8 mitos de las dietas

8 mitos de las dietasLa obesidad es una epidemia mundial, y cada día que pasa, más gente toma conciencia de que es necesario adelgazar su cuerpo.

Hacer dieta puede ser algo muy saludable para la persona con sobrepeso, siempre y cuando se haga bien, porque entonces una dieta se vuelve el vehículo por medio del cual el individuo puede volver a estar sano.

Existen una gran cantidad de mitos sobre la forma de hacer dieta que lo único que ocasionan es que la persona fracase en su intento por mantener su peso bajo control.

(Una forma de eliminar gran parte de la grasa es re-entrenar a tu cuerpo a través de tus ondas cerebrales)

En este artículo veremos 8 de esos mitos para que los saques de tu camino y si te decidas, puedas hacer la dieta que te permita perder peso y mejorar tus indicadores de salud.

8 mitos sobre la dietas 

Mito 1. 

Dejar de comer grasas es sano para ti. La verdad es que dejar de consumir cierto tipo de grasas es muy sano, pero dejar de comer absolutamente todas las grasas es algo malo para tu cuerpo.

Para permanecer saludable, una mujer necesita entre 30 y 70 gramos de grasa al día y los hombres entre 50 y 95 gramos.

Así que en lugar de no comer todos los alimentos con grasa, deja de consumir únicamente las grasas de origen artificial, es decir, las grasas parcialmente hidrogenadas: margarina, por ejemplo.

Un nuevo estudio muestra que alimentarse con grasas-trans, incrementa el riesgo de morir repentinamente por paro cardiaco.

Estas grasas trans, son las que se encuentran en los alimentos comerciales horneados y fritos. Estas grasas, ademas, elevan el colesterol “malo” (LDL) y bajan el colesterol “bueno” (HDL).

Consumir este tipo de grasa ocasiona enfermedades coronarias del corazón. En este tipo de enfermedad, se depositan placas de grasa en las arterias del corazón, lo que puede desembocar en un ataque cardíaco.

¿Como se forma una grasa trans?

Las grasas trans son fabricadas agregando hidrógeno a un aceite vegetal, en un proceso que se llama “hidrogenacion“.

El objetivo de los fabricantes fue hacer una mantequilla artificial que pareciera natural, pero mucho mas barata (parte de esto fue iniciar una campaña de desprestigio contra la mantequilla natural, pero eso es historia para otro articulo posterior). Crearon la famosa margarina.

Bien por ellos, mal por ti

Lo que es bueno para la economía de estos fabricantes de grasa trans (aceite vegetal hidrogenado) resulta que es muy malo para tu salud: el estudio mencionado arriba consistió en el seguimiento de 87,000 mujeres americanas a lo largo de 26 años.

Resulta que entre las que consumen grasas trans, la tasa de mortalidad por problemas cardíacos (entre ellos, muerte súbita por paro cardíaco) fue… 300% mayor!

¿Por qué son tan malas las grasas trans?

Porque el proceso de hidrogenación es algo completamente no-natural, es un proceso químico industrial. El resultado de ingerir estas grasas ocasiona un caos en tu cuerpo a nivel celular.

Las grasas trans están directamente relacionadas con:
Cáncer: interfieren con las enzimas usadas por tu cuerpo para combatir el cancer.
Debilidad del sistema inmune: Disminuyen la respuesta de tus sistemas de defensa contra los virus y bacterias.

Diabetes: Interfieren con los receptores de insulina en las membranas celulares.
Problemas reproductivos: Interfieren con las enzimas necesarias para producir hormonas sexuales.

Obesidad

Enfermedades cardíacas: Producen que las arterias se tapen y falle la irrigación sanguínea al corazón.

Estas grasas también están ligadas al desencadenamiento de ataques de asma e impiden que el cuerpo reciba los beneficios del aceite omega 3.

Cómo evitar estas grasas

8 mitos de las dietasEs difícil evitarlas, porque se encuentran en un gran número de alimentos: papitas fritas, pollo frito, donas, galletas, pastas para sopa.

Dependiendo del tipo de alimento, el contenido de grasa trans oscila entre un 30 y un 40%.

Ahora bien, debido a que muchas publicaciones han alertado sobre lo malo que son estas grasas para la salud, algunos fabricantes han empezado a quitarlas de sus productos.

Por ejemplo, en México, la empresa Bimbo, en las etiquetas nutricionales de sus productos establece el contenido de grasas trans en 0%.

Así que para evitar estas grasas, debes de hacer un esfuerzo consciente y acostumbrarte a leer las etiquetas de contenido de los productos que vayas a comprar.

Si no menciona la palabra “grasas trans” pero menciona: “aceite vegetal hidrogenado” o “margarina” entonces es grasa trans, y debes evitarlo a toda costa.


Mito 2. 

El segundo mito sobre las dietas es que existen dietas súper rápidas que te harán perder de peso a gran velocidad.

Si bien es cierto que reduciendo drásticamente tu consumo de calorías perderás peso, el efecto es nada más de corto plazo, porque el peso perdido es tanto de grasa como de músculo.

Al perder músculo, tu metabolismo se desacelera, y como éstas dietas es difícil sostenerlas por largo plazo, entonces en cuanto empiezas a comer un poco más, recuperas el peso perdido junto con unos kilos extra.

