Historia de las enfermedades mentales

Enfermedades mentales ... su historia
Lo egipcios, antes que los griegos, reconocieron al cerebro como "localización de las funciones mentales". 

Describieron el trastorno emocional, denominado luego como "histeria" por los griegos, atribuyéndolo a una mal posición del útero, por lo cual fumigaban su bajo vientre como tratamiento, con la intención de devolverlo a su posición original.

La psiquiatría ha sido la última de las especialidades médicas en ser aceptada como tal.

A lo largo de la historia las enfermedades mentales, al igual que el resto de las enfermedades, pero en mayor medida que éstas, han sido terreno de la magia y la religión, cuestionándose continuamente su condición misma de enfermedades, ya sea atribuyéndoles un origen diabólico, en los tiempos antiguos, o un origen netamente social en la mucho más reciente antipsiquiatria.

Los primeros médicos babilonios las consideraban como posesiones demoníacas y eran tratadas con métodos mágico-religiosos.

Los griegos fueron los primeros en estudiar las "enfermedades mentales" desde el punto de vista científico, separando el estudio de la mente de la religión.

La medicina griega buscó leyes universales que pudieran constituir la base de una ciencia real de la enfermedad, investigando a fondo las leyes que gobiernan las enfermedades y buscando la conexión entre cada parte y el todo, la causa y el efecto.

Además de los tratamientos somáticos de la escuela hipocrática, los griegos emplearon tres tratamientos psicológicos: inducción del sueño, interpretación de los sueños (a cargo de sacerdotes) y el diálogo con el paciente.

Hipócrates sostuvo que las enfermedades se -producían por un disbalance de los cuatro humores esenciales: flema, bilis amarilla, bilis negra y sangre.

Pequeños excesos de estos tres humores y de sangre daban lugar a personalidades flemáticas, coléricas y sanguíneas.

Los romanos postularon que las pasiones y deseos insatisfechos actúan sobre el alma produciendo enfermedades mentales, que pueden controlarse alcanzando un estado mental sin perturbaciones o ataraxia.

La edad media heredó de los griegos y los romanos la creencia de que los enfermos mentales estaban poseídos por los demonios;( pero los antiguos los trataban con bondad y ceremonias religiosas).

En esta época los monasterios eran su único refugio y la oración el principal tratamiento curativo, y fue vigoroso el exorcismo y la curación por la fe.

En el siglo XV la fe, acosada, se había puesto a la defensiva. Las guerras, el caos y la peste negra provocaron epidemias de locura, danzas, delirios, que a su vez llevaron a cacerías de brujas en masa.

La Inquisición sostenía que locos y locas eran brujas peligrosas, y si la tortura no expulsaba al diablo, se recurría al fuego; se les quemaba vivos.

En el renacimiento, la autoridad secular sustituyó a la eclesiástica en muchos aspectos de la vida. Los monasterios dejaron el cuidado de los enfermos mentales a la sociedad, que se limitó a encarcelarlos.

En 1547 el monasterio londinense de Santa Maria de Belén se convirtió en un hospital municipal llamado Bedlam (manicomio).

En él se encadenaban a los locos entre los delincuentes. Las condiciones eran deplorables, les tenían aislados, en la oscuridad, les golpeaban y les aplicaban sangrías y purgas.

En 1793, Pinel fue nombrado médico de Bicetre- infierno al que la ciudad arrojaba a los locos-.Pinel tenía ideas revolucionarias, una de las cuales era librar a los enfermos de las cadenas y sacarlos de los manicomios.

Se dio cuenta que sus teorías eran justificadas y que los locos mejoraban. Procedió a reformar la Salpetriere – hospital de Paris para locas-. Fue el reformador más destacado de su época, pero no el único.

Pinel llamó a su labor "tratamiento moral", y muchos de sus principios conservan su valor hasta hoy.

 Clasificó las enfermedades mentales en cuatro tipos: manía, melancolía, idiocia y demencia, explicando su origen por la herencia y las influencias ambientales.

Morel (1809-1873). En su Tratado de enfermedades mentales (1860), postuló que algunas enfermedades mentales podían heredarse de padres con afecciones similares y que la predisposición podía sufrir una activación lenta hasta convertirse en una enfermedad debido a transmisión vertical repetida o bien a una activación repentina por eventos externos como traumas sociales, alcoholismo o infecciones.

Introdujo la denominación de "demencia precoz" para referirse a la actual esquizofrenia. (Teoría de la degeneración).

Ya en el siglo XX se desarrollaron clasificaciones internacionales, diferentes psicoterapias y la aparición de la psicofarmacología. Entre los muchos médicos que se dedicaron al estudio de las enfermedades mentales destacaríamos a:

Kraepelin (1856-1926) que elaboró un sistema de psiquiatría descriptiva que todavía se emplea para clasificar los trastornos mentales de acuerdo a la conducta que presentan los pacientes y a la evolución del cuadro clínico; y a Bleuler, quien afirmó que, como no todos los casos de demencia precoz evolucionan hacia la demencia, era más apropiado usar el término "esquizofrenia".

Freud (1856-1939) junto con Joseph Breuer empleó la hipnosis para el tratamiento de pacientes histéricas. Más adelante abandonó la hipnosis por el método de las "asociaciones libres". En sus estudios sobre la histeria, Freud relacionó esta enfermedad con problemas sexuales.

En 1896 creó el término "psicoanálisis" para referirse a su técnica de asociaciones libres e interpretación de sueños con el propósito de traer a la conciencia los recuerdos traumáticos del pasado almacenados en el inconsciente.

Estos recuerdos se manifiestan normalmente a través de los actos fallidos y los sueños, y patológicamente, mediante los síntomas neuróticos.

En su obra "La interpretación de los sueños" (1900), sostuvo que estos "representan un trabajo psíquico normal lleno de sentido".

En sus Tres ensayos para una teoría de la sexualidad (1905), describió cuatro fases del desarrollo sexual: oral, anal, fálica y de latencia, explicando las distintas alteraciones mentales en torno a fijaciones a estas fases.

En El ego y el id (1923) cambió su modelo topográfico de consciente e inconsciente, por un modelo estructural, que comprendía el yo (ego), el superyó (super-ego) y el ello (id). Su influencia ha declinado en las últimas décadas por los cuestionamientos que se han hecho a su metodología.

1 FALSOS MITOS SOBRE LAS ENFERMEDADES MENTALES

Existen muchos mitos, confusiones e información errónea acerca de la enfermedad mental. Esta IGNORANCIA hace que se cree un PREJUICIO hacia lo que es “diferente”, hacia lo que no podemos “encajar” en nuestro modo de pensar, hacia muchas personas con enfermedad mental.

Este prejuicio, generalmente negativo, es lo que llamamos ESTIGMA o MALA PRENSA, que, a su vez, conlleva a una DISCRIMINACIÓN de estas personas.

- Las personas con Enfermedad Mental son más susceptibles de abusos y engaños que de ser agresivos; NO son personas violentas ni peligrosas. Estos enfermos rara vez son peligrosos para la sociedad en general.

- La enfermedad mental NO equivale a retraso mental. El concepto “mental” es muy amplio y a veces da lugar a errores. El retraso mental es sólo un tipo de los muchos que hay de enfermedad mental.

- El ingreso hospitalario es un modo transitorio de tratar algunas situaciones clínicas de EM. Las personas con enfermedad mental NO tienen porqué estar internados de por vida.

