla.

La isla se encuentra dividida en cuarenta tenants –así como otros terrenos-, sólo pueden transmitirse por estrictas normas hereditarias o por compraventa. Cada uno de los propietarios de los cuarenta tenants originales tiene derecho a un asiento en la Chief Pleas o asamblea de la isla.

El Chief Pleas es el parlamento de Sark. Esta asamblea estuvo originalmente compuesta sólo por los 40 dueños originales en los cuales se subdividió la isla, aunque con posterioridad, en 1922, se agregaron 12 asientos para que fueran elegidos directamente por la población por medio de sufragio adulto universal por un plazo de tres años.

Territorios muy pequeños en disputa

Son en su mayoría rocas o peñones que emergen en el medio del mar lejos de cualquier vestigio de tierra firma a cientos de kilómetros de distancia.

Ni siquiera aparecen en la mayoría de los mapas. Inhabitables por sus insignificantes tamaños o su inhóspita geografía, despiertan sin embargo disputas territoriales por la explotación de los recursos estimados en su lecho submarino en la que los países implicados, afirman tener los “derechos de propiedad”.


5. Rockall, Atlántico Norte

Rockall, Atlántico Norte
Imagen en Wikimedia / Andy Strangeway

En el Atlántico Norte, sólo se ve agua por cientos de kilómetros hasta que descolocado, emerge un peñón rocoso puntiagudo con 23 metros de altura sobre el nivel del mar. Es la roca más aislada en todos los océanos. En 1955 un helicóptero de Reino Unido realiza un aterrizaje dejando una placa de bronce e izando una bandera británica en lo más alto.

Desde entonces, está oficialmente anexionada al país, una acción reforzada en el año 1972 por el Parlamento Británico, denominando al peñón como isla de Rockall integrado el distrito de Harris.

Aunque la declaración reivindica el uso de los recursos del lecho submarino alrededor del peñón, no implica una fijación de soberanía. Islandia, Islas Feroe e Irlanda no están de acuerdo con la posesión británica, y mantienen un litigio sobre el peñón sobre los derechos de sus fondos submarinos.


6. Atolón Okino-Tori-Shima


A 1740 kilómetros al sur de Tokio, emergen tres islotes que desaparecen cuando sube la marea, rodeados de un arrecife.

Se lo conoce como Atolón Okino-Tori-Shima, o también como Okinotorishima, y es en la práctica una laguna rodeada de coral con un reducido número de rocas que emergen en su interior.

Atolón Okino-Tori-Shima, o también como Okinotorishima

El Gobierno de Japón, sumándose a la ley de mar de las Naciones Unidas (sólo puede determinarse una zona económica exclusiva alrededor de un territorio que puede mantener vida humana por sí misma), se ha esmerado por sentar derecho de propiedad financiando una base habitada de modo permanente invirtiendo millones de dólares.

¿La razón de la inversión?: una área de explotación equivalente a 400.000 kilómetros cuadrados, un territorio más grande que toda el área superficial de Japón.

En el Atolón Okinotosishima, se construyeron espigones, muros de concreto y una base de investigación marina con helipuerto, con una inversión de 600 millones de dólares que además intenta resistir la subida del nivel del mar y la desaparición de los islotes. (En el propio blog, nos informábamos sobre el atolón hace un tiempo)


7. Scarborough Shoal

Scarborough Shoal

Una roca emerge en el Mar de China del Sur, y una bandera de Filipinas flamea aunque nadie la vea. Se llama Scarborough Shoal, un arrecife en un caso similar a nuestro anterior ejemplo japonés.

Es apenas un grupo de islas que no superan los tres metros de altura y arrecifes en un atolón que conforma un banco de arena.

La disputa es entre Filipinas, y República Popular de China, República de China (Taiwán). La isla más cercana se encuentra a unos 350 kilómetros al suroeste, en el conjunto de las Spratly.


8. Islas Senkaku

Islas Senkaku

Las Islas Senkaku se encuentran en el extremo occidental de Japón, a 170 kilómetros al norte de la Isla Ishigaki, y a 186 kilómetros al noreste de Keelung, Taiwán. El conjunto de islas está bajo una disputa territorial entre Japón, China y Taiwán que ya se ha tomado unas décadas.

De hecho, son fuente permanente de roces diplomáticos, especialmente con el gobierno Chino, que se declara responsable de su descubrimiento y control desde el siglo XIV como parte de sus territorio.

Japón, por su parte, niega que exista una disputa de propiedad debido a que Japón siempre se refiere a las islas como parte integrante de su territorio.

La población de la isla es nula, y en total, son cinco islas volcánicas, y tres peñones.


9. Las Rocas de Liancourt.

Las Rocas de Liancourt.
Imagen Courtney Bolton

Son un grupo de islas en el Mar del Japón, prácticamente inhabitables. Pero se cree que en su zona económica exclusiva podría haber yacimientos de gas natural. Quizás por ellos, tanto Japón, como Corea del Sur no se resignan a menos que incorporar las islas a su territorio.

Habitado actualmente por dos residentes surcoreanos y una guardia de oficiales de la policía surcoreana, la disputa se ha renovado tras la reafirmación de soberanía por parte de Tokio en los últimos años.