Una dieta a largo plazo y bien planeada, en cambio, permite que quemes únicamente la grasa sobrante, sin deshacerte del precioso tejido muscular.


Mito 3. 

Este mito se relaciona con el uso del cigarro. Mucha gente da por un hecho que cuando alguien deja de fumar, como consecuencia va a subir de peso.

Aunque esto puede ser cierto, para algunos, estadísticamente hablando existen estudios que demuestran que no se sube de peso cuando se deja de fumar.

Como todos sabemos, fumar es extremadamente malo para la salud de tu cuerpo, tanto o más que la obesidad. Si tú eres fumador, puedes dejar de fumar y aun así perderás peso, siguiendo la dieta adecuada.

Las personas que suben de peso cuando dejan de fumar, es porque sustituyen el cigarrillo con un exceso de comida, como una forma de apoyarse a la hora de enfrentar el estrés de la vida diaria.

Pero si tu eres fumador, te sugiero que lo dejes, y tengas lista una dieta sana y de largo plazo para que no sustituyas un vicio (el del tabaco) por otro (el de la comida poco nutritiva).

 La dieta crudívora elimina toda posibilidad de cocinar. Ningún alimento debe ser calentado arriba de 40 °C, pero sí deshidratados o fermentados.

Esto es porque “el calor disminuye los nutrientes, hace a los alimentos menos digeribles o más tóxicos, o elimina su energía vital”.

Pero ¿qué tan cierto es eso? Revisemos 5 mitos sobre esta dieta.

Mito 4. 

El fuego destruye los nutrientes
Claro que la comida cruda es nutritiva, pero cocinar libera otros nutrientes que de otra forma no estarían a nuestro alcance. Cocinar espinacas libera más hierro y calcio.

Las sopas están llenas de nutrientes que no se encuentran en una ensalada de zanahorias, cebollas y papas.

Al comer tanto alimentos crudos como cocidos “obtienes lo mejor de ambos mundos”, dice Jennifer Nelson, directora de la clínica Mayo.

Por otro lado, sobrecocer, tostar o quemar la comida sí puede ser un problema, hay que tener cuidado en no pasarnos de fuego.

Mito 5. 

El fuego destruye las enzimas.
Sí, es cierto. Pero los de todos modos el ácido del estómago destruye las enzimas. Además, los humanos tienen sus propias enzimas encargadas de romper las moléculas de la comida.

Mito 6. 

La comida cruda desintoxica
No hay comida ni hierbas que puedan sacar las toxinas de tu sangre u órganos.

Lo más que hacen las dietas para desintoxicar es no introducir más moléculas dañinas en tu cuerpo por un día o dos para ayudar a tu hígado y riñones a procesar las toxinas más efectivamente, dice John McDougall, creador del programa McDougall.

Mito 7. 

El crudismo es saludable
Mantener una buena salud siguiendo una dieta crudívora es un reto. Muchos siguen una dieta así para perder peso, pero en la salud hay mucho más que perder kilos extra.
Muchos de los problemas de esta dieta son las deficiencias de vitaminas B12 y D, selenio, zinc, hierro y dos tipos de ácidos grasos omega.

Sin la ingesta de suplementos, sería muy difícil o imposible de obtener la cantidad necesaria de estos nutrientes sólo de plantas crudas.

Otros de los problemas que se pueden presentar es acidez o erosión de los dientes.
Sin embargo, una dieta cruda sí puede ser más saludable que la dieta estándar de comida procesada.

Mito 8.
Los alimentos crudos son naturales
“Ningún otro animal cuece su comida”, dicen los que siguen esta dieta.

Pero tampoco hay animales que utilizan licuadoras ni animales que necesitan tanta energía para que el cerebro pueda jugar ajedrez.

Juzgar qué es natural es difícil. Civilizaciones humanas alrededor del mundo siguen dietas que consisten en granos, vegetales y carnes que te pueden llevar a unos 70 años de vida.

Hay dietas animales confeccionadas por nativos de Siberia que son tan naturales como la alimentación de las tribus en el Amazonas.

Por otro lado, no hay alguna cultura humana que haya intentado sobrevivir solamente con plantas crudas.

Cocinar abrió las puertas a un mundo de nutrientes y de calorías. El cerebro humano, después de todo, requiere mucha energía.

Estos 8 mitos son solamente algunos de los muchos que existen, y ésta desinformación a veces hace que se tomen decisiones equivocadas en cuanto a la forma adecuada y sana de alimentarse.

Una dieta que te funcione bien, no tiene por qué ser “extrema”. Infórmate con un nutricionista antes de hacer una dieta que te haga perder tu salud en lugar de hacerte perder peso.

¿Es necesario dormir a oscuras? | VCN

... Se trata sencillamente de una necesidad biológica, y la culpable de todo esto es una hormona: la melatonina. Durante el día esta sustancia no ...


¿Y si no fuese tan malo tener gusanos en el intestino? | VCN

... podría ayudar a los científicos a idear otras formas de proteger los órganos humanos, sin necesidad de una infección parasitaria.


¿Qué provoca los antojos nocturnos por picotear? | VCN

 ... Desde una perspectiva evolutiva, la necesidad de consumir más alimentos por la noche podría haber ayudado a nuestros antepasados a ...


Otros temas interesantes en  Vida cotidia nitica