- La esquizofrenia NO es fruto de la baja escolarización, un trauma infantil, malos padres…Las enfermedades mentales son producto de la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales. Los estudios científicos muestran que los factores genéticos y biológicos están estrechamente asociados y, a su vez, modulados por factores de desarrollo (crianza, medio social, interacción humana….).

- Las enfermedades mentales pueden afectar a cualquier tipo de persona sin diferencias entre: género, raza, nivel intelectual, nivel social…en contra de la creencia general que es que afectan a personas con carácter débil.

- Las enfermedades mentales NO se curan solas. Requieren de ayuda profesional: médico de cabecera, psiquiatra, psicólogo...

- La enfermedad mental NO es mortal, no es contagiosa, y no se tiene por que heredar.
2 DATOS ESTADISTICOS SOBRE ENFERMEDADES MENTALES

Los siguientes datos pueden ayudar a elaborar informaciones sobre salud mental y comprender su relevancia en la sociedad actual.

Así como crear una reflexión para pensar de nuevo cuáles son las percepciones que se tienen de la enfermedad mental para desterrar los mitos, los prejuicios y las concepciones erróneas que la rodean.

· Una de cada 4 personas padece alguna enfermedad mental a lo largo de su vida.

· Unos 450 millones de personas en todo el mundo padecen alguna enfermedad mental.

· Un tercio de los años vividos con discapacidad pueden atribuirse a trastornos neuropsiquiátricos. Globalmente, el 12% de ellos se deben únicamente a la depresión.

· Las enfermedades mentales suponen el 40% de las enfermedades crónicas y la mayor causa de los años vividos con discapacidad.

· El impacto de los trastornos mentales en la calidad de vida es superior al de las enfermedades crónicas como la artritis, la diabetes o las enfermedades cardiacas y respiratorias.

· Se espera que en 2020 la depresión sea la causa de enfermedad número uno en el mundo desarrollado.

· Según datos de la Asociación Mundial de Psiquiatría el 83% de la población general desconocería qué es la esquizofrenia.

En Europa

· Los trastornos neuropsiquiátricos son la segunda causa de carga por enfermedad, sólo por detrás de las enfermedades cardiovasculares.

· La depresión unipolar figura como tercera causa de carga de enfermedad, detrás de la isquemia coronaria y de los accidentes cerebro vasculares, explicando el 6,2% de la carga causa da por todas las enfermedades.

· En la Unión Europea, 18,4 millones de personas con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años padecen cada año una depresión importante.

· El 20% del gasto sanitario en los sistemas sanitarios de la Unión Europea lo ocupan los procesos de tratamiento y rehabilitación de la enfermedad mental.

· El coste social y económico de la enfermedad mental se calcula entorno al 4% del PNB de la Unión Europea, sobre los 182.000 millones de euros.

· En los países europeos, el presupuesto para salud mental supone el 5,8% del presupuesto total en salud.

· En muchos países europeos, las enfermedades mentales son la causa del 45-55% del absentismo laboral.

En España

· El 9% de la población española padece en la actualidad una enfermedad mental.

· En España, algo más del 19% de la población padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida, cifra que se incrementará considerablemente en el futuro.

· Más de la mitad de las personas que necesitan tratamiento no lo reciben y de las que están en tratamiento, un porcentaje significativo no recibe el adecuado.

· Se estima que la repercusión económica de las enfermedades mentales en España tuvo un coste total, en 1998, de 3.005 millones de euros.

· Un 1% de la población desarrollará alguna forma de esquizofrenia a lo largo de su vida. En España la padecen 400.000 personas y se cree que muchas otras están sin diagnosticar.

· La tasa de mortalidad por suicidio ajustada para la edad y el sexo de las personas que padecen un trastorno esquizofrénico, es 9 veces mayor que la de la población general. En la depresión mayor, el riesgo de suicidio se multiplica por 21, en los trastornos de la alimentación por 33, y en las toxicomanías por 86.

· Las personas con enfermedad mental, como sus familiares y los profesionales que las atienden, consideran que existen estereotipos “de peligrosidad” asociados a la enfermedad mental.

· Sólo el 14% de las personas con enfermedad mental crónica tiene pareja estable y un 18% afirma no tener ninguna amistad.

· El 18% de la población general, el 28% de los familiares e incluso el 20% de las personas con enfermedad mental crónica creen que las personas con enfermedad mental suponen un riesgo si no se las hospitaliza. El 99% de los y las profesionales no lo cree.

· El 56% de la población general confunde la enfermedad mental con el retraso mental.

· Los trastornos que aparecen con mayor frecuencia a lo largo de la vida, son los trastornos depresivos: 26,23% (12,98% en el último año; a continuación los Trastornos de Ansiedad: el 17,48% y el 12,91%, respectivamente.

La prevalencia de la Esquizofrenia es del 1,02%.

· El principal ámbito de discriminación para las personas con enfermedad mental es el laboral; sólo el 5% de las personas con enfermedad mental tiene un empleo regular, según un estudio en la Comunidad de Madrid.


1 DEPRESION

El trastorno depresivo es una enfermedad mental que afecta al organismo, al estado de ánimo y a la manera de pensar, de concebir la realidad.

Afecta al ciclo normal de sueño-vigilia y alimentación. Se altera la visión de cómo uno se valora a sí mismo (autoestima), y la forma en que uno piensa.

1.1 TIPOS DE DEPRESIÓN

· La depresión severa (Trastorno depresivo mayor) se manifiesta por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, estudiar, dormir, comer, etc.

Es decir, es un tipo de depresión incapacitante que altera la vida del paciente.

· La distimia, también conocida como depresión crónica, caracterizada por la presentación de la mayoría de los síntomas que aparecen en la depresión mayor, aunque dichos síntomas suelen ser menos intensos en este caso y se prolongan más en el tiempo.

· Depresión doble. Esta es una complicación de la distimia. Los síntomas empeoran con el paso del tiempo y los pacientes sufren un episodio del trastorno depresivo mayor.

· Depresión atípica. Las personas con depresión atípica generalmente comen y duermen con exceso, tienen un sentido general de pesadez, y un sentimiento muy fuerte de rechazo.

· Trastorno Afectivo Estacional. El trastorno afectivo estacional se caracteriza por episodios anuales de depresión en otoño o invierno, que remiten en primavera y verano.

· Trastorno Disfórico Premenstrual. El síndrome de depresión severa, irritabilidad y tensión que precede a la menstruación se conoce como trastorno disfórico premenstrual.

1.2 SINTOMAS DE LA DEPRESION

Estos son los síntomas principales del trastorno depresivo:

La persona pierde el interés en casi todas las actividades usuales, y en las que antes le ocasionaban placer. Está triste, desesperanzada, desanimada.

Hay trastornos del apetito, generalmente por disminución del mismo, junto con una pérdida significativa de peso.

Otras personas muestran un aumento del apetito o de la ingesta de alimentos-aunque no haya apetito- y también del peso.

Son comunes los trastornos del sueño: dificultades para quedarse dormido, sueño interrumpido, demasiado sueño hipersomnia).

El aspecto psicomotor sufre alteraciones: la persona puede sufrir episodios de agitación, incapacidad para permanecer tranquila, estallidos de queja o de gritos.

