¿Tiene alma nuestro perro? ¿Es esa alma como la nuestra?

¿Tiene alma nuestro perro? ¿Es esa alma igual a la nuestra?
¿Es nuestro perro o mascota un ser espiritual o es sólo un conjunto de vísceras y órganos vivos?

Desde la más remota antigüedad, filósofos y médicos se preguntan sobre la existencia de un alma humana,también si en en los animales habita un alma semejante a la nuestra.

Para cualquier aficionado a los perros estas preguntas son superfluas.

¿Acaso nuestro perro no experimenta emociones semejantes a las nuestras?

¿Es que somos realmente superiores o "mejores" que ellos ?

La humanidad se ha estado interrogando durante siglos sobre si los animales ,perros,gatos ,ratones , tienen sentimientos como la lealtad o la culpabilidad y si realmente experimentan emociones como la alegría o la tristeza.

Los psicólogos llegaron a tachar de primitivo el pensamiento compenetrado de parentesco entre el hombre y el animal, el antropomorfismo en el que el alma animal se nos aparece transparente y accesible a nuestra intuición.

Una de las polémicas más encendidas discute si los perros piensan o son meras máquinas biológicas que responden a los agentes externos, como pretendía Descartes.

Hoy sabemos que la participación del hombre en la naturaleza no es diferente de la de las otras especies. Por suerte, siempre existió una corriente de pensamiento en este sentido.

La filosofía naturalista de Empédocles y de Lucrecio, la filosofía de Leibnitz y la ciencia misma con la teoría de la evolución de Darwin han dado apoyo racional a este sentimiento de la continuidad universal.

Frente a ello, otra corriente de pensamiento tiende a separar al hombre del mundo animal, son las doctrinas morales y religiosas que prohíben toda comparación entre los animales, criaturas que son tan sólo un juego de Dios y el hombre, que aquel hizo a su imagen y semejanza.

Respeto por los seres vivos

El primer pueblo verdaderamente amante de los animales fue Egipto, que fascinado por la naturaleza cuidó y domesticó una sorprendente variedad de fauna, como perros, mangostas, gatos, escarabajos, leopardos, ranas y aves.

En sus templos hay reproducciones de muchas especies animales y sabemos que para los egipcios la imagen del sujeto representado tenía las mismas cualidades que ese sujeto, por lo que no son meras representaciones artísticas, sino expresión de su respeto por el alma animal.

Muchos de sus dioses tienen apariencia animal, son las esfinges con cabeza de carnero de Karnak, la diosa Sekhmet con cabeza de león, Bastet la diosa gato…

En todos los templos se encuentran reproducciones de hombres con cabeza de ibis, halcón, cocodrilo, león, carnero, vaca, pues para ellos lo humano y lo animal se encontraba estrechamente emparentado.

En Egipto los animales no estaban todavía degradados a seres inferiores sin alma.

Un filósofo de carácter legendario, Pitágoras, que vivió por al año 530 antes de Cristo, sostiene que los animales tienen un alma idéntica a la humana y que sólo las diferencias corporales existentes con los humanos impide que hablen.

Pitágoras defendía la metempsicosis, esa doctrina que hace a las almas transmigrar de un cuerpo a otro, de modo que hoy podemos ser humanos y mañana habitar el cuerpo de un pastor alemán.

Y Empédocles desarrolló una filosofía biológica en la cual los seres son mortales pero su alma es eterna. Para él lo primero que hubo fueron los árboles y el alma de los árboles, los animales y el alma de los animales, luego el hombre y su alma.

Creía en la transmigración de las almas y dice de sí mismo: “Yo he sido en otro tiempo muchacho y muchacha, un arbusto y un ave, y un pez mudo en el mar”.

Desde que Gordon Gallup realizase sus famosos estudios de la marca en la frente en chimpancés, se ha hablado mucho acerca de la posible autoconciencia de chimpancés, bonobos y gorilas, tanto que hoy casi es ya un dogma.

Pero los datos a favor de esta visión no parecen ser tan elocuentes como los defensores de esta idea tratan de hacer ver. Gallup colocaba a los chimpancés durante diez días frente a un espejo y el día 11 les anestesiaba y les pintaba una marca roja en la frente.

