Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

La leyenda del Octavius ,el barco fantasma

La leyenda del Octavius ,el barco fantasma
Todos recordamos las películas de terror de la saga del Barco Fantasma, embarcaciones abandonadas llenas de espíritus, tesoros y maldiciones.

Los barcos fantasma han formado parte de la gran tradición histórica referente al mar, pescadores y marineros en general.

Estos buques fantasmales se dice que son breves apariciones en el horizonte, que hace presagiar que va a ocurrir algo malo.

También se utiliza este término para describir los barcos abandonados a la deriva en el que su tripulación ha fallecido en horrorosas circunstancias., como ataques pirata o ahogados de algún tipo de manera extraña y desconocida.

Un barco fantasma, es un barco que se halla a la deriva, sin tripulación a bordo, pero en perfectas condiciones.



También es un barco que está tripulado por fantasmas. Hay muchas historias de buques que han sido hallados flotando como si nada ocurriera, y que al abordarlos, se encuentra que están vacíos.

En la mañana del 12 de agosto de 1775, el ballenero groenlandés Herald se las arreglaba para cruzar el Atlántico Norte cuando el silencio glacial fue roto por el grito del vigía.

Al frente y al Oeste, por encima de un iceberg podían verse las puntas de unos mástiles a unos diez kilómetros de distancia.
Lentamente, una goleta emergió por detrás de la masa de hielo y a través del telescopio el capitán del Herald pudo constatar que no había señales de vida en ese barco...

Las velas estaban desechas y todo el barco brillaba curiosamente bajo el sol, cubierto como estaba de escarcha.

El capitán ordenó acercarse y empezó a gritarle a la tripulación de la extraña embarcación, pero sólo el silencio respondió a su llamado. La goleta siguió imperturbable su aparente camino sin ruta. “Bajen la lancha,” ordenó el capitán Warren. “Voy a echar un vistazo.”

La tripulación del Herald, como buenos marinos supersticiosos hasta el tuétano, permanecieron inmóviles. No tenían las más mínimas intenciones de aventurarse en el barco fantasma, y sólo cuando el capitán empezó a imprecarles, los marinos acataron sus órdenes.

El capitán eligió a ocho hombres para que lo acompañaran, y remando llegaron hasta la proa del barco donde bajo una capa de hielo podía leerse el nombre de la embarcación, Octavius. Ninguno había escuchado sobre ella jamás.

Desde el bote el capitán volvió a llamar a la tripulación, pero entre los ecos de su propia voz sólo escuchó el crujir de la madera y el silbar del viento entre las velas deshilachadas. Con cuatro de los hombres el capitán decidió subir a bordo.

La cubierta estaba tapada por el hielo y no se veía una sola persona sobre ella. Tras abrirse camino a través del hielo, decidieron bajar a los camarotes; donde consiguieron a veintiocho hombres congelados. Cada uno acostado en su litera y cubierto por capas y capas de cobijas y ropa. El frío había conservado sus cuerpos en perfecto estado y daba la impresión de que simplemente dormían la siesta.

En la cabina del capitán, el espectáculo fue el mismo. Su cuerpo estaba sentado en una silla frente a su escritorio. Las manos entrelazadas sobre las piernas y la cabeza tumbada hacia un lado con los labios entreabiertos.

En una cabina detrás de la suya había tres cuerpos más. Una mujer estaba acostada en una camilla descansando su cabeza sobre el brazo, los ojos completamente abiertos viendo a un hombre con las piernas cruzadas sentado en una esquina en el otro lado del cuarto.

En sus manos tenía un pedernal y una barra de metal. Frente a él, un puñado de aserrín cubierto de escarcha.

La muerte lo había vencido tratando de encender un fuego. Junto a él estaba la chaqueta del marino. El capitán Warren la levantó y debajo de ella descubrió el cuerpo de un niño abrazado a un muñeco de trapo.

Los marinos del Herald habían visto más que suficiente y empezaron a pedirle al capitán que se marcharan. Pero el capitán les respondió que quería saber más. Bajó al depósito y no encontró ni un gramo de comida y cuando volvió a cubierta sus hombres estaban en pánico y le amenazaron con amotinarse.

