Llegada de los visigodos a Hispania

Llegada de los visigodos a Hispania
De los pueblos germanos que invadieron la Península a finales del Imperio Romano, fue el de los visigodos el que logró dominar todo el territorio y crear un reino bastante duradero, ejerciendo considerable influencia.

Los visigodos procedían del norte de Europa, y se desplazaron hacia el mar Negro donde entraron en contacto con la civilización romana al tiempo que se producían los primeros choques.

En el siglo IV, presionados por los hunos, se pusieron en movimiento traspasando las fronteras del Imperio Oriental y más tarde se dirigieron hacia las tierras occidentales, llegando incluso a penetrar en Italia y saquear Roma antes de instalarse en la Galia.

Esta emigración de los visigodos hay que entenderla como una búsqueda de tierras en las que poder asentarse y alimentar a su población, a veces también por la presión de otros pueblos y del mismo ejército romano.

Pero lo cierto es que de todos los pueblos germánicos, los godos fueron los que se sintieron más atraídos por la cultura romana y de hecho los que más se romanizaron.

¿Por qué intervinieron en la Península Ibérica? En realidad parece que los visigodos no pensaban establecerse aquí cuando entraron a comienzos del siglo V, sino que su intervención iba encaminada a "poner orden", es decir, a eliminar a los invasores suevos, vándalos y alanos en nombre del emperador de Roma.

En efecto, los visigodos habían llegado a un pacto con los romanos por el que se comprometían a luchar contra los pueblos que amenazaban al Imperio, a cambio de tierras donde instalarse y de trigo para alimentarse.

De este modo, irrumpieron en la Península y arrinconaron a los suevos en Galicia, obligaron a emigrar a los vándalos y prácticamente exterminaron a los alanos. Una vez cumplida su función se retiraron a la Galia donde recibieron tierras y se establecieron como federados del Imperio Romano, tomando como capital Tolosa.

A mediados del siglo V, los visigodos vuelven a intervenir en Hispania para frenar el avance iniciado por los suevos, y someter los movimientos campesinos en la Tarraconense.

Pero esta vez no se retiraron inmediatamente sino que dejaron guarniciones militares en distintos puntos, como por ejemplo en Mérida. En los años siguientes continuó entrando en Hispania población visigoda y asentándose.

¿Cómo considerarían los habitantes de la Península a los visigodos? Tenían razones para ver en ellos a los continuadores del Imperio Romano, pues de hecho actuaban en su nombre; además el reino que habían creado en la Galia estaba totalmente influido por la cultura romana.

De modo que los hispanos bien podían haberse sentido seguros bajo su protección, al menos en un primer momento.

Pero los visigodos se instalaron definitivamente en Hispania cuando los francos los derrotaron y expulsaron de la Galia a principios del siglo VI, si bien siguieron conservando una provincia gala. Se abre aquí un interesante período en el que el rey ostrogodo Teodorico (instalado en Italia) se pone al frente de los visigodos para defender los intereses de su nieto Amalarico, que era un niño, convirtiéndose en regente.

Teodorico el Grande intentó que las relaciones entre visigodos e hispanos fueran buenas y que se integrasen.

Para ello permitió los matrimonios entre ambos pueblos (que estaban prohibidos por la antigua legislación romana, más tarde recogida por el rey visigodo Alarico), fue tolerante con los católicos (los visigodos se habían convertido al cristianismo "arriano", que difería en algunos aspectos con el católico profesado por los hispanorromanos). Ademas, restauró la administración romana y para satisfacer a los nobles de la Península les dio cargos civiles.

Cuando murió Teodorico, Hispania se independizó de Italia y entró en una fase un tanto caótica, en la que se sucedieron varios reyes. Uno de ellos, Atanagildo, pidió ayuda a Bizancio para derrotar a su rival, Agila. Los bizantinos respondieron rápidamente y derrotaron a Agila, pero también ocuparon toda la zona costera del sureste, con gran rapidez y sin dificultades, lo que hace pensar que posiblemente no fueron muy mal recibidos por los habitantes de estas regiones.

Cuando los visigodos se dieron cuenta apoyaron a Atanagildo y se enfrentaron con los bizantinos, pero no consiguieron expulsarlos; de modo que se desplazaron hacia el norte y establecieron su capital en Toledo.


PRIMER CONCILIO ANTES DE LA CONVERSIÓN

Según Ildefonso de Toledo (Vir.ill.2) destaca la figura de Montano de Toledo Obispo rigió la diócesis de Toledo (extensísima) entre el 520 y el 530,presidió el II Concilio de Toledo en el 527:-problema del abuso de muchos sacerdotes que consagraban el crisma(aceite usado en la iglesia para diferentes sacramentos) o lo utilizaban usurpando un rito reservado al obispo.-Obispos que consagraban Iglesias u ordenaban sacerdotes fuera de su territorio.-Todavía hay gran parte de la Iglesia con cierta devoción a Prisciliano(herejías Cristo-Dios-cosmos…).

