¿Locuras de la evolución ?

Locuras de la ¿ evolución ?
No sé a ustedes, pero para mi no hay nada mas loco que la evolución.

Los caballos hace 50 millones de años poseían dedos en lugar de pezuñas y median al rededor de 20 centímetros!

Los cetáceos (delfines,orcas,marsopas,belugas,ballenas,etc..) provienen del mismo ancestro común de todos los mamíferos, osea, se origino un ciclo evolutivo, ya que de las primeras especies que se generaron en el agua.

Estas evolucionaron para convertirse en terrestres y algunas de estas en mamíferos y parte de estos primeros mamíferos evolucionaron nuevamente para volver al agua y fueron convirtiendo sus patas en aletas nuevamente!
Si observamos el esqueleto de de un cetáceo podemos ver que poseen dedos dentro de sus aletas.

La evolución puede ser inducida por selección artificial o natural, o simplemente por una acumulación de mutaciones que benefician a la especie.

Uno de los mejores ejemplos de la selección artificial es el de las polillas en Londres. Antes de la revolución industrial donde Londres poseía aires limpios, la corteza de los árboles eran blancas y las polillas blancas se camuflaban bien allí.

Dentro de la misma especie, existían individuos de puntos negros que no se camuflaban muy bien y por lo tanto eran detectados y devorados por las aves.

Cuando la revolución industrial surgió, grandes nubes de dióxido de carbono cubrían Londres y manchaban los blancos árboles haciéndolos negros.

Esto hizo que las polillas blancas sean mas vistas por las aves y las polillas con mas puntos negros sobrevivieran y procrearan. Esto hizo que el estereotipo de la especie que solía ser blanca se transformara en casi negra.

Así fue como la presión de un cambio en el ambiente produjo un cambio en la especie, como este cambio fue por el hombre se la llama selección artificial.

Cabe destacar que la teoría de Lamarc de un cambio de fenotipo (característica física) producen un cambio en el genotipo (información genética)- Ej: si me tiño de rubia mis hijos nacen rubios.- fue rechazada.

Y que la teoría de la evolución Darwiniana (en el cual mutaciones y selección natural/artificial producen cambios en el genotipo de una especie) es más que una teoría que hay muchos hechos que lo prueban y ningún hecho que lo rechace.

Conclusión: la evolución es muy copada pero dudo mucho que nos transformemos en X-Men, lo que si quizá en varios años perdamos algunos dedos de los pies :)

Los Caballos

Locuras de la ¿ evolución ?

La evolución equina es una de las más conocidas y las más claras hasta el momento. Los caballos como todos sabemos son mamíferos cuadrúpedos herbívoros de la familia de los équidos.

Su evolución puede seguirse a través del registro fósil hasta llegar a Hyracotherium (también llamado Eohippus), un pequeño mamífero herbívoro que vivió durante el Eoceno, hace 55 millones de años, en América del Norte.

Se supone que de él descienden todos los équidos posteriores. Hyracotherium tenía un tamaño que oscilaba entre los 20 y los 40 cm de altura, con cuatro dedos en las extremidades anteriores y tres en las posteriores terminando cada uno en una uña (no en un casco, como las especies actuales). A primera vista era similar a un perro pequeño.

En esa época aparecieron a la vez en Norteamérica y Eurasia diversas especies y géneros relacionados. Parece ser que las especies euroasiáticas desaparecieron; sin embargo, las especies americanas dieron lugar durante el Oligoceno al género Mesohippus del tamaño de una gacela, que tenía sólo 3 dedos en las patas delanteras y que ya presentaba pies con forma de casco.

Algo más tarde, en el Mioceno, el Mesohippus evolucionó a Miohippus y a Merychippus; este último género desarrolló dientes con coronas muy altas, lo que le permitió, comer las hojas y brotes de árboles y arbustos, a diferencia de su antecesor que pastaba hierbas.

Entre los descendientes de Merychippus estaba Hipparion y Pliohippus (primer antepasado de un solo dedo), antecesor de Pleshippus y de su sucesor, el caballo moderno, es decir, el género Equus, que apareció hace 5 millones de años.

Muchos nombres pueden ser muy confusos así que para facilitar las cosas he aquí unos dibujos que resumen el asunto : )

Locuras de la ¿ evolución ?

Se cree que durante el Pleistoceno, hace unos 15.000 años, el género Equus extendió su área de distribución desde Norteamérica a Eurasia y África cruzando el puente de Beringia. Hace unos 10.000 años los caballos se extinguieron en Norteamérica, por causas aún desconocidas, quizá por algún cataclismo climático que modificó los ecosistemas americanos.

