Harpo...el mudito de los Hermanos Marx

Harpo ... el mudito de los Hermanos Marx
Adolph Marx ,(1888 -1964) comienza a interesarle la actuación y actúa junto a sus hermanos en tríos o cuartetos musicales y luego en revistas.

En 1921 trabajan en una película "Humor risk" que no tuvo éxito en ese momento.

Pero más allá de los éxitos o fracasos Harpo sabía que alguna vez llegaría la fama.

Y así fue que son reconocidos popularmente por su obra "Cocoanuts" que realizaron entre 1925 y 1928 y les da la oportunidad a que salgan a la luz de Broadway.

A partir de allí comienza su carrera ya que la Paramount les ofrece un contrato para realizar varias películas, como "Los cuatro cocos", "Plumas de caballo" y "Sopa de ganso", entre otras.

Al poco tiempo los hermanos dejan la Paramount y gracias a Irving G. Thalberg Los Hermanos Marx comienzan a trabajar para la Metro Goldwyn Mayer, donde tienen un muy buen comienzo ya que filman películas como "Una noche en la ópera" y "Un día en las carreras" hasta hoy vistas y recordadas por millones de fans.

Aunque la mayoría piense que Harpo Marx era mudo en la vida real, porque así aparecía siempre en las películas de los Hermanos Marx, realmente no tenía ningún problema con su voz, hablaba perfectamente. Pero no solo su voz era distinta, físicamente también, en las películas aparecía caracterizado.

En ellas utilizaba siempre con una peluca color naranja (aunque nosotros le viéramos en blanco y negro) Se lanza a la fama con sus hermanos de la mano de su personaje de mudo con peluca naranja y una gabardina que tenía los bolsillos siempre llenos... pero cuando acababan los rodajes se quitaba la peluca y su aspecto era totalmente distinto.

Su nombre artístico Harpo lo adopta porque algunos conocidos lo llamaban así porque le gustaba tocar el arpa, aunque su verdadero nombre era Adolph luego lo cambiaría por Arthur y mas tarde sus hermanos cambiaron los apodos del resto, que son los que usarían como nombres artísticos, Leonard (Chico), Adolph (Harpo), Julius (Groucho), Milton (Gummo), y Herbert (Zeppo).

Aunque no había finalizado sus estudios, solo curso segundo grado, se codeaba con la más altas esferas de la cultura americana, autores, editores, críticos, artistas, compositores, etc.

Entre sus amistades de mesa redonda y largas charlas se pueden nombrar al conocido critico de Broadway Alexander Woolcott muy famoso en su época y que fue uno de sus mejores amigos ya que a su hijo lo llama Alexander en honor a él.

Siendo uno de los solteros más famosos y codiciados de Hollywood, se casó Susan Fleming, con la que adoptó cuatro hijos: Bill, Jimmy, Alex y Minnie.

Falleció el 28 de septiembre de 1964 tras una operación de bypass, que después presentó complicaciones.

En la historia del cine pocos nos han hecho reír más que el mudito de los Hermanos Marx, Harpo. Siempre nos sorprendía con las cosas que era capaz de sacar de aquella mágica gabardina donde parecía que cupiera todo.

Como olvidar sus señas, bocinazos y silbidos ininteligibles para los demás pero clarísimos en su caótico desarrollo para su hermano Chico, que se convertía así en el mejor traductor del mundo.

Era aficionado a cortar cualquier cosa con sus tijeras, o a eso que algunos llaman "Legging", esa manía de hacerse sujetar la pierna para poner nervioso a cualquiera que se le cruzara por delante.

Era capaz de tocar cualquier instrumento y en sus películas no faltaban sus numeritos de harpa (instrumento que le daba nombre), y que ciertamente estaban siempre metidos con calzador en la trama del film y era la parte donde la mayoría iba al baño o a comprar pipas.

Pero el caso es que Harpo evidentemente era mudo por elección, no realmente y aquí, el mismo, nos cuenta como llegó a esa decisión: "Un crítico escribió en el periódico, refiriéndose a mi papel en una función, que los efectos de mi caracterización se perdían cuando abría la boca.

