Edgar Cayce ,Precursor del hipnotismo moderno

Edgar Cayce ... Precursor del hipnotismo modernoEdgar Cayce nace cerca de Hopkinsville, estado de Kentucky el 18 de marzo de 1877 y muere en Virginia Beach el 3 de enero de 1945), fue vidente y psíquico y posiblemente el primer hipnotista estadounidense.

Se crió en un ambiente rural y familiar a finales del siglo XIX, rodeado de una sociedad muy religiosa, y Edgar no era menos, disfrutaba con la Biblia y su sueño era ser médico misionero, aunque no como él lo esperaba, si llegó a conseguir.

Ya cuando contaba con siete años, contó a sus padres que tenía visiones y poderes mentales, y que incluso hablaba con su difunto abuelo, sus padres no lo creyeron y ante la imposibilidad de compartir sus pensamientos, se refugiaba en la sagrada Biblia, libro que leyó un vez por año, llegando a llenar su vida por completo.

Cuentan que una noche, se le apareció un ser luminoso, un ángel, que le pregunto que era lo que más deseaba en su vida, y el contestó que deseaba ayudar a los demás y asistir a niños y enfermos durante toda su vida.

Egdar Cayce fue uno de los psíquicos más célebres de Estados Unidos, ya que se supone que poseía facultades de clarividencia y percepción extrasensorial, aunque nunca fueron demostradas en la practica científica .

Entraba en estado de trance hipnótico durante sus llamadas «lecturas» y respondía a las preguntas de un individuo. Estas lecturas mencionaban, al principio, la salud física del individuo.

Fue un gran investigador de la reencarnación por medio de «regresiones» a vidas pasadas. Mucha gente lo visitaba para buscar ayuda a sus males y dolencias.

El ARE (Asociación para Investigación y Aclaración) actualmente conserva todas las lecturas.

Cayce consideraba más importante su dedicación al trabajo social (la mayoría de sus «lecturas» las realizó para personas que estaban enfermas) o la teología cristiana (Cayce fue toda su vida un miembro de la iglesia protestante «Discípulos del Cristo») .

Se ganaba la vida con su trabajo de fotógrafo, pero recibía también algunas donaciones que lo ayudaban, ya que no cobraba nada por sus tratamientos y consultas.

Sus procedimientos eran múltiples: medicinas, masajes, hidroterapia, ejercicios, hierbas y remedios naturales.

Veía las causas de la enfermedad que, a veces, se remontaba a reencarnaciones distantes y enseñaba cómo disolver los karmas pendientes.

Según el escritor francés Louis Pauwels, que narra la historia de este personaje en su libro El retorno de los brujos (Le Matin des Magiciens, 1960, libraire Gallimard), Cayce era un hombre muy sencillo, sin apenas formación cultural, que cuando dormía era capaz de recetar la solución médica de cualquier enfermedad, desde que a la edad de cinco años cayera en coma a causa de un pelotazo del que parecía que no sobreviviría, siendo víctima de una enfermedad incurable que no quiso revelar a nadie.

Edgar Cayce ... Precursor del hipnotismo moderno

Autohipnotismo o auto sugestión

En 1910 el alemán Johann Schultz obtuvo resultados sorprendentes en la enseñanza de auto hipnotismo que impartía a sus enfermos.

Los enfermos aprendía a relajarse y repetían frases como: “mis manos están calientes” , cuyo efecto no se hacía esperar.

1964 los experimentos de Johann Schultz fueron confirmados por un grupo de médicos estadounidenses que repitieron la experiencia con varias amas de casa voluntarias.

Las mujeres se relajaron y auto sugestionaron debidamente, al poco tiempo los termómetros marcaban el aumento de la temperatura en sus manos.

Fue grande la importancia de este experimento, pues se demostró científicamente el poder de ejercer alguna influencia sobre el sistema nervioso autónomo.

A partir de 1964, los médicos han logrado espectaculares progresos. La técnica se ha extendido al tratamiento del insomnio, la angustia, la tensión y el asma, y los ensayos se dirigían al tratamiento de la epilepsia, la parálisis espática , la jaqueca y los dolores de cabeza por exceso de tensión.

La parte esencial de este tratamiento es la biorecuperación.

Esto significa que los pacientes deben ser capaces de sintonizar con la función corporal sobre la que quieren obtener control.

Una vez que el paciente ve los latidos del corazón o sus ondas cerebrales grabadas en un electrómetro o las oye como una tonalidad cambiante está en camino de lograrlo.

Los asmáticos, por ejemplo, son sensibles a ciertas sustancias irritantes como el polvo, el polen o el humo, pero gran parte de sus molestias proceden de su tensión nerviosa.

Un enfermo asmático es tratado en una habitación insonora y conectada con un instrumento llamado electromiógrafo . cuando está totalmente relajado sólo oye un ligero golpeteo.

Se le pide entonces que hable del polvo, las flores o cualquiera de las causa que ocasionan su malestar, generalmente se pone en tensión de sólo pensar en tales cosas y el detector golpea con violencia hasta que el paciente comprende que se halla al borde de un serio ataque.

Y todo causado por sus emociones.

Cuando se convence que los nervios son sus verdaderos enemigos, puede aprender a controlarlos, escuchando el golpeteo y tratando de hacerlo disminuir.

Más tarde puede llegar a prescindir del aparato y lograr disfrutar de una mejor calidad de vida mediante su propia voluntad.