Turbinas y generación de energía hidroeléctrica

Turbinas y generación de energía hidroeléctrica
Turbinas y energía hidroeléctrica ...

El agua embalsada bajo gran presión en una presa se hace pasar por un canal, donde mueve los álabes de grandes turbinas y los hace girar rápidamente.

Las turbinas, a su vez, impulsan los generadores eléctricos.

Turbina, es un motor rotativo que convierte en energía mecánica la energía de una corriente de agua, vapor de agua o gas.

El elemento básico de la turbina es la rueda o rotor, que cuenta con palas, hélices, cuchillas o cubos colocados alrededor de su circunferencia, de tal forma que el fluido en movimiento produce una fuerza tangencial que impulsa la rueda y la hace girar.

Esta energía mecánica se transfiere a través de un eje para proporcionar el movimiento de una máquina, un compresor, un generador eléctrico o una hélice. Las turbinas se clasifican en turbinas hidráulicas o de agua, turbinas de vapor y turbinas de combustión.

Hoy la mayor parte de la energía eléctrica mundial se produce utilizando generadores movidos por turbinas. Los molinos de viento que producen energía eléctrica se llaman turbinas de viento.


TURBINAS HIDRÁULICAS

Turbinas y generación de energía hidroeléctrica 2
Turbinas hidráulicas

Las turbinas hidráulicas se emplean para aprovechar la energía del agua en movimiento. La turbina Kaplan es semejante a la hélice de un barco.

Las amplias palas o álabes de la turbina son impulsadas por agua a alta presión liberada por una compuerta. La rueda Pelton es un modelo del siglo XIX cuyo funcionamiento es más parecido al de un molino de agua tradicional.

La rueda gira cuando el agua procedente del conducto forzado golpea sus paletas o álabes. El agua sale a gran presión por la tobera e impulsa los álabes que hacen girar un eje.

El tipo más antiguo y más simple de turbina hidráulica es la rueda hidráulica, utilizada por primera vez en Grecia y empleada durante la antigüedad y la edad media para moler cereales. Consistía en un eje vertical con un conjunto de aspas o palas radiales situadas en una corriente de agua a gran velocidad. La potencia de la rueda era de unos 0,5 caballos de vapor (CV).

La rueda hidráulica horizontal (o sea, un eje horizontal conectado a una rueda de palas vertical), descrita por primera vez por el arquitecto e ingeniero romano Vitrubio en el siglo I a.C., tenía el segmento inferior de la rueda de palas insertada en la corriente, y actuaba como una rueda hidráulica de empuje inferior.

Hacia el siglo II d.C. se empezó a utilizar en las regiones montañosas la rueda hidráulica de empuje superior. En este caso, el agua se vertía sobre las palas desde arriba, y se obtenía energía adicional de la inercia del agua en su caída. En la edad media la potencia máxima de la rueda, fabricada con madera, aumentó de 3 a 50 CV.

La transición de la rueda hidráulica a la turbina es sobre todo semántica. El primer intento de formular la base teórica para el diseño de ruedas hidráulicas en el siglo XVIII corresponde al ingeniero civil británico John Smeaton, que demostró que la rueda de empuje superior era más eficaz.

Sin embargo, el ingeniero militar francés Jean Victor Poncelet diseñó una rueda de empuje inferior cuyas palas curvadas aumentaban el rendimiento casi un 70%. El uso de esta máquina se extendió rápidamente. Otro ingeniero militar francés, Claude Burdin, inventó el término turbina, como parte de un análisis teórico en que se daba una gran importancia a la velocidad de rotación.

Benoit Fourneyron, un alumno de Burdin en la Escuela de Minería de Saint Étienne, diseñó y construyó ruedas que alcanzaban velocidades de rotación de 60 rpm (revoluciones por minuto) o más y que proporcionaban hasta 50 CV en las factorías metalúrgicas francesas. Por último, Fourneyron construyó turbinas que trabajaban a 2.300 rpm, desarrollando 60 CV y un rendimiento de más del 80%.