En el otro extremo se da lo que se denomina “lentificación psicomotora “, que se traduce en un hablar muy pasado y en movimientos corporales lentos.

La persona experimenta una fatiga constante, hasta la tarea más pequeña puede parecer una tarea difícil o imposible de lograr.

Hay sentimientos de culpa, exagerados, sobre situaciones presentes o pasadas.

El individuo cree que todo lo ha hecho mal. Se presentan pensamientos constantes acerca de la muerte, que incluso llevan a elaborar ideas suicidas.

También se presentan síntomas como: llanto frecuente, sentimientos de angustia, irritabilidad, mal genio, preocupación excesiva por la propia salud física.

1.3 CAUSAS DE LA DEPRESIÓN

No existe una sola causa para la depresión. La depresión puede estar causada por uno o varios factores.

· Herencia: Existe un mayor riesgo de padecer de depresión clínica cuando hay una historia familiar de la enfermedad, lo que indica que se puede haber heredado una predisposición biológica.

Este riesgo es algo mayor para las personas con trastorno bipolar.

· Factores Bioquímicos: Se ha demostrado que la bioquímica del cerebro juega un papel significativo en los trastornos depresivos.

Se sabe, por ejemplo, que las personas con depresión grave típicamente tienen desequilibrios de ciertas substancias químicas en el cerebro, conocidas como neurotransmisores.

Además, los patrones de sueño, que se ven afectados por la bioquímica del organismo, son generalmente diferentes en las personas que tienen trastornos depresivos.

Lo que aún no se sabe es si el "desequilibrio bioquímico" de la depresión tienen un origen genético o es producido por estrés, por un trauma, o por una enfermedad física u otra condición ambiental.

· Situaciones estresantes: Muerte de un familiar próximo o de un amigo, una enfermedad crónica, problemas interpersonales, dificultades financieras, divorcio pueden ocasionar síntomas de depresión que sostenidos a lo largo del tiempo pueden desencadenar en una depresión clínica.

· Estacionalidad - Trastorno afectivo estacional (SAD): Hay personas que desarrollan depresión durante los meses de invierno, cuando los días se hacen más cortos.

Es posible que la reducción de la cantidad de horas de luz afecte el equilibrio de ciertos compuestos químicos en el cerebro, dando lugar a síntomas de depresión.

· Personalidad: Las personas con esquemas mentales negativos, baja autoestima, sensación de falta de control sobre las circunstancias de la vida y tendencia a la preocupación excesiva son más propensas a padecer de depresión.

1.4 FACTORES DE RIESGO PARA LA DEPRESION

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar depresión con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tengan, será mayor su probabilidad de desarrollar depresión.

· Historial Familiar de Enfermedad Mental. Las personas con un historial familiar de trastornos depresivos tienden a estar en mayor riesgo de desarrollar depresión.

· Trastornos Físicos o Mentales Crónicos.

Los cambios físicos en el cuerpo pueden estar acompañados por cambios mentales. Enfermedades médicas como apoplejía, ataque cardíaco, cáncer, VIH/SIDA, mal de Parkinson, y trastornos hormonales pueden incrementar el riesgo de depresión.

· Cambios Mayores en la Vida y Estrés. Un cambio estresante en la vida puede desencadenar un episodio depresivo.

· Poco o Nulo Apoyo Social. Tener pocas relaciones o que éstas no sean de apoyo puede incrementar el riesgo de depresión. Se ha descubierto que las redes sociales restringidas preceden el inicio de la depresión.

· Factores Psicológicos. Las personas con baja auto-estima, quienes constantemente se ven a sí mismas y al mundo con pesimismo, o que se agobian fácilmente por el estrés, podrían ser propensas a la depresión.

Otros factores psicológicos, como el perfeccionismo y la sensibilidad a la pérdida o rechazo, podrían incrementar el riesgo de una persona para depresión.

· Bajo Estatus Socioeconómico. Estar en un grupo socioeconómico bajo es un factor de riesgo para depresión.

· Sexo Femenino. Las mujeres experimentan depresión con una frecuencia aproximadamente dos veces mayor a la de los hombres.

· Insomnio, Trastornos del Sueño. Los problemas crónicos del sueño están fuertemente asociados con la depresión y se deberían tratar para evitar complicaciones.


2 TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Una nueva epidemia se va extendiendo entre las sociedades industrializadas, y afecta sobre todo a adolescentes.

Este sector de personas que se va incrementando peligrosamente comienza a alarmar a especialistas en medicina. Estas nuevas enfermedades son los trastornos en la alimentación.

Los trastornos de alimentación son todos aquellos que se caracterizan por presentar alteraciones graves en la conducta alimentaría. Los más frecuentes son la anorexia y la bulimia nerviosas
2.1 ANOREXIA NERVIOSA

La Anorexia nerviosa es una enfermedad mental que consiste en una pérdida de peso derivada de un intenso temor a la obesidad y conseguida por la propia persona que enferma a través de una serie de conductas.

Afecta preferentemente a mujeres jóvenes entre 14 y 18 años.

SINTOMAS

· Miedo intenso a ganar peso, manteniéndolo por debajo del valor mínimo normal

· Escasa ingesta de alimentos o dietas severas

· Imagen corporal distorsionada, sensación de estar gorda cuando se está delgada

· Gran pérdida de peso (frecuentemente en un período breve de tiempo)

· Sentimiento de culpa o desprecio por haber comido

· Hiperactividad y ejercicio físico excesivo

· Pérdida de la menstruación

· Excesiva sensibilidad al frío

· Cambios en el carácter (irritabilidad, tristeza, insomnio, etc.).

2.2 BULIMIA NERVIOSA

La Bulimia nerviosa es un trastorno mental que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos en un corto espacio de tiempo en forma de "atracones" y una preocupación exagerada por el control del peso corporal que lleva a la persona afectada a adoptar conductas inadecuadas y peligrosas para su salud.

Afecta también mayoritariamente a mujeres jóvenes aunque algo mayores que en la anorexia.

SINTOMAS

· Comer compulsivamente en forma de atracones y a escondidas

· Preocupación constante en torno a la comida y el peso

· Conductas inapropiadas para compensar la ingesta excesiva con el fin de no ganar peso: uso excesivo de fármacos, laxantes, diuréticos y vómitos autoprovocados.

· El peso puede ser normal o incluso elevado

· Erosión del esmalte dental pudiendo llegar a la pérdida de piezas dentarias

· Cambios de carácter incluyendo: depresión, tristeza, sentimientos de culpabilidad y odio hacia una misma.

Las conductas alimentarias en las personas están reguladas por mecanismos automáticos en el sistema nervioso central (SNC) .El hipotálamo se reconoce como el lugar donde radican los centros del hambre y la saciedad, pero es a través de la corteza cerebral donde se establecen mecanismos mucho más complejos relacionados con la alimentación, que están vinculados a experiencias previas.

Es decir, no sólo son aspectos biológicos los que condicionan la conducta alimentaria sino otros mucho más complejos relacionados con experiencias psicológicas (los sentimientos de seguridad, bienestar y afecto que se experimentan a través del pecho materno en la lactancia), sociales ya que desde siempre el acto de comer ha sido eminentemente social y cultural, ya que la forma de comer y las características de los alimentos definen a los diferentes grupos culturales.

