Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

4 Imperios olvidados ... Trebisonda,Latino ,Nicea y Bizantino

Trebisonda
1-El Imperio de Trebisonda

El Imperio de Trebisonda fue un Estado cristiano medieval de cultura griega, surgido de la descomposición del Imperio bizantino y fundado en 1204, poco antes de la toma de Constantinopla por los cruzados.

Estaba localizado en la costa sudoriental del Mar Negro, con su capital en la ciudad de Trebisonda, y se mantuvo como estado independiente hasta 1461, en que fue conquistado por los turcos otomanos.

Los monarcas de Trebisonda llevaron el título de Gran Comneno (Megas Komnenos) y de emperadores hasta el fin de su estado, en 1461.

El estado se denomina también, en ocasiones, Imperio Comneno, ya que la dinastía reinante descendía de Alejo I Comneno, el idioma oficial y predominante: el griego póntico.

Tras el derrocamiento y posterior asesinato del emperador bizantino Andrónico I, de la dinastía Comneno, dos de sus nietos, Alejo y David, fueron llevados a la corte de Georgia, con cuya reina, Thamar (1184-1212), les unían lazos de parentesco.
Con el apoyo del ejército de Thamar, David y Alejo conquistaron Trebisonda en abril de 1204. Desde allí, David avanzó hacia el oeste a lo largo de la costa, ocupando Sinop, Paflagonia y Heraclea Póntica.

Sus conquistas fueron detenidas por Teodoro Láscaris, emperador de Nicea.
Alejo se proclamó emperador, reclamando su derecho al trono de Constantinopla, e instaló su capital en Trebisonda.

Inicialmente, el estado de Trebisonda controlaba la costa sur del Mar Negro entre Soterioupolis y Sinope, incluyendo las modernas provincias turcas de Sinop, Ordu, Giresun, Trabzon, Bayburt, Gumushane, Rise y Artvin.

En 1205, aliado con los latinos, atacó Nicomedia, pero fue derrotado por Teodoro I Láscaris de Nicea; en 1206, David fue de nuevo derrotado por Teodoro y murió, y en 1208 Teodoro Láscaris fue coronado emperador. Entre 1206 y 1214, Nicea ocupó todos los puertos entre Heraclea y Amisos, y en 1214, el sultán de Konya ocupó Sinope y Alejo hubo de pagar tributo al sultán. Alejo murió en 1222.

Durante el siglo XIII, dominó también Perateia, incluidos Quersoneso y Kerch, en la península de Crimea. Los territorios situados al oeste de Sinope, y que habían sido conquistados por David Comneno, les fueron arrebatados posteriormente, en 1206, por el Imperio de Nicea. Los selyúcidas se apoderaron de Sinope en 1214, y el emperador de Trebisonda se convirtió en vasallo de los turcos selyúcidas del Sultanato de Rüm.

 Imperio de Trebisonda

Durante todo el resto de su historia, el Imperio de Trebisonda permaneció aislado de los otros estados griegos por el sultanato de Rüm y circunscrito a la costa sudoriental del Mar Negro.

No reconoció al Imperio Bizantino restaurado en 1261. Cuando Persia fue conquistada por los mongoles, se convirtió en lugar de paso obligado para un brazo meridional de la ruta de la seda, con lo que alcanzó una gran prosperidad económica. El momento de mayor prosperidad tuvo lugar bajo el reinado de Alejo II (1297-1330).

Sin embargo, con el declive del poder mongol, la prosperidad de Trebisonda fue disminuyendo debido a los ataques de los turcos otomanos y a los conflictos internos.

Bayaceto I (1389-1402), jefe de los turcos otomanos, se hizo amo del litoral del mar Negro entre Heraclea y Samsun. Trebisonda se alió con Tamerlán y el suministró ayuda, incluidos algunos barcos, en 1402, cuando ganó la batalla de Ankara. En tiempos de Juan IV de Trebisonda, los otomanos ya estaban recuperados y comenzaron a atacar al Imperio. Un ataque turcomano separado, se produjo en los alrededores de la capital y el jefe de la flota, Alejandro, murió, pero Juan IV les rechazó con sólo 50 soldados.