A pesar de esta eficiencia excepcional, la turbina de Fourneyron tenía algunos inconvenientes causados por el flujo centrífugo del agua que la atravesaba. Esto provocaba problemas si se reducía el flujo de agua o su carga.

El ingeniero estadounidense nacido en Gran Bretaña James B. Francis diseñó una turbina en la que el flujo se producía hacia el interior. La llamada turbina de reacción o turbina Francis se convirtió en la turbina hidráulica más utilizada con presiones de agua, o alturas de caída, equivalentes a una columna de agua de 10 a 100 m.

Este tipo de turbina funciona debido a la expansión del agua mientras fluye a través de los espacios entre las palas, lo que produce una fuerza neta, o reacción, con un componente tangencial que pone la rueda en movimiento.

La rueda Pelton, cuyo nombre proviene del ingeniero estadounidense Lester Allen Pelton, se empezó a aplicar durante la segunda mitad del siglo XIX, en instalaciones donde la presión del agua era equivalente a una columna de agua de entre 90 y 900 m.

En este tipo de turbinas, el agua se conduce desde un depósito a gran altura a través de un canal o una conducción forzada hasta una boquilla eyectora que convierte la energía cinética del agua en un chorro a presión. Dado que la acción de la rueda Pelton depende del impulso del chorro sobre ella, en lugar de la reacción del agua en expansión, este tipo de turbina se denomina también turbina de acción.

El aumento de las necesidades de energía hidroeléctrica durante los albores del siglo XX puso de manifiesto la necesidad de turbinas que pudieran aprovechar caídas de agua de 3 a 9 m, que se podrían utilizar en muchos ríos construyendo pequeños embalses de agua.

En 1913, el ingeniero austriaco Viktor Kaplan planteó por primera vez la turbina de hélice, que actúa al contrario que la hélice de un barco. Kaplan mejoró la turbina haciendo que las palas pudieran pivotar sobre su eje. Los distintos ángulos de las palas aumentaban el rendimiento ajustando el ángulo al volumen de la caída de agua.

Para mantener una salida constante de voltaje en una instalación hidroeléctrica, la velocidad de la turbina se debe mantener constante, independientemente de las variaciones de la presión del agua que las mueve. Esto requiere gran número de controles que, tanto en la turbina de Francis como en la de Kaplan, varían el ángulo de las palas.

En las instalaciones de ruedas Pelton, el flujo del agua se controla abriendo y cerrando las boquillas eyectoras. En este caso, se utiliza una boquilla de derivación de descarga, dado que los cambios rápidos de corriente en canales de caída largos podrían producir aumentos repentinos en la presión, llamados martillos de agua, que pueden ser muy dañinos.

Con estos ajustes, se mantiene constante el flujo de agua a través de las boquillas. Para ello se cierran las boquillas de descarga, lo que se hace con mucha lentitud para evitar martillos de agua.


AVANCES EN EL DISEÑO DE LAS TURBINAS


La tendencia en las turbinas hidráulicas modernas es utilizar caídas mayores y máquinas más grandes. Según el tamaño de la unidad, las turbinas Kaplan se emplean en caídas de unos 60 m, y en el caso de las turbinas Francis de hasta 610 m.

La instalación de caída más alta del mundo (1.770 m) se encuentra en Reisseck, en Austria, y las turbinas más grandes del mundo están en una planta generadora de la presa de Itaipú, entre Paraguay y Brasil, donde se utilizan 18 turbinas de tipo Francis de 700 megavatios (MW) de potencia cada una, que consiguen un total de 12.600 MW.

Muchas de las pequeñas instalaciones en presas construidas antes de 1930 han sido abandonadas debido a su alto coste de mantenimiento y la mano de obra que requieren. Sin embargo, el aumento de los costos de los combustibles fósiles ha hecho volver la mirada hacia este tipo de sistemas de poca caída. Con el desarrollo de turbinas de hélice normalizadas con ejes casi horizontales, las instalaciones pequeñas han recuperado su atractivo original.