En la actualidad, el acto de comer sigue siendo un fenómeno de comunicación social. A través de la comida el grupo se siente cohesionado e identificado, en la mayoría de los actos sociales la comida ocupa un lugar preferente.

2.3 CAUSAS

· física, enfermedades que dificultan el proceso de la alimentación o alteran el aprovechamiento normal de los alimentos.· factores sociales: religión, cultura, status, moda etc.

2.4 FACTORES DE RIESGO Y PROTECCIÓN

Las actuaciones para prevenir este tipo de trastornos serían:

· Enseñar y educar desde la infancia, en la familia y en los centros escolares, a llevar una vida saludable inculcándoles hábitos de alimentación sana y de actividad física adecuadas a sus facultades.

· Ayudarles con comprensión y confianza a conocer su propia realidad biológica y psíquica, sus capacidades y limitaciones infundiéndoles seguridad en sus propios valores, de forma que puedan sentirse a gusto consigo misma y se acepten como realmente son.

· Fomentar la autonomía y criterios capaces de evitar que los excesivos mensajes de los medios de comunicación y la publicidad sobre una imagen corporal falsamente perfecta, se convierta en una meta a conseguir y en un modelo que se olvida de los valores integrales de la persona.

· Evitar proponerles metas académicas, deportivas, o estéticas inalcanzables con arreglo a su capacidad mental o constitución física, ya que ello les podría producir una disminución de su autoestima.

· La prevención en la escuela va a consistir fundamentalmente en desarrollar habilidades personales y sociales, potenciar hábitos y actitudes saludables, así como promover una acción responsable y solidaria con la comunidad

· Hacer especial hincapié en incidir no solo en los aspectos de buena nutrición y dietas equilibradas que ya se abordan, sino en otros mensajes como defenderse del culto excesivo al cuerpo, los inconvenientes de ser perfectos y como mejorar y potenciar la autoestima.


3 PSICOSIS

La psicosis es una enfermedad muy grave, en la que destacan los cambios de personalidad y de comportamiento sin que el enfermo sea consciente de ello.

Existen dos tipos de psicosis: las orgánicas, con una causa física conocida, a las que pertenecen enfermedades como la demencia senil o el alzheimer y las funcionales, sin causa física conocida, tales como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o la psicosis paranoide.

3.1 PSICOSIS FUNCIONALES:
3.1.1 ESQUIZOFRENIA

La esquizofrenia es la más persistente y discapacitante de las enfermedades mentales mayores. Suele atacar a personas entre 16 a 30 años de edad, cuando recién comienzan a desarrollar su potencial.

Afecta a aproximadamente 1 de cada 100 personas y a hombres y mujeres casi por igual. Si bien es tratable en muchos casos, aún no existe cura.

La mente controla las funciones básicas del pensamiento, de los sentimientos (emociones), de la percepción (los cinco sentidos) y de la conducta. Estas ocupaciones normalmente funcionan juntas permitiéndonos:

· Conocer la diferencia entre fantasía y realidad,

· Mantener la ansiedad a niveles manejables,

· Tener respuestas emocionales adecuadas,

· Encontrarle sentido a lo que nos ocurre,

· Mantener un sentido estable acerca de quienes somos,

· Establecer y mantener relaciones con otros.


La interacción de estas funciones mentales en la esquizofrenia se encuentra alterada de diversas maneras.

TIPOS DE ESQUIZOFRENIA

Esquizofrenia paranoide:

-Preocupación por una o más ideas delirantes de grandeza o persecución.

-Alucinaciones auditivas frecuentes.

-No hay lenguaje desorganizado, ni comportamiento cata tónico o desorganizado, ni afectividad inapropiada.

-Pueden presentar ansiedad, ira, tendencia a discutir y violencia.

Esquizofrenia desorganizada:

-Lenguaje y comportamiento desorganizado.

-Afectividad aplanada o inapropiada.

-Puede presentar ideas delirantes que giran alrededor de un tema incoherente.

-Suele ser de inicio temprano.

Esquizofrenia cata tónica:

-Marcada alteración psicomotora que puede incluir inmovilidad motora o actividad motora excesiva.

-Negativismo extremo o mutismo.

-Peculiaridades del movimiento voluntaria con posturas extrañas, movimientos estereotipados, muecas.

-Copia lo que dice o hace otra persona.

Esquizofrenia simple:

-No alucinaciones ni delirios pero el enfermo pierde sus capacidades.



Esquizofrenia hebefrenica:

-Comienzo temprano, hacia los 12-13 años.

-Sufre alteración de la conducta.

-Afectividad aplanada.

-Delirios.



LOS SÍNTOMAS

Delirio

Se refiera a creencias falsas pero muy asentadas que el afectado siente como totalmente reales. Pueden llevar al individuo a creer en forma tremendamente exagerada en su propia importancia, poder, conocimiento, habilidades o identidad.

Algunas personas sufren de delirio de persecución (paranoia), por ejemplo, tener la falsa creencia que está siendo atacado/a, molestados/as, que les hacen trampa, que les espían o que hay una conspiración contra ellos. Algunas personas creen que las cosas que ocurren en el mundo externo se refieren a ellos (ideas de referencia).

Ejemplos son creer que otras personas hacen cosas debido a ti o que la radio o la televisión se está refiriendo específicamente a ti, y habitualmente en forma negativa.

Alucinaciones

Ver, oír, sentir, tocar, oler o saborear cosas que no están allí. Las alucinaciones tienen que ver con los sentidos. Escuchar voces es la alucinación más frecuente en las personas con esquizofrenia.

Ilusiones

Alteraciones de la percepción que son menos intensas que las alucinaciones.

El individuo experimenta períodos de mayor conciencia sensorial, en la que los sonidos parecen más fuertes o más agudos que lo acostumbrado y los colores aparecen más brillantes, o bien períodos de conciencia apagada en que la llegada sensorial parece estar bloqueada.

Otras ilusiones pueden incluir fenómenos en que las cosas parecen alejarse o acercarse, o la propia voz o el propio reflejo en un espejo, por ejemplo, parecen diferentes e incluso amenazantes.

Alteraciones del pensamiento

Suele ser denominado pensamiento confuso por los que lo sufren. Las alteraciones del pensamiento se caracterizan por la incapacidad de concentrarse, de conectar los pensamientos en forma hilada o por la incapacidad de pensar en forma clara.

Los procesos del pensamiento pueden apurarse (fuga de ideas) o enlentecerse, o parecer bloqueados de manera que la mente de la persona se siente totalmente en blanco.

Las alteraciones del pensamiento han sido comparadas a un filtro roto que permite que todo lo que entre a la mente tenga la misma importancia. Por ejemplo, darle la misma importancia a los números de una patente de automóvil que a las preguntas de un profesor.

Cambios emocionales y conductuales

La persona puede experimentar cambios súbitos e inexplicables del ánimo, como pena intensa, felicidad, excitación, depresión o rabia, que surgen sin motivo ni aviso previo. La falta de sentimientos puede ser igual de turbadora.

Los síntomas que suprimen un rango de emociones normales suelen ser denominados “síntomas negativos”. La persona parece no poder sentir nada, ni alegría ni dolor. A veces esta pérdida de sentimiento se extiende al concepto de “sí mismo”.

El individuo experimenta un sentido de irrealidad acerca de quien es o donde está o donde termina su cuerpo. Más que cualquiera de los síntomas descritos, los cambios conductuales indican a los demás la posible presencia de la enfermedad.