Contra todos sus deseos Warren tomó la bitácora del Octavius y regresó al Herald, desde donde pudo ver la goleta perderse sin rumbo en el horizonte para nunca más volver a saber de ella.

El capitán se retiró a su camarote a leer la bitácora y notó que faltaban todas las páginas del libro menos la primera y última. El marinero a quien se lo había encargado había dejado caer el resto en el mar.

En la primera el capitán del Octavius había escrito que habían partido de Inglaterra con rumbo a China el 10 de septiembre de 1761.

Catorce años atrás. La última página tenía una sola anotación que estaba fechada el 11 de noviembre de 1762.

“Hasta ahora hemos estado atrapados en el hielo por 17 días. Nuestra posición aproximada es Longitud 160 O, Latitud 75 N. El fuego finalmente se extinguió ayer y el maestre ha estado tratando de encenderlo otra vez pero sin mucho éxito. Le ha dado la piedra a uno de los marinos. El hijo del maestre murió esta mañana y su esposa dice que ya no siente el frío. El resto de nosotros no siente lo mismo en esta agonía.”

Los ojos del capitán Warren volvieron a las palabras “Longitud 160 O, Latitud 75 N…” El significado era impresionante. En la fecha de la última nota en la bitácora, el Octavius había estado atrapado en hielo en el océano ártico, al norte de Point Barrow, Alaska.

Miles de kilómetros de donde lo habían encontrado ese día. Un continente de hielo se extiende entre estos dos puntos.

Lo que el Octavius había hecho era pasar el legendario Paso del Noroeste. Por cientos de años se había buscado una ruta más corta entre el Atlántico y el Pacífico para llevar a cabo el intercambio comercial entre Asia y Europa.

El Paso del Noroeste era un sueño para las potencias europeas de eliminar el largo viaje alrededor de la punta de Suramérica.

Aparentemente, el capitán del Octavius también había decidido encontrar el paso en vez de volver a casa alrededor de Suramérica.

Pero como muchos otros antes que él, lo único que encontró fue la muerte.

Pero el Octavius había logrado el objetivo por si mismo. Año tras año había permanecido a flote, y sin nadie atendiendo el timón se había deslizado lentamente hacia el Este, aguantando la furia de los elementos hasta que finalmente llegó al Atlántico Norte.

No fue sino hasta 1906 -ciento treinta y seis años más tarde- cuando otro barco, el Gjoa, comandado por el explorador noruego Roald Amundsen, logró cruzar el Paso del Noroeste.

Pero el Octavius había sido el primero, aunque su capitán y tripulantes hubiesen estado congelados por más de trece años.

Pues llegó la hora de que tengamos un verdadero barco fantasma, se trata del Lyubov Orlova, un barco ruso que hace un mes navega a la deriva, sin tripulación ni pasajeros, por el Océano Atlántico.

La única señal de vida que trae dentro son ratas, el Lyubov Orlova es un barco de crucero ruso en ruinas, esta sin rumbo pero se especula que va en dirección de las costas europeas.

¿Cómo terminó a la deriva?

La leyenda del Octavius ,el barco fantasma

Fue construido en 1976, zarpó de la isla canadiense de Terranova el 23 de enero arrastrado por un remolcador.

Debía dirigirse a la República Dominicana, donde su propietario, un chatarrero, tenía la intención de desmantelarlo. Pero el cable que lo unía al remolcador se rompió al día siguiente de la partida, y el Lyubov Orlova quedó a la deriva como un barco fantasma.

Las autoridades canadienses no parecen preocuparse mayormente por su suerte, e incluso reconocieron el lunes que no sabían dónde se encontraba.

El barco en ruinas deriva en alta mar y se encuentra en una especie de vacío y de monstruosidad jurídica, denuncia en declaraciones Jacky Bonnemain, portavoz de la asociación ecologista.

