Purga de parásitos en la antigua China

Purga de parásitos ... solución casos difíciles en la antigua ChinaLa antigua medicina tradicional china tiene numerosos registros de curaciones que serían difíciles de aceptar para la gente hoy.

Sin embargo, muchos de estos casos fueron documentados en archivos médicos oficiales.

Tememos como ejemplo la eliminación de parásitos, uno de los tantos casos registrados que no son fáciles de explicar desde el punto de vista de la medicina occidental.


Según nos dice una historia de la dinastía Ming,Dai Yuanli era un médico de la corte imperial y discípulo de Zhu Danxi.

Dai Yuanli estaba en la corte de Zhu Yuanzhang, el primer Emperador de la Dinastía Ming (quien gobernó desde 1368 hasta 1398) para curar al rey de Yan, cuarto hijo del emperador, cuya enfermedad había sido tratada sin éxito por otros médicos.

Dai Yuanli le preguntó al rey cuáles eran sus comidas favoritas, a lo cual éste respondió que gustaba de comer apio crudo.

De eso, Dai diagnosticó su enfermedad y el tratamiento.

Después de tomar el medicamento, el rey tuvo diarrea toda la noche, en la que vio que tenía un gran número de pequeños parásitos, de los cuales fue purgado y su enfermedad fue curada.

Sopa negra de ciruelas

“Una nueva recopilación de Bencao“, por Chen Shiduo, un renombrado médico herbario chino de la dinastía Ming, incluye un registro de su experiencia en la eliminación de parásitos con el uso de hierbas chinas.

Cuando viajaba en el área de la actual Hankou, en la provincia de Hubei, el capitán de un barco que abordó tosía continuamente, así que Chen le preguntó cómo se había enfermado.

El capitán explicó que una noche cuando el barco atracó en el río Xun, de repente surgió un fuerte viento, así que llamó al timonel para que cerrara las escotillas pero unas gotas de lluvia le cayeron en la espalda, sintió frío, y comenzó a toser.

Cuanto más tosía, más sentía un picor en el pecho. Solo después de toser sin parar y escupir algo de sangre, sintió que el picor se aliviaba momentáneamente.

El Dr. Chen le dijo que era probable que el frío se hubiese filtrado en sus pulmones provocando unas condiciones propicias para los parásitos.

Pero el capitán no creyó su explicación.

Al poco tiempo, tuvo dolor en el pecho y sintió que estaba a punto de escupir sangre. El Dr. Chen le dijo que tomara un poco sopa negra de ciruelas, y así lo hizo.

Una vez que el dolor se había ido, el capitán le pidió que le explicara para qué era la sopa. El Dr. Chen le explicó que la sopa no era para tratar la causa de la enfermedad sino que era solamente para confirmar la existencia de los parásitos, ya que la acidez de la sopa obligaría a los parásitos a volverse menos activos.

Escupiendo un parásito

El Dr. Chen preparó un jugo de Rohdea japónica, una planta siempre verde y perenne, y le dijo al capitán que tomara el jugo cuando el dolor volviera.

Al caer la noche, el capitán tuvo nuevamente dolor en el pecho, así que el Dr. Chen le dijo que bebiera el jugo.

El dolor del capitán se agudizó y el Dr. Chen le volvió a decir que tomara más jugo, pero esta vez el capitán se negó. Más tarde sintió sed, así que quiso tomar un poco de té.

El Dr. Chen no le dio el té e insistió en que el capitán tomara más jugo. La garganta del capitán le comenzó a picar y el dolor se hizo insoportable. Su garganta le picaba cada vez más.

El Dr. Chen le dijo que los parásitos no podían soportar el jugo y que estaban a punto de ser expulsados, así que bebió más jugo y empezó a vomitar sangre.

Un parásito fue purgado junto con la sangre, era del tamaño de un dedo. Su cuerpo era como el de un grillo y sus patas como las de un saltamontes.

Era de color morado, con unos bigotes de 2 pulgadas de largo.

Su abdomen no estaba formado por completo y era solamente un coágulo de sangre.

La eliminación de parásitos se siguió practicando por los principales médicos de la medicina china hasta bien entrado el siglo XX. “Casos Médicos” de Pu Fuzhou,documenta que el Dr. Pu, (1888-1975) un famoso médico de la medicina china, trató a su tío que tenía los síntomas de una cirrosis hepática.

Después de tomar las píldoras preparadas por el Dr. Pu, su tío vomitó dos gusanos de varios centímetros de largo.

Aunque las personas evitan discutir respecto a estos temas en China continental, estos fenómenos han sido registrados fehacientemente.

10 sorprendentes animales de nuestro mundo
Comida chatarra alimenta la depresión humana

Otros temas en … Así son nuestras vidas