Un signo precoz del trastorno suele ser la retracción social, la interacción con las personas se torna cada vez más difícil. La incapacidad de interesarse en la higiene personal o en el aspecto, la falta de energía, de interés o de motivación son síntomas que deben alertar a los amigos y familiares que algo puede andar mal.


LAS CAUSAS

Aún no entendemos qué causa esta condición. Es un grupo de condiciones más que una enfermedad simple y, por lo tanto, puede tener varias causas.

Los investigadores aceptan en general que ciertos defectos químicos o estructurales del cerebro, o ambos, pueden tener un rol en el trastorno.

La investigación genética también sugiere que, si bien no se ha encontrado un gen único responsable de producir la esquizofrenia, varios genes pueden llevar a la predisposición, que puede ser gatillada por ciertos eventos de la vida.

Algunas personas son reacias a tomar sus medicamentos, ya que no creen que están enfermos Además algunos de estos medicamentos también se encuentran disponibles en forma inyectable, siendo aplicado cada dos a tres semanas.


FACTORES DE RIESGO DE LA EZQUIZOFRENIA

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condiciona su aparición.

Es posible desarrollar esquizofrenia con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, será mayor su probabilidad de desarrollar esquizofrenia.

Historial Familiar

La esquizofrenia tiene un componente genético. Las personas que tienen un pariente cercano con esquizofrenia son más propensas a desarrollar el trastorno que las personas sin parientes con la enfermedad.

Un gemelo monocigotico (idéntico) de una persona con esquizofrenia tiene el riesgo más alto (40%-50%) de desarrollar la enfermedad.

Un hijo cuyo padre tiene esquizofrenia tiene una probabilidad del 10% aproximadamente. El riesgo de esquizofrenia en la población general es del 1%.


Anormalidades Cerebrales

Muchos estudios de personas con esquizofrenia han encontrado anormalidades en:

Estructura cerebral:

· Agrandamiento de las cavidades llenas de líquido, llamadas ventrículos, en el interior del cerebro

· Tamaño reducido de ciertas regiones cerebrales

Función cerebral:

· Actividad metabólica reducida en ciertas regiones cerebrales

Estas anormalidades son bastante sutiles y no son características de todas las personas con esquizofrenia. Estas no ocurren solo en personas con esta enfermedad.

Estudios microscópicos de tejido cerebral después de la muerte también han mostrado pequeños cambios en ciertas células cerebrales en personas con esquizofrenia.

Parece que muchos (pero probablemente no todos) de estos cambios están presentes antes que se enferme una persona. La esquizofrenia puede ser, en parte, un trastorno en el desarrollo cerebral.

Factores Ambientales

La esquizofrenia es mas común entre personas que viven en la cuidad, aquellos que viven en el hemisferio norte, y aquellos que nacen durante meses de invierno.

Complicaciones Durante el Embarazo o Parto

Las complicaciones durante el embarazo o parto podrán incrementar las probabilidades de que una persona desarrolle esquizofrenia posteriormente en la vida, aunque ninguno de los siguientes factores ha probado ser concluyente.

Tales complicaciones incluyen:

· Falta de oxigeno durante el embarazo

· Sangrado durante el embarazo

· Desnutrición materna

· Infecciones durante el embarazo

· Labor de parto prolongada

· Prematuridad

· Bajo peso al nacer

Factores Socioeconómicos y Culturales

La esquizofrenia es mucho más prevalente en clases socioeconómicas mas bajas, posiblemente como resultado de estrés incrementado y mala nutrición.

Una explicación alternativa es que las personas que sufren de esquizofrenia descienden a una clase social mas baja.

Causas

La esquizofrenia es una enfermedad compleja e incluso los expertos en el campo no están exactamente seguros de cuál es su causa.

Algunos médicos consideran que es posible que el cerebro sea incapaz de procesar la información de la manera correcta.

Los factores genéticos parecen jugar un papel, ya que las personas que tienen miembros de la familia con esquizofrenia pueden ser más propensas a adquirir la enfermedad.

Algunos investigadores creen que los sucesos en el ambiente de una persona pueden desencadenar la esquizofrenia; por ejemplo, problemas (infección) durante el desarrollo dentro del útero de la madre y en el parto pueden aumentar el riesgo de sufrir esquizofrenia posteriormente en la vida.

Los factores psicológicos y sociales pueden también afectar su desarrollo. Sin embargo, el nivel de apoyo social y familiar parece afectar el curso de la enfermedad y puede proteger contra su reaparición.

Las personas con esquizofrenia son particularmente vulnerables y necesitan apoyo social, un lugar donde vivir, apoyo en cuanto a los ingresos, amigos y familiares y el poder hacer algo que valga la pena.

La mayoría de las personas con esquizofrenia enferma a la edad en que estarían tomando decisiones acerca de sus carreras, están capacitándose y formando relaciones adultas.

Por esto, suelen no tener habilidades sociales ni de trabajo.

De manera que además de requerir medicamentos, pueden requerir capacitación en cuanto a habilidades sociales, administración del dinero y el aprender a solucionar problemas.

EVOLUCIÓN DE LA ESQUIZOFRENIA

10 años después

25% totalmente recuperado, 25% muy mejorado y relativamente independiente, 25% mejorado pero requiere extensa red de apoyo, 15% hospitalizado sin mejoría y el 10% fallecido (la mayoría por suicidio).

Después de 30 años

25% totalmente recuperado, 35% muy mejorado y relativamente independiente, 15% mejorado pero requiere extensa red de apoyo, 10% hospitalizado sin mejoría y 15% fallecido (la mayoría por suicidio)

Riesgo de suicidio

Las familias siempre deben estar conscientes que puede haber un alto riesgo de suicidio en las personas con esquizofrenia. Uno de cada 10 personas con esquizofrenia se suicida y 4 de 10 intentan suicidarse.
3.1.2 TRASTORNO BIPOLAR O PSICOSIS MANIACO DEPRESIVA.

Este trastorno tiene dos denominaciones actualmente en uso: trastorno bipolar y enfermedad maníaco depresiva.

Este trastorno produce severos cambios del ánimo, yendo desde depresión, con ánimo excesivamente bajo a la manía, ánimo excesivamente alto.

Las personas pueden experimentar estados de ánimo de un tipo durante varias semanas o meses antes de cambiar.

No se puede comparar a los cambios normales del ánimo que experimenta la mayoría de las personas.

Puede ser muy destructivo causando rupturas en las relaciones, pérdida del trabajo, dificultades financieras.

Sin embargo, al igual que la depresión sola, puede ser tratada de manera que la gente logre llevar una vida productiva relativamente normal



FASE MANIACA:

· Síntomas característicos de Manía:

· Júbilo inapropiado.

· Irritabilidad inapropiada.

· Insomnio grave.

· Nociones de grandeza.

· Aumento del habla.

· Pensamientos acelerados e inconexos.

· Aumento de la libido (del deseo sexual)

· Marcado aumento de la energía.

· Mal juicio (insensatez).

· Distracción fácil, no se puede concentrar bien.

· Parrandas de compras y gastos excesivos.

· Conducta social inapropiada.

· Ánimo eufórico.

· Comportamiento provocativo, entrometido o agresivo.

· Falta de discernimiento con respecto a la dolencia.