Cuando leí la reseña comprendí que no podía superar a Groucho o Chico hablando y era ridículo por mi parte intentarlo. Sin embargo, fue un duro revés para mi orgullo.

El caso es que la mayoría de la gente de su época pensaba también que su aspecto real era el de las películas, motivo por el cual le resultaba fácilmente pasar desapercibido. Pero aquello le causo problemas en algunas ocasiones.

Uno ejemplo de ello fue cuando, invitado a una fiesta de disfraces en una de esas mansiones de Beverly Hills que quita el hipo, apareció con un disfraz del Kaiser Guillermo II.

A lo largo de la misma no ocurrió nada digno de mencionar, pero cuando termino Harpo, vestido todavía del Kaiser se dio cuenta de que no tenía uno sólo dólar para volver a su casa.

Como no podía coger un taxi decidió hacer autostop.

La escena parecía de película pero no, un hombre vestido de "Kaiser" en mitad de una calle oscura, en un barrio de multimillonarios y tratando de parar un coche.

Y que faltaba para terminar con el cuadro? Un coche de policía. Mientras Harpo hacía autostop apareció un coche patrulla.

Obviamente los agentes no pensaron ni por asomo que era Harpo, el mudo de los Hermanos Marx tratando de encontrar a alguien que pudiera llevarle a casa.

Su "película" era distinta, decidieron con buen criterio que se trataba de un mendigo que había intentado colarse en la mansión, aquella donde se había celebrado una fiesta de disfraces.

Pero al acercarse a él fue peor aún, andaba buscando la policía un preso fugado y pensaron que era él.  Harpo trató, sin conseguirlo, de explicarle intentó explicarles quién era, el actor que no hablaba y tenía el pelo naranja. Aquello no resulto y acabo con sus huesos en la cárcel.

Pero en la cárcel acusado de: Vagancia, allanamiento de morada, evasión de la cárcel, más dos cargos de usurpación de personalidad.

Nada más y nada menos que cinco cargos,  de los que dos recordaría todo su vida, uno por hacerse pasar por Guillermo Segundo y el que más le dolió, tratar de suplantar la identidad de Harpo Marx.

Al final todo se aclaro y pudo salir de la cárcel sin cargos, pero ni sus mejores guiones habrían imaginado una situación como la que Harpo pasó esa noche.

Cuando dije a Minnie, mi madre, que nunca volvería a decir una sola palabra en el escenario se dio cuenta de que me sentía herido y me miró con tristeza, pero no intento hacerme cambiar de opinión. Enmudecí.

Nunca más dije una palabra -ni en el escenario ni frente a las cámaras- como Hermano Marx. Volcado en cuerpo y alma a la pantomima busque recursos escénicos que no requiriesen parlamentos.

Así que robe de un taxi una bocina de bulbo y me la puse bajo el cinturón.

Así nació Harpo Marx". Evidentemente a veces menos es más, sólo hay que tener la visión para advertirlo.

Se convirtió de este modo en un eco del cine mudo y sus gags en pleno cine sonoro y a todos nos encantaba.

Por contar otra anécdota diremos que en cierta ocasión Harpo junto con su hermano Groucho, fueron invitados a una despedida de soltero en la que la fiesta se realizaba en un restaurante que tenía unos ascensores automáticos que se abrían directamente en el comedor de la celebración.

Así para hacer una broma en el transcurso de la despedida decidieron desnudarse y guardar la ropa en unas maletas y aparecer completamente desnudos desde el ascensor en la fiesta.

Pero las cosas ocurren y el caso es que no se sabe como, se equivocaron de piso y aparecieron en el lugar donde la novia había organizado su despedida.

