Película la Mosca (The Fly) 1958

Película la Mosca (The Fly) 1958 Los insectos no hacen política ni socializan.

Son brutales. No tienen compasión ni compromiso. No se puede confiar en un insecto…

Y es que si hubiera que destacar un elemento sobre el resto del filme habría que hablar de la perfecta construcción del personaje de Seth Brundle, de su paso y lenta agonía hacia la criatura y con ella su “degeneración”.

Reparto: Al Hedison (André Delambre); Patricia Owens (Hélène Delambre); Vincent Price (Fraçois Delambre); Herbert Marshall (Inspector Chamas); Kathreen Freeman (Enma); Charles Herbert (Philippe Delambre)

La mosca, el murciélago, el cuervo, los chacales, el baile de las mariposas, las ballenas de agosto, son algunos de sus títulos y la verdad es que el Sr Price, en su infinita filmografía de casi 200 películas, fué mucho más que cualquier animal que le pudieran haber asignado...

En la mosca andaban inventando un aparato de teletransportación, que en esos años era bastante atrevido, o audaz o avanzado, como Ud prefiera.

El caso es que en ocasiones los experimentos fallan y ahí es donde las películas triunfan, porque a quienes somos morbosos y queremos saber todo, nos muestran el otro lado de, el caso del Profesor que ahora inicia su mutación a mosca casera.

Y a la mosca tampoco le fué bien, pues sin deberla ni temerla, tuvo que pasar el resto de sus 28 días de vida con la cabeza del Sr Price! Ella nomás iba pasando por allí...

La película (basada en un relato corto del mismo título de George Langelaan) trata sobre un viejo anhelo de la ciencia especulativa como es el teletransporte, es decir, la capacidad de viajar sin un medio de transporte.



EE.UU., 1958

Título original: The Fly

Dirección: Kurt Newman

Guión: James Clavell

Producción: Kurt Newman

Música: Paul Satwell

Fotografía: Karl Struss

Secuelas

EL REGRESO DE LA MOSCA (Return of the Fly), dirigida en 1959 por Edward L. Bernds. Esta película se rueda en blanco y negro y producida por una filial de Fox, la Associated Productions. Trascurre 15 años después de la acción de la primera y también es protagonizada por Vincent Price en el mismo papel de la primera película.

En este caso el hijo de André reconstruye el trabajo de su padre, con la ayuda de su tío. Por supuesto vuelve a ocurrir lo mismo que en la original, aunque en este caso existe una trama de espionaje industrial que es la que provoca el accidente.

Hay mutaciones bastante mas desagradables como la del inspector de policía con manos de rata. El hijo es mucho mas mosca que el padre ya que tiene los dos miembros superiores de mosca. Una cabeza espantosamente realizada remarcan la mediocridad de esta continuación

LA MALDICION DE LA MOSCA (The curse of the Fly),. dirigida en 1965 por Ron Sharp. Esta producción británica tiene sólo un ligero parecido con las dos anteriores. Aunque los protagonistas son también la familia Delambre, la acción ahora se sitúa entre Canadá y el Reino Unido.

El nudo argumental se basa de nuevo en la teleportación, esta vez es el intento de transferencia a larga distancia. Sin embargo no existe en esta película ninguna mutación, por lo que no se entiende demasiado el título. La maldición del título se refiere a los problemas psiquiátricos de la familia Delambre

Remakes

LA MOSCA (The Fly) dirigida en 1986 por David Cronemberg y con Jeff Goldblum de protagonista en el papel del científico Seth Brundle. Cronemberg expone, en este apreciable remake, la transformación física extrema del protagonista que influye fundamentalmente en la actitud psicológica del científico.

Las características de la supuesta mosca, mezcladas con el ADN humano van haciendo cada vez mas peligroso a Seth. Con escenas gore intensas, a las que ya nos tiene acostumbrados el director, es una película francamente interesante, aunque difiere notablemente de su antecedente.

LA MOSCA II (The Fly II) dirigida en 1989 por Chris Wallas. Tenemos aquí una continuación sui generis del anterior film. El hijo de Seth ha nacido con un ADN mutado entre mosca y hombre. Se encuentra recluido en un centro de experimentación, con el fin de ser estudiado por los científicos. No es una gran secuela y no aporta nada nuevo a la mucho mas sólida película anterior

El científico André Delambre trabaja en el diseño y construcción de un dispositivo capaz de teletransportar a una persona. Como es costumbre, los primeros intentos resultan ser fallidos al probar con objetos inanimados, como un plato de cerámica en el que aparece una inscripción que resulta quedar invertida (como un texto cuando lo ponéis frente al espejo) al ser enviada desde la cápsula emisora hasta la cápsula receptora situada a varios metros de distancia.