Hipomanía

Se refiere a un nivel leve a moderado de manía que puede hacer sentirse muy bien a la persona. Sin embargo, esto puede tornarse en manía severa o cambiar a depresión.

Síntomas psicóticos

En algunos casos, los síntomas maníacos o depresivos pueden acompañarse de síntomas psicóticos. Psicosis significa estar fuera de contacto con la realidad por lo menos parte del tiempo.

Los síntomas psicóticos son percepciones falsas, como alucinaciones visuales, auditivas u otras alucinaciones sensoriales, y delirios: falsas creencias que son impermeables al pensamiento racional.

Tales delirios tienden a reflejar el ánimo encendido o deprimido.

Causa o Causas

Las causas de estos trastornos aún no son conocidas.

Factores de riesgo

Cualquiera puede estar en riesgo.

Riesgo de suicidio

Las familias siempre deben estar conscientes que puede haber un alto riesgo de suicidio en las personas con trastorno bipolar.



FASE DEPRESIVA:

Un trastorno depresivo puede afectar todo tu ser, desde la manera como comes y duermes hasta como piensas y sientes acerca de ti mismo/a.

Muchas personas hablan de estar "deprimidos", pero la verdadera depresión no es sólo pasar por un bajón de ánimo.

De hecho, no se puede eliminar con la voluntad y no tiene caso que los amigos te digan "ponte las pilas y sigue adelante con la vida". Un tratamiento adecuado puede ayudar a la gran mayoría de los que sufren de este trastorno.

Pero, sin tratamiento, la condición puede durar muchos meses o años.

Síntomas característicos

La forma de padecer depresión varía mucho de persona a persona.

Los síntomas tienen que ser suficientemente severos como para interferir con las actividades del diario vivir o del trabajo como para que sean indicadores de depresión mayor.

Cuatro o más de los nueve síntomas descritos a continuación y que duren dos semanas o más requieren atención profesional:

· Cambio importante del patrón de sueño.

· Cambio importante del apetito.

· Menor capacidad para sentir placer, por ejemplo, pérdida de interés y de goce de cosas que antes deleitaban.

· Sentimientos de minusvalía, de no valer nada, de desesperanza, de desamparo.

· Sentimientos inapropiados de culpa.

· Problemas con el pensar, con la concentración y con la atención.

· Ideas recurrentes de muerte o de suicidio.

· Pena y tristeza abrumadora.

· Síntomas físicos: fatiga, disminución o pérdida de la libido.

Las personas afectadas también describen los siguientes síntomas:

Ánimo deprimido.

· Menor capacidad para tomar decisiones.

· Dolores y sufrimientos físicos.

· Desaliento.

· Falta de motivación.

· Aislamiento.

· Intranquilidad con pensamientos negativos.

· Auto-culpa.

· Inconstancia.

· Beber alcohol en exceso.

· Pensamientos confusos.

· Inquietud.

· Ansiedad.

· Miedos y fobias irracionales.

· Otros síntomas.



Causa o causas

En la actualidad, los investigadores están abocados al estudio de ciertas sustancias químicas del cerebro tales como la norepinefrina y la serotonina.

Los investigadores piensan que estas sustancias están involucradas en las causas de la depresión, aunque siguen siendo teorías para las cuales aún no hay pruebas definitivas.

Factores de riesgo

· Soledad.

· Duelo.

· Problemas matrimoniales o divorcio.

· Cesantía o exceso de trabajo.

· Jubilación.

· Dificultades financieras.

· Mudarse de casa.

· Haber sido víctima de incesto u otros traumas en la infancia.

Puede haber depresión a cualquier edad, desde niños hasta personas mucho mayores. Los varones suelen tener sus primeros episodios alrededor de los 50 años de edad.

Hoy en día se suele diagnosticar en niños y en personas jóvenes.

Los adolescentes también están en riesgo.

Evolución de la enfermedad

La depresión puede afectar a una persona en cualquier etapa de su vida desde la adolescencia o juventud hasta edades avanzadas.

Puede ser de corta duración o durar meses y años. O puede aparecer en forma episódica en diferentes períodos de la vida. Algunas personas se recuperan totalmente mientras que otras la sufren toda su vida. Los grados de severidad son variables.


Riesgo de suicidio

Las familias siempre deben estar conscientes que puede haber un alto riesgo de suicidio en las personas con depresión.

4 PATOLOGIA DUAL

En la población general, especialmente en los jóvenes, se observa un uso cada vez más extendido de drogas.

Casi el 50% de los adultos jóvenes han probado o usado regularmente sustancias de abuso (marihuana, drogas psicodélicas, hipnóticos, sedantes, estimulantes como la cocaína, derivados opiáceos, etc.).

Si se incluye el alcohol las tasas de incidencia se incrementan hasta un 90%.

Por otro lado el abuso de drogas puede exacerbar los trastornos psiquiátricos, incluso las sustancias psicoactivas han sido implicadas en el comienzo precoz de la psicosis.

El uso y abuso de determinados tipos de drogas se considera un factor de riesgo en el desarrollo de la esquizofrenia y podría actuar como factor desencadenante de la misma en pacientes con una determinada personalidad psicótica.

En la práctica diaria, los profesionales de la salud se encuentran frecuentemente con problemas de salud mental, ya sean trastornos mentales propiamente dichos o bien conflictos psicosociales.

DROGA, DROGODEPENDENCIA. DROGADICCIÓN

La droga se define como toda sustancia terapéutica o no, de origen natural o industrial que introducida en el organismo es capaz de actuar sobre el Sistema Nervioso Central (SNC), hasta provocar alteración física o intelectual, creando un estado de dependencia física, psíquica o ambas.

PSICOSIS ESQUIZOFRÉNICA Y CONSUMO DE DROGAS

La esquizofrenia es una de las formas más graves del síndrome psiquiátrico y a la vez más frecuente. Tiene una edad de aparición entre los 15 y 30 años.

También es llamada “Psicosis discordante”, definida como la discordancia entre el pensamiento y la conducta que manifiesta este pensamiento.

El mayor problema es que va encaminado a desembocar en la cronicidad, con mal pronóstico porque limita la vida del enfermo e incluso la vida de sus familiares.

En España los derivados de la cannabis, fundamentalmente el hachís, siguen siendo las drogas de consumo ilegales más extendidas, aunque su uso parece haber disminuido en la última década, al tiempo que ha aumentado el consumo de alucinógenos.

El consumo de drogas de diseño (MDMA o éxtasis) conocidos como “fididos, tanques, delfines, pájaros, cacharros, etc.” y con gran heterogeneidad en su presentación y composición, ha aumentado de forma importante en los últimos años. Un 2,3% de la población de más de 15 años las ha consumido alguna vez en la vida.

PSICOSIS CANNABICA

Existen cuadros psicóticos de larga duración de tipo esquizofrénico puestos en marcha por el consumo de cannabis que plantean una confusión en el diagnóstico.

Puede ser una “ESQUIZOFRENIA ENDOGENA” cuyo factor desencadenante es el consumo de drogas o bien puede ser una “PSICOSIS” cuyo factor causal es el consumo de tóxicos, denominada “PSICOSIS CANNABICA”. Este diagnóstico se incluye en el DSM IV y lo denomina Trastorno Psicótico inducido por sustancias. Sus criterios resumidos son:

A. Alucinaciones o ideas delirantes.

B. Los síntomas de “A”, aparecen durante o en el mes siguiente a una intoxicación por o abstinencia de sustancias.

C. La alteración no es una esquizofrenia endógena.

D. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un delirium.
4.1 CAUSAS

El abuso de drogas precede al comienzo de la psicopatología, actuando así como causa o precipitante.