Se han diseñado turbinas que actúan como bombas cuando funcionan a la inversa, invirtiendo el generador eléctrico para que funcione como un motor. Dado que no es posible almacenar la energía eléctrica de forma económica, este tipo de bombas turbina se utiliza para bombear agua hacia los embalses, aprovechando la energía eléctrica generada por las centrales nucleares y térmicas durante las horas de poco consumo.

El agua embalsada se emplea de nuevo para generar energía eléctrica durante las horas de consumo elevado. En los últimos años se han desarrollado turbinas para caídas de hasta 600 m y con capacidades de más de 400 MW.

 

TURBINAS DE VAPOR

Carl Gustaf de Laval
Carl Gustaf de Laval

Al ingeniero sueco Carl Gustaf de Laval se le considera el inventor de la turbina de vapor, si bien en el desarrollo de este mecanismo intervinieron otros inventores notables.

El éxito obtenido con las turbinas de agua condujo a utilizar el principio de la turbina para extraer energía del vapor de agua. Mientras que la máquina de vapor de vaivén desarrollada por el inventor e ingeniero escocés James Watt utilizaba la presión del vapor, la turbina consigue mejores rendimientos al utilizar también la energía cinética de éste.

La turbina puede ser más pequeña, más ligera y más barata que una máquina de vapor de vaivén de la misma potencia, y puede ser de un tamaño mucho mayor que las máquinas de vapor convencionales.

Desde el punto de vista de la mecánica, tiene la ventaja de producir directamente un movimiento giratorio sin necesidad de una manivela o algún otro medio de convertir la energía de vaivén en energía rotatoria.

Como resultado de ello, la turbina de vapor ha reemplazado a las máquinas de vaivén en las centrales generadoras de energía eléctrica, y también se utiliza como una forma de propulsión a chorro.

Las turbinas de vapor se utilizan en la generación de energía eléctrica de origen nuclear y en la propulsión de los buques con energía nuclear.

En las aplicaciones de cogeneración que requieran tanto calor (el utilizado en un proceso industrial) como electricidad, se genera vapor a altas presiones en una caldera y se extrae desde la turbina a la temperatura y la presión que necesita el proceso industrial.

Las turbinas de vapor se pueden utilizar en ciclos (escalones) combinados con un generador de vapor que recupera el calor que se perdería. Las unidades industriales se utilizan para poner en movimiento máquinas, bombas, compresores y generadores eléctricos. La potencia que se obtiene puede ser de hasta 1.300 MW.

La turbina de vapor no fue inventada por una única persona, sino que fue el resultado del trabajo de un grupo de inventores a finales del siglo XIX. Algunos de los participantes más notables en este desarrollo fueron el británico Charles Algernon Parsons y el sueco Carl Gustaf Patrik de Laval. Parsons fue responsable del denominado principio de escalones, mediante el cual el vapor se expandía en varias fases, aprovechándose su energía en cada una de ellas. De Laval fue el primero en diseñar chorros y palas adecuados para el uso eficiente de la expansión del vapor.

Funcionamiento de la turbina de vapor


El funcionamiento de la turbina de vapor se basa en el principio termodinámico que expresa que cuando el vapor se expande disminuye su temperatura y se reduce su energía interna (véase Termodinámica).

Esta reducción de la energía interna se transforma en energía mecánica por la aceleración de las partículas de vapor, lo que permite disponer directamente de una gran cantidad de energía.

Cuando el vapor se expande, la reducción de su energía interna en 400 calorías puede producir un aumento de la velocidad de las partículas a unos 2.900 km/h. A estas velocidades la energía disponible es muy elevada, a pesar de que las partículas son extremadamente ligeras.