Ahora bien, para conseguir teletransportar esta ingente cantidad es necesario disponer de un sistema de almacenamiento de la información relevante sobre todos y cada uno de ellos, tal y como ya dije más arriba. Existen cálculos estimativos que asocian a cada átomo 1 kb (kilobyte) de información relevante, con lo cual, para todo el cuerpo humano se requerirían 10.000 billones de billones de kilobytes. Esto significa que se necesitan 100 millones de billones de discos duros de 100 Gb (gigabyte) cada uno, que son los que llevan incorporados actualmente los ordenadores portátiles de última generación.

Una vez solucionado el problema técnico, se pasa a experimentar con seres vivos y la víctima resulta ser el gato de la casa, el cual no vuelve a aparecer en la cabina receptora. Para añadirle dramatismo y una pizca de escalofrío a la escena, se oye un maullido espeluznante en el silencio del laboratorio. Algo terrible se presagia. Nuevamente, y gracias al tesón y al pertinaz espíritu científico de André Delambre, los problemas vuelven a solucionarse y el teletransporte de seres vivos es un éxito, al menos en apariencia.

Para celebrar su éxito, algo que revolucionará los sistemas de transporte, decide intentar el experimento consigo mismo.

Pero algo terrible tiene lugar. Mientras se introduce en la cabina, una mosca pasa inadvertida y viaja como polizonte. El viaje se convierte en una pesadilla y en la cápsula receptora aparece un ser híbrido con el cuerpo humano, pero con la cabeza y un brazo de mosca. Por supuesto, el otro ser híbrido desaparece y su búsqueda pasa a ser el objetivo, pues la única manera de reparar el desaguisado parece ser hacer pasar a los dos monstruos de nuevo por la máquina teletransportadora para que sus átomos vuelvan a ocupar las posiciones iniciales, recuperando su naturaleza de mosca y científico, respectivamente.

Típico caso de hora equivocada y lugar equivocado.

Una llamada telefónica de Helene cuñada de François Delambre informa a éste que su hermano André ha aparecido muerto debajo de una prensa en una de sus fábricas, y que ella ha sido la responsable de su muerte. El cadáver aparece con la cabeza y el brazo izquierdo aplastados.

La policía sabe que Helene puede manejar la máquina y que pudo haber sido factible que haya matado a su esposo tal y como ella afirma. François se niega a aceptarlo, pero el comportamiento de su cuñada, que parece ser una demente, le hace dudar mucho.

Helene tiene una fijación con las moscas, lo mismo que su hijo Philippe. Averigua que en la casa de su hermano han estado intentando encontrar una mosca extraña con una cabeza blanca y una rara pata. Para hacer hablar a su cuñada le dice que ha capturado la mosca que buscaba. Después de esta noticia, Hélène se derrumba y empieza a contar una extraordinaria historia.

Esta es una primera aproximación al argumento de LA MOSCA, película producida por la Fox en el año 1958 y basada, yo diría que adaptada excepcionalmente, en el relato del escritor canadiense George Langeelan.

La adaptación sigue con absoluta fidelidad el relato original, con una curiosa modificación: los personajes en la película son canadienses, mientras que en el cuento son ingleses.



Al Hedison (André Delambre)

La película esta dividida en dos bloques uno al comienzo que enlaza con el final y que trascurren ambos en el presente, y un bloque central contado en forma de flash back por Helene. Este bloque central es el que reúne los elementos de ficción que hace que la película sea un claro exponente de la Ciencia-Ficción de la década de los cincuenta.

Encontramos los temas redundantes de la época tanto en literatura como en cine: Científico con invención revolucionaria y los peligros de la ciencia, que tanto estaban de moda. En este caso el científico no es un maníaco que pretende conquistar el mundo; aquí es un altruista que con su invento de la tele portación pretende mejorar la vida de la humanidad. Pero nos encontramos también con los perniciosos efectos secundarios de todo invento que comprueba en su propio cuerpo André.

Película la Mosca (The Fly) parte 2

Los dos bloques en los que está dividido el film son magistrales dentro de su entorno: el primero se encuadra dentro del género policíaco y se centra en la investigación del supuesto asesinato. El inspector Chamas quiere saber por qué en una familia aparentemente normal y bien avenida se comete este asesinato. La teoría de la locura de la esposa es puesta en duda ya que su comportamiento es perfectamente lúcido, a excepción de su manía por los insectos. En el segundo bloque nos enteraremos del por qué de esta actitud.

El fallido experimento con sus terribles consecuencias hace que la única solución viable sea la destrucción de las pruebas en la prensa hidráulica.