Diversos hallazgos en cuevas de Europa indican que el caballo era un animal muy abundante durante la edad de piedra en dicho continente; se han encontrado suficientes restos de esqueletos de caballos dentro y en los alrededores de estas cuevas como para afirmar que eran consumidos por el ser humano.

El número de caballos disminuyó en el neolítico, cuando Europa estaba cubierta por bosques en su mayor parte.

Se han encontrado restos de la edad del bronce, embocaduras y piezas de arneses, que demuestran que el caballo ya estaba domesticado en esta época.

Esta domesticación siglos más tarde permitió, tras el descubrimiento de América, que los caballos fueran reintroducidos por los conquistadores españoles en el continente que los vio surgir. ¿ Loco, no?

Locuras de la ¿ evolución ?

La tierra se formo hace alrededor de 4.5 mil millones de años, pero ya a los 4 mil millones de año apareció la primera vida en nuestro planeta. Sin embargo para comenzar a hablar de los primeros humanos tenemos que ir hacia prácticamente la actualidad.

Hace aproximadamente 65 millones de años los dinosaurios desaparecieron de la tierra y los mamíferos tuvieron su auge. Entre las adaptaciones para la supervivencia, algunos mamíferos decidieron trepar a árboles en busca de alimentos.

Estos fueron los primero primates. Los primates continuaron creciendo y evolucionando y se dividieron en dos ramas principales los Homínidos, o primeros humanos que fueron los primeros primates en caminar en dos patas, y los primates actuales. Esto ocurrió hace 5 millones de años.

Hace 4 millones de años, los homínidos ya habían evolucionado a Austrapithecus. Sus restos demostraron que medían más de un metro de estatura y que sus caderas, piernas y pies se aparecían más a los de los seres humanos que a los de los simios.

El cerebro se asemejaba al de estos animales y tenía un tamaño similar al del gorila. La mandíbula era grande y el mentón hundido.

Caminaban erguidos y podían correr, a diferencia de los simios. Sus largos brazos acababan en manos propiamente dichas, con las yemas de los dedos planas, como las de los seres humanos.

Se cree que estos seres eran carnívoros, pues a su alrededor se han encontrado huesos y cráneos que habían sido machacados para extraer el tuétano y los sesos. Esta especie trepaba árboles pero también podía caminar en dos pies.

Su desaparición se ha atribuido a la crisis climática que se inició hace unos 2,8 millones de años y que condujo a una desertificación de la sabana con la consiguiente expansión de los ecosistemas abiertos, esteparios.

Como resultado de esta presión evolutiva, algunos Australopithecus se especializaron en la explotación de productos vegetales duros y de escaso valor nutritivo, desarrollando un impresionante aparato masticador, originando al Paranthropus; otros Australopithecus se hicieron paulatinamente más carnívoros, originando a los primeros Homo.

En sus primeras manifestaciones se le conoce como Homo habilis, y tenía una capacidad craneana de 680 cm3 y su altura alcanzaba el metro y 55 cms.

Era robusto, ágil, caminaba erguido y tenía desarrollada la capacidad prensil de sus manos. Sabía usar el fuego, pero no producirlo, y se protegía en cuevas. Vivía de recolectar semillas, raíces, frutos y ocasionalmente comía carne.

La especie que se desarrolló posteriormente a esta se denomina Homo erectus, hace 1.5 millones de años. La diferencia fundamental del Homo erectus y los homínidos que lo antecedieron radica en el tamaño, sobre todo del cerebro.

Su cuerpo es la culminación de la evolución biológica de los homínidos: era más alto, más delgado, capaz de moverse rápidamente en dos pies, tenía el pulgar más separado de la mano y su capacidad craneana llegó a ser de 1250 cm3.

También fabricó herramientas, como el hacha de mano de piedra, y aprendió a conservar el fuego, aunque no podía generarlo. Los científicos creen que esta especie se propagó hacia el Norte, por Europa (hasta Francia) y Asia, durante 4 000 años.

La fase final de la evolución de la especie humana está presidida por dos especies humanas, ambas inteligentes, que durante un largo periodo convivieron y compitieron por los mismos recursos. Se trata del Hombre de Neanderthal (Homo neanderthalensis) y el hombre Cro-magnon (Homo sapiens).

Son en realidad dos historias paralelas que, en un momento determinado, se cruzan.

Los hombres de Neanderthal tenían el cerebro de mayor tamaño y el cráneo distinto que del Homo erectus. Su mentón estaba hundido y su constitución era muy gruesa.

Esta especie se encontró desde Europa occidental y Marruecos hasta China, pasando por Irak e Irán.

