Lady Godiva se paseó desnuda

Lady Godiva se paseó desnuda ,su cabellera le ocultaba
Lady Godiva de John Collier 1898
Lady Godiva se paseó desnuda ,pero su cabellera le ocultaba la piel.

Lady Godiva ha sido, desde siempre, ese emblema femenino de valentía y reivindicación social, a la vez que de belleza o erotismo. 

Los expertos en historia clásica nos indican que el mito de esta mujer “cabalga” a lomos de lo real y la leyenda, y para encontrar sus orígenes, hemos de remontarnos casi a lo que un antiguo trovador del siglo XIII, Roger de Wendower, nos contó sobre ella.

Acompáñanos hoy en VCN por este pequeño paseo histórico, pictórico y social, para conocer un poco más qué hubo tras la bella estela de Lady Godiva.
Lady Godiva, la mujer que defendió los derechos del pueblo

¿Quién era nuestra dama? ¿Qué posición tenía? ¿Qué la llevó a salir desnuda a lomos de un caballo? Bien, empecemos desde el principio. Sabemos que era una mujer de origen sajón, que sobre el año 1040, contrajo matrimonio con un caballero de buena posición: Léofric, conde de Chester, de Mencía y señor de Coventry (Inglaterra).

Aunque no esta claro cual es el origen y la fuente de la historia parece ser que todo se remonta al siglo XIII, a la historia que cuenta un trovador llamado Roger de Wendower, que es quien narra lo sucedido a Lady Godiva.

Lady Godiva era una dama sajona, esposa de Léofric, conde de Chester y de Mencía y señor de Coventry (Inglaterra) en el siglo XI.

Lady Godiva y el Conde de Chester eran dos personas muy religiosas y como tal fundaron el monasterio de Coventry y llevaron al condado a un estado de bienestar a pesar de la situación de la época.

Su marido, aunque era un hombre de fe y llegó a construir el convento de Coventry,parecía centrar sus intereses en la Iglesia antes que en el pueblo, que en la gente humilde y necesitada. 

De ahí que estableciera siempre altísimos impuestos, tan desmesurados e inflexibles, que eran muchos los que pasaban graves necesidades e incluso hambre. Mucha hambre. 

La situación era tan lamentable que su esposa, Lady Godiva, le pidió clemencia y una bajada de esas tasas tan abusivas.
Con el paso del tiempo los problemas de sus súbditos se fueron incrementando, hasta el punto en el que les era imposible pagar los impuestos a su señor.

Fue Lady Godiva que trato de interceder ante tal situación y le pidió al conde que bajará dichos impuestos.

¿Sabes entonces lo que le respondió el conde de Chester? Que si deseaba que cumpliera su súplica, se atreviera primero a montar desnuda un caballo y a pasearse cuando hubiera más gente en la plaza pública.
Lo cierto es que el conde tenía claro que ella no lo haría. Pero lo hizo.

Lady Godiva cumplió "la apuesta" y desnuda - se cuenta que mandó al palafrenero a que preparara un caballo ,se quitó la ropa y comenzó a trotar hacia la ciudad,ocultando sus pechos sólo con su larga cabellera. -, se paseó desnuda por el pueblo de Chester para que su esposo cumpliera su promesa.

Es muy posible que su esposo le comentara esto a modo de mofa y no como desafío. Pero esto es lo que fue en realidad para Lady Godiva, un desafío y una ofensa que no dudó en recoger para echarle en cara sus propias palabras a su marido. 

Sí, se lo había pedido a modo de burla con intención de avergonzarla, pero ella lo haría. Es en este punto cuando, según nos dejó el testimonio del trovador Roger de Wendower, sucede lo asombroso. 

Los habitantes conocieron lo que el conde de Chester le había propuesto a su esposa y sabiendo del carácter noble, cercano y solidario de Lady Godiva, quisieron respetarla.
Los campesinos, que conocían la situación, decidieron no salir a la calle, cerrando puertas y ventanas por respeto a su señora.

Así pues, el día en que la esposa de Leófric salió desnuda y montando a caballo hacia la plaza, ninguna de aquellas personas la miró. Todos bajaron el rostro para mostrarle respeto y no avergonzarla, otros, sencillamente, entraron en casa y cerraron las ventanas. Mientras, Lady Godiva, cabalgaba tranquila, sin ropa, con su largo cabello suelto cubriendo sus pechos y muy segura de lo que estaba haciendo.
Se cuenta también que hubo una persona que no pudo evitar mirarla: Peeping , un personaje ya emblemático dentro de la cultura británica.
Desde entonces el sastre sería conocido como Peeping Tom (Tom el mirón) -.

Tras lo sucedido, Leofric, finalmente, se vio obligado a cumplir con su palabra de noble y tuvo que abolir los impuestos innecesarios así como reducir otros, demasiado elevados.

No sabemos si advirtió el mensaje en la determinación de su esposa: ella era capaz de amarlo tanto a él como a todos aquellos a quienes nunca se había considerado y en los que no se había pensado como personas.

Porque lo amaba ?a él y a su pueblo?, y porque lo respetaba, es que había decidido desafiarlo a él, venciendo el primer desafío, que era con ella misma.

Como sea todavía hoy, en las fiestas populares de Coventry, se conmemora este hecho, recreándolo.

¿Una mujer desnuda y a caballo ?

¿Como en el cuadro que John Collier pintara en 1898 con que ilustramos esta nota?, se pasea por las calles sólo cubierta con su larga cabellera, como símbolo de la primera y singular protesta social erótica de la historia de Occidente.

Posible extinción global de animales marinos | VCN

 ... El informe propone una serie de recomendaciones y hace un llamamiento a los estados, regiones y a las Naciones Unidas para que jueguen ...


Escudos con campos de fuerza ¿mito o realidad? | VCN

 ... El profesor Jim Al-Khalili, afirma Paul Parsons en su libro The science of doctor Who, propone utilizar la fuerza electromagnética como ...


¿Puede pensar una máquina? | VCN

 ... Turing sostenía que esta cuestión sólo puede resolverse experimentalmente y proponía lo que luego se ha llamado el test de Turing: podemos