Invención de la lobotomía ... a lo Sucker Punch

Invención de la lobotomía  ... a lo Sucker Punch
Si pensaba que la escena en Sucker Punch, donde el médico realiza una lobotomía con un picahielo fue una exageración artística -bueno, no lo era-.

Así es exactamente como Walter Freeman, un divulgador de lobotomías en la década de 1940, realizó miles de operaciones.

A mediados del siglo 20, la lobotomía fue una popular "cura " para enfermedades mentales, motivo por el cual el ex socio de Freeman el investigador António Egas Moniz fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 1949 por su papel en el perfeccionamiento de la operación.

Moniz y Freeman tuvieron un enfrentamiento después de que Freeman comenzó a utilizar un instrumento en forma de punzón para realizar hasta 25 lobotomías al día, sin anestesia, mientras que los periodistas observaban.

Las locas travesuras de Freeman no asustaban a los posibles pacientes, sin embargo: la hermana de John F. Kennedy, Rosemary recibió una lobotomía de Freeman, que la dejaría en estado vegetal por el resto de su vida. Y ella fue una de las muchas personas "curadas" que parecían zombies con libertad que prefirieron vivir así a tener una angustia mental.

¿Cómo surgió entonces la lobotomía como una práctica médica aceptada ? ¿Y por qué la gente todavía la acepta, bajo el nombre menos preocupante de "lobectomía"?

Invención de la lobotomía

A Moniz y Freemen generalmente se les atribuye la invención de la lobotomía en la década de 1930, aunque en realidad su trabajo se basó en la investigación de muchas otras personas que se remonta a mediados del siglo 19.

Ambos habían leído sobre el trabajo de un médico europeo llamado Gottlieb Burckhardt, quien en la década de 1880 realizó algunos avances en psiquiatría operando por primera vez los lóbulos frontales de los pacientes, así como otras partes de sus cerebros.

Aunque Burckhardt fue ridiculizado por sus colegas, algunos de los cuales pensaron que su trabajo era de barbarie, Moniz y Freeman resultaron intrigados por la idea de que el lóbulo frontal puede ser de alguna manera separada del resto del cerebro.

Esto dejaría a pacientes esquizofrénicos aliviados de su angustia emocional, creían. En experimentos con perros, se determinó que la reducción de los nervios entre el cerebro y su lóbulo frontal -el llamado "asiento de la razón"- dejaba a los animales en absoluta calma.

Y así Moniz, más tarde se unió a Freeman, para comenzar a experimentar con pacientes. Su primera cirugía, fue una enferma mental, a la que le perforaron dos agujeros en el cráneo y colocaron mediante bombeo alcohol en su corteza frontal.

Más tarde cirugías que involucraban "perforación" de varias regiones de la corteza frontal con agujas huecas - literalmente aspirando partes del cerebro para separar las conexiones neuronales-. Todas estas cirugías se hicieron a ciegas, es decir, rara vez se abrió el cráneo de una persona para ver dónde estaban cortando. Moniz y Freeman perforaban el cráneo y estimaban las zonas de corte.

Ambos publicaron artículos sobre su trabajo en prestigiosas revistas científicas, informando que los pacientes habían sido una carga terrible para sus familias, violentos o suicidas y que habían tenido un cambio compelto luego de la cirugía.

En una presentación de 1942 en la Academia de Medicina de Nueva York, los científicos informaron que después de la lobotomía, los pacientes se volvían "indolentes" "abiertos", eran como"niños" y las familias amorosas podrían simplemente compensar su falta de gracia social, porque ahora estaban mucho más felices.

Moniz, en un artículo de 1937 sobre el procedimiento, describe la curación de una mujer de Lisboa, cuyo esposo la llevó al Congo, donde ella era infeliz y se había convertido en alguien "incapaz de gobernar su casa".

Así que su esposo la obligó a volver a Lisboa, en contra de sus deseos, y poco a poco se molestó profundamente porque siempre estaba "esperando horribles acontecimientos" creyendo que las personas fueran a matarla.

En retrospectiva, parece claro lo ocurrido, pero los informes de Moniz después de una lobotomía frontal que "curaba, aunque, posiblemente, resultaban un poco reticente" deja claro que muchos de los pacientes de Moniz y Freeman convirtieron en esencialmente catatónicos, mientras que otros no se vieron afectados, parecía bastante "curados" por lo que la lobotomía se convirtió en una práctica estándar en las instituciones mentales entre los años 1940 y principios de los 50.