En el caso de un barco a la deriva con pasajeros a bordo, la Convención Internacional de Salvaguarda en el Mar podría aplicarse, pero nada está previsto en el caso de un barco vacío.

No hay policía internacional ni fondos internacionales de intervención que puedan ser movilizados.

Sébastien Lootgieter, miembro de la Asociación Francesa de Derecho Marítimo, estima que el país de bandera del barco debe ser responsable en un caso como éste, pero el Lyubov Orlova tiene bandera de las islas Cook.
Las Islas Cook conforman un archipiélago localizado en el océano Pacífico Sur, entre Hawái y Nueva Zelanda. Poseen un sistema de gobierno democrático-parlamentario en libre asociación con Nueva Zelanda.

barco fantasma
Otros 9 casos de barcos fantasma son:

Ya sea en historias contrastadas realmente o en misteriosas leyendas de marineros, estos son los barcos fantasma más famosos de toda la historia.


1- Mary Celeste

Sin duda, el más famoso de todos los buques fantasmas es el Mary Celeste. Tal vez porque es una historia verídica registrada y documentada.

Un barco mercante que se encontró a la deriva en el Océano Atlántico en el año 1872. El barco navegaba normalmente siguiendo el rumbo del viento cuando fue encontrado, sin embargo no hallaron rastros del capitán ni de su tripulación.

No había señales de lucha, ni objetos personales. La carga de más de 1500 barriles de alcohol estaba intacta, por lo que se descartó la posibilidad de la piratería como una explicación.

En todos estos años han surgido algunas teorías para explicar el extraño descubrimiento del Mary Celeste, estos incluyen que sus pasajeros fueron asesinados por un tornado, que la tripulación se rebeló, o incluso que los pasajeros comieron harina contaminada con hongos lo cual los llevó a alucinar y volverse locos.

La teoría más probable es que una posible tormenta o algún tipo de problemas técnicos hicieran necesaria la evacuación prematura de la tripulación en botes salvavidas, y que más tarde los mismos murieran en el mar.

Sin embargo, el misterio que rodea el Mary Celeste ha creado mucha especulación salvaje, y otros han sugerido desde monstruos marinos y fantasmas hasta abducciones de extraterrestres.


2- El Holandés Errante

Es el barco fantasma favorito del folklore marítimo. Un barco que ha inspirado pinturas, historias de terror, películas, e incluso una ópera.

El barco fue mencionado por primera vez a finales de 1700 en un libro de George Barrington y desde ese momento la leyenda continúa creciendo, gracias a una serie de apariciones que han relatado algunos pescadores y marineros a lo largo y ancho del planeta.

El Holandés Errante es un barco que salió de Amsterdam capitaneado por un hombre llamado Van der Decken con dirección a las Indias Orientales.

Al enfrentarse con una peligrosa tormenta cerca del Cabo de Buena Esperanza, Van der Decken, tomó la decición de seguir adelante, matando a su primer oficial que se oponía, y profesando que “iba a cruzar el Cabo, incluso si Dios lo castigaba haciendolo navegar hasta el Día del Juicio!”

A pesar de los esfuerzos, el barco se hundió en una tormenta, y la leyenda cuenta que desde ese momento el fantasma de Van der Decken fue condenado a navegar por los mares para siempre.


3- Señora Lovibond

Inglaterra tiene una larga tradición en leyendas sobre barcos fantasmas, y la Señora Lovibond es probablemente la más famosa de ellas. Según la historia, el capitán de la Señora Lovibond, Simon Peel, acababa de casarse, y decidió celebrarlo realizando un crucero en éste barco.

El 13 de febrero de 1748, trajo a su flamante novia, pese a la creencia de que llevar a una mujer a bordo del barco era de mala suerte.

Por obra del destino, o tal vez por la mala suerte, el primer oficial del barco entabla una fugaz relación con la reciente mujer de Peel después de las celebraciones.

Enojado y abrumado por los celos, Pel dirige el barco intencionalmente hacia un banco de arena. Tras el impacto, el Barco se hunde matando a todos los pasajeros.