Las Rocas de Liancourt, de origen volcánico, tienen en su punto más alto 169 metros de altura, y en total suman 90 islotes y arrecifes.


10-Isla Nauru ... un paraíso en venta

Isla Nauru ... un paraíso en venta

Hace mucho tiempo, en una isla apartada del mundo, vivía un pueblo feliz. La isla de Nauru, situada en el Pacífico Occidental tenía todo lo que sus habitantes necesitaban: cocoteros que daban alimento y bebida, árboles frondosos que les regalaban su sombra, aves a montones, y un mar lleno de peces.

Hace más de 200 años, el capitán de un barco ballenero inglés descubrió este edén y lo llamó “Pleasant“, que significa agradable.

La isla cuya superficie llega apenas a los 21 kilómetros cuadrados, es más pequeña que cualquier aeropuerto mediano de alguna de nuestras ciudades. Nauru está situada entre Hawai y Australia, a escasos 56 kilómetros al sur del ecuador y a cientos de kilómetros de cualquier otro lugar.

Tuvo que transcurrir un siglo para que un trozo de madera petrificada que alguien se llevó como recuerdo de Nauru a Australia, cayera en manos de un químico, el cual lo examinó y vio que era muy valioso.

Al poco tiempo se organizó una expedición a la pequeña isla y se descubrió que, en efecto, sus moradores vivían sobre el yacimiento de roca fosfática más abundante de toda la parte continental de Oceanía.

Un yacimiento originado en los excrementos de aves marinas.

Durante la mayor parte de este siglo se enviaron a Australia y a Nueva Zelanda millones de toneladas de fosfatos de un grado y pureza no conocidos hasta entonces.

Cuando la isla se independizó en 1968, las minas de fosfatos fueron nacionalizadas y los ciudadanos de la república más pequeña del mundo, pasaron a formar parte del selecto grupo de los pueblos más ricos del mundo.

Unos signos de prosperidad que resultaban casi escandalosos. Pese a que sólo hay una carretera en toda la isla, cualquier familia era poseedora de al menos dos vehículos.

Una amplia gama de aparatos eléctricos como microondas, equipos estereofónicos y varios televisores por familia.

Los nauruanos recibían gratuitamente, o por una cuota simbólica, vivienda, electricidad, agua, teléfono y servicio médico. La educación también es gratuita y el gobierno solía costear las costosas escuelas particulares en el extranjero.

Todo un paraíso fiscal en la década de los 90.

Incluso la Reina Isabel II junto con el Duque de Edimburgo y cinco ministros del gabinete visitaron la isla. Gran Bretaña ayudó con fondos para la minería y las tierras deterioradas….ayudó?

Pero,.. todo esto uso desproporcionado de los males de la riqueza les produjo una dolorosa lección. Los Nauruanos llegaron a ser autosuficientes, pero irremediablemente comenzaron a vivir los últimos capítulos de un cuento de hadas sin final feliz.

Los fosfatos comenzaron a agotarse, y como es lógico el dinero también. Y lo que alguna vez fue un paraíso tropical es hoy un desierto carcomido de lápidas de coral.

Después de devastar casi el 80% de la isla, el terreno se encuentra en un estado estéril de pináculos de caliza, algunos hasta de 15 metros de altitud, inservibles para el cultivo, la única zona posible son los bordes de la isla, donde últimamente es recolectado coco, mango y almendra.

Una apabullante actividad minera que durante más de 90 años ha servido para que los isleños llevaran una autentica vida de lujo a costa de un maltrato desenfrenado de la isla y cuyos resultados saltan a la vista.

El cambio de dieta está causando verdaderos estragos. La expectativa de vida es de sólo 55 años. Los isleños padecen muchas enfermedades de los ricos, entre ellas unos índices altísimos de hipertensión arterial y de afecciones cardiacas; además tienen la segunda tasa más alta de diabéticos en el mundo,y con unos índices de obesidad muy alarmantes.

Todo ello gracias a la importación enlatada de su alimentación.

Con una población en el 2006 de 13.048 residentes, Nauru actualmente carece de dinero para realizar muchas de las funciones básicas de gobierno. Incluso el Banco Nacional es insolvente.

Una violación de la naturaleza que no sólo sirvió de provecho a los nauruanos. Alemania, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido tuvieron el control y aprovechamiento de ésta, incluso los japoneses durante la segunda guerra mundial ocuparon la isla.

Un paraíso perdido del Pacífico donde se derrochó sin pensar en el mañana, para ellos, en efecto, quizá no lo haya.

Sigue leyendo....
18 Mundos dentro de nuestro mundo ( Parte 2 )


Vino tinto, ¿protección contra la vejez? | VCN

 ... El “elixir de la eterna juventud” podría estar en… ¿el vino tinto? Es un hecho, estamos obsesionados con mantenernos jóvenes eternamente.


El increíble cerezo que vino del espacio | VCN

El cerezo que vino del espacio. No, no es el título de una película de serie B. Es cierto que en esta historia hay algo que sale fuera de lo común y que hoy en ...


¿De donde vino el agua de la Tierra? | VCN

 ... Hace mucho tiempo que los científicos empezaron a preguntarse por el origen del agua de la Tierra. Y hasta ahora la versión oficial sostenía ...

Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported. (CC BY 3.0 ) ☺