La cura Icepick

Freeman al parecer con el tiempo considero poco eficiente la técnica de Moniz, y comenzó a experimentar con un procedimiento ambulatorio, donde usaría un picahielo en el cerebro de sus pacientes a través de la base de cuencas de los ojos.

Una vez que se realizaba la selección en el interior del cerebro, que literalmente hacía con el picahielo moviendo alrededor, cortaba a través de la materia blanca y gris.

No era una cirugía de precisión. Con un martillo y pico en mano, se jactó de que podía hacer una lobotomía en 10 minutos sin siquiera necesitar anestesia (aunque por lo general usaba el tratamiento de choque, por lo que el paciente no era consciente de lo que estaba pasando). El método de picahielo fue demasiado para Moniz, que se distanció de su ex pareja.

Pero Freeman se convirtió en un gran éxito en Estados Unidos, donde realizó una gira por los hospitales, realizando el procedimiento frente a psicólogos y dando cursos para que lo hicieran también. Incluso era una cura para los dolores de cabeza. Así que mucha gente escribió sobre el trabajo de Freeman -era un empresario que se apoyaba de la prensa- que logró popularizar la cirugía.

Por supuesto, la lobotomía siempre ha tenido sus críticos. Médicos, así como familias de los pacientes, protestaban que la cirugía no hacía nada más que convertir a las personas en vegetales. Claro, podrían ser más fácil de cuidar, pero ¿en realidad se les estaba ayudando

En 2005 NPR hizo un interesante perfil de un hombre al que se le realizó una lobotomía Freeman en la década de 1950, debido a que su madrastra consideraba que él era "salvaje" y se negaba a ir a la cama.

El hombre quedó traumatizado por la experiencia, pero parecía no haber sufrido ningún efecto negativo aunque, por supuesto, es imposible saber quién podría haber sido si nadie le hubiera puesto un picahielo en el cerebro.

La rebelión de la lobectomía

En estos días, lobotomías ya no se realizan en los enfermos mentales. El auge de drogas como Thorazine facilitar la lobotomía química en pacientes.

A pesar de la protesta de muchos médicos sobre estos medicamentos anti-psicóticos son tan malos como la lobotomía una vez fue, la justificación de su uso se prolonga por las mismas razones que la lobotomía fue adoptados hace 70 años.

Los pacientes a menudo  parecen más felices y más tranquilos. Además, producen menos problemas a sus familias y cuidadores.

Un procedimiento de la lobotomía, llamado la lobectomía, sin embargo, va en aumento. Eso es porque en realidad es una excelente manera de tratar los casos extremos de epilepsia, así como otros trastornos convulsivos.

Con el tiempo, las crisis epilépticas pueden causar daños cerebrales irreparables, por lo que a menudo se considera mejor desconectar los dos hemisferios del cerebro para evitar una crisis para que simplemente no suceda.

Esto es lo que generalmente logran las lobectomías, desde hace 10 años un artículo en el New England Journal of Medicine reportó que un ensayo aleatorio y controlado de pacientes con epilepsia en los que aplicó la cirugía reveló que, efectivamente, es probablemente el mejor tratamiento que tenemos en estos casos difíciles.

A diferencia de Freeman al "entrar por los ojos", estas cirugías se realizan de una manera muy precisa.

Se puede dejar a los pacientes con una personalidad un poco diferente, pero son capaces de volver a una vida normal. También son mucho más propensos a sobrevivir sin sufrir ataques que dañen el cerebro.

Y así, de una práctica médica terrible, hemos conseguido al menos una buena terapia. Y un recordatorio de que la curación de una generación ganador del Premio Nobel es la peor pesadilla de otra generación.

¿Convertir el desierto del Sahara en un mar ? | VCN

 ... Hay que cambiar esa filosofía”, dice Appelbaum, que ve en esta técnica una posible vía de desarrollo para naciones en vías de desarrollo.


Volver malos recuerdos en buenos y viceversa | VCN

 ... Lo que se ignora es el detalle: cómo se crea y se almacena un recuerdo a nivel celular y molecular en el cerebro y cómo se puede cambiar el ...


Los osos polares cambiaron de dieta debido al cambio climático ...

 ... Para entender por qué estos animales podrían llegar a cambiar de color, antes debemos saber cuál es el verdadero color de los osos polares.

Fuente:
  •  "The Strange Past and Promising Future of the Lobotomy", Wired.Creative Common Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported. (CC BY 3.0) ☺     mipropiadecadencia.blogspot.com