Los Neanderthales estaban más capacitados y eran mentalmente más avanzados que ningún otro ser que hubiera habitado en la Tierra anteriormente.

Esta especie humana vivió la última glaciación y se adaptó a ella construyendo hogares excavados en el suelo o en cavernas y manteniendo hogueras encendidas dentro de ellos.

Los Neanderthales que vivían en las zonas del norte de Europa fueron cazadores y se especializaron en atrapar a los grandes mamíferos árticos: el mamut y el rinoceronte lanudo, cuyos restos llevaban arrastrando hasta la entrada de sus cuevas, en donde los cortaban en pedazos.

Los hombres de Neanderthal se cubrían con pieles y disponían de mejores útiles de piedra que sus antepasados.

Además realizaban una actividad novedosa: enterraban a sus muertos con gran esmero (p.e. en Asia se encontró un niño de Neanderthal enterrado entre un círculo de cuernos de animales).

Los muertos no sólo eran enterrados cuidadosamente, sino que también el muerto era provisto de utensilios y comida.

Es posible que los enterramientos y los vestigios de rituales en los que aparecen animales señalen los inicios de la religión. Tal vez creían ya en una especie de continuación de la vida después de la muerte.

El hombre de Neaderthal desapareció bruscamente, su lugar fue ocupado por los hombres modernos, hace unos 35 mil años.

Teorías sobre su desaparición datan en su baja natalidad y la su baja agresividad, por lo que fueron fulminados por los Cro-magnones que si lo eran.

Los Cro-magnones desarrollaron armas más refinadas, cosían su ropa, tenían arte y música. También intercambiaban cosas.

Con ellos comenzó la edad de piedra. Vivían en cuevas y temporalmente en campamentos al aire libre.

Sin que pueda considerarles como sedentarios, posiblemente mantenían un lugar preferente de residencia, que ocasionalmente abandonarían para trasladarse a otro.

La forma de vida era cazadora-recolectora. Cazaba en grupo; los animales grandes, con trampas; y los pequeños, con piedras y saetas. Las mujeres recolectaban frutos.

Los Crog-magnones u Homo sapiens son la misma especie que el hombre moderno, solo que hubo evidentemente un desarrollo dentro de la especie.

Hasta hace poco, la biología utilizaba un nombre trinomial, Homo sapiens sapiens para esta especie, pero más recientemente se ha descartado el nexo filogenético entre el Neandertal y la actual humanidad, por lo que se usa exclusivamente el nombre binomial.

La biología es una rama del conocimiento tan amplia que permite el estudio de seres y procesos desde un nivel microscópico al macroscópico.

En la mayoría de los casos, nosotros aquí nos hemos centrado en el primero y ya va siendo hora de echar un ojo a una escala mayor.

Y es que al igual que nos encontramos con leyes que rigen el comportamiento de las células o los organismos de menor tamaño, a un nivel macro-ecológico también podemos destacar la presencia de ciertos condicionantes que determinan a la postre el patrón que nos encontramos, en este caso, a nivel, incluso, planetario.
 
Así, por ejemplo, uno de los patrones más estudiados en ecología es el que afecta a las islas. En ellas, de modo general, observamos una diversidad de especies menor a la observada en el continente y ésta además, muestra una considerable relación con la distancia que separa dicha isla de su continente.

En una situación de creación de nuevas islas, aquellas que se encuentren más alejadas del continente (fuente suministradora de especies) serán colonizadas con mayor dificultad que aquellas más cercanas.

No es difícil pensar en las dificultades que van a tener animales como los reptiles para poder superar barreras como una mancha de agua salada en su recorrido desde el continente a la isla.

Del mismo modo, el tamaño de las islas también será un determinante de la cantidad de especies que esta podrá soportar. Aquellas islas más grandes, a priori, serían aquellas que presentarían una mayor diversidad de hábitat o recursos diferentes y por tanto, una mayor diversidad de especies.

 Estos laboratorios naturales han sido un medio en el que estudiar un patrón que nos estamos encontrando cada día con mayor frecuencia en el continente, las manchas de bosque.

En muchos casos, nuestros bosques se limitan a ser meras manchas de árboles, aislados unos de otros. De este modo, la comunicación directa entre ellos se hace imposible, algo parecido a lo que ocurre entre las islas de un archipiélago.
El resultado son islas de árboles separados por mares de tierra descubierta, condicionando del mismo modo que ocurre en las islas, el tipo y la cantidad de especies e individuos que estas manchas de árboles son capaces de soportar.

