Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Cierra los ojos para que los bese

Cierra los ojos para que los bese
Cierra los ojos para que bese tus párpados con labios fríos.

Cierra los ojos. Todo lo que necesitamos ver esta noche ya está dentro.

Me dejo ser pequeña cuando estamos juntos. Me dejo ser la que era antes del primer dolor clarividente. 

Dejo de mirar alrededor, como si algo o alguien me persiguiera.

Echados en una cama o en la hierba o en el sofá o en la alfombra, sin el apremio de retener las horas que se nos escapan.

Cuando me miras yo sé que todo es más fácil, la vida deja pierde su tinte trágico. Se me descansa el alma, como a ti cuando cierras los ojos.

El amor al que yo me refiero cuando hablo de nosotros no es una danza de euforia perpetua. Es un salvoconducto, un permiso, un visado para la calma.

Permiso para ser feliz y también para no serlo.

Porque me viste. Porque me permites verte. Porque no dejaste de verme cuando se te rompieron las gafas.