 Imperio de Trebisonda

En 1442, los otomanos atacaron por mar sin éxito, pero Juan IV accedió a pagar tributo al sultán Murat II. Pero su sucesor Mehmed II asedió Constantinopla y la tomó el 29 de mayo de 1453. Juan IV se alió con los Ak Koyunlu y pidió ayuda a Francia. En 1461 Mehmed II inició la conquista de la región, primero el emirato de Sinope, y después a los otros incluyendo a los Ak Koyunlu.

El sucesor de Juan IV, David, ofreció un fuerte tributo, pero le fue rechazado y en octubre los otomanos asediaron la ciudad por tierra y mar. El asedio duró 21 días y al final David pidió la capitulación, que negoció el protovestiarius Giorgios Amoiroutzes para discutir las condiciones de la rendición. Se acordó el respeto de la vida y de los bienes de los ciudadanos y se le permitía salir de la ciudad a quien quisiera.

David fue autorizado a establecerse en Serres. Pero la realidad fue que la ciudad fue saqueada y muchos ciudadanos fueron vendidos como esclavos. David se estableció en la zona del río Estrimón, pero en 1463 estaba en Adrianópolis con Demetrio Paleólogo (ex déspota del Peloponeso) y Mehmed, sospechando una conspiración, le hizo ejecutar con siete de sus ocho hijos, y algunos nietos. Su mujer, Irene Paleologina murió de pena.


2-El Imperio Latino

En 1204 los caballeros de la Cuarta Cruzada establecieron un estado cruzado conocido como Imperio Latino o Rumania, con base en Constantinopla, tras saquear la ciudad. Se proclamaban como los sucesores cristianos del Imperio Bizantino. Balduino IX, conde de Flandes, fue coronado como su primer emperador el 16 de mayo de 1204.

El nombre latino del emperador era Imperator Romaniae, o Emperador de Rumania.

 Imperio Latino

El nombre no tiene nada que ver con el estado actual; es la forma latina del título de Emperador Bizantino, a quien el emperador latino esperaba reemplazar. El Imperio Bizantino nunca se llamó de esta forma y el título del emperador era Basileos Rhomaion, o emperador de los romanos.

Esto produjo el curioso efecto de que en Europa existían al mismo tiempo tres imperios romanos, siendo el otro el Sacro Imperio Romano Germánico.

El Imperio Latino reclamó todas las tierras controladas por el Imperio Bizantino en el momento en que Constantinopla fue conquistada y ejercieron control sobre áreas de Grecia (los Estados Cruzados: El Reino de Tesalónica, el Principado de Acaia y el Ducado de Atenas). Sin embargo, la mayoría del territorio permaneció en manos de estados rivales dirigidos por aristócratas del antiguo imperio, como el Despotado de Epiro, el Imperio de Nicea y el Imperio de Trebisonda.

El Imperio Latino finalizó el 25 de julio de 1261 cuando Miguel VIII Paleólogo reconquistó Constantinopla, derrocando al último emperador latino Balduino II. Los herederos de Balduino II siguieron utilizando el título de Emperador de Constantinopla durante un siglo, y se veían como teóricos amos de varios estados latinos en el mar Egeo.


3-El Imperio de Nicea 

El Imperio de Nicea fue el mayor de los estados fundados por los refugiados del Imperio bizantino tras la conquista de Constantinopla por los occidentales durante la Cuarta Cruzada. Duró de 1204 a 1261.

 Imperio de Nicea

En 1204, el emperador bizantino Alejo V Ducas huyó de Constantinopla en lugar de hacer frente al ejército cruzado. Constantino Láscaris fue coronado en la basílica de Constantinopla, pero poco después tuvo que huir a la ciudad de Nicea en Bitinia, al comprender que la situación en Constantinopla resultaba insostenible. Teodoro sustituyó poco después a su hermano Constantino en el trono con el nombre de Teodoro I Láscaris.

El Imperio Latino, establecido por los cruzados en Constantinopla, no logró establecer su control sobre el antiguo territorio bizantino, por lo que surgieron estados sucesores del dominio bizantino en Epiro y Trebisonda, así como en Nicea.