Lógicamente esto tiene severas implicaciones en el campo de la conservación, pues sólo los bosques de mayor tamaño son susceptibles de soportar la presencia de grandes depredadores como el oso o una mayor riqueza de especies.

Pero como casi todo, esto también tiene sus soluciones, aunque sólo sean parciales, que consisten en la creación de corredores o pasillos de bosque que permitan el movimiento de las especies entre las manchas aisladas.

Pero mi intención aquí también es presentar un patrón natural observado a una mayor escala, el gradiente latitudinal en la riqueza y abundancia de especies.

Típicamente, en esta clase de estudios, como en los casos anteriores, se han empleado como modelos vertebrados de relativo gran tamaño que facilita su estudio.

Pero, ¿esto también se cumple en el caso de organismos mucho más pequeños y de un tipo de vida tan particular como los parásitos sanguíneos?

La respuesta, como no podía ser de otro modo, parece ser afirmativa. Así, en un primer estudio (1), los investigadores encontraron claras evidencias de la existencia de estos patrones en poblaciones parásitas de humanos (1), viendo una disminución en el número de parásitos a mayores latitudes en ambos hemisferios (recordemos que la latitud crece desde el ecuador hacia los polos).
Pero recientemente, un estudio en aves forestales silvestres ha presentado nuevas evidencias al respecto (2).

Según este estudio desarrollado en diferentes localidades de Chile, un país considerablemente largo, los investigadores han muestreado diferentes localidades entre los 33º S hasta los 55º S de latitud, incluyendo poblaciones forestales de los bosques más cercanos al polo Sur que se conocen.

Según los resultados de este estudio, la prevalencia de infección (que los individuos, en este caso las aves, estuviesen o no infectadas) por parásitos del género Haemoproteus y Plasmodium presentaba una relación negativa con la latitud, es decir, cuanto más al sur se muestreaban las aves, la probabilidad de encontrar individuos infectados por estas especies parásitas disminuía.

Estos resultados encajarían con las hipótesis de partida pues, si la cantidad de especies y sus abundancias se reduce hacia los polos, cuanto más al sur se muestreasen las aves previsiblemente menos infectadas estarían.

Aún así, el patrón contrario se observó para otro género parásito, Leucocytozoon, a pesar de que este género se encuentra estrechamente emparentado con los otros dos citados anteriormente.

La razón de estas diferencias parece encontrarse en los vectores, los cuales son diferentes en el caso de los tres géneros parásitos.

Según esto, los diferentes requerimientos ambientales que presentan los insectos vectores que transmiten cada uno de estos parásitos probablemente esté condicionando estas diferencias.

De este modo, a pesar que ciertas particularidades como los requerimientos vitales de ciertos vectores pudieran afectar a la existencia de estos patrones macro-ecológicos, en general, podemos encontramos leyes globales que respondan a la distribución y abundancia de los organismos en el planeta.

La competitividad entre especies puede ser feroz, sobre todo si dos especies compiten por la misma fuente de alimentos y el mismo espacio.

 Si dos especies se enfrentan bajo esas circunstancias una de las dos está condenada a la extinción. Al menos eso es lo que dice la teoría evolutiva tradicional introducida por Charles Darwin en el siglo XIX.

Según Darwin, cuanto más emparentadas estén dos especies más competirán entre ellas. Después de todo, las especies más emparentadas son más propensas a depender del mismo hábitat y comida, por lo que compiten por los mismos recursos.
En un ecosistema grande hay muchos factores que nos pueden confundir y el trabajo de campo puede verse confundido por muchos factores.

Dos especies pueden estar emparentadas, pero están rodeadas de muchas otras que coexisten con ellas. Así por ejemplo, un depredador puede entrar en la relación y eliminar a una de las especies de la ecuación.

Así que cuanto más simple y pequeño es un ecosistema mejor es a la hora de estudiar estos aspectos.

No es fácil demostrar los distintos aspectos de las teorías que tratan de explicar el hecho evolutivo. Las generaciones se suceden demasiado lentamente y no podemos ver cómo se comporta la evolución a no se que esperemos mucho tiempo. Pero los microorganismos pueden servirnos de ayuda ya que producen una nueva generación cada poco tiempo. Basta ponerlos sobre unas placas de Petri y ver qué pasa sin que nos muramos de viejos.

Ahora, Lin Jiang, del Instituto Tecnológico de Georgia en Atlanta ha realizado un experimento de este tipo para comprobar si la hipótesis de Darwin sobre la competitividad entre especies emparentadas es cierta.

Como ecosistema sencillo escogió precisamente cultivos de microorganismos sencillos, concretamente protozoos entre los que había paramecios. Estos microorganismos viven de forma natural en las aguas estancadas y se alimentan de bacterias.