Se ha visto en diferentes estudios que los pacientes esquizofrénicos con abuso de drogas presentan un comienzo de la enfermedad a edad más temprana y un mejor funcionamiento pre mórbido; bien actuando como desencadenante o como un factor de riesgo más.


4.2 FACTORES DE RIESGO

En enfermos mentales crónicos se ha hallado que los pacientes con doble diagnóstico son la mayoría jóvenes, varones, de extracto socioeconómico bajo, y con una historia familiar de sociopatía y alcoholismo, menos capaces de dirigir sus vidas en la comunidad, con dificultades para mantener comidas regulares, sus finanzas adecuadamente, un hogar estable y unas actividades regulares mostrando una gran hostilidad, un mayor índice de suicidio, una mayor desorganización y manteniendo un pobre cumplimiento en las prescripciones medicamentosas.

Además el comienzo de su enfermedad es más temprana y sufren más re hospitalizaciones.

Asimismo parece existir una historia familiar de abuso de drogas significativamente más común en pacientes abusadores que los que no lo son.

Hay numerosos trabajos que señalan aspectos en la interrelación entre el uso de drogas y la evolución de la esquizofrenia.

4.3 PATRONES DE CONSUMO

El abuso de estimulantes está asociado con la primera hospitalización a edad más temprana pero no con mayor número de hospitalizaciones

Patrones de consumo en relación al inicio de la esquizofrenia y al consumo de tóxicos.

Tipos de patrones:

- Patrón A: Se inicia el consumo antes del diagnóstico de esquizofrenia y cesa tras la aparición del primer brote.

- Patrón B: Se inicia el consumo de tóxicos después de la aparición y diagnóstico de la esquizofrenia.

- Patrón C: Se inicia el consumo antes de la aparición de la esquizofrenia y continúa después del diagnóstico de la esquizofrenia.

4.4 CONCLUSIONES

Podemos entender la enfermedad mental como primaria, siendo el abuso de sustancias una consecuencia; por otro lado, el trastorno psiquiátrico podría ser considerado también como secundario al abuso de drogas.

Asimismo, se pueden explicar ambas patologías (esquizofrenia-drogadicción) como independientes o con una etiología común.

Se ha demostrado que el uso de cannabis es un factor de riesgo en el desarrollo de la esquizofrenia, como también que el riesgo de padecerla entre los consumidores de cannabis es seis veces mayor que entre los no consumidores.

Es significativamente frecuente entre los pacientes esquizofrénicos el consumo de drogas mayor en los hombres que en las mujeres, y en particular de alcohol y cannabis entre otros.

Los pacientes jóvenes son más propensos al abuso de estimulantes y alucinógenos. Los trastornos psicosociales causan más problemas e incapacidad a la población en general.

Muchos de los problemas de salud mental y de los conflictos psicosociales crónicos pueden prevenirse, si se abordan con sentido común de forma precoz, de lo contrario la patología evolucionará hasta crónica o permanente.


Con este trabajo hemos pretendido acercarnos al mundo de las enfermedades mentales, para conocer más sobre ellas y así poder comprenderlas mejor.

Dentro de la amplitud del tema hemos intentado profundizar de una forma sencilla en las más comunes, describiendo sus síntomas, causas y factores de riesgo.

A continuación exponemos los motivos personales de cada uno.

MAITE SAENZ

Hoy en día, casi todos conocemos o tenemos alrededor a alguien con enfermedad mental. Las circunstancias de la vida te las puede crear y esto es lo que me preocupa.

Por eso me interesa este tema y al escogerlo tengo la oportunidad de saber más sobre estas enfermedades.

ROSA AZKARATE

Todavía hoy tener una enfermedad mental es algo que cuesta aceptar y que nos avergüenza confesar.

Aprender a entender el sufrimiento añadido que acompaña a todas estas personas es lo que me ha impulsado a elegir este tema.

UNAI EZENARRO

Hoy en día cualquiera puede sufrir una enfermedad mental tanto en sus propias carnes como dentro de la familia.

Creo que es una oportunidad para conocer las diferentes enfermedades que existen, como se pueden tratar o ayudar a las que las sufren y si es posible, por que no, como prevenirlas.

AITZIBER ARREGI

Las enfermedades mentales son las grandes desconocidas dentro del mundo en el que vivimos. Sabemos muy poco sobre ellas, sobre sus causas o como prevenirlas.

Aunque cada enfermo es único y hay que tratarlo individualmente todo lo que podamos aprender nos ayudara a quitar el miedo, los falsos mitos y a acercarnos a estas personas y sus familias que a menudo son invisibles.

GEMA HERRAN

He elegido este tema porque las enfermedades mentales cada día están más presentes entre nosotros. Me parece muy interesante el problema de la drogadicción, depresión, esquizofrenia, etc.

Con empatía podemos entenderlo mejor y ayudar a los enfermos y sus familias con nuestro trabajo, haciendo que se integren en la sociedad.

Por un corto tiempo, la comunidad científica estaba emocionado por el olor de la esquizofrenia.

En 1960, un curioso artículo aparecido en la revista Archives of General Psychiatry sugería que no sólo las personas con esquizofrenia tenían un olor característico, sino que el olor podía ser verificado experimentalmente.

El trabajo de los psiquiatras Kathleen Smith y Sines Jacob señalaba que "muchos han comentado sobre el extraño olor que impregna las salas traseras de los hospitales psiquiátricos" y relataba anécdotas de la esencia supuestamente curiosa relacionada con el diagnóstico de personas con esquizofrenia.

Después de haber trabajado en una feria y volver a las salas de los hospitales psiquiátricos "mi primera reacción sería la de señalar que el "olor extraño "es más probable que provenga del personal que de los pacientes, pero Smith y Sines se comprometieron a revisar sus observaciones.

Recogieron el sudor de los 14 pacientes de hombres blanco con esquizofrenia y 14 pacientes comparables con "síndromes cerebrales orgánicos" y descubrieron que podían entrenar a ratas para distinguir de forma fiable los olores, mientras que un panel humanos parecía ser capaz de hacer lo mismo.

Al parecer, el respaldo de la habilidades nasales de dos especies diferentes, la ciencia intentaba determinar el origen del "olor de la esquizofrenia".

Dos años más tarde los investigadores de Washington sugirieron que el olor podría ser provocado por la bacteria Pseudomonas aeruginosa, pero una investigación encontró que no era más común en personas con esquizofrenia que aquellos sin el diagnóstico.

Pero justo antes del final de los años 60, el equipo de investigación original dejó caer una bomba científica. Afirmó haber identificado el olor específico de la esquizofrenia y sus resultados se publicaron en Science.

Utilizando cromatografía de gases se identificó a la "sustancia olorosa", como trans-3-metil-2-hexenoico, ahora conocido como TMHA.

En este punto, es posible la falta de interés en la mención de un producto químico aparentemente insignificante asociado con la enfermedad mental, pero para entender por qué se salpicó con tanta importancia un artículo en el equivalente científico a revista Vogue se necesita comprender sobre la historia, sueños y esperanzas de la investigación en psiquiatría.