Esta explicación no convence al inspector, ya que el móvil único del asesinato es el propio experimento de tele transportación, del que no quedan pruebas. Hasta el terrible final no quedará convencido de que hay que dar una solución diplomática al caso ya que, de contar la verdad, todos pueden terminar en un psiquiátrico.

Una de las bazas con la que juega la película es mostrarnos muy poco a poco el misterio de la muerte de André. Los datos van apareciendo con cuentagotas y cada uno que se añade conforma un cuadro terrorífico que se va estrechando en torno a los protagonistas.

Primeramente comprobamos que el experimento no es del todo fiable ya que en las pruebas las cosas no salen todo lo bien que debieran; el plato reintegrado al revés o el gato desaparecido nos preparan para lo que todos ya sospechamos: la terrible consecuencia cuando André prueba su tele-transportador en sí mismo.

Todo lo que se nos cuenta a continuación va encaminado a una solución, que se antoja muy difícil. Las escenas de desesperación de Helene tratando de encontrar la mosca, su tremendo nerviosismo y su absoluta frustración cuando no puede encontrarla, crean una atmósfera que nos muestra por elipsis lo que debe estar sufriendo el científico protagonista hasta el llegar al momento, en que comprenden ambos, que la muerte es su la única solución viable.

La esposa no puede por menos que ayudarlo en este trance.

Por supuesto en el aspecto científico de la cuestión el film es mas una fantasía que una extrapolación científica, con visos de verosimilitud. Ahora bien, existen elementos que nos hacen pensar que se ha cuidado un mínimo la parte pseudo-científica.

El laboratorio cuenta con un ordenador de la época, basado en los modelos de IBM, que es el que hace los cálculos para la desintegración-integración, cosa que por otra parte, y en el supuesto de que fuera posible, sería un elemento indispensable para lograr una tele-transportación.

Por descontado la mezcla de hombre-mosca sería un híbrido inviable. Además dentro del contexto mismo del film hay una flagrante barbaridad:

El hombre mosca y la mosca con cabeza de hombre, conservan ambos su inteligencia, aunque en el caso del hombre-mosca, éste la vaya perdiendo.

En la actualidad, aún estamos muy lejos de ser capaces de teletransportar un objeto macroscópico.

Sin embargo, con átomos individuales ya se ha conseguido algo parecido denominado teletransporte cuántico (en inglés, quantum teleportation). Consiste en crear un átomo idéntico al que se quiere teletransportar (este proceso recibe el nombre de enmarañamiento o entanglement, en inglés), pero situado en el lugar donde se le pretendía enviar inicialmente.

Posteriormente, se destruye el primero y todo transcurre como si se hubiera teletransportado de forma instantánea. Esto ha sido conseguido recientemente por un equipo de investigadores en un laboratorio de Dinamarca, los cuales consiguieron con ayuda de un haz de luz teletransportar una nube de átomos de un gas de cesio.

El teletransporte ha sido tratado en infinidad de ocasiones y de infinitas formas diferentes a lo largo de la historia de la ciencia ficción. Así podéis encontrar novelas como El mundo de los No A, de A.E. van Vogt; Las estrellas mi destino, de Alfred Bester; Hyperion, de Dan Simmons y otras muchas. En cuanto a las películas se pueden citar las dos secuelas de la que hemos hablado en los párrafos anteriores (El regreso de la mosca y La maldición de la mosca) o los remakes La mosca y La mosca 2; las ya referidas Planeta Prohibido y toda la saga de la mítica Star Trek.

Por cierto, en esta serie fue donde apareció por primera vez el tema del teletransporte, pero lo que quizá no sepan es que éste nació debido a problemas de presupuesto.

En aquella época resultaba extremadamente caro rodar el aterrizaje de una nave espacial en otro planeta, así que se ideó una forma de llevar personas a otros mundos sin necesidad de llevar sus vehículos.
El teletransporte había nacido para gloria de la ciencia ficción y deleite de todos los que la disfrutamos.

Anecdotas de la saga ...LA MOSCA (The Fly la de 1986)

LA MOSCA costó 325.000 dolares y tuvo una gran aceptación en la época. Su recaudación en USA cubrió ampliamente las expectativas de la productora, llegando a los 3 millones de dólares.

Para la cabeza de la mosca Ben Nyle (autor del maquillaje y máscaras del PLANETA DE LOS SIMIOS) hizo un molde de látex de la cara de Hedison y sobre él se trabajó para conseguir la máscara.

La actriz Patricia Owens tenía una auténtica fobia a los insectos, por lo que su actuación no tuvo que ser forzada por el director

Se llegaron a instalar 396 leds de colores en los paneles que funcionaban todos.

El cuento en que se basa la película THE FLY se publicó originalmente en Playboy en el año 1957 obteniendo el premio al mejor cuento escrito del año en la revista.