La cosa fue como se esperaba una sorpresa, pero en vez de risas, provocó gritos llamando a la policía y algún que otro desmayo. Groucho contaría de aquella situación "Así que corrimos en cueros de un lado para otro hasta que apareció un camarero con dos trapos de cocina. Bueno, en mi caso, una toalla de baño"

No hay película de los Hermanos Marx donde falte un espacio musical para cada uno, ya sea con el inimitable estilo de Chico al Piano (del cual ya hablaremos otro día porque tela), los jocosos bailes y canciones de Groucho o el virtuosismo de Harpo y su arpa.

Siempre, ya sea encontrándola “casualmente” por ahí o sacándola de los escombros de un piano, Harpo consigue su preciado instrumento.

Y es entonces cuando el payaso (en el mejor sentido de la palabra) deja paso al músico y sus manos deslizándose por las cuerdas nos hipnotizan por completo.

Y es verdad, parecerá un tontería, pero desde que veo a Harpo tocar me gusta mucho más la música y cada vez que lo veo interpretar una pieza sea de lo que sea no puedo evitar hacer callar a quien esté a mi alrededor y quedarme embobado mirando la pantalla.

Los invito a que lo prueben.

Si este loco personaje fuese una persona existente en la realidad no hubiese tardado nada en encontrarse en una cámara acolchada y vestido con una camisa de fuerza y es que Harpo tiene unas manías de lo más extrañas.

Como la de cortar todo lo que encuentra a su paso con unas tijeras,ya sea las plumas de un sombrero o los bolsillos del pobre vendedor del vídeo que han visto arriba.

El Síndrome de Diógenes, o algo parecido, también está en la mente de Harpo.

Al cual podemos ver en muchos casos con una gabardina ataviada con cachivaches de lo más diversos, como si del bolsillo de Doraemon se tratase.

Pero sin duda su manía mas extraña y jocosa es a la que yo llamo “Legging”. El “Legging” consiste en coger la mano de cualquier persona a la que quieras poner de los nervios y ponerle tu pierna en ella, puede resultar un tanto extraño y difícil de entender, por eso aquí pueden observar a Harpo leggeando como nunca en Animal Crackers (El Conflicto de los Marx).

Harpo ... el mudito de los Hermanos Marx

¡HARPO, HABLA!
de MARX, HARPO y COL. DE ROWLAND BABER
Publicado en España por Montesinos en 1988 y 2001.
Ilustraciones de Susan Marx.
Traducción del inglés: Paloma Villegas.

"Ha llegado el momento de echar a volar mi imaginación, tumbarme al sol, quitarme los zapatos y, por fin hablar." Con estas palabras, el famoso hermano mudo de los Marx inicia su relato autobiográfico, rompiendo su prolongado silencio.

Con el ya clásico y delirante sentido del humor de los Hermanos Marx, Harpo narra la historia de su estrambótica familia y su dura carrera artística, desde las primeras giras por teatros de vodevil en pueblos de mala muerte hasta el último triunfo en Hollywood, pasando por Broadway, el desplome de la bolsa del 29 o su estancia en la Unión Soviética y sus actividades como espía.

Toda suerte de personajes intervienen en esta divertidísima autobiografía, despojados de la solemnidad de la fama, incorporados como figuras cómicas: George Bernard Shaw, John Barrymore, Rachmaninoff y, por supuesto, los inimitables hermanos de Harpo, Groucho, Chico, Gummo y Zeppo.

Resulta un libro entrañable y cercano además de ameno, entretenido y divertido, un libro precioso.

A lo largo del mismo se le oye hablar, se le oye cómo está contando su vida, cómo toca el arpa, la bocina, sus gookies, sientes que vas a su lado, sólo tienes que escuchar, no hace falta leer.

Muchas historias, anécdotas, un repaso a la vida de Harpo, su familia, Susan, Minnie, el sastre, sus hermanos y la época que le toco vivir, sin aspavientos, con sencillez y genialidad a raudales.

Un verdadero lujo escuchar a Harpo.

El libro empieza:
No sé si mi vida ha sido un éxito o un fracaso. Pero como no tengo ninguna prisa en convertirme en una de las dos cosas y dejar de ser la otra, y puesto que me tomo simplemente las cosas tal como vienen, me sobra mucho tiempo para disfrutar de la vida.