Si bien están diseñadas de dos formas diferentes, las partes fundamentales de las turbinas de vapor son similares. Consisten en boquillas o chorros a través de los que pasa el vapor en expansión, descendiendo la temperatura y ganando energía cinética, y palas sobre las que actúa la presión de las partículas de vapor a alta velocidad. La disposición de los chorros y las palas depende del tipo de turbina.

Además de estos dos componentes básicos, las turbinas cuentan con ruedas o tambores sobre los que están montadas las palas, un eje para las ruedas o los tambores, una carcasa exterior que retiene el vapor dentro de la zona de la turbina, y varios componentes adicionales como dispositivos de lubricación y controladores.

Tipos de turbina de vapor


La forma más sencilla de turbina de vapor es la denominada turbina de acción, en la que los chorros de la turbina están sujetos a un punto dentro de la carcasa de la turbina, y las palas están dispuestas en los bordes de ruedas que giran alrededor de un eje central.

El vapor pasa a través de las boquillas y alcanza las palas. Éstas absorben una parte de la energía cinética del vapor en expansión, lo que hace girar la rueda y con ella el eje al que está unida. La turbina está diseñada de forma que el vapor que entra por un extremo de la misma se expande a través de una serie de boquillas hasta que ha perdido la mayor parte de su energía interna.

En la turbina de reacción la energía mecánica se obtiene de la aceleración del vapor en expansión. Las turbinas de este tipo cuentan con dos grupos de palas, unas móviles y las otras fijas. Las palas están colocadas de forma que cada par actúa como una boquilla a través de la cual pasa el vapor mientras se expande. Las palas de las turbinas de reacción suelen montarse en un tambor en lugar de una rueda. El tambor actúa como eje de la turbina.

Para que la energía del vapor se utilice eficientemente en ambos tipos de turbina, es necesario utilizar varios escalones en cada uno de los cuales se convierte en energía cinética una parte de la energía térmica del vapor. Si se hiciera toda la conversión de los dos tipos de energía en un solo escalón, la velocidad rotatoria de la rueda sería excesiva.

Por lo general, se utilizan más escalones en las turbinas de reacción que en las turbinas de acción. Se puede comprobar que, con el mismo diámetro y la misma cantidad de energía, la turbina de reacción necesita el doble de escalones para obtener un rendimiento máximo.

Las turbinas más grandes, que normalmente son de acción, emplean hasta cierto grado la reacción al principio del recorrido del vapor para que el flujo de vapor sea eficaz. Muchas de las turbinas de reacción utilizan primero un escalón de control de acción, lo que reduce el número de escalones necesarios.

A causa del aumento de volumen del vapor cuando se expande, es necesario aumentar en cada escalón el tamaño de las aberturas a través de las cuales pasa el vapor. Durante el diseño real de las turbinas, este aumento se consigue alargando las palas de un escalón a otro y aumentando el diámetro del tambor o la rueda a la que están acopladas las palas.

También se agregan dos o más secciones de turbina en paralelo. Como resultado de esto, una turbina industrial pequeña puede ser prácticamente cónica, con el diámetro más pequeño en el extremo de entrada, de mayor presión, y el diámetro mayor en el extremo de salida. Las grandes turbinas de una central eléctrica nuclear pueden tener cuatro rotores con una sección de alta presión con flujo doble, seguida de tres secciones de baja presión y flujo doble.

Las turbinas de vapor son máquinas simples que tienen prácticamente una sola parte móvil, el rotor. Sin embargo, requieren algunos componentes auxiliares para funcionar: cojinetes de contacto plano para sostener el eje, cojinetes de empuje para mantener la posición axial del eje, un sistema de lubricación de los cojinetes y un sistema de estanqueidad que impide que el vapor salga de la turbina y que el aire entre en ella.

La velocidad de rotación se controla con válvulas en la admisión de vapor de la máquina.

La caída de presión en las palas produce además una fuerza axial considerable en las palas móviles, lo que se suele compensar con un pistón de equilibrado, que crea a su vez un empuje en sentido opuesto al del vapor.