Pero Nicea era la más próxima al Imperio Latino y se encontraba en la mejor posición para intentar reestablecer el Imperio Bizantino. Teodoro I Láscaris no logró un éxito inmediato, pero sí pudo arrebatarle gran parte de Anatolia noroccidental al emperador latino Balduino I. En 1206, sintiéndose seguro, se confirmó como emperador coronándose en Nicea.

Durante los siguientes años, se establecieron y rompieron numerosas treguas y alianzas, según se desarrollaban las luchas entre los distintos estados sucesores de Bizancio, el Imperio Latino y los turcos selyúcidas de Iconio o Sultanato de Rüm (cuyo territorio también era fronterizo con el de Nicea). Teodoro trató de reforzar sus derechos nombrando un nuevo Patriarca de Constantinopla en Nicea.

En 1260 Miguel Paleólogo comenzó el asalto de la propia Constantinopla, algo que sus predecesores había sido incapaces de llevar a cabo. Se alió con Génova y su general Alexios Strategopoulos dedicó meses a estudiar Constantinopla para planear su ataque. En julio de 1261, Alexios pudo convencer a los guardias de que abriesen las puertas de la ciudad. Una vez dentro, incendió el barrio veneciano (pues Venecia era la enemiga de Génova y en gran medida la responsable de la toma de la ciudad en 1204).

Miguel fue reconocido emperador pocas semanas más tarde, restaurando el Imperio Bizantino.
Los habitantes del Imperio restaurado consideraron al Imperio de Nicea como el verdadero sucesor del Imperio Bizantino, aunque aún seguían existiendo el Imperio de Trebisonda y el principado latino de Acaya. Acaya sería pronto reconquistada, pero Trebisonda permaneció independiente hasta la conquista otomana.

El Imperio restaurado tuvo que hacer frente desde entonces a la nueva amenaza que representaban los turcos otomanos que surgieron en sustitución de los derrotados selyúcidas.


4-El Imperio Bizantino 

El Imperio Bizantino (llamado también Imperio Romano de Oriente) fue un imperio cristiano medieval de cultura griega cuya capital estaba en Constantinopla o Bizancio (actual Estambul).

 Imperio Bizantino

Los orígenes del Imperio Bizantino se remontan a la etapa final del Imperio Romano. Inicialmente abarcaba todo el Mediterráneo oriental, pero con el tiempo fue sufriendo importantes reducciones territoriales.

Se considera como acta de nacimiento del Imperio Bizantino la muerte de Teodosio I, en 395, cuando el Imperio Romano fue definitivamente dividido en dos mitades, oriental y occidental.

"Imperio Bizantino" es un término moderno que hubiera resultado extraño a sus contemporáneos. El nombre original del Imperio en griego era Romania (Ρωμανία) o Basileía Romaíon (Βασιλεία Ρωμαίων), traducción directa del nombre en latín del Imperio Romano, Imperium Romanorum.

Los bizantinos se identificaban a sí mismos como romanos, y continuaron usando el término cuando se convirtió en sinónimo de helenos. Prefirieron llamarse a sí mismos, en griego, romioi (es decir pueblo griego cristiano con ciudadanía romana), al tiempo que desarrollaban una conciencia nacional como residentes de Romania (Romania es como el estado bizantino y su mundo fueron llamados en su tiempo).


Aun cuando los antiguos griegos no fueran cristianos, los bizantinos los reclamaban como sus ancestros. En efecto, los bizantinos no solo se referían a ellos mismos como "romioi" como forma de retentar tanto su ciudadanía romana y su herencia ancestral.
La disolución del estado bizantino en el siglo XV no deshizo inmediatamente la sociedad bizantina. Durante la ocupación otomana, los griegos continuaron identificándose como romanos y helenos, identificación que sobrevivió hasta principios del siglo XX y que aún persiste en la moderna Grecia.

Las mayores concentraciones de población estuvieron siempre en la parte asiática del Imperio, especialmente en el litoral egeo de Asia Menor.

En cuanto a las ciudades, el crecimiento de Constantinopla fue espectacular en los siglo IV y V. Mientras que la capital de Occidente, Roma, había declinado considerablemente desde los tiempos de Augusto, en que llegó a tener cerca del millón de habitantes, hasta el siglo V, con sólo unos 100.000, Constantinopla, que en el momento de su fundación contaba escasamente con 30.000 habitantes, llegó en época de Justiniano a los 400.000.