Y algunos comentarios más:
“He sacado papeles secretos de Rusia clandestinamente. Me he pasado una tarde en el diván con Peggy Hopkins Joyce. He enseñado a toda una plantilla de gangsters a jugar al pincha-pellizca. He jugado al cróquet con Herbert Bayard Swope mientras él tenía al gobernador Al Smith esperándole al teléfono.
He apostado con Nick el Griego, me he sentado en el suelo con Greta Garbo, he cambiado fintas de boxeo con Benny Leonard, he cabalgado con el príncipe de Gales, he jugado al ping-pong con George Gershwin. George Bernard Shaw me ha pedido consejo.
Oscar Levant ha tocado conciertos privados para mí a un dólar la tirada. He jugado al golf con Ben Hogan y Sam Snead. He tomado el sol en la Riviera con Somerset Maugham y Elsa Maxwell. Me han echado del casino de Monte Carlo.”
En los años veinte, cuando todo el mundo hablaba al mismo tiempo, yo era uno de los pocos oyentes profesionales que había en circulación……
La primera vez que vi a Chico sobre el escenario fue en un teatro de la calle 86 esquina la tercera avenida. Para terminar, tocó las piezas que le pedía el público, con los ojos vendados y una sábana sobre el teclado.
Yo tenía ocho años cuando me lanzaron fuera de la escuela por última vez.
El poli escribió la descripción que le dictaban: Gran melena de pelo rojo y rizado. Bizquera. Mudo, no puede hablar. No muy brillante.
Sólo una de las señas, la última, coincidía conmigo. Por lo demás: sospechoso de ser un impostor.
El poli le dio las gracias a Chico, se disculpó por haberle molestado a hora tan tardía y le pidió por favor colaborara haciendo cuanto estuviese en su mano por localizar a su verdadero hermano Harpo.
Chico se lo pensó un momento y luego preguntó:
-¿Ofrecen alguna recompensa?
- ¡####%%^#%^^^ ! -dijo-. No me molesta que duermas, pero ¿tienes que sonreír dormido?
“Puedo mirar atrás y decirme que no me arrepiento de nada”.
Pero sí me arrepiento.
Hace muchos años un hombre muy sabio llamado Bertrand Baruch me llevó aparte y me puso el brazo sobre los hombros.
-Harpo hijo mío-me dijo-. Voy a darte tres consejos, tres cosas que debes recordar siempre.
Mi corazón se aceleró y me puse rojo de expectación. Iba a oír la fórmula mágica para lograr una vida rica y plena, de labios del maestro en persona.
-¿Sí señor?- le dije. Y me dijo las tres cosas.
Me arrepiento de haber olvidado cuales eran.

¡Ah!, por supuesto también se le oye contar cómo, cuándo y por qué es "mudo".


Filmografía:

Películas de los cuatro Hermanos Marx:
  • Humor risk (1921) (perdida, solo se conservan unos pocos fragmentos)
  • Los cuatro cocos (1929)
  • El conflicto de los Marx (1930)
  • Pistoleros de agua dulce (1931)
  • Plumas de caballo (1932)
  • Sopa de ganso (1933)
Películas de los tres Hermanos Marx (sin Zeppo):
  • Una noche en la ópera (1935)
  • Un día en las carreras (1937)
  • El hotel de los líos (1938)
  • Una tarde en el circo (1939)
  • Los hermanos Marx en el Oeste (1940)
  • Tienda de locos (1941)
  • Una noche en Casablanca (1946)
  • Amor en conserva (1949)
  • La historia de la humanidad (1957) (aparecen por separado, no se considera una película de los Hermanos Marx)
Películas en solitario:
  • Too Many Kisses (1925)
  • Stage Door Canteen (1943)
En fin amigos, no se puede dudar que estamos ante uno de los más grandes personajes y actores que ha dado la corta historia del buen cine, te recomiendo ver la películas Duck Soup, A Night at the Ópera y At Circus.