Se aprueba la destrucción de ídolos.

REINO VISIGODO, CONVERSIÓN

Cabe poner en antecedentes sobre lo que era el arrianismo, viene de Arrío un presbítero de Alejandría, esta herejía mantenía que Jesús era hijo de Dios, pero no el Dios mismo, y cabe destacar que ya el arrianismo fue condenado por herejía en el primer concilio de Nicea del año 325,y declarado ya definitivamente herético en el primer concilio de Constantinopla en el año 381.


Pues bien Leovigildo era arriano y su poder era tal que presionó al Obispo Vicente de Zaragoza para que abrazase esta herejía, lo cual consiguió, Masona de Mérida(Obispo),perteneciente también a una importante familia visigoda se opuso frontalmente a Leovigildo que quería impulsar el arrianismo como religión nacional en todo el reino, este Masona presidió el III Concilio de Toledo que convocó ya el hijo de Leovigildo que no es otro que Recaredo ,lo más importante de este concilio y de la Hispania visigoda es la conversión de Recaredo que empieza a profesar la fe católica, junto con los nobles los obispos, y la conversión del pueblo godo y del suevo.

Se adoptó el latín como lengua (con algunas influencias germánicas),a este concilio tan importante asistieron entre otros Eutropio (discípulo de San Donato) y Leandro de Sevilla (tutor de Recaredo) fueron el alma de dicho concilio ,lo que se consiguió fue la unidad del reino en la fe y en la familia visigoda según nos cuenta Isidoro de Sevilla se pasa a una gran consolidación del reino(interrumpida por la musulmana) en gran parte de la península.(De viris illustribus de Isidoro de Sevilla).


GRANDES CONCILIOS, TEÓLOGOS, SABIOS Y FE

Cabe destacar la figura de Aurasio de Toledo, Ildefonso (Vir.ill.4) que gobernó la sede toledana desde el 603 al 615, Presidió el Sínodo convocado por el rey Gundemaro en el 610 que hizo a Toledo capital de la antigua provincia de carpetania, y destacó su ataque al conde Froga que se había revelado contra el rey, al que acusa de connivencia con los judíos y se le excomulga.

IV Concilio de Toledo: Este concilio fue presidido por el último Padre de la Iglesia el gran sabio Isidoro de Sevilla, autor prolífico de origen bizantino y que fue un gran intermediario entre los reyes visigodos como Sisebuto,Sisenando, Suintila, colaboró en la estabilidad del reino, mitad del siglo VII sobre el 633; Se decide revitalizar la vida de la Iglesia hispana, se decide incluir en los oficios litúrgicos himnos hasta entonces excluidos. El rey Sisebuto, obliga a los judíos a la conversión, mas tarde el rey Suntila expulsa a los últimos bizantinos y extiende el reino de Toledo por toda la península, este rey solía ofrecer todas sus campañas militares a Dios.

Los concilios V Y VI, durante el reinado de Chintila (636-639), cabe destacar que durante el VI Concilio, El Obispo Braulio de Zaragoza en el 638 fue encargado de escribir una respuesta al papa Honorio I, el cual se había permitido reprochar la flaqueza en la lucha anti judaica de los obispos del reino visigodo, la respuesta fue respetuosamente irónica, combina citas de la Biblia y evocaciones de León Magno, Ildefonso (Vir.ill.11)

Concilio VII de Toledo: Durante este periodo destacan dos personajes muy importantes, uno es Justo de Toledo, monje del famoso convento de Agali en Toledo y Abad del mismo llegó a ser Arzobispo de Toledo en 630 según Ildefonso (Vir.ill.7) amonesta en sus escritos y llama la atención sobre el hecho de que nunca hay que abandonar a la grey que les ha sido confiada. El otro personaje es Eugenio II de Toledo, este pertenecía a una familia noble, se marchó de Toledo a la vida monacal pero fue reclamado por el reyChindasvinto por su fama en virtudes y cultural fue consagrado metropolita de Toledo durante el VII Concilio y como Obispo participó en el VIII Concilio y además presidió el IX y el X Concilio, físicamente era muy frágil y con estas palabras lo describe Ildefonso (Vir.ill.13),”corpore tenuis, parvus robore”.