Cuando se despertaban se colocaban delante del espejo y se contaban las veces que se tocaban la marca de la frente (en comparación con el número de veces que se tocaban la frente cuando no tenían dicha marca).

Los chimpancés, al ser expuestos por primera vez a un espejo suelen mostrar un comportamiento similar al que mostrarían si el que hubiese en la imagen fuese otro congénere.

También les sucede esto a monos no antropoides o a los perros, que finalmente terminan por ignorar la imagen del espejo.

En los monos antropoides ocurre que con el tiempo comienza a observarse cómo, mirándose en el espejo, se espurgan o buscan comida entre sus dientes.

El problema es que estos estudios no pueden diferenciar claramente si lo que ve el mono en el espejo es a sí mismo o a otro de su misma especie.

Por ejemplo, suelen pasar más tiempo delante del espejo cuando tienen la mancha roja que cuando no la tienen, pero eso puede deberse sencillamente a que tras diez días viendo la misma imagen el día 11 aparece una imagen diferente que requiere una mayor atención.

Por otro lado, el hecho de que se espurguen o se examinen (las llamadas conductas autodirigidas) se suelen dar cuando un chimpancé se encuentra cerca de otros de su misma especie (por lo tanto sería difícil diferenciar si se dan porque él se ve en el espejo o porque piensa que hay otro mono cerca).

Por otro lado, otros trabajos con chimpancés no han podido reproducir esos resultados de la marca (de 11 chimpancés sólo uno se tocó la marca durante la prueba y sólo tres mostraron conductas autodirigidas).

Por último, se ha visto que el tamarino de cabeza algodonada, que es un mono no antropoide, también responde a la prueba de la marca (en este caso lo que se hace es pintar el penacho de pelo blanco sobre su cabeza), pero otras pruebas muestran que estos monos no tienen teoría de la mente, por lo que Marc Hauser, autor del estudio, sugirió que equiparar autoconciencia y y reconocimiento en el espejo podría ser una pista falsa.

Se han propuesto otras pruebas de autoconciencia en elefantes, delfines o monos, que son capaces de encontrar comida escondida mediante el reflejo en un espejo o la imagen de su cuerpo en un monitor.

El problema es que existe una forma más sencilla de explicar este comportamiento y que no requeriría de autoconciencia para llevarla a cabo, aunque sí de inteligencia por parte de estos animales.

No es necesario que el elefante sepa que la trompa que está en el espejo es la suya, le basta con descubrir que cuando la trompa toca la comida en el espejo, su trompa también toca la comida.

Es una cuestión de retroalimentación visual, que nada tendría que ver con la autoconciencia y que también tendría que ver con cómo los primates se tocan la marca en el espejo.

Con todo esto no quiero decir que los primates no tengan autoconciencia. Sencillamente no lo sé.

Pero creo que las pruebas de que disponemos actualmente no nos permiten afirmarlo categóricamente, como suelen hacer muchos primatólogos y ecologistas, pues existen otras explicaciones alternativas a los resultados experimentales que podrían ser igualmente válidas y que no implicarían la existencia de autoconciencia en estas otras especies.

Sin embargo, aunque no tuvieran autoconciencia, eso no sería óbice para que se ampliasen ciertos derechos de disfrute exclusivo de los humanos. Pero este ya es otro tema del que hablaremos largo y tendido.

VCN: Los quince barcos atrapados durante 8 años en el Canal de ...

 ... Todos cargueros (algunos con mercancías perecederas que se perdieron) o de pasajeros menos el Observer, que la US Navy empleaba para transporte de ...


VCN: El viaje de Mansa Musa

... Los precios tardaron más de una década en regresar a sus niveles más o menos normales, después de la incursión de Mansa Musa. Publicado por / Fuente ...


VCN: Pi en el Templo de Salomón

 ... Y una evidencia temprana de ello se encuentra nada menos que en la Biblia, algo sorprendente para quien piense que el texto bíblico es apenas un conjunto ...

Otros temas interesantes en …Vida cotidia nitica