La leyenda indica que éste barco aun puede ser visto en las proximidades de aquel lugar cada 50 años. En los años 1798, 1848 y 1998, se documentaron varios testimonios de avistamientos de éste barco fantasma.


4- La Joyita

Era un barco pescador y fue encontrado abandonado en el Pacífico Sur en 1955. El barco con sus 25 pasajeros y tripulantes, se dirigía a las Islas Tokelau cuando algo misterioso le sucedió, aunque no fue hasta horas más tarde que los mensajes de ayuda fueron escuchados y se pusieron en marcha los esfuerzos de rescate.

Una búsqueda aérea masiva fue llevada a cabo, pero no pudieron encontrar el barco perdido hasta cinco semanas después que dieron con él a la deriva a unos 500 kilómetros de su curso original. Tampoco encontraron rastros de su tripulación, ni de sus pasajeros, y tampoco de su carga.

El barco estaba gravemente dañado, especialmente de uno de sus lados. El detenido examen que realizaron las autoridades del lugar solo arrojó datos triviales.

La radio del buque estaba sintonizada en la señal de socorro universal SOS, y en la cubierta se encontró el maletín de un médico con algunas vendas ensangrentadas.

Nunca se supo nada más sobre los pasajeros o la tripulación y el misterio de lo sucedido no ha sido revelado.

La teoría más popular es que los piratas mataron a los pasajeros y arrojaron sus cuerpos al mar.


5- El Caleuche

Se trata de un buque fantasma de la mitologia chilota, de Chile. Tiene un aspecto de un gran velero antiguo, de color blanco; cuya cubierta principal está siempre llena de luces brillantes, desde la cual proviene una música de fiesta.

En las ocasiones en que debe pasar desapercibido, se dice que puede ocultarse a la vista navegando bajo el agua; o que igualmente tiene la capacidad de camuflarse, transformándose en objetos o animales que forman parte del paisaje marino, tales como un tronco de árbol varado, en una roca o en algún animal marino.

Según las diferentes versiones de la leyenda, su tripulación está conformada por los brujos de Chiloé y sus sirvientes, por aquellos que han muerto en el mar, por tripulación esclava aprisionada por el Caleuche, por gente que ha decidido voluntariamente pactar con los brujos para obtener riquezas, o por una mezcla de todos estos grupos.

Además, para aquellos que voluntaria o involuntariamente conforman su tripulación, cuando el Caleuche requiere ocultarse en la costa, igualmente les otorga el poder de tranformación a sus tripulantes; con el cual logran pasar desapercibidos al transformarse en grupos de lobos marinos, y/o aves acuáticas que se pueden observar en la costa o sobre la playa.


6- El Baychimo

Era un carguero que fue abandonado y dejado a la deriva en el mar cerca de Alaska durante casi 40 años. El barco era propiedad de la Hudson Bay Company, y fue usado para el comercio de pieles y cueros con los Inuits del norte de Canadá en 1920.

Pero en 1931, el Baychimo se quedó atrapado en el hielo cerca de Alaska y después de muchos intentos de liberarse , su tripulación fue trasladada por aire por su seguridad.

Después de una gran ventisca, el barco logró liberarse del hielo, pero estaba grávemente dañado y fue abandonado por la Hudson Bay Company, quien asumió que no pasaría del siguiente invierno sin hundirse.

De forma increible, el Baychimo logró mantenerse a flote por los siguientes 38 años, y siguió a la deriva por las aguas de Alaska. El barco se convirtió en una leyenda local, y fue frecuentemente avistado sin rumbo cerca de los icebergs por esquimales y otras embarcaciones.

Se abordó varias veces, pero las condiciones climatológicas impidieron salvarlo. La última vez que se vio el Baychimo fue en 1969, otra vez congelado en el hielo de Alaska, pero desde entonces desapareció.

Se cree que el barco se hundió, habiendose puesto recientemente varias expediciones en marcha para encontrar al barco fantasma de casi 80 años de edad.