A Eugenio el rey Chindasvinto le pidió que retocase el gran poema de Draconcio (poeta africano entre 444-505) sobre la creación que estaba desfigurado y faltaban partes, Eugenio lo hizo y lo llamó Hexamerón (pulchriores de artificio corrigentis quam) Ildefonso (Vir.ill.13)

Llegamos a una figura clave para conocer toda esta historia de concilios y de reyes, de iglesia y fe y este no es otro que Ildefonso de Toledo, se dice que discípulo de Isidoro, Ildefonso de familia visigoda muy elevada nació sobre el año 600,entró en el célebre monasterio de Agali del cual fue elegido abad y como tal participó en los concilios VIII (653) y IX (655) de Toledo, ocurrió que en el año 657 y en contra de su voluntad fue proclamado Obispo de Toledo por decisión del rey Recesvinto,su producción literaria es abundantísima, yo destaco lo más importante a mi juicio y que es referente a la virgen María y en eso me recuerda a Juan Pablo II, con su Totus Tuus, pero que realmente procede de San Luis Grignion de Monfort en su oración “Totus Tuus ego sum et omnia mea tua sunt…

(Todo tuyo soy y todo lo mio es tuyo..),Juan Pablo II ,acogió esta oración como lema de su pontificado, y fue el primero en poner en San Pedro de Roma ese gran mosaico de la Virgen, también entregó la carta apostólica ,”rosarium virginis Mariae” ,por eso me recuerda Ildefonso de Toledo a Wojtyla ya que este fue el primero con su “Libellus de Virginitate sanctae-Mariae contra tres infideles”,el primer tratado mariano de la iglesia occidental, la piedad popular a esta devoción estaba consolidándose en el mundo latino.

El X Concilio de Toledo del 656, establece para la iglesia hispana una gran fiesta litúrgica en honor a María (18 de Diciembre),este concilio fue presidido por el mismo rey Recesvinto.

Julián de Toledo, en 679, consagrado Obispo de Toledo, enérgico y apasionado, estaba obsesionado con la idea de unidad de la Iglesia hispana, Julián es quizá el teólogo más importante del siglo VII (muy ligado a la doctrina de los Padres)._Unificó ritos y textos.

-Sostuvo el primado de la iglesia de Toledo (,hoy en el siglo XXI, todavía el arzobispo de Toledo es “Primado de las Españas”, participó en los concilios XII;XIII;XIV y XV de Toledo, las cuales presidió, redacto muchos cánones y actas, apoyó enérgicamente la persecución de los judíos, llevada a cabo por Ervigio.

Cabe destacar que en el concilio ecuménico de Constantinopla del año 681, no participaron delegados hispanos, pero el papa León II pidió por escrito a los obispos visigodos que firmasen las actas correspondientes. Julián escribió al pontífice (primer apologético) aprobando esos textos en nombre de los obispos hispanos y añadió algunas observaciones que no gustaron al nuevo papa Benedicto II, el cual pidió explicaciones a los hispanos y Julián redacto un (segundo apologético), insertó después en las catas del XV Concilio de Toledo, Julián argumentó todo con numerosas citas patrísticas, al final el papa dio su aprobación, todo quedó como una disputa entre teólogos hispanos y romanos.

Julián nos habla de la existencia de un purgatorio, realmente lo concibió como una especie de purificación post mortem,y nos dice que la felicidad después de la muerte será puramente espiritual, escribo un tratado contra los hebreos a petición del rey Ervigio en el año 686,le sustituyó en el cargo regio de la diócesisPseudo Sisberto de Toledo entre el 690 y el 693 y en el XV Concilio de Toledo se le depuso acusado de alta traición.

Mencionamos por último al rey visigodo, el rey Rodrigo como portador de innumerables leyendas, en 712 cae Toledo.

Le menciona el escritor escocés Walter Scott en su obra “la visión de Don Rodrigo” (1811), también Washington Irving con sus” crónicas moriscas” de 1835.

Después de la batalla apareció su caballo pero nunca el cuerpo, pero en las crónicas de Alfonso III, se habla de su tumba en Viseu (Portugal).

Mujer y tortura ...el corsé tras los rayos X | VCN

 ... A lo largo del tratado Le Corset, que contó con una edición en 1905 y una ampliación en 1908, se mencionan los peligros de ciertos usos del ...


Uso del cuerno desde la prehistoria | VCN

... A partir del siglo XVII los cuernos de cérvidos y bóvidos fueron utilizados para realizar incrustaciones, después de haber sido tratados con el ...


Guanábana y Lei gong teng contra el cáncer | VCN

 ... Según cuentan los investigadores, los ratones que fueron tratados con el compuesto no mostraron signos de tumores a los 40 días de ...

Autor:Francisco Camino de Esperanza
Bárbaros, cristianos y musulmanes - Trevor Cairns: Si te ha gustado este artículo, compártelo con otros ... también les puede ser útil !