Jiang y sus colaboradores escogieron 10 especies distintas de protistas, algunas estaban emparentadas entre sí estrechamente, mientras que otras eran parientes lejanos.

Las emparejaron en las 45 combinaciones posibles y se les puso en sus respectivos contenedores con agua y nutrientes. A estos ecosistemas artificiales se les suele llamar microcosmos.

Después estudiaron durante 10 semanas estos cultivos, tomando muestras de cada uno de los contenedores cada semana.

En ese tiempo fueron analizando la relación entre las poblaciones de las dos especies de cada caso para ver si había un dominio de una especie sobre la otra. Resultó que al final del experimento la mitad de los microcosmos contenían sólo una especie de protista.

El análisis comparativo entre el resultado y lo predicho por la teoría evolutiva según el grado de parentesco dio como resultado un fuerte apoyo a la hipótesis de Darwin.

Cuanto más emparentadas estaban las dos especies más fácil que al final sólo quedara una de ellas.

Cuanto más alejadas estaban desde el punto de vista genético más fácil que se mantuvieran poblaciones estables de ambas especies.

Aunque los ecólogos se han basado durante 150 años en esta hipótesis, hasta ahora no se había comprobado experimentalmente de esta manera.

El estudio de Jiang es el primero en ponerla a prueba de un modo controlado en el laboratorio.

El trabajo además puede ayudar de un modo práctico. Comprender el modo en el que las especies compiten entre sí es importante a la hora de aprender a restaurar hábitats, evitar las especies invasoras, mantener los ecosistemas naturales y aumentar la diversidad de los organismos que viven en ellos.

La pregunta es si esto se puede mantener en otros grupos de organismos distintos a los microbios. Eso es algo que habrá que comprobar, pero probablemente se mantenga la hipótesis de Darwin.

Estructuras nasales de los cetáceos.  

Estructuras nasales de los cetáceos.
Odontocetos

Resulta que las narices son un carácter peculiar para diferenciar los dos subórdenes actuales de cetáceos (odontocetos y misticetos). Muchos pensaréis que vaya forma de complicarme la vida, si basta con solo mirar la presencia de dientes (odontocetos) o barbas (misticetos) para diferenciarlos, pero soy así y me gusta que los sepáis todo, y un poco más.

Misticetos

Primero tengamos dos cosas claras. Los cetáceos son mamíferos (no me voy a dignar a explicar esto… si no es absolutamente necesario) y un poco de anatomía: el/los espiráculos son los orificios por donde los cetáceos expulsan el aire y las fosas nasales son los canales por donde este pasa antes de llegar al espiráculo.

La forma más ancestral, como la del resto de los mamíferos, es de dos fosas nasales y dos espiráculos. Esta conformación es la característica de los misticetos, mientras que los odontocetos presentan una forma evolucionada donde ambas fosas nasales se fusionan en una única fosa con un único espiráculo.

Bueno, por ahora todo bien, delfines… dientes y un orificio, es decir, odontoceto; rorcuales… dos orificios nasales y sin dientes, fácil, misticeto.

Physeter macrocephalus

Ahora llegó el verdadero problema, el Physeter macrocephalus o como lo conocéis la mayoría, el Cachalote.

Este magnífico animal se sale de nuestra lógica.

Solo presenta dientes en la parte inferior de la dentadura, un solo espiráculo y dos fosas nasales… ¿Qué será?

El cachalote es un cetáceo odontoceto, que presenta una forma intermedia de la estructura nasal: dos fosas nasales fusionadas únicamente en el extremo, dando lugar a un solo espiráculo de salida.

En resumidas cuentas, parece ser un animal que se separó de la linea evolutiva del resto del odontocetos.

Pequeñas curiosidades de la vida que merece la pena conocer.

Historia de las enfermedades mentales | VCN

... La esquizofrenia NO es fruto de la baja escolarización, un trauma ..... Es un grupo de condiciones más que una enfermedad simple y, por lo ...


Recopilado de Sobre natural | VCN

 ... protegido y con la certeza de no haber vencido un simple y banal ..... es un culto satánico porque se desprende como un fruto maduro de un ...


El arte de interpretar textos biblicos | VCN
 
... No se trata de simple literatura (como muchos profesores en la ..... a los pámpanos, quienes a su vez llevan el fruto que se espera de la planta.
(1) Guernier et al. 2004. PLoS Biology 2: 740–746.
(2) Merino et al. 2008. Austral Ecology 33: 329-340.
Más cosas que te pueden gustar en     Vida cotidia nitica