La eficiencia de expansión de las turbinas modernas de varios escalones es alta, dado el avanzado estado de desarrollo de los componentes utilizados en las turbinas y la posibilidad de recuperar las pérdidas de un escalón en los siguientes, con un sistema de recalentamiento.

El rendimiento que se obtiene al transformar en movimiento la energía teóricamente disponible suele superar el 90%.

La eficiencia termodinámica de una instalación de generación con vapor es mucho menor, dada la pérdida de energía del vapor sale de la turbina, interesante no ?


Cómo funciona una central hidroeléctrica reversible

Las baterías gigantes son una de las soluciones que se están explorando para afrontar los retos energéticos de las próximas décadas. La decadencia paulatina de los combustibles fósiles –unos acumuladores enormemente eficientes– obliga a mirar hacia las renovables. 

Pero estas de momento lo tienen difícil para cubrir la demanda energética actual y prevista para el futuro. Una de las soluciones parciales para acercarnos a este objetivo es la figura de la central hidroeléctrica reversible.

Este tipo de instalaciones no son ni mucho menos nuevas. A finales del siglo XIX en Italia y Suiza ya exploró el uso del agua bombeada como acumulador energético. En la década de 1930 la tecnología estaba lo suficientemente madura como para que se construyeran algunas centrales.

El agua bombeada: esta es la clave de una central hidroeléctrica reversible. Este tipo de instalaciones tienen dos partes. La primera es un complejo hidroeléctrico tradicional. Consiste en una cantidad de agua embalsada a cierta altura, con las turbinas y los generadores abajo. 

Así, cuando el agua se conduce por las tuberías cae con fuerza hacia abajo. Tiene una gran energía potencial que libera cuando impacta contra los álabes de la turbina, haciéndola girar. Los generadores transforman esta energía en electricidad.

Esta sería la primera parte de una central hidroeléctrica reversible. La segunda fase es la que distingue a la instalación de un complejo tradicional como el de cualquier presa. 

Cuando el agua está abajo la central puede bombearla para elevar su altura , dotándola así de energía potencial. En este proceso se consume energía eléctrica, pero el complejo dispone de una cantidad de agua que actúa como un acumulador. 

Cuando haya necesidad se puede canalizar esta agua para generar electricidad.  

Turbinas y generación de energía hidroeléctrica
El objetivo es almacenar energía en horas valle y generar electricidad en horas pico. Y es que la demanda energética es variable, con lo que las centrales productoras de electricidad han de adaptarse a ella. Aquí radica el valor de una central hidroeléctrica reversible. 

La solución a uno de los problemas típicos de las renovables

Tradicionalmente las energías renovables dependen de los recursos naturales, que son caprichosos. 

Las centrales fotovoltaicas rinden en las horas de sol y los parques eólicos cuando el viento sopla fuerte. Las hidráulicas dependen de la cantidad de agua embalsada.

El problema es que las fotovoltaicas vierten más energía a la red cuando menos se necesita, en horas valle. El viento es en cierta medida impredecible y la cantidad de agua también. 

El sistema de acumulación que proponen las instalaciones hidroeléctricas reversibles permite no verter electricidad en horas valle y hacerlo cuando más demanda hay. 

Este control sobre la capacidad de generar energía es el que aporta valor a estas instalaciones.
Otra cara de la moneda..¿Qué opinas si el denominar a las hidroeléctricas como fuentes de energía "verde" no es lo más adecuado?

Eso no lo digo, sino es el científico Philip M. Fearnside, que ostenta el grado académico de doctor en Ciencias Biológicas de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, quien se refiere a que las centrales de energía hidroeléctricas (energía limpia renovable), por desgracia, son infraestructura que generan elevadas cantidades de gases de efecto invernadero (GEI), especialmente en zonas tropicales.”.

El investigador que trabaja como profesor en el Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonia (INPA) en Manaus, Brasil, citó que: “No fue el pionero en darme cuenta que las presas emiten gases de efecto invernadero”, según se puede leer en la investigación publicada en la Universidad de Harvard (en inglés), Estados Unidos.