Pero Constantinopla no era la única gran ciudad del Imperio. La población de Alejandría en esa misma época se ha estimado en torno a los 300.000 habitantes, algo mayor que Antioquía (unos 250.000), seguida de otras ciudades como Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Trebisonda, Edesa, Nicea, Tesalónica, Tebas y Atenas.

Uno de los rasgos más característicos de la civilización bizantina es la importancia de la religión y del estamento eclesiástico en su ideología oficial. Iglesia y Estado, emperador y patriarca, se identificaron progresivamente, hasta el punto de que el apego a la verdadera fe (la "ortodoxia") fue un importante factor de cohesión política y social en el Imperio Bizantino, lo que no impidió que surgieran numerosas corrientes heréticas.

En el siglo IX destaca la figura del patriarca Focio, que por primera vez rechazó el primado de Roma, abriendo una historia de desencuentros que culminaría en 1054, con el llamado Gran Cisma de Oriente y Occidente. Focio se esforzó también en equiparar el poder del patriarca al del emperador, postulando una especie de diarquía o gobierno compartido.

El cisma contribuyó, sin embargo, a la transformación de la Iglesia Ortodoxa en una iglesia nacional. Esto se reforzó más aún con la humillación sufrida en 1204 por la invasión de los cruzados y el traslado temporal de la sede patriarcal a Nicea (durante la coexistencia del Imperio Latino y el Imperio de Nicea).

La desaparición del Imperio Bizantino se produjo con la caída de Constantinopla en poder de los turcos otomanos en 1453. Sin embargo, la desaparición del estado bizantino no acabó con los sentimientos nacionalistas del pueblo, ya que los actuales habitantes de Grecia se consideran herederos de la tradición bizantina.

Todos los pueblos de la Tierra con algún grado de organización política más allá de la simple jefatura, han tratado de hacer espléndidas exhibiciones de poder, construyéndose magníficos palacios y diseñando elaboradísimos rituales. Y el Imperio Bizantino, que pretendía ser gobernado nada menos que por Cristo mismo, no podía ser una excepción.

El traje habitual del Emperador era el propio de un icono sagrado. Así, usaba una túnica rígida como una capa. En la cabeza, su corona estaba rematada por una cruz. Y el domingo de Pascua, se hacía rodear de doce personas, que representaban a los doce Apóstoles, en medio de los cuales el Emperador es un verdadero Cristo. El rito mismo era de índole religiosa. El papias, el portero del palacio, sin ir más lejos, era un eclesiástico.

El rito de recepción a los visitantes, por parte del Emperador, no podía ser más grandilocuente. La habitación tenía forma octogonal, y estaba rematada por una gran cúpula. En el mobiliario había toda clase de bestias confeccionadas en oro: leones, pájaros, quimeras... Cuando el visitante llegaba, todo aquel grupo de esculturas se activaba de improviso por mecanismos ocultos, llenando la habitación de estruendo, al tiempo que las bestias de oro parecían animadas por medios que debían seguramente parecer magia, para el inculto visitante de aquellos tiempos.

No podía menos que prosternarse ante el trono, pero cuando levantaba la vista, el trono ya no estaba. Un mecanismo de poleas alzaba en las alturas, tanto al trono como al Emperador, haciéndolo virtualmente inaccesible ante cualquiera que quisiera llegar hasta él. ¡Magnífica manera ésta, para endiosar al Emperador...!

El insólito castillo de Benalmádena | VCN

 ... El insólito castillo bizantino, románico, gótico, mudejar y chino de Benalmádena. Si de algo anda sobrada España es de castillos. Su número ...


Los que renunciaron antes que Benedicto XVI | VCN

... Fue elegido Papa en contra de la voluntad del emperador bizantino Justiniano I y su esposa Teodora, quienes defendían a otro candidato, ...


VCN: Las Cruzadas : las 8 principales campañas (parte 3 )

El emperador bizantino Isaac II Ángelo firmó una alianza secreta con Saladino para impedir el avance de Federico a cambio de la seguridad de su imperio.

Más temas interesantes en ... Vida cotidia nitica