Se postuló como actor principal a Michael Rennie (ULTIMATUM A LA TIERRA), pero este rechazó el guión.

El actor Al Hedison no es otro que David Hedison, que por aquella época tenía ese nombre artístico. Este actor encarnaría al capitán Lee Crane del Seawiew en la serie VIAJE AL FONDO DEL MAR (Voyage to the bottom of the sea) de Irwin Allen y también fue el agente de la CIA y de la DEA Felix Leite en los films VIVE Y DEJA MORIR y 007 LICENCIA PARA MATAR pertenecientes a la serie de James Bond.

Claustrofóbica por momentos, el director brinda un guión fascinante donde se mueve entre varios géneros. A la ciencia ficción pura y dura se le unen elementos gore, terror e incluso una historia de amor como telón de fondo.

Una película que, a diferencia de lo que pudiera parecer, es minimalista hasta el punto que únicamente cuenta con un par de personajes principales y un (casi) único escenario dentro del laboratorio del científico.

El filme es una muestra del trabajo en el tiempo de Cronenberg, siempre en la búsqueda de espacios únicos, creando un clímax donde el morbo se fusiona con el hombre y su naturaleza.

Obra maestra del género que desde aquí recomendamos si no la han visto. La película se estrenó en 1986 (y parte de 1987), hace 21 años, más de dos décadas desde que el director canadiense escenificará como nadie se había atrevido antes la metamorfosis del hombre a la criatura. Un filme no apto para todos los públicos (con escenas muy fuertes) cuya sinopsis decía así:

Un científico se utiliza a sí mismo como cobaya en la realización de un complejo experimento de teletransportación. La prueba es un éxito, pero empieza a sufrir unos extraños cambios en su cuerpo. Al mismo tiempo, descubre que dentro de la cápsula donde realizó el experimento con él se introdujo una mosca…

La película tuvo una segunda parte que dejaba mucho que desear estrenada en 1989, The Fly 2.
El director realiza un cameo en la película. Es el médico que atiende a Verónica durante su pesadilla. Cuentan que se debió a una broma en el momento en el que conoció a Scorsese. El director de Goodfellas diría que parecía “un cirujano plástico de Beverly Hills”.

El maquillaje de Jeff Goldblum le llevó hasta cinco horas diarias de trabajo.
Una de las claves para el buen resultado del filme lo encontramos en la búsqueda de unos efectos especiales para la época que se diferenciaran de la película de 1956. Cronenberg habló con Chris Walas, encargado de los FX, para que lograra algo mas realista. Walas pasó a estudiar la fisiología de la mosca común y consultó a investigadores sobre la posibilidad de mezclar ADN entre ambas especies y cuál sería el resultado.

La producción partió del guionista Charles Edward quién pensó en realizar un remake de The Fly (1958). Cuando Cronenberg fue contratado exigió un guión más amplio que se diferenciara completamente de la película anterior.

Antes que a Cronenberg se le ofreció el filme a Tim Burton.
El papel de Brundle fue ofrecido anteriormente a Michael Keaton pero éste lo declinó.
Tras la salida en DVD el formato nos trajo algunas escenas detrás de las cámaras…

La película tuvo un gran corte antes de su estreno. De entre las escenas eliminadas existía una secuencia donde Verónica soñaba que daba a luz al hijo de Seth. Un niño con alas de mariposa.

Muchas líneas de los diálogos hacen referencia a La Metamorfosis de Kafka.
El papel protagonista de Geena Davis lo consiguió a través de Goldblum, su pareja por aquel entonces.

El productor de la película fue Mel Brooks. El hombre intentó que no se le asociara públicamente porque pensó que no tomarían en serio la película si sabían que él estaba detrás de la producción.

Turbinas y generación de energía hidroeléctrica | VCN

 ... Este tipo de turbina funciona debido a la expansión del agua mientras fluye a través de los espacios entre las palas, lo que produce una fuerza ...


Leonhard Euler vs Rapunzel | VCN

 ... Y encontró una sencilla ecuación que relacionaba el peso del barco con la fuerza que debían ejercer las maromas, el coeficiente de ...


Helicóptero ruso de ataque artillado Mil Mi-28 | VCN

 ... Leonardo había pensado usar la fuerza muscular para mover el rotor, pero esta energía nunca habría sido suficiente para poner en ...

Fuente: LA VOZ MAS AGUDA DE LA MOSCA ES VEROSIMIL artículo de Jordi José y Manuel Moreno en CIBERP@IS 8-04-1999
HAY ALGO AHÍ AFUERA.Jordi Costa. Glenat. Biblioteca del Dr. Vértigo nº 9
RUMBO AL INFINITO. Pablo Herranz. Middons