El trabajo permanente del investigador a lo largo del tiempo ha causado que la industria hidroeléctrica caiga en contradicciones sobre la cantidad de GEI que emiten, tratando de minimizarla, pero las cantidades no son nada despreciables, especialmente si son cuantificadas sin omitir importantes fuentes de emisión señaló el investigador.

Fearnside señala en sus investigaciones que en primer lugar son la materia vegetal (principalmente árboles) que son retirados del lugar de emplazamiento de las presas y que se desintegran a la intemperie liberando su carbono en forma de dióxido de carbono (un gas GEI). La vegetación que queda bajo el vaso de agua que se forma por la represa, se descompone lentamente y también se constituyen en generadoras del gas CO2.

Por otro lado, el agua de una represa tiene una capa en la superficie que es más caliente con menor densidad que está en contacto permanentemente con el aire y que la misma tiene un grosor entre dos a diez metros de profundidad. La citada capa no se mezcla con la inferior que es más densa y fría, llamándose a esa separación como "termoclina".

En el artículo científico se lee que...“El agua de las dos capas que no se mezcla, y el oxígeno en la capa inferior se agota rápidamente, dejando a la capa superior casi carente de oxígeno”, dice el Dr. Philip M. Fearnside, resaltando que en el área inferior del agua del embalse o represa, termina volviéndose en otro punto significativo de generación de gas metano (CH4), otro GEI.

 “Pese a que el metano se halla en concentraciones mucho menores que en la atmósfera, el mismo es un gas de efecto invernadero por demás más potente que el dióxido de carbono”, señala el análisis.

En referencia a las emisiones de energía de una hidroeléctrica, el recurso agua que se utiliza de la parte baja de la represa se halla muy por debajo del sector de división del agua que tiene con la que no tiene oxígeno, es decir con el termoclina.

“El agua que se localiza en el estrato inferior de la presa se "carga" con metano y debido a que el grado de solubilidad de los gases en el agua viene a ser proporcional por la Ley química de Henry, el gas metano adquiere formas de burbujas que se liberan como cuando el agua emerge de las turbinas generadoras de energía hídrica”, destaca el científico.

La manera mas representativa y a la vez única para estimar (no desestimar) las emisiones de gas metano, según el investigador, es calculando la diferencia de las concentraciones del gas metano en el agua en la superficie, en el nivel de las turbinas, y por debajo de la presa.

El ciclo de emisiones de GEI (responsables del calentamiento global), comienza con altas emisiones durante los primeros años que inundan a la vegetación, luego va reduciendo a medida que la descomposición avanza y al final disminuyen notablemente pero nunca desaparecen.

Para concluir, el científico señaló que “Lamentablemente, no tenemos mucho tiempo para empezar a hacer algo sobre el calentamiento global”.

El plan maestro para el 2011-2020 en materia de Expansión energética de Brasil ha programado la construcción de 30 represas enormes en la Amazonía, vale decir, a un ritmo tal que se construye una represa cada cuatro meses, justo en el período de tiempo en que hay que evitar la liberación de gases efecto invernadero.

Heterocromía, ¿Por qué tenía David Bowie un ojo de cada color ...

... Alteraciones genéticas, la casualidad e incluso alguna que otra alteración en nuestra visión derivan en estas fascinantes miradas que tanto ...


Gárgolas, vigilantes de las catedrales | VCN

... esos seres que nos encanta buscar a través del objetivo de nuestras cámaras para captar sus miradas siniestras, sus alas de piedra… esas ...


La historia de Cupido | VCN

28 Ene 2016 ... Este alfabeto pudo ser utilizado por los freires con la intención de ocultar sus transacciones comerciales de miradas no autorizadas, aunque...

FUENTE: natura-medioambiental.
Muchas más cosas interesantes en .... Vida cotidia nitica