7- Carroll A. Deering

Este barco encalló cerca del cabo Hatteras, Carolina del Norte en 1921. El barco acababa de volver de un viaje comercial para entregar carbón en Sudamérica, y había sido visto por última vez al sur de Hatteras por un faro cerca del lago Lookout.

Encalló en el banco de arena de Diamond, un área famosa por causar naufragios, y se quedó allí varios días antes de que llegara cualquier ayuda.

Cuando llegó, la guardia costera encontró la nave completamente abandonada.

El equipo y el diario de navegación estaban perdidos, y había dos botes salvavidas.

Una investigación más profunda realizada por el gobierno de Estados Unidos descubrió que muchos otros barcos habían desaparecido bajo las mismas circunstancias por las mismas fechas.

Hubo varias teorías rechazadas, pero la más popular sigue siendo que el barco fue víctima de los piratas o contrabandista de alcohol.

Otras sugierenque el motín podría haber sido la causa, ya que se decía que el primer oficial del Deering tenía cierta animadversión hacia su capitán, pero no se ha descubierto ninguna prueba definitiva.

El misterio que rodea al barco fantasma ha avivado los rumores, y muchos han propuesto que podría haber sido responsable alguna actividad paranormal, alegando queel barco pasó a través del triángulo de las Bermudas como prueba de que podría ser posible algún fenómeno de otro mundo.


8- Ourang Medan

La historia del Ourang Medan empieza en 1947, cuando dos barcos americanos recibieron una llamada de socorro mientras navegaban por el estrecho de Malaca, frente a la costa de Malasia.

La persona que llamó se identificó a si mismo como un miembro de la tripulación del Ourang Medan, un buque holandés, y supuestamente afirmaba que el capitán y la tripulación estaban todos muertos o muriéndose.

Los mensajes empezaron adistorsionarse antes de perderse la señal terminando con las palabras: “yo muero”. El barco rápidamente se dirigió al lugar para ayudar.

Cuando llegaron, encontraron al Ourang Medan intacto, pero que toda la tripulación, incluso el perro, estaban muertos, sus cuerpos y caras estaban agarrotados con terroríficas posturas y expresiones.

Antes de que los rescatadores pudieran investigar más a fondo, el barco se incendió misteriosamente, y tuvieron que evacuar. Poco después, se dice que explotó y se hundió.

Si bien los detalles y la veracidad general de la historia del Medang Ourang siguen siendo ampliamente discutidos, ha habido una serie deteorías que podrían haber causado la muerte de la tripulación.

La más popular de estas teorías es que el barco transportaba ilegalmente nitroglicerina o algún tipo de agente nervioso que no fue apropiadamente asegurado y que se filtró a través del aire.

Otros, por su parte, han afirmado que el barco fue víctima de un OVNI o algún otro tipo de fenómeno paranormal.


9- SS Valencia

El SS Valencia fue un barco de vapor que se hundió frente a la costa de Vancouver, en la Columbia británica en 1906. El barco se encontró con el mal tiempo cerca del cabo Mendocino, y después de irse a la deriva, golpeó un arrecife y fue cuando empezó a entrar agua.

La tripulación comenzó a bajar a los botes salvavidas, quedandose 108 pasajeros en el barco, pero algunos zozobraron y otros simplemente desaparecieron.

El Valencia se hundió finalmente, y solo 37 de los aproximadamente 180 pasajeros a bordo sobrevivieron. Cinco meses después, un pescador encontró un bote salvavidas con 8 esqueletos en una cueva cercana.

La búsqueda se puso en marcha, pero no se encontró nada. Gracias a su dramático final, el Valencia se convirtió en la fuente de numerosas historias de barcos fantasma.

A veces los marineros afirman a veces que pueden ver el espectro de vapor al a deriva cerca del arrecife en Pachena Point, y hasta el día de hoy, el barco es la fuente de descabelladas teorías y avistamientos de barcos fantasmas.

En un raro revés, 27 años después del hundimiento del Valencia, uno de los botes salvavidas fue encontrado flotando pacíficamente en las inmediaciones de Barkley Sound.

 Via Infobae

Otros temas interesantes en  Vida cotidia nitica