Una gran parte de principios del siglo 20, la psiquiatría fue a la caza de lo que se llamó una "toxina esquizofrenica" -una toxina que supuestamente provocaba el desorden-.

Una gran parte de los principios de interés científico en la psicodelia se basó en la misma idea por la cual los psiquiatras se preguntaban si la flexión en la realidad de  drogas como el LSD y la mezcalina estaban afectando a las mismas sustancias químicas, o, en algunos casos, podría ser en realidad el "toxina esquizofrenica".

Así que una sustancia química identificada de forma única en el sudor de las personas con esquizofrenia fue una gran noticia.

Los sueños de Premios Nobel, sin duda, pasó por la mente de los investigadores, ya que brevemente dejaron de pensar en la posibilidad de que finalmente descifrar el "misterio de la locura".

Como la ola del éxito entusiasmo, otros científicos rápidamente volvieron a los laboratorios, pero no podía confirmar la relación - los resultados siguieron llegando en negativo-.

En 1973 el equipo de investigación original, añadió su propio estudio acompañado de una decepción y la conclusión de que el "olor esquizofrénico" estaba descartado.

Mirando hacia atrás, ahora sabemos que TMHA es realmente un componente importante en el olor del sudor.

Curiosamente, resulta que se limita en gran medida a las poblaciones caucásicas, pero no hay ningún vínculo con enfermedades mentales o trastornos psiquiátricos confirmados.

La teoría parece ser una curiosa anomalía en la historia de la psiquiatría, pero de vez en cuando hace una reaparición.

En 2005, un estudio afirmó que el olor existe, pero es "complejo y no puede limitarse a un solo compuesto, sino más bien a una variación global del olor corporal", pero siguió sin repeticiones o las subsecuentes nuevas investigaciones.

Los sociópatas son personas que debido a ciertas características que se presentan en su vida no tienen un gran respecto por las normas o leyes que se dan en su entorno, motivo por el que no corresponden a una norma social, por llamarlo de alguna manera, aquí van 7 consideraciones para detectar conductas sociópatas.
  1. El encanto, o contar con una facilidad para hacer relaciones con otros en donde la atracción sexual es básica es un punto fundamental.
  2. El comportamiento irracional o que es demasiado espontáneo es una clara señal.
  3. El remordimiento es algo por lo que no se pasa si se es sociópata.
  4. La exageración de las situaciones o la capacidad para inventar las mismas es un síntoma más.
  5. La capacidad de dominar a las otras personas con facilidad.
  6. La inteligencia y en este caso la capacidad de engañar a los otros con apenas algo de esfuerzo es una característica.
  7. Egoísmo, podrían ser calificados de egocéntricos en un sentido extremo.

La inquietante y terrible silla “tranquilizadora” 


Puede que a simple vista, este curioso artilugio te recuerde más bien a una silla eléctrica.

 La inquietante y terrible silla “tranquilizadora”
No obstante, lejos de ser un instrumento para causar la muerte, lo que pretendía su inventor, Benjamin Trush, un prestigioso psiquiatra (autor del primer libro impreso de psiquiatría en el siglo XIX en Estados Unidos) era ofrecer tratamiento a pacientes con enfermedades mentales.

¿Adivinas de qué modo? ¿Te gustaría saber cómo funcionaba la llamada “silla tranquilizadora”? Te lo explicamos a continuación. 

La inquietante y terrible silla “tranquilizadora” EXISTIÓ

Empezaremos situándonos en una época y en un momento en concreto dentro del campo de la medicina y en especial de la psiquiatría. Estamos en unos días donde las purgas y las sangrías se consideraban técnicas terapéuticas y efectivas para dar respuesta a muchas dolencias.

A pesar de estas prácticas que a día de hoy nos parecen poco más que sádicas, hemos de entender que todo inicio tiene unas bases, unos peldaños que superar y que dejar atrás.

Es muy posible que muchas de las técnicas médicas y psiquiátricas de las que hacemos uso a día de hoy, en un futuro no muy lejano nos parezcan arcaicas e incomprensibles.

Benjamin Trush asentó nuevas orientaciones en el campo del tratamiento de las enfermedades mentales que se consideran claves: prohibió la entrada de curiosos a los hospitales mentales (algo habitual en esta época), aisló en pabellones a los enfermos más graves y violentos, y además, les propició ocupaciones, terapias y la oportunidad de sentirse útiles, aunque fuera realizando tareas manuales.

El padre de la psiquiatría americana también dio a la ciencia de la época artilugios algo controvertidos con los cuales, poder calmar a los enfermos más agresivos. Su técnica era sencilla y seguía unos pasos básicos: ante un comportamiento incontrolable, se procedía al sangrado. Si debilitar al paciente no funcionaba, aplicaba una purga con mercurio.

Ahora bien, si la reacción del enfermo seguía siendo desadaptativa y no se ajustaba al programa clínico y a las normas del hospital, el doctor Trush diseñó la llamada “silla tranquilizadora”, y funcionaba del siguiente modo:

El paciente era sujeto de cabeza, manos y pies.

Disponía de un pequeño cubilete donde poder hacer sus necesidades sin tener que levantarse.

Al fin y al cabo, esta “terapia” se podía alargar durante varios días.

Las ataduras de manos, pies y cabeza se oprimían cada cierto tiempo con una alta intensidad para impedir la correcta circulación de la sangre.

La cabeza del paciente quedaba tapada por completo. De este modo, se limitaba su contacto visual y sensorial. 

Cada pocas horas, se le aplicaba un chorro de agua fría, mangueras a presión para darles la sensación de “ahogo” y de sentir la muerte cerca.

A día de hoy, este tipo de técnica es una tortura muy utilizada por diversas potencias y organismos militares.

Para Trush, el origen de muchas enfermedades mentales tenía como origen una sobreestimulación. 

Si a la persona se le aislaba cada poco tiempo a través de esta silla donde no podía ver, y donde se controlaba (aparentemente) su circulación sanguínea, y se le “calmaba” con baños de agua fría, el enfermo podría mostrar un comportamiento más adaptativo y tranquilo.

Además, el miedo y la intimidación eran también dos armas de control para pacientes con demencias, alucinaciones y comportamientos violentos.

Terrible, no hay duda.

A día de hoy, la “silla tranquilizadora” aparece en muchos museos de medicina, y nos hace recordar un pasado inquietante del cual, vamos saliendo poco a poco. Afortunadamente muchas de estas técnicas quedaron en desuso a lo largo del siglo XX, momento en el que fueron ya introduciéndose los fármacos.


VCN: La física detrás de Watchmen ... la moral humana
Muchos de estos personajes tienen sus propias concepciones sobre la moral, por ejemplo Rorschach, un sociopata cuya fuerte identificación con las víctimas lo ...



El manicomio de los niños huérfanos | VCN
... fuerza y abusos, quedó grabada en sus mentes una terrible infancia tratados como verdaderos enfermos mentales difícil de digerir y olvidar.




VCN: La erótica del picahielos .... lobotomía
Desde finales de los años treinta y la década de los cincuenta, se dedicó con pasión a lobotomizar a todo enfermo mental que se cruzara en su camino, por ...

Autores:· Maite Saenz· Aitziber Arregi· Rosa Azkarate· Gema Herran Unai Ezenarro
Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported. (CC BY 3.0 ) ☺