Pero ¿por qué brilla el Sol?

Pero ... ¿por qué brilla el Sol?
El Sol es la estrella del sistema planetario en el que se encuentra la Tierra y, por ello, es la más cercana a nosotros y la que muestra un mayor brillo aparente.

Pero ¿por qué brilla el Sol? ¿cómo hace su luz para llegar hasta nosotros? ¿cómo se refleja en los demás astros?

En el núcleo de las estrellas, la presión y la temperatura son lo suficientemente elevadas como para propiciar que los átomos colisionen entre sí frecuentemente y con violencia.

En estas colisiones se fusionan dos o más átomos en uno solo, reacción que recibe el nombre de fusión nuclear.

Es este proceso el que permite que el Sol y todas las demás estrellas desprendan energía y brillen.

En nuestro sol, 564 millones de toneladas de hidrógeno son transformadas en 560 millones de toneladas de helio cada segundo.

Los cuatro millones de toneladas aparentemente faltantes se transformaron en energía. Una gran cantidad de energía, una cantidad fabulosa de energía, como se puede apreciar aplicando la famosa ecuación de Einstein, que habla precisamente de la equivalencia masa-energía

Esta energía resultante de las reacciones termonucleares viaja desde el centro hasta la superficie del Sol, donde es radiada en forma de luz al espacio circundante, en el que viaja a una velocidad cercana a los 300.000 km/s.

La Tierra intercepta sólo una cantidad ínfima de este flujo generosísimo de energía, y la casi totalidad escapa hacia el espacio interestelar en todas direcciones.

Cuando esta luz encuentra un obstáculo en su camino choca contra la superficie de éste y una parte es reflejada y otra absorbida.

Es la luz reflejada la que nos permite ver los diferentes planetas y astros sin luz propia —como la Luna— al igual que nos permite ver los objetos que nos rodean y su color.

En las estrellas del tamaño del sol, la mayor parte de la energía se produce mediante una cadena compleja de reacciones nucleares que convierten el hidrógeno en helio.

Comenzando con los protones de los núcleos de hidrógeno, la cadena puede seguir diferentes rutas para terminar en la formación de un núcleo de helio y la producción de luz solar.

Los pasos a lo largo de dos de estas rutas requieren la presencia del isótopo berilio-7 (7Be en el gráfico), y los físicos han calculado que estos pasos serían responsables de entre el 10 y el 15% de los neutrinos solares.

Las limitaciones de orden técnico habían impedido comprobarlo hasta ahora.

Teniendo en cuenta que la distancia media Sol-Tierra es 1 U.A. (Unidad Astronómica) y equivale a 149.675.000 km, podemos decir que nos hallamos a unos 8 minutos luz del Sol o, lo que es lo mismo, que la luz que vemos en la actualidad hace 8 minutos que se originó en nuestra estrella.

El detector gigante Borexino del laboratorio Gran Sasso, que se encuentra a más de un kilómetro bajo tierra, ha eliminado esas limitaciones, permitiendo al equipo investigador, integrado por más de cien científicos de diferentes instituciones, observar los neutrinos de baja energía, también llamados sub-MeV (por debajo de 1 megaelectrón-voltio), con un valor de 0,862 MeV.

Los neutrinos raramente interaccionan con otras formas de materia, lo que les hace ideales para investigar el interior del sol pues emergen de él prácticamente tal y como se crearon.

Mientras no ha existido la posibilidad técnica de detectar neutrinos no ha sido posible más que teorizar sobre las reacciones de fusión en el interior del sol, sin comprobación experimental.

Los resultados obtenidos muestran que la idea que se tenía de los procesos nucleares que hacen que el sol brille es esencialmente correcta, al menos en la parte de la cadena de reacciones en las que interviene el berilio-7.

Esta parte de la cadena justifica un porcentaje minoritario de la energía, de acuerdo, pero hace más probable que los otros procesos se ajusten a lo predicho.

Los resultados también dan respuesta a otras cuestiones.

El ultrasensible detector ha confirmado las teorías con respecto a porqué los experimentos previos habían encontrado menos neutrinos solares de los previstos a energías más altas, un problema que surgía de la extraña capacidad de las partículas de oscilar entre una forma y otra según viajan por el espacio.

Mientras que el sol sólo produce neutrinos electrónicos, éstos pueden cambiar a neutrinos muónicos o tauónicos, que son más difíciles de detectar.

6 mitos sobre tu memoria que deberías desterrar ahora mismo | VCN

 ... Y, a su vez, esta comprensión deficitaria está jalonada de mitos que se quedan grabados a fuego. Hemos seleccionado seis de los que ...


Los juegos olímpicos en la antigüedad ... su importancia actual | VCN

 ... Quedan igualmente excluidos los que no han pagado multas, delincuentes, los reincidentes, los homicidas voluntarios o involuntarios y los ...


Sequía, una perspectiva histórica | VCN

 ... De los milenios que duró el período anterior al desastre, el Gran Húmedo, en torno al 7.000 antes de Cristo, nos quedan pinturas rupestres, ...

Princeton University: http://www.princeton.edu/